Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El niño de pijama a rayas >

por 

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA I: PROF. LIC. J. J. FARIÑA

SEGUNDO PARCIAL

GUADALUPE WILLIAMS
DNI: 26.328.118
COMISIÓN Nº 12

PROFESORES: HAYDÉE MONTESANO

SEGUNDO CUATRIMESTRE DEL 2009

El niño con el pijama de rayas
Resumen
La historia se narra desde el punto de vista de Bruno, el hijo de 8 años de un militar de alto rango nazi. La familia de Bruno se ve obligada a abandonar Berlín cuando a su padre lo destinan para trabajar en el campo de exterminio de Auschwitz. Bruno, aburrido, sin nadie con quien jugar, observa desde la ventana de su habitación un alambrado a lo lejos del inhóspito terreno y, al otro lado, lo que le parece una granja con personas vestidas con pijamas de rayas. Con el correr de los días aumenta la curiosidad por saber lo que ocurre del otro lado del alambrado, como estímulo que lo distraiga en su aburrida vida diaria.
Explorando los alrededores de su nuevo hogar, Bruno conoce, a través del alambrado de seguridad del campo a un niño judío llamado Shmuel. Bruno traba amistad con este niño, que, como otras personas en ese lugar, viste un "pijama de rayas". Bruno lo visita a menudo llevandole comida y juguetes para pasar el tiempo con su amigo.
Una mañana Bruno, encuentra a Shmuel en su casa limpiando unas copas, se le acerca y le ofrece un bocado, Shmuel acepta. En ese momento es sorprendido por una soldado quien lo increpa violentamente y le pregunta porque tomó ese bocado. Shmuel le dice que fue Bruno, quien se ofreció. Bruno confundido y con temor, lo niega. Shmuel es castigado violentamente poe este hecho. Luego de varios días sinsin saber nada de su amigo, Bruno se entristece. Hasta que por fin lo encuentra, pero Shmuel estaba muy golpeado. Bruno le ofrece sus disculpas y le dice que lo perdone que no pudo decir la verdad debido al terror que le causaba el soldado. Shmuel lo perdona, y le dice que seguiran siendo amigos.
Tras enterarse de la realidad que acontece a metros de su casa, un día la madre decide que el campo no es un lugar adecuado para vivir con sus hijos y toma la decisión de irse a la casa de un tío en Heidelberg.
En la ultima visita que Bruno le hace a su amigo, para informarle que se muda, este le cuenta que está preocupado porque no puede encontrar a su padre, que había desaparecido unos días atrás. Bruno le dice que antes de irse le gustaría ayudarlo. Su amigo Shmuel le pregunta si se animaría. Frente a esta situacion decide ayudarlo. Para ello, le pide que le consiga uno de esos piyamas rayados..
Al día siguiente, antes de partir para lo del tío, Bruno va hasta el campo, y haciendo un pozo por debajo del alambrado, ingresa al campo para juntos buscar al padre de Shmuel.
A la mañana del día siguiente en un momento en que consigue quedarse solo en el patio de su casa, Bruno escapa y va hacia el campo. Una vez allí comienza a cavar el pozo que le dará la posibilidad de ingresar a lo que el creía “una granja”.
No consiguen encontrar al padre de Shmuel, ambos niños son atrapados por los guardias del campo y los obligan a entrar junto a una muchedumbre de gente en una especie de galpón con unas “duchas”, y los hacen desvestirse. Shmnuel y Bruno, asustados, se toman de la mano. Shmuel presiente el fatal desenlace. La escena siguiente nos lleva a esclarecer que dicho lugar son las llamada, durante el periodo del holocausto nazi, “Cámara de Gas”.
Introducción
Con el propósito de cumplimentar con la segunda instancia de evaluación, se hará una exposición teórica tomando para ello, del film El niño con el pijama de rayas, una escena en la que se recorte una singularidad en situación. En la cual, se marcarán los dos tiempos lógicos del circuito de responsabilidad (tiempo 1 y tiempo 2) y se hará un esbozo de lo que podríamos pensar como hipótesis clínica. Asimismo, se incluirán las categorías de necesidad y azar. Se trabajará oportunamente los conceptos de culpa y responsabilidad.
Comenzaré el trabajo sosteniendo que: “la responsabilidad interpela al Sujeto, quien debe o puede, dar respuesta, responder por su acto” . A lo largo del trabajo, se intentará dar consistencia a esta afirmación con un ejemplo extraído de la película antes mencionada.

Singularidad en situación:
Cuando Bruno es anoticiado de que debe dejar junto a su madre y hermana el lugar donde actualmente vive y, de esta forma, abandonar a su amigo Shmuel, tóma la decisión de cavar un pozo y pasar del otro lado del alambrado para ayudar a su amigo a encontrar a su padre.
Tomando los aportes del circuito lógico de la responsabilidad, podemos tomar en análisis la situación anteriormente planteada y desplegarla en los siguientes tiempos:
Suponiendo un tiempo 1 “…donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizado” .
Siguiendo esta definición, podemos ubicar este tiempo desde el momento en donde Bruno decide hacer un pozo al costado del alambrado y, de esta forma, ingresar al lo que él llamaba “una granja” para ayudar a Shmuel a encontrar a su padre, de quien no tenía noticias hacía varios días.
Esta acción consciente y con un fin determinado cambia inesperadamente de rumbo. Este cambio es producido una vez dentro del campo de exterminio, lugar por de más desconocido para Bruno. Él y su amigo son sorprendidos por los guardias junto a una muchedumbre de gente que se encontraban allí. Son llevados como rebaño a un galpón. Es en ese momento donde, siguiendo nuestra serie lógica, la acción primera de Bruno da un vuelco inesperado.
Aparece así un “…tiempo 2 que sobreimprime al tiempo 1, resignificándolo” , “...con algún indicador que señala un exceso y donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” .
Será entonces el momento donde ambos niños son llevados a la cámara de gas y allí asesinados, lo que podríamos identificar como el tiempo 2 de nuestra serie lógica.
A partir del circuito de responsabilidad, desarrollado anteriormente, queda, sin más, la cuestión fundamental de plantearse: ¿cuál es la responsabilidad en juego en la singularidad de nuestro caso? Podríamos pensar que estamos hablando de una Responsabilidad moral. Y con ella, de un “…sujeto considerado autónomo; aquél capaz de hacerse responsable, no sólo por sus acciones sino también por sus elecciones y decisiones” . Pero algo de la singularidad se abre paso en nuestro recorte de situación, algo que el propio sujeto, como protagonista del acto, desconoce. Es eso mismo que lo interpela y lo lleva a la reflexión en el tiempo 2, de la mano de la confusión.
Por lo anteriormente citado, podríamos decir que Bruno, tomado de la mano de su amigo, en ese lugar siniestro, es interpelado por su acción en el tiempo 1 y, desde esa interpelación, se generan en él diversos interrogantes: “¿qué hago acá?”, “Yo solo quería ayudar a Shmuel?”, “¿cómo terminé aquí?”.
En estas circunstancias, podemos ver cómo el tiempo 2, la acción iniciada por Bruno, por demás consciente y dirigida hacia un objetivo, sufre un cambio inesperado en su desenlace. Con el asesinato de los niños, se puede hacer una retrospección hacia la primera acción de Bruno y ver así como esta se desdibuja en su fin pensado por el personaje.
Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, no parece ilógico plantearnos, entonces, que algo más se ponía en juego en ese acto, algo de la verdad del sujeto que pugna por expresarse, contra toda búsqueda de racionalización de parte del Yo.
Es en este punto donde podríamos introducir lo que reflexiona María Elena Domínguez en su capítulo “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”: “La secuencia así planteada se revela efectiva para desplegar el estatuto de la responsabilidad… allí donde se produce el corto circuito. La travesía se ve interrumpida por el exceso que exige ligadura. El enlace asociativo… que aquí llamaremos hipótesis clínica buscará hallar una explicación al exceso…” . Tomando estos conceptos teóricos, se podría deslizar nuestra hipótesis clínica, la cual dará respuesta a ese exceso, a esa diferencia.
Hipótesis clínica
Podemos ver que la distancia que separa el tiempo 1 del 2 no se debe solamente al azar y a la necesidad, sino que podríamos pensar algo en el orden de la subjetividad del personaje, algo que lo lleva a tomar la decisión de ayudar al amigo.
Nos podríamos preguntar acerca de por qué decide ayudar al amigo la misma mañana en la que se va a mudar lejos del campo.
¿Qué tiene que ver esta acción con las indagatorias que se le abrían a Bruno con respecto al trabajo de su padre, con las dudas acerca de la naturaleza de dicho trabajo, con saber qué era en realidad lo que el padre hacía allí, cuáles eran sus verdaderas funciones a desarrollar?
Podríamos también hipotetizar diciendo que Bruno, bajo un deseo inconsciente, no busca al padre de Shmuel, sino que en otro plano él esta buscando a SU padre, a aquel padre que no tiene presente, con el que no cuenta en lo cotidiano de su vida, al que no le puede ni preguntar qué hace allí en esa “granja”.

BIBLIOGRAFÍA

 Domínguez, María Elena, “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”, La transmisión de la ética: clínica y deontología. Parte III: Ética y responsabilidad, Ed. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.

 D´Amore, Oscar, “Responsabilidad subjetiva y culpa”, La transmisión de la ética: clínica y deontología, Vol. I, Ed. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.

 Fariña, Juan Jorge, Ética. Un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 2006.

 Fariña, Juan Jorge, Ética y cine, Eudeba, Buenos Aires, 2000.

 Fariña, Juan Jorge, “The Truman Show: Mar Abierto (un horizonte en quiebre)”, Ética y cine, Eudeba, Buenos Aires, 2000, pág. 166.

 Salomone, Gabriela, “El sujeto autónomo y la responsabilidad”, La transmisión de la ética: clínica y deontología. Parte III: Ética y responsabilidad, Ed. Letra Viva, Buenos Aires, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: