por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Licenciatura en psicología

Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra: 1ª
Coordinador: Fariña, Juan Jorge Michel
Comisión: 2
Nombre del auxiliar de trabajos prácticos: Del Do, Adelqui Oscar

Grego, María Paz LU: 337162710
Lovrich, Sofía LU: 344837350

Film trabajado: “El niño pez”.

Segundo cuatrimestre – año 2010

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
El personaje elegido de la película “El niño pez” es Lala. Es una chica de alrededor de 18 años que vive con sus padres en un barrio residencial de Buenos Aires. La misma tenía una relación amorosa a escondidas con la mucama de la casa que era paraguaya y que había ido a vivir con ellos hacía 6 años. Este personaje es el protagonista de la historia que comete un crimen: matar a su padre en pos de preservar su relación con Ailín, la paraguaya. Desde el principio del film, Ailín se encuentra coqueteando con distintos personajes (hombre de seguridad, amigo de ella y hasta incluso el padre de Lala). Parecería que la relación amorosa instaurada entre ambas era una asimétrica, ya que Lala se encontraba en una posición de espectadora, pasiva respecto a las múltiples relaciones de Ailín con otros hombres. Consideramos que tanto Ibbieta como Lala fueron convocados desde el exterior a tomar una decisión y dar una respuesta frente a aquella interpelación. En el caso de esta película, Lala se encuentra profunda y eternamente entregada a Ailín. Esta última, no se lo corresponde de la misma forma y la hace ser participe de varias infidelidades. Si bien Lala ignora muchos de estos encuentros no es así cuando por azar debió presenciar el encuentro sexual de Ailín y su padre. Fue en ese instante interpelada a dar una respuesta.
Tanto Ibbieta como Lala tienen que tomar una decisión no quedando exentos del destino que les toca vivir. Este da lugar a la subjetividad deseante de ambos, responsabilizándolos aún de hechos que desconocían, que no manejaban y no podían predecir.
Habría que preguntarse si se alcanza la subjetivación de la acción que comete Lala recayendo sobre el sujeto y poniéndose éste en acto (como sí sucede en Ibbieta) o si formará parte de una acción cualquiera evitando la responsabilidad. Según Lacan, uno es responsable de haber cedido ante su deseo. Si bien el yo no es propietario del deseo, el sujeto sí lo es de su puesta en acto. Lala desea mantener su lugar de sometimiento y pasividad en su elección objetal y es capaz de sostenerlo a cualquier precio.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
Dentro del circuito de responsabilidad podemos ubicar los tiempos lógicos que podrán ser leídos aprés-coup. Es decir, que está determinado por un tiempo 1 en el cual realiza una acción en concordancia con su universo de discurso en el que Lala se haya inmersa: el goce en el padecimiento que conlleva su elección objetal de posición pasiva. Esto ocurre en varias situaciones de la película, por ejemplo en una escena de una bailanta en la que Ailín besa, primero, a su amigo y luego la besa a ella. Si bien Lala no está de acuerdo a acceder a ese “pedido” no se encuentra interpelada en términos subjetivos manteniendo su fortaleza yoica, propia de este universo simbólico. Desde Freud, este tiempo 1 podría ser pensado como una compulsión a la repetición en la que Lala repite sin poder posicionarse subjetivamente.
Lo que sucede en el tiempo 1 se ve confrontado en un tiempo 2 que lo resignifica y pone en marcha el circuito que lleva a la interpelación subjetiva, tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. En la película esto podría ubicarse en la escena en la cual Lala encuentra a Ailín junto a su padre teniendo relaciones sexuales. La interpelación que empuja a Lala a decidir abre la posibilidad de preguntarse por su existencia y sobre su universo simbólico. Sin embargo, decide evitar asumir su responsabilidad subjetiva mediante el asesinato del padre, rearmando al yo conciente y despojando aquellos obstáculos que le impiden su relación amorosa con Ailín, su sometimiento hacia ella y su fantasía de ser niña eternamente. Esta reacción frente a la interpelación se diferencia del efecto sujeto de la responsabilidad subjetiva. Aquí no habría un yo escindido, ya que no hay un plus o ganancia en el universo simbólico previo, sino que sigue preservando su posición pasiva y aniñada.
El recorrido que realiza Lala en el circuito de la responsabilidad vuelve finalmente sobre los elementos disonantes en el tiempo 1 cerrando el circuito. Si bien la interpelación, en términos económicos, genera deuda, culpa en sentido lato, el sujeto que es llamado a responder lo hace desde lo particular. No hay singularidad en la vuelta del surco moral, ya que su respuesta tapona la dimensión ética.
Pensar en un tiempo 3 implica una dimensión ética en la que ya hay una responsabilidad subjetiva propiamente dicha y esto conlleva la noción de acto en la que el sujeto se produce. Por lo tanto, habría efecto sujeto y un posicionamiento subjetivo que implicaría retornar sobre la acción ampliando el universo subjetivo previo. Estas singularidades que podemos llamar éticas hacen desfallecer al particular. Lala frente a la infidelidad que comete no solo su padre sino también Ailín decide quitar al padre del camino en lugar de cuestionarse acerca de su objeto de amor. En ningún momento es conciente de la responsabilidad subjetiva inmersa en sus elecciones. En Lala si hubiera habido tiempo 3 se podría construir una posible hipótesis clínica: habría un nuevo posicionamiento subjetivo frente a la singularidad que amplia el universo. Ella se haría responsable de su deseo comprendiendo que no es necesario matar al padre para hacerse a un lado y modificar el goce arraigado al sometimiento de la elección pasiva de objeto.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
Podemos ubicar, en la película, el elemento de azar, entendido como una cualidad presente en diversos fenómenos que se caracterizan por no mostrar una causa, orden o finalidad aparente, en el momento que Lala abre la puerta de un cuarto y encuentra a Ailín y su padre teniendo relaciones sexuales. Esta es una situación que genera incertidumbre, la cual lleva a la interpelación subjetiva. Lala en varias oportunidades había presenciado situaciones similares que no necesariamente fueron producto del azar. Este encuentro sexual entre el padre y Ailín por azar es lo que la llevó a responder de la manera en que lo hizo.
El elemento de necesidad se plantea a partir de sentir que no tiene salida y debe responder necesariamente a esa situación. Podría haber optado por terminar la relación con Ailín (posible acto ético que preserve su subjetividad) o simplemente decidir quitar el obstáculo de su camino y es lo que finalmente elige hacer. Si bien en otras oportunidades Lala se sintió en condiciones de esquivar posibles respuestas (como por ejemplo el encuentro en el boliche donde ella se da media vuelta y se retira de la escena sin respuesta alguna), el encuentro con su padre y su pareja la empujó a responder necesariamente.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
Si bien Lala no puede ser despojada de su responsabilidad, ella no logra ser conciente de la misma ni llegar a hacerse cargo de lo que hizo: matar al padre. De hecho se siente invadida por el sentimiento de culpa que le impide responsabilizarse realmente de aquello de lo que hizo y no de lo que se siente culpable. Lala se culpabiliza porque Ailín está presa en lugar de culpabilizarse por el homicidio. Si bien el sentimiento de culpa puede llevar a la responsabilidad subjetiva, consideramos que en Lala la aleja. Diferenciamos el sentimiento de culpa de la culpa en sí misma que es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, lo que ob-liga a responder. La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos disonantes que se convierten en el tiempo 1, es decir que dicho tiempo es uno ya resignificando por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder.
La responsabilidad genera una deuda que el sujeto debe responder, por lo tanto uno es responsable de sus actos. Consideramos que Lala es un sujeto jurídico y que por lo tanto es responsable a responder, por lo tanto también puede llegar a ser imputable de culpa. Consideramos que Lala fue responsable jurídicamente de la muerte de su padre y por lo tanto puede imputarse culpabilidad.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
Partiendo de la noción de lo particular, en Lala podemos ubicar una moral que está determinada por el goce en el padecimiento que conlleva su elección objetal de posición pasiva. Ella pertenece a una familia apoderada la cual consta de dos padres bastante ausentes y un hermano drogadicto que necesitó refugiarse en una granja. Lala es una adolescente que se enamora de Ailín, experimentando la homosexualidad sin contención alguna por parte de estos padres. Tienen una relación bastante conflictiva, siendo Ailín mayor (21 años) que Lala (18 años) y parecería que ella controla todas las situaciones ubicándose en el par sometedor (Ailín)-sometido (Lala). Un ejemplo de esto es la escena en que Ailín le dice que se rapara para que otros hombres no la miraran, situación que Lala lleva a cabo cuando se baña.
Este universo simbólico que posee Lala tambalea y es conmovido a partir de la escena que encuentra a su padre y Ailín teniendo relaciones sexuales frente a la cual es interpelada a responder. Sin embargo, en lugar de modificarlo y expandirlo decide cerrarlo con el propósito de mantener su fortaleza yoica. Lala es convocada a responder respecto de su responsabilidad subjetiva, pero en su lugar decide refugiarse en el sentimiento de culpa. Consideramos que no habría una emergencia de una singularidad, que en consonancia con lo universal, demuestre la incompletud del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían.
Cuando Lala se ve interpelada a responder para resignificar aquel universo simbólico se abrió la posibilidad a que pueda posicionarse de otra manera respecto a su lugar de niña, pero la canceló. Decide matar y conservar la misma posición que venía sosteniendo. Su responsabilidad radica en aquella elección de amor que había elegido en un tiempo 1 y que hoy en día sostiene buscando mujeres que la hagan sufrir y que la sometan a padecer.
La ética tiene como horizonte el cuidado de la subjetividad. Pero este horizonte puede entrar en quiebra a partir de la moral de la época, como se observa en la actitud de los padres hacia Lala que jamás imaginan que su hija y Ailín tienen una relación más allá de su amistad, no consideran posible la homosexualidad en ese estatus social al cual pertenecen. El acto ético tiene como soporte la moral de la época (eje particular). En ausencia de éste, se podría pensar uno a partir de que Lala pudiera imponer sus propios límites para hacerse valer como sujeto y que no sea arrebatada como objeto.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: