por 

1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film ¿Cual es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicite consignando los indicadores.
El personaje principal del film “Le placard” es Francois Pignon, un desdichado empleado de contaduría, sobre el cual, la empresa donde trabaja, ha tomado la decisión de echarlo a raíz de la necesidad de reducir costos. La vida de este personaje es gris y triste, ignorado por su ex mujer y su hijo, siempre acatando y cumpliendo las exigencias de los otros.
Es de gran simbolismo la escena que da comienzo a la película, donde en la foto anual de la empresa en la cual trabaja queda relegado a un costado, excluido, sin lugar; no hay lugar para Pignon ni en su trabajo, ni en la vida los otros. Su vida no tiene sentido alguno. Motivo por el cual decide quitarse la vida, arrojándose al vacio por el balcón de su departamento. Es en esa situación donde conoce a su nuevo vecino, Jean Pierre Belone, quien además escucharlo, lo intenta ayudar ofreciéndole una idea con la que puede evitar ser despedido. Esta idea propuesta es la de dar a entender que es homosexual (“salir del placard”) a partir del envío de una fotos a la empresa y de este modo protegerse de ser despedido por discriminación, motivo de gran preocupación para la imagen de la compañía.
A partir de esta farsa, la vida de Pignon cambia totalmente, llevándolo a situaciones en las que nunca hubiera imaginado, tomando su lugar como hombre y padre; y finalmente logrando tener “su lugar” también en la foto de la empresa.
Un acto implica una decisión, mas allá de la acción misma, decisión que el protagonista del film decide tomar, cuando no hay más sentido en su vida. Esta decisión es la de fingir su homosexualidad, ya que como hombre todo está perdido. Decisión, que si bien la hace a partir del consejo propuesto por su vecino Jean Pierre y que él estará allí para apoyarlo, debe ser asumida solo por él, y que va a tener consecuencias para sí mismo y para los otros, tanto positivas como negativas. Pignon lo asume y soporta los comentarios y agresiones de sus compañeros de trabajo; asume el riesgo de ser descubierto en su farsa, y lo que implica mantener la farsa como cuando debe concurrir al desfile de la comunidad gay.
Como hipótesis clínica se puede plantear que la vida de Pignon se posicionaba bajo el significante “aburrido”, su goce estaba ligado a la sumisión al Otro, no había deseo, había obediencia y conformismo. Su deseo no importa, no tiene valor, solo los deseos de los otros tenían lugar . No asume lo que él es, solo es lo que los otros quieren que sea. Su existencia se sostenía en relación al deseo del Otro. Sus inseguridades, su falta de actitud, su dependencia dan cuenta de su modalidad de protección contra la falta constitutiva, dan cuenta de su neurosis.

2) Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
Tiempo 1: La salida del placard
Frente a la noticia de que será despedido, Pignon elabora una estrategia: se hace pasar por homosexual, distribuyendo unas fotografías pirateadas que lo muestran en situaciones de su vida privada muy comprometedoras. Es el primer tiempo de la farsa pretendida.
Tiempo 2:
Su pretendida farsa ha funcionado, logró conservar su trabajo y ahora es tenido en cuenta, es notado por los otros. Frente a esta situación, el sujeto se interpela sobre su posición como tal, sus certidumbres yoicas de existencia insignificante, se ven resquebrajadas por la nueva situación. Su accionar fue mas allá de la acción planeada: mantener su puesto de trabajo para poder seguir pasandole dinero a su ex mujer.
Emerge una singularidad, la nueva situación no encaja en el universo previo, ahora Pignon es notado, incluso respetado, los otros significan su existencia (le dan sentido, no ya como de aburrida, sino como misteriosa e interesante, causante de intrigas). Pignon es alguien, ha logrado conseguir un lugar en relación con los otros. Se produce una destitución subjetiva al caerse los ideales del goce en la sumisión al Otro, que lo sostenían en su existencia patética.
Ahora el Tiempo 1 se resignifica, el acto deja de ser una farsa para conservar el empleo, sostenida en un universo delimitado, para preguntarse sobre su nueva vida. Pignon aparece posicionado de una nueva manera, en su vida comienza a haber actividad, acción, le suceden cosas, "más cosas de las que me pasaron en toda mi vida", advierte el cambio, su nueva posición frente a las circunstancias.
Tiempo 3:
El presidente y su jefa descubren su farsa, pero sin embargo, uno intenta ascenderlo y la otra entabla una relación amorosa con él, logrando posicionarse como empleado con capacidades, como hombre; comienza a tener una existencia como padre deseante para su hijo; logra enfrentarse a su ex esposa y liberarse de su sumisión; y hasta su enemigo termina enamorándose de él.
Pignon se hace responsable de su posición en relación a ese acto homosexual que lo funda, lo produce como sujeto efectivo, sujeto divido por la palabra, sujeto deseante. Su universo se amplía y sus certidumbres yoicas cambian, Pignon es un nuevo hombre, "desde la salida del placard es un hombre y un padre".

3) Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
Si por Necesidad se entiende aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana, que rigen por fuera de la intervención del sujeto en situación, y que establecen una conexión de causas y efectos, se podría ubicar una situación de necesidad en el hecho de que Pignon, al comienzo de la película, está por ser despedido.
Esta es una situación frente a la cual Pignon no tiene alternativa, se le presenta como un hecho a consumar, como una decisión tomada por otro en la cual no tiene posibilidad de intervención alguna. Va a ser despedido y nada puede hacer con ello desde su lugar de sujeto.
El Azar, por su parte, es una pura contingencia, son aquellos sucesos imprevisibles que, como tales, desconectan la relación entre causa y efecto, son pura coincidencia, casualidad, accidente. Consideramos que lo azaroso en la película, es la presencia del nuevo vecino Jean Pierre Belone, que además es psicólogo, justo en el momento en que Pignon está considerando suicidarse.
Nos interesa resaltar la coincidencia en el orden temporal de estos dos hechos, porque justamente esa circunstancia abre una brecha para que se posibilite un acto, una alternativa, y el sujeto se haga responsable de la situación. La coincidencia temporal entre el hecho ocurrido por necesidad (el despido de Pignon) y el ocurrido por azar (conocer al psicólogo vecino justo en el momento del intento de suicidio), lleva a que la situación, en un primer momento inmanejable y ajena a toda posibilidad de cambio por parte del sujeto, tenga una solución. Pignon logra ubicarse frente a la posibilidad de intervenir en su futuro despido, coinciden ambos hechos para situar al sujeto en un nuevo lugar, en su responsabilidad frente a la situación.
De no haber aparecido el vecino, azarosamente, justo en el momento de la situación perturbadora, Pignon nunca podría haberse posicionado como sujeto deseante frente a esa situación, nunca podría haberse hecho cargo de su despido y actuado en consecuencia.

4) Establezca las figuras de culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
A raíz de la farsa que Pignon arma en su trabajo, se destacan dos situaciones que son consecuencias directas de su acto, consecuencias que no fueron pensadas por el protagonista, pero de las cuales se hace responsable y trata de enmendarlas:
Una está en relación a su enemigo, el jefe de personal, quien enloquece por esta nueva situación laboral, la “salida del placard” de Pignon, ya que debe de demostrar que no es homofóbico. Y por otro lado, ante la imposibilidad de despedir a Pignon, la empresa decide hacerlo a su jefa. En el primer caso ayuda a su adversario a curarse y organiza su bienvenida luego de la internación. En el segundo caso sale en defensa de su jefa, convence al presidente destacando el talento y lo indispensable que es para la labor en conjunto.
Estas situaciones le demostraron al protagonista las consecuencias de su acción, que va mas allá de lo planeado. Él fue consciente de tales resultados y la culpa lo movilizó para enmendarlos, se hizo consciente del lugar que tomaba en la vida. Pignon se interpela, se hace responsable tomando un lugar, su lugar.
5) Compare conceptualmente el caso presentado en el de Ibbieta (cuento "El muro", de Jean Paul Sartre).
En un primer tiempo, tanto Ibbieta como Pignon se encuentran frente a un hecho de la necesidad, ante el cual deben responder. A Ibbieta se lo hace elegir entre "su vida o la tuya" al preguntarle dónde se encontraba escondido su amigo Gris; Ibbieta toma posición por medio de una jugarreta (pretende mentir), contesta que su amigo está escondido "en el cementerio". Por su parte, Pignon escucha que lo van a despedir, frente a lo cual elige crear una farsa, hacerse pasar por homosexual para evitar el despido.
En una segunda situación, aparece algo de orden de lo desconcertante, que obliga al sujeto a interpelar su accionar previo. Hay algo que ha cambiado, algo que hace que se pregunte qué fue lo que hizo antes. En el caso de Ibbieta, éste se anoticia de que efectivamente Gris fue encontrado en el cementerio, lo que cambia el sentido de su jugarreta, que ahora no lo es más, porque su acto fue más allá de ese lugar, produjo la muerte de su amigo. Para Pignon, lo desconcertante es haber recuperado ciertamente su empleo, y que su existencia cambie radicalmente a la mirada de los demás, ha dejado de ser un sujeto aburrido e idiota (en el mismo sentido que la acción de Ibbieta ha dejado de ser una jugarreta), para pasar a ser un hombre misterioso e intrigante y, por qué no, homosexual.
Así es como se resignifica el primer acto (más allá de las consecuencias de sus actos, que en uno produjo la muerte de su amigo y en el otro un despertar, acontecimientos nunca antes vividos), pero ambos sujetos se sorprenden de la actuales circunstancias, del curso que tomaron los acontecimientos, lo cual los lleva a preguntarse por su accionar.
Finalmente, vemos que ambos acabaron por hacerse responsables subjetivamente de sus actos, se dividieron como sujetos para convertirse en sujetos del deseo. Desde el comienzo hay una analogía de inexistencia en ambos, tanto Ibbieta como Pignon desean dejar de existir, no encuentran sentido a sus vidas, e incluso uno se deja predispone a dejarse matar para que viva su amigo, y el otro se predispone al suicidio. Y sin embargo, en el último tiempo del circuito de la responsabilidad, ambos desean vivir, su vida se ha resignificado, Ibbieta se culpa de la muerte de su amigo porque se hace responsable de su deseo de vivir, que explica lo acontecido y que estuvo latente en todo momento. Pignon, deja de ser un idiota, que sólo sirve para pasarle la pensión a su hijo y ex esposa, para volverse un sujeto dividido por la palabra, donde su deseo de vivir, que ahora se manifiesta, logra vencer todas las circunstancias adversas que se le fueron presentando. Pignon es ahora un nuevo sujeto, es respetado y amado, tiene su propia vida.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: