por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGIA

Ética y Derechos Humanos
Cátedra: Fariña
Segundo Parcial (domiciliario)

Titulo: 26_RivadeneiraCintia_ElPlacard
Alumna: Rivadeneira Cintia Pamela
Nº l. U: 333986250
Comisión: 26
A.T.P: Pesino Carolina
Fecha de entrega: 07/06/10

26_RivadeneiraCintia_ElPlacard
1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film (“Salir del placard, o de la posibilidad de ser algo más que un mueble”) el personaje sobre el que se centraria el análisis de la responsabilidad subjetiva es el protagonista llamado Francois Pignon, quien logra un cambio de posición subjetiva, a partir de poder asumir esa responsabilidad con la ayuda de la intervención de un vecino (psicólogo). Podemos advertir una posible hipótesis del autor al respecto: éste dice que es el adjetivo aburrido el que califica al goce de Francois de sumisión al Otro. Para esto los indicadores que el autor expresa son los siguientes: Francois se ha acomodado a las exigencias de los otros. Es un individuo adaptado pero con una existencia miserable, resignado y aferrado a su desinflada existencia. Sus pretensiones se reducen a mantener un trabajo en el que su opacidad sea tolerada para mantener a un hijo y a una mujer que no lo toleran. Para Pignon, dice el autor, el deseo estaba aniquilado. El deseo estaba aplastado por la obediencia. La obediencia obsesiva como modalidad de protección contra la falta, había hecho de este personaje la sombra de un hombre, la fachada de un padre, en fin, un aburrido.
• Se responderan las preguntas 2, 3, 4 en un mismo cuerpo entendiendo que su relación es directa.
En un tiempo 1 tenemos un acto, una acción que el sujeto lleva adelante. Podemos postular un tiempo 1 en el que Pignon piensa en suicidarse e intenta tirarse por el balcón. Un vecino lo interrumpe impidiéndolo. ¿Pero que razones tiene para esto? Esta situación debe ser contextualizada. Pignon se ha enterado que van a despedirlo, pero eso no es todo-“toda mi vida es un desastre” le confiesa a su vecino. Fancois sigue enamorado de su ex mujer quien lo evita, su hijo no le presta atención, piensa que es aburrido, -“mi problema es que soy insignificante”-dice a la vez que cuenta un sueño en el que nadie se percata de él.
En un tiempo 2 se encuentra la interpelación subjetiva que hace que el sujeto vuelva sobre la acción sucedida, la culpa obliga a una respuesta a la interpelación resignificando y fundando el tiempo 1. Esta interpelación implica una fuerza simbólica exigiendo una respuesta mas allá del yo generando la culpa. Esta culpa remite a ser culpable, culpable de lo que se hace y dice, directamente ligado a la responsabilidad subjetiva (aunque todavía no hemos llegado a ese punto). A partir de lo dicho podemos ubicar un tiempo 2, Francois aceptando la propuesta del vecino para no ser despedido de su trabajo, “salir del armario y confesar su homosexualidad”. Esta situación lo interpela, hace que el sujeto resignifique su acto y comience a adquirir un nuevo significado para él. Esto se puede verificar en varias escenas del film. Por ejemplo cuando debe afirmar su homosexualidad ante su jefa incrédula y sospechando de su mentira, esto deriva en su jefa queriendo despojarlo de su camisa mientras dormía para averiguarlo. Él al despertarse descubre que su jefa se interesa en él, esto lo interpela, se siente confundido: ¿Por qué se interesaría en él? Un pobre tipo por el que todos sienten lastima. Otra escena tiene un contenido particular, dos hombres le han dado una golpiza por ser homosexual, esto lo ha interpelado a tal punto que la culpa aparece, pero de una forma proyectada (figura de la culpa), “la culpa es del gato, sino me hubiera interrumpido no estaría aquí, no hubiera pretendido ser lo que soy”. Aquí la culpa aparece como reverso de la responsabilidad, justamente velándola porque se adhiere a otro objeto. Sin embargo guía hacia la verdad del sujeto, la responsabilidad. Acto seguido su interlocutor (y psicólogo) agrega, dirigiéndose al gato, que tiene razón “sino hubiera provocado al maricon ahora viviría tranquilo”. Una intervención directamente dirigida al quien soy? Que comienza a surgir en el frágil Francois. Su vida estaba conformada por la depresión, al suicidio y la obsesión compulsiva, pero a partir de su “homosexualidad” la mirada de los demás hacia él ha cambiado. A partir de estos dos tiempos podemos formular una posible hipótesis clínica. Francois repetía vínculos con sus compañeros, con su ex mujer y con su hijo. En la indiferencia de su hijo, de su ex mujer y compañeros de trabajo, y en el ser visto por los demás como triste, aburrido, sin valor ni inteligencia, es allí donde encuentra Francois la satisfacción pulsional. Es en esa obediencia pasiva donde niega su deseo, reconociéndose el interés real del sujeto. Pero la escena decisiva derivada de la aceptación de esa propuesta fue tener que participar en la marcha gay. –“ya no se quien soy” “me han pasado mas cosas en este ultimo tiempo que en toda mi vida”, esto da cuenta que el sujeto comienza a cuestionarse, a resignificar lo anterior, en este tiempo lo importante es descubrir como responde el sujeto a esa interpelación. Francois comienza a cuestionarse ¿Quién soy? Al aceptar lo que le propone su vecino “salir del placard”, Francois atraviesa una transformación en la que debe asumir su vida. Ya no seria un hombre insignificante, triste, aburrido y que inspira lastima. Ya no pasara inadvertido, se convertirá en una persona interesante de la cual todos hablan. Su hijo lo va a ver y le dice que ahora le alegra estar con él. La mujer pide verlo.
En el tiempo 3 nos encontramos con la responsabilidad subjetiva. El efecto sujeto es una respuesta a la interpelación, esta ultima entendida como una operación simbólica, la culpa depende de ella, y no hay deseo sin culpa. Al hablar de efecto sujeto se habla de actos porque es en el acto en el que produce un sujeto de deseo inconsciente. La potencia de lo universal-singular abre la posibilidad de la singularidad ética. En este sentido la responsabilidad subjetiva es la culpabilidad misma de lo que se hace y de lo que se dice, una singularidad que emite un sujeto del deseo inconsciente. Así, en el tiempo 3, podemos ver a Francois confrontando a su miserable existencia y preguntándose por su ser a partir de la propuesta-intervención de su vecino. A través de la interpelación puede surgir un acto. La homosexualidad le ha dado el estatuto de sujeto deseante, barrado, en falta evidenciando un cambio en su posición subjetiva. Porque al reintegrar las coordenadas simbólicas de ese acto en la historia del sujeto, este se puede volver responsable. La vida de Francois se transforma luego del acto singular que él elige llevar a cabo (universal-singular) que tiene un carácter simbólico, de allí surge la propia valoración, las ganas de vivir y la posibilidad de amar y ser amado. Esto puede observarse en varias escenas. Se hace patente cuando su jefa, se siente atraído por él e inician una relación amorosa. Ahora bien, no era esperable que el hecho de su despido y el acto de declararse homosexual que lleva a cabo Pignon produjeran los efectos que produjo. Sin embargo con este acto logra resignificar su vida. Este acto se produce por fuera de la intención calculada, él solo buscaba no ser despedido, y no sabia que este acto cambiaria su vida. A este punto podemos relacionarlo con el azar y la necesidad, ya que son hechos que no obedecen a la responsabilidad de las personas, y no esta en el sujeto modificar. Pero sin embargo esto no se agota allí, abre una brecha, una relación por la que el sujeto debe responder. Francois debió elegir entre dejarse llevar por su destino de ser ignorado, insignificante o desafiar y enfrentar su existencia. A Pignon le cabe una responsabilidad, ya que se espera de él una respuesta, Francois acepta la propuesta, pero para reinsertarse en su destino de ser ignorado e insignificante. Sin embargo esto lo lleva a un cambio inesperado de posición subjetiva, a asumir la responsabilidad de ser un sujeto deseante lo que le devuelve su dignidad. Porque el deseo lo hace responsable de sus actos, de aquello que desconoce de si mismo, mientras que su no-saber lo envuelve en una culpabilidad morosa. Esto se puede verificar en la escena de Francois con su mujer. Ella solo viene en busca de una explicación, solo quiere saber de su homosexualidad. Él pregunta “¿solo has venido por eso?”-,confiesa su obsesión por ella. Ella lo interrumpe diciéndole que lo vio haciéndose el payaso en una marcha gay. Pero Francois ya no es ese payaso, insignificante o ignorado, este nuevo hombre, sujeto deseante, ahora puede ver lo antipática que es su ex mujer, descubrir que ya no le interesa, que es capaz de rechazarla. Él ya no es lo mismo- “desde que fingí mi homosexualidad comencé a comportarme como un hombre” confiesa produciéndose como sujeto en ese acto. “Me he curado de mi esposa” dice Francois. “Usted ya no es el mismo hombre” agrega su vecino.
5) A continuación pasaremos a comparar en caso de Francois con el de Ibbieta, estos cuentan con similitudes pero también con diferencias que separan a ambos personajes.
El personaje de Ibbieta es un prisionero republicano en manos de la falange. Estos interrogan a Ibbieta, le piden que denuncie a un líder anarquista, a Ramon Gris (su amigo). Le ofrecen: “es su vida por la tuya”. Haciendo un paralelo con Francois, podemos decir que él también se acerca a la muerte, ya que él intenta suicidarse. Con respecto a Ibbieta sabe donde esta Gris, pero no iba a hablar de puro testarudo para burlarse de ellos.Ibbieta hablo, hablo para mentir, para engañar y burlarse de los falangistas.”Esta escondido en el cementerio”, mintió ya que sabia que Gris se encontraba en la casa de su primo. Pero dijo la verdad. Alli encontraron a Gris, lo mataron, la ejecución de Ibbieta fue aplazada. Hay una posible exculpación para Ibbieta, la ignorancia y el azar. Él sabia que Gris estaba con su primo, no sabia que había cambiado de refugio, refugio que él menciono por azar. El azar también esta presente en la vida de Francois, su posible despido, y principalmente el hecho de no saber que su homosexualidad cambiaria las miradas de los otros sobre él. El azar implica incertidumbre y no hay apuesta sin ella. El sujeto deseante implica que algo escapa al calculo. Hay una falla que deja una diferencia, un resto irreductible. Aquello que deja, ese resto, ese agujero es la falta que hace al sujeto deseante. Ibbieta no ensaya defensa alguna ante ese agujero que se abre ante él, solo podría decir “metí la pata” lo demás lo hizo el azar, el destino. Francois podría decir lo mismo, “yo solo quería conservar mi trabajo”. Los hechos se encadenaron azarosamente para producir un resultado. Pero lo que realmente importa es como se ubica el sujeto frente a eso que le ha sucedido. Podríamos atribuirle a Ibbieta el deseo de sobrevivir a cualquier precio. Sin embargo a Francois encontramos el goce de sumisión al amo que es lo que utiliza para no saber nada de su deseo, para sostener ese no-saber que impide asumir la responsabilidad subjetiva. Todo lo que sucede es por y para el Otro, no hay ganancia de su lado, esto lo protege, no de la culpa, sino de la responsabilidad. Pero justamente allí, donde se libera de la responsabilidad es responsable de un deseo que viene del Otro como demanda ante la cual el sujeto se somete. Ibbieta quiso trocar ese somentimiento, burlándose del falangista pero le salió mal ¿o bien? La vida de Gris aplazo su condena, Ibbieta recupero su tiempo, bajo la amenaza de perderlo. Negando su responsabilidad bajo la coartada del azar y del destino, volveria a perderlo. También salvo su vida, si ese fue su deseo, de eso es responsable. Al igual que Ibbieta, Francois también salvo su vida pero a través de asumir la responsabilidad subjetiva y de reconocerse como sujeto deseante y en falta. Lacan, acerca de la ética, dice que la única cosa de la que se puede ser culpable es de haber cedido su deseo. Francois renuncia a su deseo para gozar del sometimiento. Esto hace a Francois responsable de su puesta en un acto y Francois se hace responsable. Ibbieta entonces es responsable de un acto, ese acto inscribió su deseo, ¿la falta de voluntad de producir un efecto dado e invocar al azar puede conllevar la falta de responsabilidad? Pues, ni el azar ni el destino puede desentendernos de ella. En este sentido Ibbieta es responsable de abrir la boca, aun en la ignorancia. Responsable de haber querido vivir, de haber querido engañar al Otro, aceptando al mismo tiempo sus reglas, su goce. En este sentido Francois va mas allá, él también se sometió al Otro aceptando sus reglas, pero algo conmovió esta posición, un acto que obtuvo como resultado un efecto sujeto, un acto singular (aceptar la propuesta) que logro que resignifique su vida y que se haga cargo de esa grieta que produjo el azar, emergiendo el sujeto deseante y la responsabilidad subjetiva. Sin embargo a Ibbieta se le ofrecen muchas coartadas para disolver su responsabilidad. Asi carga con el ser de la culpabilidad arrojándolo al destino de lo particular de lo moral, provocando el sierre de lo ético.

Bibliografía

Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: