Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El precio de la libertad >

por 

Universidad de Buenos Aires – Facultad de Psicología –

PSICOLOGIA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
Cátedra FARIÑA

2ºPARCIAL DOMICILIARIO

AYUDANTE DE TP: VIVIANA CAREW

CO-AYUDANTE: JULIA CALDERONE

ALUMNA:
Claudia Andrea Cabrera
LU:307339210

II Cuatrimestre – 2009
Se transcribe a continuación la propuesta de trabajo para la SEGUNDA EVALUACIÓN.
Para el abordaje de la consigna, se sostienen las mismas condiciones que han regido la confección del primer escrito, exceptuando que, en esta ocasión, se podrá optar por realizar el trabajo individualmente o entre 2 alumnos de una misma comisión de trabajos prácticos. Se recuerda que la extensión de 5 páginas es sólo indicativa –cuando el desarrollo conceptual lo justifique, escritos más extensos serán igualmente aceptados.
La entrega deberá efectivizarse en la semana del 16 al 21/11, en las respectivas comisiones de trabajos prácticos.
Asimismo, el trabajo deberá ser enviado por correo electrónico a la siguiente dirección:
etica.segundaevaluacion@gmail.com
El e-mail deberá llevar por título (subject del mail) el número de comisión seguido de guión bajo y el apellido y nombre del alumno. Ejemplo: 02_Perez Juan. El mismo título deberá constar en el archivo Word.
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

La película seleccionada para realizar este parcial es EL PRECIO DE LA LIBERTAD, dirigida por Bille August y estrenada en el año 2009. Esta película ha sido protagonizada por Joseph Fiennes, Shakes Myeko, Sizwe Msutu, Zingi Mtuluza, Lesley Mongezi, Faith Ndukwana, Mehboob Bawa, Dennis Haysbert, Diane Kruger, Terry Pheto.
Cuenta la historia de Sudáfrica en 1968. En ese momento, veinticinco millones de negros estaban sometidos por cuatro millones de blancos debido al brutal régimen del apartheid impuesto por el Partido Nacionalista en el poder. Los negros no tenían derecho a voto, a poseer tierras, a moverse libremente, a tener un negocio, una casa ni educación. Ante esta situación surge Nelson Mandela un personaje importante en al lucha en los derechos a la igualdad de negros y blancos.
Decididos a retener el poder, los blancos prohibían cualquier tipo de organización negra, exiliando o encarcelando de por vida a los líderes en Robben Island, una isla apartada de la civilización. James Gregory (Joseph Fiennes), un carcelero destinado a trabajar en Robben island, considera a los negros como subhumanos, al igual que toda la sociedad en ese momento. Creció en una granja del Transkei, compartió su infancia junto con negros y aprendió a hablar xhosa de niño, el idioma nativo de estos, por eso es la persona ideal para actuar de carcelero de Nelson Mandela (Dennis Haysbert) y de sus compañeros en Robben Island. Hablaba su idioma y podia espiarlos.
Llamado a trabajar en el sector de Nelson Mandela, Gregory llega a la cárcel, con actitud autoritario y despreciativa hacia los negros. Cumple ordenes del sargento mayor Peter Deme, quien le da su entera confianza y le informa que queda a su entera responsabilidad vigilar todos los pasos dados por Mandela y sus compañeros a quienes se los consideraban comunista con intenciones de destruir la nacían, también acusados de terroristas, por lo que era de suma importancia que se los vigilase y cuidase sobre cada paso que daban, principalmente Mandela, considerado como líder de este movimiento. Gregory da su lealtad al sargento mayor de que no lo decepcionara, que no “decepcionara a la nación”.
Así es como Gregory fue realizando su trabajo y dio cuenta de cada paso de Mandela al sargento Peter, inclusive escuchaba las conversaciones que establecía Mandela con sus visitas. La señora Mandela es quien lo iba a ver, Gregory esperaba la llegada del barco con la señora Mandela y la acompañaba hasta el lugar del encuentro con su marido. La sala de encuentro estaba dividida por un muro con una pequeña ventana en la cual apenas se veían las caras, hablaban por medio de un teléfono, y Gregory tenia uno también con el cual escuchaba la conversación de ambos, en la primera visita que supervisa, el Sr. Y la Sra. Mandela charlaban sobre su familia. Mandela preguntaba a su mujer como estaban las niñas, y otros asuntos familiares, no pasando de ser una charla normal. Hasta que comienzan a hablar en xhosa, Gregory los interpela diciéndoles que solo tienen permitido hablar en Ingles, debido a que insisten y continúan hablando en xhosa, con al intención de hablar en secreto. Gregory corta la visita y obliga a la señora Mandela a retirarse, y la acompaña hacia el barco.
Al regresar hacia la prision Gregory se encuentra en la puerta con el sargento mayor Peter Deme, quien le pregunta acerca de lo que habían hablado Mandela y su mujer, Gregory le cuenta que hablaron de la familia y que en un momento le dijo que no dejaran de luchar. El sargento conforme con la información le agradece, Gregory alli recuerda otra parte de la conversación, que le pareció insignificante informar, pero en ese momento apelo a el recuerdo y se lo informa, le cuenta que Mandela pregunto también por su hijo mayor, producto de un matrimonio anterior a lo que la señora Mandela le responde que ha conseguido el registro de conducir, El sargento alega que seguramente fue robado a lo que Gregory asiente, demostrando también su despreció hacia esas personas.
Al día siguiente le llega a Gregory la noticia de que el hijo mayor de Mandela había muerto por un accidente, es él el encargado de llevar la noticia al prisionero. Va en busca de Mandela quien estaba trabajando como el resto de sus compañeros, y como lo hacia a diario, trabajaban muy duro, con palos y martillos, sin descanso. Gregory ordena que se le den dos días de duelo sin trabajar como corresponde por “derecho”. A partir de esta escena se pone en juego un cambio de postura de Gregory haca Mandela.
Hasta aquí el recorte.

El análisis recaerá sobre el personaje de James Gregory, quien le cuenta al sargento Peter, como un comentario sin más importancia, que el hijo de Mandela había adquirido el permiso para conducir, al día siguiente se entera de la muerte del joven. En este momento el comentario sin interés toma relevancia ya que no cree que haya sido un accidente casual sino que lo han matado. Estas sospecha de Gregory tiene valor, ya que el sargento Peter se encargaba de hacer llegar las malas noticias a Mandela, por ejemplo la encarcelación de su esposa con el fin de hacer sufrir a Mandela de esta manera lograr que éste decline en su idea de libertad e igualdad de derechos. Quizá la muerte del hijo seria una estrategia más.
Gregory queda de alguna manera ubicado como el delator, “el culpable”, ya que pudiendo haber omitido el comentario sobre el permiso de conducir del muchacho hubiera logrado quiza que nadie tomara relevancia sobre su existencia. Inferimos que es a partir de esa escena donde comenzarán una serie de cambios que lo llevarán a una completa transformación como sujeto. , La influencia de Mandela hace que la lealtad del carcelero se incline poco a poco hacia la lucha de liberación de Sudáfrica. A través de esta escena, se intentará dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, la cual se desplegará en tres tiempos lógicos, dando cuenta para finalizar una posible hipótesis clínica.
Este circuito de la responsabilidad esta dado en tres tiempos lógicos, un primer tiempo lógico ubicado cuando Gregory le cuenta al sargento mayor Peter Dame que el hijo de Mandela adquirió el permiso para conducir, este tiempo 1 es la acción conciente, voluntaria, podría ubicarse en el campo de la moral del sujeto, considerados como eso valores, códigos en un tiempo determinado, es decir, para Gregory o que hice era lo que le correspondía realizar, dar a Peter Dame toda la información de Mandela a la que tuviera acceso. Este tiempo 1 da cuenta de una acción que tiene concordancia con el universo del sujeto y que se supone se agota en los fines con que fue realizada: cumplir con su obligación, sin traicionar a su patria, sin traicionar su palabra al sargento Peter.
Seguido a este tiempo vendría un tiempo 2 que funda el circuito de la responsabilidad, conocido como el tiempo de la interpelación. En este caso la situación que se da es la siguiente: hay algo vivido como ajeno al yo que interpela al sujeto, conmoviéndolo. Esto hace que el sujeto interpelado vuelva sobre su accionar del tiempo 1, ante una interpelación que muestra las inconsistencias del conjunto de las certezas yoicas. La interpelación para Gregory viene dada por la muerte del hijo de Mandela ocurrida unas horas a posteriori de su comentario a Peter Dame del hijo de Mandela, es decir la muerte azarosa unas pocas horas de confesar todo a Peter interpela a Gregory, en su accionar del tiempo 1.
El cambio subjetivo de James Gregory nos remite a un tercer tiempo del circuito de la responsabilidad, aquí se pone en juego la dimensión ética del sujeto, implicando la dimensión de acto en la que el sujeto en la que el sujeto se produce, que se produce en sujeto del deseo inconsciente, retornando sobre la acción mas moral. De esta manera el sentimiento de culpa se diluye del sujeto, esto da cuenta de la dimensión ética, entendida como la que permite el surgimiento de la singularidad. Para que en Gregory se diluyan los sentimientos de culpabilidad se acerca a Mandela y hacen que se cumplan su derecho al duelo por su hijo, así también como surgen a lo largo de la película una serie de sucesos que poco a poco lo desplazan de su figura de autoridad hacia el apoyo a Mandela sobre la lucha de liberación de Sudáfrica

El comienzo de la película nos ubica en el personaje de Gregory mostrándolo como un individuo que obedece las ordenes impuestas por el sargento mayor Peter Dame, sin deseos ni voluntad propia, alienado a los significantes de un Otro que se muestra como completo.
Es una clara síntesis del extremismo particularista que impone: “los blancos de un lado y los negros del otro”… “Dios lo dispuso así”
Esta sociedad, no funciona como soporte de lo universal-singular sino que tiene una función de aplastamiento de la singularidad y por ende, de la subjetividad, no solo de los negros, a los cuales no se les permitía ningún derecho, sino también la subjetividad de los blanco quienes también eran sometida y aplastados al presentarse así misma como un universo completo, la discriminación a los negros, se hace impensable la emergencia de un exceso, impensable para Gregory dar cuenta ante el Otro su deseo de ayuda y apoyo a los negros. Cuando decide apoyar a mandela debe hacerlo a escondida sin que nadie se entere ya que es una sociedad que funciona íntegramente bajo el régimen del apartheid impuesto por el Partido Nacionalista en el poder. El aplastamiento del deseo producto e este estado hegemónico, da cuenta por ende, del aplastamiento del sujeto, forzosamente lleva a la homogeneización.
Gregory al igual que todos sus compatriotas, en un comienzo cree ciegamente en que los negros son subhumanos y que por ese motivo deben ser tratados de manera diferente, sin compasión alguna quiere pertenecer a él grupo selecto y ser parte de esa ilusoria completud. Por esto cumple con su deber, trata mal a los negros, delata todo lo que se entera, etc.
En el circuito de la responsabilidad que hemos planteado vemos como se ponen en juego diferentes características una de estas esta dada por e lugar del azar en la escena recortada, el azar tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la dedición, al deseo y a la voluntad del sujeto. En este caso esto ajeno a nuestro personaje Gregory es la muerte del hijo de Mandela, ocurrido como un accidental fortuito, horas posteriores a su comentario sobre este. Esto azaroso lo interpela.
Luego esta en juego también la necesidad en el circuito de la responsabilidad, ubicada como aquello sobre lo que no es posible intervenir, lo forzoso, definida siempre en términos situacionales, en tanto el sujeto esta inmerso en una situación de la cual no puede modificar, Gregory se encuentra inmerso en una sociedad que no puede modificar, inmerso en esta situación donde los ideales de la sociedad carecen de todo tipo de creencia sobre los derechos de los negros ya que estos eran considerados, nada mas que como criminales terroristas.

A modo de ensayar una hipótesis clínica podemos decir que cada sujeto y cada generación se apropian de la historia al advenir a ella y materializan o encarnan los mitos de los que preceden, en Gregory vemos que lo precede toda la historia en Sudáfrica donde el negro era despreciado, maldecido y considerado una persona sin ningún derecho. ¿Por qué es así? Le pregunta su hija luego de una escena que viven en la calle donde los policías reprimen a las madres negras sin importar que vayan con niños, llevándoselas a los golpes dejando a los niños en el piso. Gregory le responde que los negros necesitan pasaporte para andar en la calle, ¿y los blancos? No, por que Así están dispuestas las cosas, por naturaleza, “así los dispuso dios”. Negros por un lado y blancos por otro.
Como estas hay miles de frases a lo largo de la película en donde intenta demostrar su dureza y desamor hacia la gente de color, podríamos decir que esta actitud es una defensa para no caer preso de la culpa al ver a esos niños tirados en la calle, de esta manera se conforma con pensar que ese es el deseo de Dios. Siempre es ese Otro con una autoridad mayor quien permite que sus actos sean aceptados como correctos.
En esta oportunidad se basa en Dios, para dar explicación de lo acontecido, en otras ocasiones es la presencia de Peter Deme quien ocupa ese lugar, presiona a Gregory a que reprima, vigile, menosprecie a los carceleros, a lo cual Gregory asiente con gratitud ya que es su “deber”.
Gregory se nos presenta en un primer momento en una posición claramente neurótica, como un personaje alienado a los significantes del Otro que se muestra como completo. El haber delatar cada paso que da Mandela, el denigrar y humillar a los negros son acciones que se encuentra sometido a obedecer por la orden de ese otro.
Luego de la escena con las madres negras y su hijo, posteriormente la escena en la que se da por enterado de la muerte del hijo de Mandela, surgen en Gregory pensamientos atormentadores, remordimientos, arrepentimientos serán figuras representativas del sentimiento de culpa, son formas desplazadas en el yo del la responsabilidad subjetiva ausente hasta este momento.
Estas acciones que lo interpelan son evidentemente contraria a su deseo, marca un antes y un después, abre la puerta para que éste se manifieste a partir de formaciones del inconciente. Irrumpe en el sujeto se encuentra en fuerte concatenación el deseo de ayudar a Nelson Mandela .
¿Por qué irrumpe este deseo ahora, en alguien que nunca lo había manifestado? En realidad vemos durante la película que ya habían habido en el pasado algunos pequeños “indicios” de este deseo: Una idea posible es que Gregory debido a su vínculo estrecho con su amigo negro en la infancia donde junto a el aprehendió a hablar xhorsa, y jugaban juntos sin importar color de piel algun a nivel fantasmático Gregory se sentía identificado con el amigo, esto lleva a resignificar este vinculo con Nelson Mandela.

Bibliografía
Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cáp. III. Eudeba, Buenos Aires.
Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cáp. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cáp. IV). El interés ético de la tragedia (Cáp. V). Del acto ético (Cáp. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

Salomone, G. Z.: El sujeto autonomo y la rsponsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Dominguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el ciruito de un analisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: