por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra I - Juan Jorge Michel Fariña

Segundo Parcial Domiciliario

Comisión 16

Nelson López
Situación de análisis

La película que voy a analizar es “El Secreto” (The Chamber) Dirigida por James Foley y basada en la novela homónima de John Grisham.
Dicha película trata sobre Sam Cayhall, un integrante del Ku Klux Klan condenado a la pena capital por los crímenes cometidos al colocar y hacer explotar una bomba por la cual mueren dos niños y el padre de ellos pierde ambas piernas.
Al ser encontrado culpable, Sam permanece en la prisión estatal durante 35 años hasta que su nieto, Adam Hall decide tomar el caso justo a 28 días de la ejecu- ción de su abuelo.
La intervención de Adam alterará tanto el estado emocional del reo como de si mismo, el de toda su familia e incluso el de una ciudad que vuelve a vivenciar conflictos raciales que se resisten a desaparecer.
A lo largo de la investigación, Adam intentará por todos los medios liberar a su abuelo de la cárcel en contra de sus propios sentimientos, tolerando la falta de colaboración de Sam y soportando un sistema judicial que ya emitió su veredicto.
Me voy a centrar para este análisis en el personaje de Sam Cayhall. Sam, de 65 años, es cuarta generación de integrantes del Klan, durante toda su vida se le inculcó el odio racial y vive sus crímenes con cierto “Orgullo” por participar de un movimiento que intenta reestablecer el “orden natural”.
Sam tiene dos hijos, Eddie, el padre de Adam, quien se suicidó cuando este tenía diez años, y Lee quien no tiene relación con Sam. Su vida familiar se vio minada por su fuerte temperamento y su racismo fundamentalista pero nada de esto parece perturbarlo. Aquellos que no se adecuan a su visión los considera “débiles” y de esta manera justifica su carencia de lazos afectivos.
Toda esta personalidad agresiva, inclemente y determinante se ve cuestionada cuando un nuevo abogado decide tomar su caso y el motivo por el cual se ve cuestionada es que el nuevo abogado es su nieto. Allí comienza a modificarse la conducta de Sam por tener que re-vivir los hechos que lo llevaron a su situación actual.
La tensión se incrementa cuando las investigaciones del abogado revelan que Sam no cometió los hechos por los cuales se lo acusa, sino que participó como cómplice. Esto modifica las condiciones de la defensa legal. Adam pretende reabrir el juicio para liberarlo, pero los planes de Sam serán bien distintos. A Sam ya no le importaba la pena capital porque se ha modificado toda su vida por el encuentro con su nieto, finalmente opta por morir en paz. Ese va a ser el centro de nuestro análisis.
Analisis

Durante el transcurso de la película se pueden destacar varios actos éticos de diferentes personajes, ya que todos se ven implicados en mayor o menor medida por los sucesos que se están llevando a cabo. En el caso de Sam encuentro necesario destacar que las diferentes acciones éticas corresponden a un solo acto y este es un cambio en la constitución de su subjetividad.
Sam logra asumir la responsabilidad por sus actos y este es el verdadero acto ético. Pero para continuar con el análisis voy a presentar los tres tiempos del circuito de la responsabilidad indicados en el film que nos reúne.
El primer tiempo, en este caso, será un primer tiempo cronológico, un tiempo donde las acciones de Sam son concordantes con su universo simbólico, su universo discursivo, un tiempo ego-sintónico donde no existe una pregunta para la cual no haya una respuesta. Si bien, no es un solo hecho sino una sucesión de eventos, vamos a circunscribir, solo para fines prácticos a este análisis, el tiempo uno al momento en el que Sam coloca y estalla la bomba que termina con la vida de aquellos dos chicos, y por el cual es encarcelado.
Este tiempo no posee interrogantes. En la subjetividad de Sam son todas certezas y su accionar esta perfectamente justificado. Son “bajas de Guerra” (así las llama Sam) y en una guerra todos los crímenes se vuelven compresibles. Sam racionaliza de este modo su accionar y defiende sus actos. Son parte de su carácter, constituye su forma se ser, así lo entiende él y así lo manifiesta.
Luego viene el tiempo dos, es el tiempo de la pregunta, tiempo donde interviene un nuevo factor que viene a cuestionar las certidumbres yoicas que construyeron un muro de verdad durante el primer tiempo.
Al intervenir este nuevo agente en este tiempo 2, aquel muro se empieza a resquebrajar porque lo cuestiona al sujeto en el punto mismo de su constitución. Se produce una falla en el circuito de representaciones que se crearon en el universo particular del sujeto.
El tiempo 2 en este caso lo identifico en el momento mismo en que Adam se presenta como su nuevo abogado frente a Sam. Encontré, en este solo suceso, un hecho que cuestiona la fortaleza yoica de Sam sostenida durante años. Y cabe destacar que el cuestionamiento no se realiza en modo de pregunta, Adam sostiene muy poco diálogo con Sam, claramente el cuestionamiento no se produce por la palabra sino por la sola presencia. Para Sam, el encuentro con su Nieto (Incluso, Sam descubre quien era Adam aunque este no le dijera nada) es vivenciado como un cuestionamiento directo al inconciente. La presencia de su nieto cuestiona su entero sistema de valores, sus creencias, sus pensamientos y, mas que nada, comienza un proceso de re-significación de su propia historia.
El tiempo dos del circuito de la responsabilidad interroga al tiempo uno cargándolo de un nuevo significado, actúa en forma retroactiva sobre los sucesos del tiempo uno, y esto es lo que le ocurre a Sam. Su constitución yoica estaba preparada para afrontar todas las respuestas pero, este nuevo interrogante no tiene lugar en el universo de Sam, este nuevo interrogante excede ese universo tan perfectamente constituido y por ello exige una respuesta.
Sam no se manifiesta en demasía frente a este momento 2 pero genera en él una reacción en cadena que terminará re-significar sus acciones, lo que nos lleva lentamente al momento 3 del ciclo de la responsabilidad.
El tiempo 3 sobreviene con el cambio en la posición del sujeto con respecto a su subjetividad. La pregunta que exigía una respuesta la obtiene en el tiempo 3 pero dicha respuesta no puede darse sin un cambio estructural en el sujeto.
En nuestro caso, Sam accede a este cambio asumiendo los riesgos que implican las modificaciones en su posición subjetiva. Puntualmente, este momento se puede identificar cuando Sam accede a la pena de muerte por la que fue condenado, no sin antes restablecer los vínculos afectivos con los miembros de su familia.
Este cambio implica una gran carga emocional dado que tiene que modificar toda su estructura yoica logrando que la nueva estructura incluya los nuevo agentes y factores que intervinieron en su cambio. En este momento Sam asume el hecho de que, si bien no es el autor material de los crímenes, es responsable subjetivamente por ellos, o bien por omisión o bien porque finalmente entiende que parte de él quería cometer esos crímenes. La respuesta de Sam en el tiempo 3 proviene justamente desde su posición de sujeto responsable, la cual se diferencia del sujeto joya dueño y señor de sus actos.
Aquí es cuando se pueden determinar las diferencias entre el campo de la responsabilidad subjetiva y el campo de la responsabilidad jurídica. Mediante el aparato jurídico se había articulado un sistema de culpas y castigos que lo había encontrado culpable y dictaminó su pena, la pena de muerte. Esto se podría modificar mediante una nueva investigación que demostraba la inocencia de Sam. Pero el mismo acto que podría demostrar la inocencia de Sam provocó un cambio en Sam en donde ya no importaba el dictamen judicial porque su responsabilidad ya no se dirimía en este campo sino en el campo de la responsabilidad subjetiva.
Este nuevo campo en el que se aventura Sam no contiene un tribunal que dictamina justicia sino que lo obliga a una autorreflexión para determinar el verdadero sentido de sus actos y, en esta línea, asumir la responsabilidad por los actos que evaluó, y aquí es cuando Sam se encuentra “culpable”.
Sam se ve obligado (obligado por el tiempo 2, el tiempo de la pregunta) a revisar los hechos desde una nueva óptica, una que no lo exima de hacerse cargo de lo que ocurrió en su vida, una nueva forma de ver las cosas desde una posición de sujeto responsable por sus actos, sujeto del cual se espera una respuesta . Y la respuesta no se hace esperar.
En respuesta, asume la pena que le había impuesto el sistema judicial, pero no por que sea impuesta sino porque él decide que es lo que corresponde como respuesta a sus actos. Este es el acto ético donde el sujeto se asume en su responsabilidad y actúa en consecuencia. Sam cambia visiblemente de actitud, reestablece vínculos con sus seres cercanos, se comunica con los familiares de las victimas, todos estos son signos de su cambio de posición subjetiva frente a lo acontecido, y es este cambio el que le permite afrontar la muerte desde una perspectiva mas sincera, con mayor dignidad.
Un aspecto interesante a destacar es el que refiere a la culpa y como afecta a la realidad de Sam. En un primer momento, Sam no siente culpa por aquello que cometió. Solo sobreviene la culpa cuando se responsabiliza por sus actos. Es notable que, desde el inicio, Sam sabía que no había colocado esas bombas pero esto no era lo que liberaba a su subjetividad de la culpa, sino una profunda identificación haca su grupo de pertenencia (Este aspecto lo desarrollaré en la hipótesis)
Cuando Sam hablaba convencido (y hasta orgulloso) de sus actos admitiendo su condición de criminal no siente ningún tipo de culpa en ningún sentido, solo cuando cambia su posición de sujeto con respecto a aquellos hechos, es que puede sentir culpa y esta la siente porque asumió su responsabilidad subjetiva. Este cambio de posición implica también asumir que no colocó esas bombas pero en este punto ya no importan las implicancias yoicas, no puso las bombas pero las hubiera puesto, y por ello se responsabiliza y es este el momento donde pude sentir culpa. Irónicamente, cuando mayor culpa siente es cuando entiende que es inocente.
Lo siguiente que me voy a cuestionar es cual es el lugar para la necesidad y el azar en esta historia. Se podría decir que el azar es lo que determinó que el Nieto de Sam trabajara exactamente en el estudio de abogados que lo representa. Para Sam (y para todos nosotros) esto puede ser una simple coincidencia, pero al inicio mismo de la película sabemos que los hechos de Sam afectaron profundamente la vida de Adam y ha vivido con ellos desde siempre. Esto me permite suponer que existía una motivación en Adam para trabajar en ese estudio y no en otro.
Un cuestionamiento que se produce en la película es si Sam tenía escapatoria de su destino. Sam criado en una familia racista, es descendiente de los fundadores del Klan, se podría llegar a interpretar esto como una situación inexorable, Sam no tenía escapatoria frente a tal entorno. Si esto fuera así, no habría responsabilidad en los actos de Sam porque son solo una consecuencia de su crianza. Pero solo hace falta una grieta para que la pregunta por la responsabilidad aparezca y esta grieta es su propio nieto. Su presencia lo cuestiona también desde este punto, existía una salida y Adam es la prueba viviente de ello.
Podría decirse que el azar influyó las implicancias políticas llevaron el caso de Sam hacia su final, de encontrarse en otro estado, con otro gobernador o con otro juez su destino podría ser diferente. Podría considerarse la pena capital como una situación de azar pero esto no lo exime del castigo ni la culpa.
Todo ello no desliga a Sam de sus acciones y sus consecuencias, el cuestionamiento lo devuelve a sus propios actos. Ya no puede responsabilizar a su entorno sino que tiene que asumir sus decisiones como propias, sin margen para la necesidad o el azar. Con esto se enfrenta durante toda la película, con esta asunción, que no es un camino fácil, pero le devuelve a Sam algo de lo que había perdido.

El siguiente punto en el análisis me lleva a un recorrido por tres categorías, universal, singular y particular y trataré de hacer notar como estas tres categorías se entrelazan en nuestro relato. Como primera instancia voy a reconocer lo universal del relato, y en tal sentido podría ubicar como Universal a la necesidad de castigar por un crimen, frente a un acto delictivo se debe encontrar un responsable y castigarlo. En el mismo sentido, ubico lo particular en el sistema jurídico del estado de Mississippi en un determinado momento histórico y sus características particulares como la determinación de la pena de muerte para aquel que cometiera determinados delitos. Para ubicar el plano de lo singular hay que centrarse en Sam y en su propia situación con respecto a este sistema jurídico que lo condena. En su individualidad encuentra que su culpabilidad no esta contenida dentro de este sistema, coinciden los finales pero los motivos que llevan a Sam a aceptar la pena de muerte no tienen nada que ver con los impuestos por su marco jurídico.
Podría decir que la decisión de Sam, concuerda con el dictamen judicial de su época por mera coincidencia dado que los motivos que lo impulsan nada tienen que ver con el sujeto jurídico, si así se pensara creo que se incurre en un error porque, justamente, acatar la decisión jurídica lo incluye dentro de un marco moral particular del cual se había excluido hace mucho tiempo, “escondido” en su propio sistema de creencias (el cual estaba fuertemente arraigado en su grupo de pertenencia). Por esta decisión (que poco tiene de casual) logra responsabilizarse por sus actos y, al mismo tiempo, se incluye dentro de la sociedad (irónicamente) para morir en ella.

Hipotesis Clínica

La hipótesis clínica se centra en la decisión de Sam y los motivos que la determinaron incluyendo en el análisis los factores que intervinieron para llevar a Sam al momento de la decisión misma.
Esta claro que el protagonista de esta película se manifiesta de una manera al comienzo y concluye de un modo muy diferente; en el inicio vemos a un personaje dominado, completamente, por un sujeto racista, lleno de prejuicios y sin capacidad para entablar lazos afectivos.
He desarrollado en este análisis que la aparición de su nieto lo des-estructura completamente obligándolo a un replanteo de su propia personalidad. Pero ¿a que se debe este Replanteo? ¿Cuáles son los límites del mismo? ¿Qué cuestiona la pregunta?
Sabemos que los atributos de nuestros padres se introyectan en la constitución del super-yo y que gran parte de nuestra personalidad es una respuesta a ello (ya sea positiva o negativa). El caso de Sam no es la excepción. Cuando se lo interroga sobre los motivos por los cuales es miembro del Klan, solo puede hacer referencia a un extenso linaje de miembros que lo remontan a los mismos fundadores del movimiento. Esto no hace mas que indicarnos la fuerte identificación paterna de la cual Sam no se ha podido desligar.
Considero que, para elaborar una hipótesis sobre Sam debo remitirme a los momentos donde se constituyen las identificaciones, dicho momento se presenta cuando naufraga el Complejo de Edipo y el yo comienza a buscar referentes que lo apoyen en medio de esa crisis. Sam encontró en este grupo (el Ku Klux Klan) la forma de sostener un mandato paterno y, al mismo tiempo, escapar del dilema de enfrentarse a la castración del Otro. Ingresar al Klan es vivido como el modo de desligar todas las responsabilidades. “Cuando el yo no puede retomar por sí mismo la bandera de una verdad inmutable siempre les es dable desear que algún otro lo haga por él y le asegure que no hay discordancias entre lo hecho y lo pensado”
Allí radica el verdadero cuestionamiento a Sam y es tan importante porque lo remite a sus relaciones primarias, cuestionándolo en su lugar de un hijo que no pudo sepultar su mandato paterno, y el lugar de padre que no supo trasmitir un legado. Por eso, la sola presencia de un nieto cuestiona la constitución de su estructura, porque le devuelve un legado que consideraba perdido y desechado pero le exige hacerse cargo de aquel legado.
Quisiera mencionar un aspecto interesante de la película y es la manera en que se puede vislumbrar como se transmite un legado mortífero entre generaciones, como un duelo que no tuvo lugar se transmite de generación en generación hasta que se pueda procesar.
Adam decide solicitar el caso para poder cerrar una historia que nunca pudo tramitar. Está convencido que aquello que no pudo tramitar es por lo que se lo acusa a Sam pero se encontrará con una sorpresa cuando la investigación lo lleve a descubrir un crimen del cual no se tenía noticia y no se inició ningún proceso jurídico.
Ese crimen (Sam, luego de un altercado entre los niños, le disparó a sangre fría al padre del amigo de su hijo por el solo hecho de que eran personas de color) no tuvo proceso jurídico y tramitación, y este es el verdadero crimen que minaba las relaciones familiares de Sam.
Solo después de poder hablar sobre ello, Sam puede establecer una conexión con su hija y su nieto, y, claramente, puede morir en paz.
Lo patógeno opera en la historia, algo de lo siniestro, como familiar y extraño a la vez, operó en las relaciones entre los miembros de esta familia. El secreto se transmite entre generaciones y afecta incluso a aquellos que nada saben de ello. “Es como la malignidad infiltrante de un cancer ignorado, o quizas denegado pero existente”.
El proceso que inició Adam lo llevó a tramitar algo mas de lo que fue a buscar y en ese proceso pudo encontrar un alivio por aquello que lo atormentaba, y no solo liberó su subjetividad de aquella carga mortífera sino que incluyó tanto a su abuelo como a su hija en este paso.

Bibliografía:

• Jinkis, J.: Ética Profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: El status de la responsabilidad dobre los actos. - 1992
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Michel Fariña, J – Gutierrez, C.: Veinte años son nada. Causas y Azares. Numero 3, Buenos Aires, 1996
• Michel Fariña, J – Ética, un horizonte en quiebra, Eudeba, Buenos Aires, 2008
• Salomone, Gabriela Z.: La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006
• Viñar, M.: La transmisión de un patrimonio mortífero: premisas éticas para la rehabilitación de afectados. En Territorios, número 2. MSSM. Buenos Aires, 1986.
• Alemán, J. (2003): "Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo". En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga
• Romero R. “Grupo: Objeto y Teoría” – Vol. 4 – Ed. Lugar – Bs.As. – 2008
• Ulloa, F.: La ética del analista ante lo siniestro. En Territorios, número 2. MSSM. Buenos Aires, 1986.
• Kletnicki, A.: Niños desaparecidos: lógica genocida y apropiación ilegal. En Daniel Feierstein y Guillermo Levy (comp.): Hasta que la muerte nos separe. Poder y Prácticas Sociales Genocidas en América Latina. Ediciones Al Margen, Buenos Aires, 2004.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: