Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El secreto de sus ojos >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º Parcial:
Análisis de la película “El secreto de sus ojos”

Alumnas
Sosa Iturriaga, Malena
Frágola, Gabriela Mariana 29.041.785

Docente
Lic. Dora Serué

Comisión: 28

1° Cuatrimestre – Año 2010

Tomando en cuenta el comentario del film “El secreto de sus ojos”, el personaje en el cual se centra la responsabilidad subjetiva es el de Pablo Rago, que da vida a Ricardo Morales. Éste está casado con Liliana Colloto, quien es brutalmente violada y asesinada por un novio de su infancia (Gómez). La trama despliega el camino que recorre Esposito, un empleado de la secretaria del Juzgado donde se encuentra la causa de este crimen, para resolver el misterio de ese homicidio.
Pensando en la teoría, decimos que el sujeto es responsable por definición para el Psicoanálisis. La responsabilidad subjetiva lo enfrenta con aquello que, aunque le pertenece, le resulta ajeno. Debido a esto, el sujeto resulta siempre imputable, en términos éticos.
Morales, al no encontrar una condena justa de parte de la ley hacia el asesino de su esposa, decide administrar justicia por mano propia (encierra a Gómez en su casa de campo y lo mantiene prisionero para que cumpla con lo que la ley prescribe para ese caso: cadena perpetua). No lo hace contradiciendo a la ley, sino que viene a reparar sus insuficiencias, debido a que Gómez había sido absuelto de su crimen por cuestiones políticas.
La hipótesis planteada por el autor dice que Morales, al condenar a Gómez a prisión perpetua, también se está imponiendo una condena a sí mismo. La preguntas que se abren son, en primer lugar, ¿por qué se aplica esta pena?, y, consecuentemente, ¿qué responsabilidad subjetiva le concierne en la muerte de su esposa?
Los indicadores que nos invitan a pensar acerca de esto se encuentran en algunas escenas, como la del final, cuando Espósito espía a Morales en su casa, y descubre que mantenía prisionero a Gómez desde hacía 25 años. Claramente, al decidir mantener con vida al asesino en vez de matarlo, se está condenando él mismo a compartir este calvario, sin merecerlo, desde el punto de vista moral, ya que él no es el autor material e intelectual del hecho. Sin embargo, él sentiría que hay alguna culpa que debe pagar por no tener a su esposa con vida. Al mismo tiempo al tener prisionero al asesino de su mujer podría pensarse como una forma de no hacer nunca ese duelo por el cual tendría que haber atravesado, es una forma de tenerla a Liliana para siempre con él y no querer dejarla ir... esto lo podemos ver cuando Espósito entra a la casa de Morales y ve todo exactamente igual, las fotos de Liliana siguen alli. como si se hubiera detenido el tiempo... es por esto que podemos inferir que Morales se quedo detenido en el momento en que mataron a su mujer, no pudo seguir con su vida porque nunca se pregunto por esta, sino que lo único que hizo fue venerar a su esposa y hacer que su vida gire en torno a ella imponiéndose esta condena.
Teniendo en cuenta el circuito de la responsabilidad, encontramos tres tiempos lógicos por los cuales se evidencia la responsabilidad subjetiva. El primer tiempo consiste en una acción que se lleva a cabo con un fin determinado y se agota en este. El segundo tiempo es un momento de interpelación para el sujeto, que lo lleva a preguntarse cuál es la posición que ocupa en el universo particular, y se representa en algún indicador que excede a este último y posibilita la emergencia de una singularidad que expone la incompletud del universo previo. Es un momento de conmoción, un encuentro con la falta. Este tiempo dos resignifica, de esta manera, el tiempo uno, que da cuenta de una respuesta del sujeto que advierte un cambio de posición frente a sus circunstancias. Hay algo de esta situación que interpela a la primera acción.
Finalmente, el tercer tiempo es aquél que verifica la responsabilidad subjetiva, generando la emergencia de un nuevo sujeto, el sujeto de la responsabilidad.
En la película, en relación al personaje de Morales, podemos definir el tiempo uno como el asesinato de Liliana Colloto, esposa del mismo. El tiempo dos lo ubicamos en el momento en que Espósito ve las fotos del álbum de Morales y descubre la mirada de Gómez hacia Liliana. Morales, que estaba a su lado, queda mudo y atónito ante el descubrimiento. Esta situación lo interpela, ya que él podría haberse percatado de lo mismo mucho tiempo antes, y quizás podría haber evitado la muerte de su esposa.
Podríamos pensar que, hasta ese momento, Morales se sentía una víctima indirecta de la circunstancia, ya que habían asesinado a su esposa. Pero, a partir del descubrimiento de la mirada en las fotos, cambiaría de posición. Se sentiría culpable del hecho, por no haber sido él quien lo descubriera tiempo atrás, pudiendo anticiparlo.
Con respecto al tercer tiempo podríamos inferir que Morales toma una desición y realiza un acto, él responde como sujeto a aquello que lo interpela y encierra a Gómez de por vida, a su vez que se impone una condena así mismo. Él podría quedar atado por el sentimiento inconsciente de culpa y abrirse como respuesta un abanico de posibilidades frente a esta interpelación como ser el sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualización y la formación sintomática. La culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, es la culpa la que obliga a responder, es la que llama al sujeto a responder por su deseo, es por esto que Morales se siente culpable y es por esto que se pone en marcha el circuito y desencadena en el acto de secuestrar a Gomez y encerrarlo. En este sentido, siguiendo a Mosca, consideramos que solo se puede ser culpable de haber cedido en su deseo y el sujeto es responsable de su puesta en acto y el yo no es propietario del deseo. Por lo tanto podríamos pensar que Morales es culpable de ceder al deseo de vivir y esto lo hace estar atado a la culpa.
Si de los elementos de necesidad y azar hablamos, encontramos que la necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso, lo inflexible. Necesidad es aquello que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación. En este caso se trata de la muerte de Liliana.
El azar es lo que tiene que ver con la incertidumbre, lo casual, lo accidental, lo fortuito, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. Consideramos que el azar fue que ese día Morales no haya regresado a almorzar a su casa. También podemos considerar que se relaciona con el azar el hecho de que Morales le haya mostrado el álbum de fotos a Espósito en el que luego descubriría la mirada de Gomez.
La responsabilidad se ubica entre la necesidad y el azar, y es aquello que interpela al sujeto a responder por su acto, a hacerse cargo de éste. Tiene que ver con la singularidad de un sujeto. Aquí encontramos la culpa que siente Morales como contracara de la responsabilidad.
En relación al cuento “El muro”, el autor relata una historia que trascurre en la España de la Guerra civil, donde un grupo de prisioneros republicanos, apresados por la falange, es arrojado a un sótano a la espera de ser fusilados a la mañana siguiente, en el muro.
Al llegar la mañana, todos salen del sótano, pero Ibbieta (el protagonista) debe esperar, siendo obligado a declarar: le piden que denuncie a un líder anarquista, Ramón Gris, y le ofrecen conservar su vida a cambio de esa declaración. Ibbieta sabe que en algún momento va a morir, y también sabe dónde esta Gris. Y planea burlarse de sus opresores. Dice que Gris estaba escondido en el cementerio (él creía que seguía escondido con su primo), pero, sin quererlo, dice la verdad (porque se había peleado con el primo y cambió su refugio por el cementerio). Así encuentran al líder y lo matan, e Ibbieta gana unos días de vida que no planeaba tener.
Podemos ver que en un tiempo 1 Ibbieta actúa orientado por un determinado objetivo, ya que improvisa una broma para burlarse de quienes lo apresaron y les dice que Gris está escondido en el cementerio. Luego llega el tiempo 2, cuando el personaje es interpelado por la sospecha de que las cosas no salieron como las planeó, ya que no lo matan y además luego se entera de que mataron a Gris en el cementerio.
La distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad. Hay responsabilidad subjetiva por parte de Ibbieta, por hablar y por utilizar el término “cementerio”; término que adquiere valor significante sólo a posteriori de un significante 2 que le da tal carácter. Es en la distancia entre el tiempo 1 y el 2 donde se produce ese efecto. En el cuento, la necesidad se aprecia cuando se le anuncia a Ibbieta que le perdonarán la vida por entregar a Gris, y no está dentro de sus posibilidades modificar eso. Y el azar en que coinciden la burla de Ibbieta a los falangistas y la pelea de Gris con su primo.
Pensando en una idea de Lacan, él dice que la única cosa de la que puede ser culpable el sujeto es de haber cedido su deseo. El sujeto renuncia para gozar del sometimiento. Y Freud dice que cuanto más renuncia el sujeto a sus deseos, más se acomoda a esas demandas del super yo y más culpa se siente. El yo no es propietario del deseo, pero sí el sujeto es responsable de su puesta en acto.
En el film, Morales se sentiría de alguna manera culpable por la muerte de su esposa, y por eso se ata inconscientemente al padecer del asesino. Como Ibbieta, Morales tenía un gran deseo de vivir, de vivir junto a su esposa. Pero renuncia a ese deseo y se somete al gobierno de la culpa por no haber podido evitar esa muerte. Si tan sólo hubiera regresado ese día a su casa para almorzar, como lo hacía todos los días...
Sería entonces que el yo de Morales es responsable de la puesta en acto de ese deseo de vivir: debe seguir viviendo, pero sólo si mantiene encerrado y con vida al asesino de Liliana ya que sería de alguna manera una forma de seguir teniéndolo a ella presente.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: