Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > El secreto de sus ojos >

por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra I

Segundo Examen Parcial

Comisión: 16

Profesora: Patricia Gorocito

Año: 2010

Cuatrimestre: 1º

Alumnas:
• Mariana Bontempi (LU 318950600)
• María Paula Roldán (LU 325759230)

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

Respuestas
1) El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Morales (Pablo Rago). El autor presenta a este personaje como un justiciero, que viene a reparar las insuficiencias de la ley, que actúa donde la ley está ausente. Esto delata la impotencia de la justicia en esa determinada época, a pesar de desarrollarse bajo un gobierno elegido democráticamente. Esta acción del personaje responde a un agravio hacia su esposa por lo tanto origina un impulso irracional que aspira a la revancha ante el incumplimiento de la ley. Morales para llevar a cabo su acción justiciera se condena a sí mismo a una prisión compartida con el asesino.
Los indicadores para arribar a esta hipótesis son:
• La escena donde la policía le informa a Morales acerca de la muerte de Liliana y se lo ve a él absorto con una cierta frialdad en vez de demostrar angustia ante la muerte de su amada.
• En la escena en que Espósito va a ver a Morales, éste expresa. “Yo me la paso mirando fotos, ya sé, es una negación, pero me ayuda a seguir viviendo hasta que encontremos a este tipo”. Luego, Morales pregunta acerca de la condena que legalmente le correspondería al asesino, a lo que Espósito responde “cadena perpetua”. Además, Espósito menciona la ausencia de pena de muerte en la Legislación Argentina y es entonces que Morales expresa estar en desacuerdo con esta pena ya que, para él no significa una retribución porque “le darían una inyección y se dormiría pancho, no es justo”. A su vez, expresa su deseo de castigo diciendo “que viva muchos años así se va a dar cuenta que todos esos años van a estar llenos de nada”.
• Luego de la sospecha de Espósito acerca de Gómez, Morales toma la iniciativa de contactar telefónicamente a la madre de Gómez, con el fin de averiguar su paradero. Esto da cuenta de su carácter metódico y calculador pero al angustiarse frente a la situación no puede evitar mencionar a Liliana y es cuando descubre que ella y Gómez habían sido novios en la adolescencia. Esto produce un monto mayor de angustia, lo cual le impide continuar la conversación.
A partir de este indicador, el autor del comentario propone que el personaje de Liliana aún no se había olvidado de Gómez y esto fue lo que propició el encuentro, ya que en la escena de la violación supuestamente se escucha que ella le dice “mi amor… basta mi amor”. Sin embargo, no coincidimos con esta visión ya que en la película esto no está explicito y por otra parte en dicha escena, ella dice “basta, por favor”.
• La escena donde luego de un año Espósito se encuentra con Morales en la estación de trenes y este relata el plan que tiene para poder atrapar a Gómez y a la vez hace hincapié en la obligación de la justicia de seguir con la investigación a pesar del tiempo transcurrido. También, da cuenta de que sigue atrapado en su amor por la mujer y de que no se resigna a perderla, dice “Lo peor de todo es que me la voy olvidando de a poco, tengo que hacer el esfuerzo para acordarme de ella, todo el día, día y noche”.
• En la escena siguiente, Espósito expresa su sensación acerca de su reciente encuentro con Morales: “Es como si la muerte de la mujer lo dejó detenido ahí para siempre…sus ojos están en estado de amor puro”.
• Luego de anoticiarse de la liberación de Gómez, Morales le reclama a Espósito el incumplimiento de la condena:
Morales: “Usted me dijo perpetua”
Espósito: “Y si, deberían darle perpetua, pero esta gente la justicia se la pasa por el culo. Encima donde está uno ni siquiera puede acercársele”
Morales: “Y si pudiera, ¿qué? ¿Qué gano metiéndole cuatro tiros? Voy en cana hasta que me muera…Para mi la cárcel toda la vida hubiera estado bien”.
• Luego de veinticinco años, Espósito visita a Morales. Se puede ver en este último cierta incomodidad, tensión y nerviosismo con la visita inesperada. Al ingresar Espósito a la vivienda, nota la presencia la varias fotos de Liliana, lo cual muestra que el recuerdo de ese amor sigue ordenando la vida de aquel hombre. Luego, ante la indagación de Espósito acerca de cómo él logró continuar con su vida a pesar de lo sucedido, Morales responde defensivamente, argumentando el paso del tiempo y repitiendo “No se meta, es mi vida, no la suya”.

2) Podemos ubicar como un primer tiempo el acto de Morales de encarcelar en su propia casa a Gómez ya que consideramos que “realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que el sujeto se haya inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada”. Creemos que este acto es para Morales una manera de “hacer justicia por mano propia”, pero no a modo de venganza, sino a modo de restituir lo que la justicia no cumplió. De este modo, hace cumplir al asesino la condena perpetua de la cual la ley lo absolvió injustamente. Como consecuencia de este acto, se condena a sí mismo al recluirse con el asesino de su mujer, alejado de la sociedad. Esto lo hace por considerar que su vida se encuentra vacía y que no va a poder rehacerla.
Como un segundo tiempo, situamos el momento en que Espósito descubre a Gómez recluido en la casa de Morales. Este es un momento de interpelación para él ya que es una situación que se comporta como “un indicador que señala un exceso en lo acontecido otrora. Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo”. Consideramos que este es un segundo tiempo lógico ya que el primer acto desborda los fines para los cuales había sido concebido, por lo cual Morales es colocado ante una situación que lo cuestiona.
En referencia al tercer tiempo, consideramos que hay una posible toma de posición acerca de este acto que le es cuestionado, cuando él afirma “Usted me dijo perpetua” ya que “Si algo ha emergido en el segundo tiempo des-ligado del universo particular, este buscará re-ligarlo hallando una explicación a su presencia…será necesario un tiempo tres que verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación a lo universal”. Pensamos que Morales respalda su posición en el cumplimiento de la condena que había quedado pendiente y de este modo asume una responsabilidad moral que no se corresponde con una responsabilidad jurídica ya que es ilegal hacer cumplir la condena en su domicilio. Por otra parte, creemos que la responsabilidad subjetiva está ligada al amor por su mujer y al daño provocado por el asesinato de ella ya que la responsabilidad subjetiva es “aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención”.
Podríamos pensar a modo de hipótesis clínica que ante lo sucedido Morales muestra una faceta fría y calculadora que lo muestra como un sujeto sin angustia ni dolor, por otra parte creemos que sus acciones son movidas por una faceta pasional, que va ganando lugar y a partir de la cual se condena a si mismo. Es decir que hay cierto desdoblamiento en su persona. Por un lado, considera que su vida va a estar vacía ante la pérdida de su mujer y por el otro se muestra como un hombre entero.

3) Podemos establecer como elemento de necesidad, el cual establece una conexión entre causa y efecto, el hecho de que el asesino tenga que ser penado por el crimen cometido, ya que como lo expresa Espósito en una escena, nuestra ley condena a pena de muerte a quien haya cometido una violación seguida de muerte. Es decir, que esta ley, es un factor que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación.
Otro elemento de necesidad sería la muerte de Liliana, ya que para Morales fue una fatalidad del destino, era el momento de ella de morir. Por otro lado también el hecho está ligado a la obsesión de Gómez por ella, que había comenzado muchos años antes de que la pareja se conociera.
Como elemento de azar podemos situar el hecho de que Gómez haya sido excarcelado debido a la corrupción política y a las disputas existentes entre Espósito y Romano. Este es un elemento de azar para Morales, para quien esta situación resulta fortuita y fuera de su control.
Otro elemento de azar, que como el anterior implica incertidumbre por parte de Morales, es la llegada de Espósito luego de 25 años de ocurrido el asesinato. Creemos que esta situación es para Morales algo accidental ya que no tenía forma de prever que aquel siguiera pensando en la historia del crimen hasta ese entonces.

4) Podemos establecer como una figura de la culpa la discusión entre Morales y Espósito, cuando este lo visita en su casa del campo. En esta escena podemos notar la tensión y nerviosismo de Morales ante la posibilidad de que su secreto fuera descubierto, esto se observa en los dichos “Pasaron 25 años”, “Es mi vida no la suya”, “No lo piense más”. Finalmente en la mentira acerca del asesinato de Gómez, el cual Morales se adjudica y lo cual entra en contradicción con el desacuerdo expresado anteriormente hacia este castigo. Esto último es lo que siembra la duda en Espósito y por lo cual decide regresar a investigar.
Podemos establecer una relación entre estas figuras de la culpa y la responsabilidad jurídica ya que consideramos que Morales es conciente de sus actos y de sus consecuencias. Consideramos a Morales como un sujeto autónomo ya que “tiene la capacidad para autogobernarse, para decidir libre y voluntariamente sobre su propia vida”. Consideramos que las figuras de la culpa aparecen porque Morales asume la ilegalidad de su elección, a pesar de considerar estar haciendo justicia, por lo tanto las mismas surgen ante el peligro de ser descubierto.

5) El caso de Morales entra en relación con el de Ibbieta en cuanto al sentido de la vida, ya que para ambos su vida en cuanto a un hecho relacionado con la muerte, ya no tenía sentido. En El Muro, Ibbieta estaba condenado a muerte así que “nada valía pues terminaba… su vida ya estaba cerrada”, del mismo modo para Morales su vida estaba terminada a partir del asesinato de su mujer. En ambos casos los hechos funcionan como un elemento de necesidad que impulsa al acto analizado en la responsabilidad subjetiva.
También encontramos una relación en el hecho de que ambos personajes en cierta forma el acto que van a realizar, sin embargo hay cuestiones de azar que implican una falla, algo no calculado. En Ibbieta, si bien quiere burlarse y despistar a los falangistas no calcula que Gris se encuentra en el cementerio. Del mismo modo, Morales lleva a cabo su plan de encarcelar a Gómez sin pensar en que sería descubierto.
Además encontramos que en ambos casos el acto analizado responde a un deseo relacionado a la vida. En Ibbieta desea seguir con vida y en el caso de Morales, él desea que Gómez siga con vida para que entienda el sufrimiento de una vida vacía.

BIBLIOGRAFÍA

- Domínguez, María Elena. “Los carriles de la Responsabilidad: El circuito de un análisis”. En “La transmisión de la ética, clínica y deontología” Volumen 1. Fundamentos. Ed. Letra Viva.

- Fariña, Juan JM. “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. Ficha de cátedra.

- Mosca, Juan Carlos. “Responsabilidad: otro nombre del sujeto”. En “Etica Un horizonte en quiebra”. Ed. Eudeba

- Salomone, Gabriela. “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En “La transmisión de la ética, clínica y deontología” Volumen 1. Fundamentos. Ed. Letra Viva.

- Salomone, Gabriela. “El sujeto autónomo y la responsabilidad”. En “La transmisión de la ética, clínica y deontología” Volumen 1. Fundamentos. Ed. Letra Viva.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: