Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El secreto de sus ojos >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS
CÁTEDRA I: Fariña

Segunda evaluación

ALUMNAS:
MERLO, M. GABRIELA L.U: 315228280
E-MAIL: gagui_22@hotmail.com
TELÉFONO: 4686-5045/ 155-838-3974

PAEZ, FLORENCIA L.U: 295065480
E-MAIL: florencia_paez22@hotmail.com
TELÉFONO: 4848-2286/ 154-074-6775

Nº COMISIÓN: 24

DOCENTES: OLLIER, ALEJANDRO
SAJANOVICH, GISELLE

FECHA DE ENTREGA: 19/11/09

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

DESARROLLO:
La creación cinematográfica elegida por nosotras para el desarrollo del presente trabajo es “El secreto de sus ojos” de Juan José Campanella, un film argentino del presente año (2009) protagonizado por Ricardo Darín, Guillermo Francella, Soledad Villamil y Pablo Rago. La historia comienza tras la jubilación de Benjamín Esposito, después de una vida entera como empleado en un Juzgado Penal, quién comienza a escribir una novela inspirándose en un caso real del que él ha sido protagonista. La historia comienza con la violación y el asesinato de la joven Liliana Colotto, centrándose en la búsqueda y el hallazgo del culpable. El recuerdo de dicha historia además despierta en el protagonista el recuerdo de su propia historia de amor, la cuál ha postergado por toda su vida.
La escena que recortamos del film es cuando Benjamín lleva a su casa a Sandoval debido a su estado de ebriedad y decide, ya que el teléfono de Sandoval no funciona, ir a la casa a buscar a su mujer para que se lo lleve porque él tenía una cita con Irene, en la cuál supuestamente le iba a declarar su amor tras el pedido de ella. Pero cuando regresan a su casa, Sandoval había sido asesinado, porque evidentemente lo fueron a buscar a Benjamín y en su lugar lo encontraron a él. Cabe aclarar que la época en que transcurre la historia es en el proceso militar, y podemos inferir que los autores (intelectuales) de éste hecho pueden haber sido Gómez en venganza por haberlo metido preso, o Romano tras la escena en que Benjamín e Irene lo van a buscar por haber liberado a Gómez, ya que en éste momento Romano les comenta que Gómez forma parte del proceso y es eficiente para ocuparse de ciertos encargos, es decir que trabaja para él, a favor de la dictadura.
CIRCUITO DE LA RESPONSABILIDAD:
Tomamos como tiempo 1 a la escena en que Benjamín decide ir a buscar a la mujer de Sandoval para que se lo lleve a su casa, porque él quería asistir a la cita con Irene. En este momento es el sujeto de la conciencia, de la razón quién decide desde su yo con un objetivo, un fin determinado (podríamos decir “sacarse de encima” a su amigo para poder ir a la cita). Pero hay un tiempo 2 en el que se encuentra con algo inesperado, sorpresivo, imprevisto. En la segunda escena se encuentra con que a su amigo lo habían asesinado mientras él fue a buscar a la mujer. Es decir que se cumplen otros objetivos a los esperados por el sujeto. Benjamín no quería que maten a su amigo, pero hay algo de lo que él hizo que produjo su muerte. Se siente responsable, se produce una interpelación interna, subjetiva, una resignificación del tiempo 1. Que en vez de ayudar a su amigo, se produjo la muerte. Esta interpelación la podemos inferir en la siguiente escena que él viaja a Jujuy para que no le pase nada, porque sabe que lo están buscando a él, aunque no queda muy claro si se va por decisión propia o porque Irene se lo pide. Pero hacia el final del film queda más claro, cuando habla con Morales, después de 25 años, sobre la muerte de Sandoval, diciéndole que sabía que Gómez no había sido el autor del crimen porque los conocía a los dos y no se hubiese equivocado en matarlo a Sandoval en lugar de él. Podemos ver algo de la culpa de Benjamín que le dice que en todos estos años no pudo, por falta de coraje, llevarle ni siquiera flores al cementerio, es decir que hasta este momento quedó atrapado en la culpa.
Pero podemos suponer un tiempo 3 en el que al enterarse que Morales, se había ocupado de darle una condena a Gómez y éste había estado “encerrado” durante todos estos años, parece que Benjamín sale del lugar de la culpa y puede asumir su responsabilidad subjetiva y luego es capaz de llevarle las flores al cementerio a Sandoval. En esta escena, llegando al final del film, Benjamín menciona lo último que le dijo Sandoval (que no se lo va a olvidar en su vida), que no se preocupe, que ya lo iban a agarrar a Gómez y ahí hay otro indicador de la culpa por no poder haber hecho nada para vengar la muerte de su amigo, tras su “pedido” de que se ocupara. De hecho le dice a Morales (antes de enterarse qué es lo que realmente ocurrió) que si Gómez está vivo él lo va a agarrar. Ya está pago el favor que le debía Morales.
Retracción

Tiempo Tiempo
1 2

Decide ir a buscar Encuentran muerto a
a la mujer de Sandoval, Sandoval, se interpela y
desde la conciencia aparece la culpa

Tiempo
3

El tiempo de la responsabilidad subjetiva
Efecto sujeto, donde hay acto y se diluye el sentimiento de culpa. Se resignifica el tiempo 1.
HIPÓTESIS CLÍNICA:
Con respecto a la hipótesis clínica, suponemos que tras esa decisión de ir a buscar a la mujer de Sandoval, lo que se oculta es la postergación del encuentro amoroso. Podríamos llegar a pensar que Benjamín tiene una estructura neurótica obsesiva la cuál quedaría de manifiesto en el no hacerse cargo de sus deseos, la postergación y procrastinación de ellos. Por lo tanto él sería subjetivamente responsable de la muerte de su amigo. Queremos destacar que la escena señalada como tiempo 1, es inmediatamente posterior a que Irene le pide de encontrarse lejos del trabajo, para que “objete” sobre su vida, sobre su novio, es decir que le pide implícitamente que le declare su amor. Podríamos inferir que él “teme” a enfrentarse con su deseo (de amor) y que inconscientemente se las arregla para escapar de él. Este temor de él quedaría de manifiesto en la escritura que realiza mientras duerme del “temo”. La muerte de Sandoval justamente le impide poder ir a la cita, lo cuál hace que postergue su deseo amoroso por más de 25 años. Finalmente al salir de la posición de culpabilidad, quedando vengado el hecho por parte de Morales, es notable para nosotras que Benjamín atraviesa la culpa y asume su responsabilidad y además de poder llevarle flores a Sandoval, va a buscar a Irene para declararle lo que siente, que de hecho con la novela escrita algo ya le había anticipado, pero siempre velado. Además queremos destacar lo que Benjamín le cuenta a Morales, sobre el recuerdo de lo último que le dice Sandoval: “ya lo vamos a agarrar”, por eso es que Benjamín no sale de la culpa sino hasta que alguien se ocupo de “agarrar” a Gómez. Además en la escena final le dice a Irene “tenemos que hablar” ella interpreta que le iba a decir todo lo que escribió en la novela, sobre la escena del tren, y responde: “va a ser complicado”. Por eso es que podemos suponer que hubo un cambio de posición subjetiva, donde el sujeto responde desde su responsabilidad subjetiva, dejando de postergar su historia de amor y enfrentándose de una vez por todas a su amada. Lo cual quedaría de manifiesto cuando agrega la “A” al “temo” quedando “teAmo”, y a partir de ahí podemos suponer su cambio de posición subjetiva, en la cuál se hace cargo de su deseo. Dejando de lado su temor hacia el amor y jugársela de una vez por todas. Por lo tanto la hipótesis que nosotras formulamos con respecto a las escenas trabajadas es que Benjamín es responsable de la muerte de su amigo, porque la misma le sirve para poder seguir postergando su deseo, no solo no puede asistir al encuentro con Irene sino que se tiene que ir lejos.

REFERENCIAS RELATIVAS A LAS CATEGORÍAS DE NECESIDAD Y AZAR, ASÍ COMO LAS DE CULPA Y RESPONSABILIDAD
Con respecto a estos conceptos, tenemos que aclarar que cuando hablamos de responsabilidad no nos estamos refiriendo a la “responsabilidad jurídica” que se plantea en función de la noción del sujeto autónomo, que posee una intencionalidad consciente, es decir el Sujeto del derecho. Sino que hablamos de la “responsabilidad subjetiva”, que es “…aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente; sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención…”.
Así como también, es importante tener en cuenta que “no hay responsabilidad subjetiva sin culpa”. La culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar, incluso con la cautividad del cuerpo, o sea que está muy emparentada al orden jurídico. La culpa es una condición para el circuito de la responsabilidad subjetiva, ya que es ésta la que hace que el sujeto se sienta obligado a responder a través de una interpelación subjetiva de él mismo. Y es en este caso donde el neurótico, como lo es el de caso Benjamín, podría no responsabilizarse de los hechos, pero según Freud es responsable de un deseo, que viene del otro como demanda superyoica al que el sujeto se somete para liberarse de la culpa. Sin embargo, en el caso de nuestro protagonista, Benjamín, demuestra a lo largo de la película, que hay algo de ese momento de su vida que lo llama a volver, que después jubilarse necesita “algo que lo distraiga”, como si hubiera algo que le reclame volver hacia el pasado, para poder saldar “la deuda” que tiene con Sandoval. Pero el mayor indicador de culpa es en la escena que se le aparece a Morales después de 25 años y por sorpresa, en el que queda de manifiesto con lo que le dice que recuerda que Sandoval le dijo: “ya lo vamos a agarrar”, que en todos esos años a él le dio “tanta vergüenza” que ni siquiera tuvo el coraje de pasar por el cementerio a dejarle unas flores. Benjamín relata que lo que él se imagina es que Sandoval dijo ser Esposito y se ocupó de poner boca abajo todas las fotos de él, de todos modos ya no sabe si es esto lo que ocurrió o si ya estaba dormido cuando entraron los criminales, o que las fotos se cayeron solas por casualidad. Podemos interpretar que, aunque Benjamín no sepa bien si Sandoval dijo a quienes lo fueron a buscar para matar que él era Esposito o se había quedado dormido y ni se enteró que lo asesinaron, daba igual eso para Benjamín, de todos modos él seguía siendo el responsable, y a su amigo lo mataron porque estaba en su casa, que al que estaban buscando era a él.
El azar involucra que haya incertidumbres, podemos decir con respecto a esta película, Benjamín es un postergador y Sandoval es un alcohólico, pero todo el resto lo hizo el azar, como por ejemplo: justo ese día fue cuando Irene le insiste a Benjamín en encontrarse para hablar de lo que les pasa, que Sandoval se pelee en el bar, que el teléfono de la casa de Sandoval no funcionara, o que los “torturadores” hayan encontrado a Sandoval en lugar de Benjamín, que hayan ido justo en ese momento que Benjamín se ausentó de su casa y quién se encontraba allí era Sandoval. Es entonces que los hechos se encadenaron azarosamente para producir el resultado inesperado. Pero sin embargo si lo dejamos todo a los efectos del azar, lo que hacemos es borrar al Sujeto de toda responsabilidad, es por eso que también podemos referirnos aquí que se encuentra la responsabilidad subjetiva de Benjamín, quién no tiene otra elección cuando toma la decisión de sus actos, pero no por eso es menos responsable. Responsable, como neurótico obsesivo de posponer los tiempos, aunque no lo supiera, pero no por ello culpable.
Y el concepto anterior de culpa es el que se diferencia del concepto de necesidad, que tiene que ver con que hay situaciones que ocurren necesariamente por las circunstancias de los hechos. En el caso de ésta película, podemos ubicar como hechos de necesidad, la cuestión de que Benjamín, el protagonista de nuestro análisis haya sido víctima del intento de asesinato por la época en la que se sitúa esta historia, como ya hemos comentado anteriormente. Como así también por la rivalidad que había con su ex compañero del juzgado de la sección 18, Romano, al cual habían ido a pedirle una explicación con Irene de por qué habían soltado tan rápido a Gómez. En ésta escena se desata una discusión y es notoria la amenaza de parte de Romano, quién le dice que Irene era intocable, pero él no. Además se puede ubicar la bronca de Gómez, porque Benjamín fue el responsable de su condena, lo que quedaría de manifiesto con la escena del ascensor en la que saca un arma con total impunidad, como aprovechándose de la situación, y de que ahora él es intocable ya que trabaja para los militares.
EL ACTO ÉTICO; LO UNIVERSAL-SINGULAR; LA MORAL DE LO PARTICULAR Y EL EFECTO PARTICULARISTA
Lo universal, denominado también como universal singular (lo simbólico), como horizonte de la ética, “sostiene su existencia en un sistema de convenciones” constituyendo así el rasgo propio de la especie. Lo singular es aquello que no es propio al universo al que irrumpe haciendo que se modifiquen las consistencias instituidas anteriormente como algo trasgresor. Es por eso que “…el carácter singular se evidencia en las circunstancias irrepetibles de la experiencia…”. Sin embargo lo particular es un efecto de grupo.
“En otras palabras, un sistema de códigos compartidos (…) lo universal singular denotaba lo propio de la especie, lo particular será el soporte en que se realiza ese universal –singular…”
Esta dimensión particular, ubicada en lo histórico está sometida hasta que irrumpa lo singular nombrado anteriormente en un gesto de suplementación innovando en lo ya establecido.
Teniendo en cuenta el horizonte ético podemos ubicar dentro de lo universal a todos los casos de homicidios, en lo singular a éste caso trabajado durante el desarrollo del trabajo, enlazado al otro homicidio sobre el cuál se desenlaza la historia, en donde si bien se ha encontrado al responsable del crimen, al cuál debería corresponderle cadena perpetua, el mismo queda detenido por un breve tiempo y sale con total impunidad a seguir cometiendo más homicidios, entre ellos el de Sandoval (aunque haya sido el o uno de los autores intelectuales).
Hasta este momento nos encontramos dentro del marco del acto ético, ya que las personas allegadas a las victimas, esperan por parte de la justicia el cumplimiento de la ley, que la justicia se haga cargo de que al asesino le den cadena perpetua.
Sin embargo como la justicia no responde, al contrario, parecería que utiliza al homicida en su propio beneficio ya que un asesino como Isidoro Gómez le servía muy bien al poder de ese entonces, es por ello que Morales sale de su posición ética y ya no espera más que la justicia se ocupe de hacer cumplir la condena. Ahora toma posición moral y él es quién se ocupa de darle “por mano propia” cadena perpetua a quien mató a su mujer. Como así podemos señalar la misma postura en Benjamín, quién espera la venganza pero por el asesinato de su amigo (que justamente es la misma persona), por lo tanto lo particular del caso es que la “justicia” en ambos personajes quedaría cumplida pero ya no por la ley jurídica sino por la ley de la venganza, del “ojo por ojo, diente por diente”. Así para Benjamín al enterarse de cuál fue el destino de Gómez, se ha cumplido la demanda de Sandoval al decirle “ya lo vamos a agarrar”. Entrando así en el plano de lo particular, donde ya no está en juego lo ético, sino la moral en tanto que quién mata a 2 personas no merece estar libre. Cabe destacar que Morales no quería ni matarlo, ni hacerle lo mismo que él le hizo a su mujer, sino que quería cumplir con la condena que la justicia no le dio, y “que viva muchos años, así se va a dar cuenta que todos esos años están llenos de nada” de nada sirve que le den una “inyección” la cual lo dormiría y se “quedaría lo más pancho”. Por eso es que el destino de Gómez, debido al encierro que le proporciona Morales, estaría dentro de la moral de lo particular, y no sería un acto ético. Ubicando aquí a la postura del protagonista analizado en todo el recorrido anterior, quien no sólo sería un encubridor sino que él reclamaba el mismo destino para Gómez pero esperó que otro más lo hiciera. Es por eso que para nosotras, por un lado Benjamín cometió un acto ético ya que él no tuvo en cuenta la opción de venganza “por mano propia” sino que esperó que alguien más lo hiciera ya sea la justicia o Morales, sin embargo al ubicarse como encubridor del delito que estaba cometiendo Morales nos quedaría del lado de lo moral y ya no desde lo ético. Aunque le dice a Morales antes de enterarse el desenlace de Gómez, que si estaba vivo él iba a cumplir con lo que le pidió Pablo: “ya lo vamos a encontrar” y lo iba a agarrar.
“…El efecto particularista es distintivo de la falla ética y se verifica en la pretensión de que un rasgo particular deviene condición universal (…) en ese efecto donde radica el núcleo de la violación a los llamados derechos humanos. Este verifica cuando el campo particular de reconocimiento de un grupo – etnia, religión, lengua- que sólo debiera sostener, en una de sus variaciones posibles, la condición humana, aspira a colmarla, pretendiendo que todos sean eso…”
Podemos destacar que el efecto particularista, como exacerbación de lo particular, en el film, estaría reflejado en la impunidad de todas las torturas y crímenes realizados por el golpe militar en nuestro país. Como lo sería el caso de la muerte de Sandoval, al cuál lo sacan “del medio” creyendo que era alguien que se oponía a algún miembro de la dictadura (Romano y Gómez).

BIBLIOGRAFÍA:

• Vvv.elsecretodesusojos.com/

• Vvv.eticaycine.org/El-secreto-de-sus-ojos

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. (Cáp. III). Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cáp. II) En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. (1998). Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cáp. 3). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. (1998). El interés ético de la tragedia (Cáp. V). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cáp. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: