Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El secreto de sus ojos >

por 

Descripción de la película:
La película seleccionada fue “El Secreto de sus Ojos” dirigida por J. J. Campanella y estrenada en el presente año, 2009. Protagonizada por Ricardo Darín (Benjamín Espósito), Soledad Villamil (Irene Menendez-Hastings), Guillermo Franchella (Sandoval) y Pablo Rago (Ricardo Morales). El argumento de la película consiste en la historia de Benjamín Espósito, un empleado del juzgado penal, quien luego de jubilarse, con el propósito de “distraerse”, decide escribir una novela sobre un caso real del que fue testigo junto con su colega Sandoval y su jefa Irene en 1974.
La novela cuenta la historia de un juzgado penal donde trabaja Espósito y Sandoval, luego llega Irene Menéndez Hastings a ocupar el lugar de su jefa, persona con estudios en el exterior y perteneciente a una clase socioeconómica muy alta en contraposición a la de sus colegas Espósito y Sandoval. Sandoval hace bromas constantemente, incluyendo piropos a Irene que Espósito envidia frente a su dificultad para acercarse a ella, Sandoval le marca que su dificultad radica en que “está enamorado de ella”, el no lo reconoce. Irene se compromete y hace una fiesta de compromiso, en varias de las fotografías aparece mirándola de una manera particular en lugar de mirar a la cámara.
Pasado un tiempo llega al juzgado un caso de una violación seguida por asesinato de una joven y la posterior investigación del hecho. El caso llega a ese juzgado por azar, Espósito al visitar la escena del crimen, queda impactado con la foto de la asesinada y a partir de ese momento queda ligado a la investigación. Ese mismo día se les atribuye el crimen a dos pintores que trabajaban en el mismo edificio donde se llevo a acabo el crimen y se cierra la causa. Espósito se da cuenta de que los imputados no pueden haber sido los culpables y que se les ha sacado una confesión a golpes. Hace que los liberen y decide ponerse a investigar por su cuenta. Visita la casa del viudo donde ve varias fotografías de la juventud de la víctima en su Chivilcoy natal en las que nota que hay un hombre que la mira y contempla de una forma particular, Morales le dice que dicha persona es Gómez y Espósito empieza a investigarlo. Le informa al viudo que el asesinato agravado se condena con cadena perpetua.
Luego de una larga investigación y persecución logran atraparlo, el acusado confiesa y es convicto. Al verlo por la televisión en un noticiero pocos días más tarde se enteran que fue liberado, Espósito e Irene van a pedir explicaciones al responsable, Don Carlos, de dicha liberación. Este les dice que fue liberado por ser un útil agente en la persecución y captura de subversivos de la época. En este encuentro, Don Carlos, lo trata a Espósito de cobarde por haber ido con Irene y le remarca que ella es inalcanzable para él. Al no poder hacer más nada al respecto, ya que el caso excede las posibilidades de ese Juzgado, sintiéndose culpable por el hecho, Espósito le notifica a Morales, viudo de la víctima, que la causa ha sido cerrada y no hay nada más que él pueda hacer al respecto.
Luego de un par de días, Irene le reclama a Espósito por no dirigirle la palabra luego de este incidente, le dice que ella no es inalcanzable y lo invita a tomar un café en la tarde. Una fortuita pelea de Sandoval en el bar donde solía emborracharse con frecuencia, hace que Espósito deba ir a buscarlo para que no lleven preso, lo cual le impide encontrarse con Irene. Para evitar que la mujer de Sandoval se enoje con él, Espósito lo deja en su casa un par de horas, cuando regresa encuentra a su amigo muerto.
Al darse cuenta de que Sandoval fue asesinado, por error, en su lugar decide irse a vivir a Jujuy. Irene lo va a despedir a la estación de tren, donde se muestra una escena muy emotiva.
Para escribir este relato de la novela, Espósito, personaje que tomaremos para el posterior análisis, decide ponerse en contacto con Irene y Morales a quienes no veía hacía 25 años. En un primer encuentro con Irene, él se presenta en su despacho y le comenta su idea de una novela, ella responde con sorpresa y le entrega una máquina de escribir, a la que le faltaba la letra A, de la época en la que se conocieron. Espósito comienza a escribir. En el próximo encuentro le aclara que la novela es sobre el caso Morales, ella le responde que no puede vivir del pasado, tiene una familia y 2 hijos que adora, que no todo se da como uno espera en la vida. En un tercer encuentro ella va a la casa de Espósito para leer su novela, le hace varias críticas y por último le cuestiona el no haberla llevado a vivir a Jujuy con él. Además encuentra un papel con la palabra TEMO y le pregunta a Espósito a qué le teme y él se desentiende dando una respuesta evasiva.
Luego de esto Espósito decide visitar a Morales, al llegar a su casa lo primero que nota es una foto de su difunta esposa. Le pregunta cómo hizo para seguir con su vida luego de tanto amor, Morales responde que han pasado 25 años y debe dejar eso atrás, Espósito se sorprende frente a la respuesta y sigue indagando sosteniendo que él nunca volvió a ver una mirada como la que él tenía para con Coloto, Morales se enoja y le repite que se olvide. Espósito le pregunta si se volvió a casar, este responde que “No, porque es muy complicado” y le devuelve la pregunta a Espósito que responde de igual manera “Me divorcie y no me volví a casar, es muy complicado”.
Espósito le cuenta Morales que debió irse a vivir a Jujuy luego del asesinato de Sandoval, y también le cuenta que las últimas palabras de este fueron:”no te preocupes, ya lo vamos a agarrar a este hijo de puta”. Frente a esto Morales parece conmoverse y decide confesarle a Espósito que ha encontrado y asesinado a Gómez, con lo cual ya no habría que buscarlo más.
Luego Espósito se va, pero en el camino reflexiona, y decide volver ya que la historia de morales no le cierra. Cuando lo hace, lo espía y lo sigue hasta que se encuentra con que llevaba una bandeja con alimentos a una caseta que tenía junto a su casa, donde tenía encerrado a Gómez hacía 25 años. Cuando Gómez se percata de la presencia se Espósito le pide que le diga a Morales que por lo menos le hable. Y después, cuando Morales ve a Espósito, le dice:”usted dijo perpetua”. Espósito queda perplejo frente a la situación, se da media vuelta y se va.
En la última escena se ve como Espósito convierte el TEMO en TE AMO, en alusión a la antigua máquina de escribir a la cual le faltaba la A. Se dirige al despacho de Irene, y al verlo ella nota en él una expresión muy distinta, lo hace entrar y le dice que va a ser complicado, el le responde “muy complicado”, finalmente él cierra la puerta.

Análisis
El Sujeto que tomamos para nuestro análisis es Benjamín Espósito analizaremos su responsabilidad subjetiva que se desarrolla en los tres tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y nos permitirá llegar a una Hipótesis Clínica que de cuenta de sus actos. Además trataremos de ubicar las distintas cuestiones que se presentan en la película dentro de las categorías de universal- singular y particular. En la categoría de lo universal ubicaremos al amor, sentimiento que nos atraviesa a todos y propio del ser humano. Este universal está vinculado con lo singular de cada sujeto, lo singular del amor en esta película se relaciona con la neurosis obsesiva de nuestro protagonista y su constante postergación, su objeto de amor como imposible. Y lo particular lo veremos relacionado con la subjetividad de la época y la sociedad, existe un ideal social aceptable y esperable para las relaciones en cuanto a las diferencias de estatus socioeconómico. Desde un inicio en la película podemos ver como los protagonistas, Benjamín e Irene, pertenecen a distintas escalas sociales, y lo inalcanzable que aparece ella para él. Si bien no existe un código escrito que regule las relaciones amorosas entre miembros de diferentes escalas socioeconómicas, socialmente se establece que un hombre de estrato social más bajo no podrá acceder a una mujer de uno más alto.

Los conceptos de ética y moral y luego los de las categorías del azar, la necesidad y la responsabilidad nos van a ayudar también para analizar este caso. La moral está relacionada con la categoría de lo particular, es temporal y se relaciona con una época determinada, en este caso se plantea desde lo esperable para una sociedad de una relación amorosa entre estratos sociales distintos. En Espósito podemos ubicar la moral cuando se siente inferior a Irene y la ve inalcanzable, también se observa de parte de Don Carlos cuando le dice a Espósito que él nunca la va a poder tener. Es el superyó el que encarna la ley en la moral y viene a sancionar, un superyó severo que juzga a Espósito.
Lo ético en contrapartida a la moral es la posición del sujeto en soledad, no frente a los otros. Se relaciona con las categorías universal-singular, no es temática y es atemporal. No podemos distinguir un apersona ética de una no ética sino sus actos.
Tomando las categorías de azar, necesidad y responsabilidad continuamos el análisis. El azar es lo accidental, lo fortuito relacionado con la suerte que es estructural a la condición humana. En este caso ubicamos dentro de esta categoría el hecho azaroso de que el caso haya llegado a su juzgado y dentro del mismo, a nuestros protagonistas. Podemos ubicar también lo azaroso de la pelea de Sandoval en el bar que es la que evita el encuentro entre Benjamín e Irene. Y por último podemos mencionar que si en la visita de Espósito a Morales, este último hubiera rehecho su vida, no hubiera generado esta perplejidad en Espósito la cual permitió que se genere la pregunta que permitió la interpelación, Morales son había podido seguir con su vida, no se había casado de vuelta, tenía la fotografía de Coloto en el living y a Gómez encerrado. Todos estos hechos contingentes hacen que Espósito se interrogue y no pueda desentenderse del verdadero significado de su novela.
La necesidad es lo que escapa la conciencia, lo forzoso, riguroso e inflexible, se relaciona con el destino donde no rige una pregunta por la responsabilidad, es inexorable. Freud plantea que en la elección de objeto hay un mecanismo inconsciente que condiciona dicha elección. En la película la categoría de necesidad en Espósito aparece cuando elige ese caso para escribir su novela; hay algo del objeto mirada que lo lleva a elegir ese y no otro, aparece la mirada de Morales y Gómez a Coloto y su propia mirada hacia Irene. Lo inexorable de su propia muerte si decidía quedarse luego del asesinato por error de Sandoval.
Y por último la categoría de la responsabilidad subjetiva se ubica entre la necesidad y el azar, tiene que ver con la singularidad del sujeto y hay una interpelación subjetiva. La necesidad de Espósito en la película es resolver el caso Morales como forma para así poder seguir adelante con su propia vida. Y lo azaroso mencionado sobre los descubrimientos de Espósito sobre Morales que evidencia su estancamiento, abren una grieta que vislumbra la responsabilidad. Es aquí que se da la interpelación subjetiva que le permite asumir su responsabilidad de amor por Irene. Al final de la película convierte el TEMO en TEAMO y se decide estar con ella más allá de las complicaciones que esto pueda traer.
El circuito de la responsabilidad tiene 3 tiempos lógicos. El primer tiempo lógico es a voluntad y consciente, el sujeto realiza una acción que se agota en los fines para los que fue concebida, es Acto Puro y es resignificando por el tercer tiempo del circuito. En la película elegimos como primer tiempo lógico cuando Espósito decide voluntariamente escribir una novela sobre el caso Morales para distraerse a raíz de su jubilación.
El segundo tiempo lógico es el de interpelación subjetiva, abre la pregunta sobre el tiempo 1, reconsiderar lo que hizo, la pregunta vuelve al sujeto, lo deja perplejo. Hay una retroacción al tiempo uno para resinificarlo, el sujeto no puede desentenderse de su acción. El tiempo dos que ubicamos fue en su visita a Morales. En la cual Espósito le pregunta a este cómo hizo para seguir adelante con su vida y luego es interpelado sobre su propia vida. A su vez, tanto la foto de Coloto, como la soledad de Morales y el encerramiento de Gómez, lo dejan perplejo, abren la pregunta sobre si él mismo ha seguido adelante con su propia vida. Él solamente se pregunta esto una vez que ve que Morales no ha podido seguir con la suya.
El tercer tiempo lógico del circuito tiene que ver con el hacerse responsable, debe haber una suplementación para la cual es necesario que haya un cambio de posición subjetiva, un movimiento no calculado ni anticipable. Resinifica el momento uno, el universo del primer tiempo se quiebra y constituye al sujeto en un lugar diferente, hay un efecto sujeto. Este tiempo resinifica el motivo de la realización de la novela y el del caso elegido para la misma, lo que en un primer momento aparecía como una simple distracción para su retiro es ahora el hacerse cargo de su amor por Irene para poder así seguir adelante con su vida. Su imposibilidad para conquistar a Irene cambia. Reconoce su deseo que se vislumbra con el efecto sujeto.

Hipótesis Clínica
Tomando tanto la elaboración Freudiana como la Lacaniana de las Neurosis, nuestra hipótesis clínica es que nos encontramos frente a una neurosis obsesiva. La estructura neurótica presenta un conflicto intrapsíquico entre el Yo vs el Ello y le Superyó, el Yo al servicio de un Superyó severo. El Yo vs el Ello busca el equilibrio y busca mediar frente a la severidad Superyó. El Ello es lo inconsciente, son las mociones pulsionales y el Superyó es la instancia reguladora del ideal del yo. En este conflicto el Yo, instancia consciente del Aparato Psíquico, no quiere tramitar las mociones pulsionales del Ello y tampoco quiere saber de la realidad, hay una negación. El Yo intenta apartar las exigencias del tanto del Ello como del Superyó. Si bien los impulsos de Benjamín estaban del lado de conquistar a Irene y estar con ella, él luchaba contra esto, lo negaba sin querer saber de su enamoramiento, su Superyó severo opera desde la moral que plantea que no pueden estar juntas dos personas de distintos estratos sociales. Es por eso que la elección del caso Morales para escribir su novela, no es al azar, esta determinado por el inconsciente de Espósito que sigue forzando su encuentro con Irene.
En la neurosis puede aparecer también una desvalorización de la moción afectiva, en este caso, el amor por Irene. Esto lo podemos ver cuando Sandoval le dice a Esposito que él le puede decir los piropos por no estar enamorado y Benjamín no, además desvaloriza sus afectos al no querer saber nada de estar enamorado de Irene, hay represión. También se ve en las fotografías de la fiesta de compromiso que aparece mirándola de una manera particular en lugar de mirar a la cámara, pero él no se puede reconocer en estas fotos.
En el tiempo patológico de la neurosis aparece el retorno de lo reprimido, el síntoma, y un no querer saber. El neurótico prefiere su síntoma que el encuentro con el otro (a), prefiere la incertidumbre de cómo seguir con su vida que el encuentro con Irene ocupando el lugar de “a`” otro imaginario. Otro síntoma que pudimos ubicar fue la duda como afecto característico de la neurosis obsesiva, Espósito duda ante las complicaciones de afrontar su amor por Irene para empezar una relación y posterga la misma, la postergación es otro síntoma; posterga de todas las formas posibles hacer frente a su deseo.
El neurótico obsesivo juega al muerto respecto de su deseo, desear lo menos posible para no confrontar la castración. El Yo queda lo más alejado posible de su deseo mediante el mecanismo de aislamiento.
Se observa por otro lado una identificación secundaria al rasgo mirada, entre Espósito y Gómez en su manera de mirar al objeto de amor uno a Colotto y el otro a Irene, no podemos pasar por alto aquí el título de la película “El Secreto de sus Ojos”.
La inscripción del nombre del padre en esta estructura te posiciona en un orden simbólico, el sujeto (S/) está bañado y atravesado por el lenguaje. Tomando como referente a Lacan y a sus 3 registros: real, simbólico e imaginario, podemos ubicar a la diferencia de status social en el registro simbólico, para Espósito esta diferencia significaba la imposibilidad total de lo inalcanzable del amor de Irene, la diferencia de estrato en la época y sociedad donde se desarrolla la película, no era la esperable por su connotación simbólica de transgresión.
Espósito idealiza a Morales como dueño del saber, como conocedor del verdadero amor, piensa que él sabe como seguir con su vida, piensa que él es mejor que los demás, lo ubica en el eje simbólico como el Gran Otro (A). Cuando ve que en realidad él no ha podido seguir adelante, esta idealización cae y le permite a Espósito alcanzar su objeto de deseo. Le permite ubicar a Irene en el eje imaginario como el otro semejante (a`), l sujeto adquiere ahora una nueva posición subjetiva, y así ella se vuelve alcanzable.

Bibliografía:
Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires
D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cáp. III. Eudeba, Buenos Aires.
Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cáp. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cáp. IV). El interés ético de la tragedia (Cáp. V). Del acto ético (Cáp. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Lacan, J., El seminario. Libro 1: “Los escritos técnicos de Freud", Paidós, Buenos Aires, 1984, cap. VII: par. 1 y 2, cap. X: par. 2, cap. XI: par. 2.

Lacan, J., El seminario. Libro 5: “Las formaciones del inconsciente", Paidós, Buenos Aires, 1999, cap. VIII: par. 3, cap. IX, cap. X.

Mazzuca, R., “Seminario: La elaboración freudiana de la neurosis obsesiva: 6. La elaboración lacaniana”. En Cizalla del cuerpo y del alma (La neurosis de Freud a Lacan), op. cit.

Freud, S., "Obsesiones y fobias". En Obras Completas, op. cit., t. III.

Godoy, C., “El síntoma obsesivo: un pensamiento que embaraza el alma: 1. Freud y el pensar obsesivo”. En Cizalla del cuerpo y del alma (La neurosis de Freud a Lacan), Berggasse 19, Buenos Aires, 2008.

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Cátedra I: Psicología, Ética Y Derechos Humanos

Segundo Parcial

Profesor Titular: Lic. Juan Fariña
Profesora de Trabajos Prácticos: Lic. Ianina Samolevich
Comisión de Trabajos Prácticos Nro. 1
Año 2009 - 2do. Cuatrimestre

Autores
Juan Manuel Fernández LU. 323590500
Marcela Mardonez Borrero LU. 900032330

Fecha: Lunes 16 de Noviembre del 2009



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: