Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El transportador 3 >

por 

El transportador 3:

Resumen argumental:

Frank Martin (interpretado por Jason Statham) es un especialista en entregas de alto riesgo. Un tipo llamado Jonas Johnson (Robert Knepper) le ordena trasladara dos bolsas voluminosas, las cuales Frank no sabe que contienen, y a una joven ucraniana llamada Valentina (Natalya Rudakova), hija de Leonid Vasiley (ministro de medio ambiente de Ucrania) desde Marsella hasta Odessa.
Frank rechaza este “ofrecimiento” y le da el número de teléfono de un amigo suyo, Malcolm Manville (David Atrakchi), quien según él, estará interesado en el trabajo. Jonas se comunica con Malcolm y éste finalmente acepta la propuesta.
Una noche Frank se encuentra descansando en su finca e inesperadamente un auto choca contra su casa, derribando una de las paredes. De inmediato Frank llama a la ambulancia para informar del accidente y solicitando con urgencia un paramédico.
Mientras espera la llegada de la ambulancia, se acerca hacia el conductor para tomarle el pulso, éste esta vivo pero muy herido, y Frank toma entonces los documentos del conductor par identificarlo y se da cuenta que es su amigo, Malcolm. En ese instante se produce un breve diálogo entre Malcolm y Frank:

Frank: - Te voy a sacar de aquí-
Malcolm: - No, no me saques del auto-
Frank: - Quédate tranquilo, pronto llegarán los paramédicos -
Malcolm: - No hace falta -
Frank:- Estás herido seriamente. Si sabia que terminarías así, nunca te hubiese recomendado. Trataré de enmendar esto -
Malcolm: - No puedo alejarme del auto -
Frank: - Entiendo, no te inquietes. Yo me haré cargo de todo –

En ese momento llegan los paramédicos y cargan a Malcolm en la ambulancia.
Pero Frank sabía que en ese vehiculo también viajaba Valentina, quien estaba durmiendo en asiento trasero, entonces revisa el auto y la encuentra a ella también herida. Al intentar socorrerla y querer bajarla del auto, Valentina le dice que no pueden dejar el auto porque tienen en su muñeca un brazalete de atracción magnética puesta por Jonas, la cual explotará si ellos se alejen más de 20 metros del automóvil.
Es ahí cuando Frank recuerda el brazalete en la muñeca de su amigo y sale corriendo rápidamente para detener a la ambulancia, pero es demasiado tarde. Frank corre unos metros gritando que se detengan pero esto no ocurre, la ambulancia explota, provocando la muerte de Malcolm y los médicos.
Frank es ahora el nuevo encargado de llevar adelante la misión, por lo que él es ahora (además de Valentina) el portador de la pulsera. Durante el viaje Frank comienza a conocer a Valentina y enterarse de que se trata verdaderamente ese trabajo. En un momento ella le dice que sabe que debajo de esa persona seria, recta y poco accesible que aparenta ser, ella puede ver a un hombre sensible, con sentimientos, que se encuentra solo y que lo que verdaderamente teme no es morir, sino vivir. Frank solo la mira y le dice que lo que el quiere es evitar que la matan a ella, que la va a proteger y no dejará que le hagan daño.
Finalmente Frank termina arriesgando su propia vida en pos de salvar a Valentina y en venganza a “su jefe” (Jonas Johnson) le coloca, en una pelea, su pulsera (que le habían quitado minutos antes) a este y lo sube al tren, al alejarse, el tren explota y termina con la vida de Jonas.

Análisis de la película:
El análisis que se realizará a continuación, se centrará en el protagonista de la película, es decir sobre el personaje de Frank Martin. Puntearemos un primer tiempo de la responsabilidad, donde el Sujeto lleva a cabo una acción o conducta para lograr un determinado fin, pero que, como bien podemos intuir, “no está libre de motivaciones inconscientes que se expresan más allá de la intención de su yo” . Y un segundo tiempo, donde el sujeto es interpelado por aquel acto, que vive como ajeno pero que le pertenece. Se resignifica entonces, su acción.
Antes de comenzar a hablar de los tiempos lógicos de la responsabilidad, nos parece pertinente tomar la definición de acto que propone Alejandro Ariel en su texto “la responsabilidad ante el aborto”, donde afirma que “un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros; una decisión más allá del síntoma, de un acuerdo político y de aquello por venir. Un acto implica una decisión que tiene consecuencias para quien lo produce y también para los otros. Pero para los otros, mi acto constituye una acción. Lo que los otros ven en la dimensión de mi acto es una acción, por eso nadie puede juzgar a otro por su acto, pero si por sus acciones”.
Como ya hemos adelantado, en este trabajo tomaremos como eje central del análisis la decisión tomada por Frank Martín, la cual tiene consecuencias para él mismo, así como también para los otros, es decir, para Malcolm Manville.
Por eso, comenzaremos ubicando el primer tiempo de la responsabilidad que es aquel en el que “se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, supone, se agota en los fines para los que fue realizada” , es decir, es el momento en que el sujeto lleva adelante sus acciones con determinados fines. En la película a analizar (El transportador 3), podemos situar este primer tiempo cuando Frank llama a la ambulancia para que asista a Malcolm.
Frank llama a la ambulancia con el único objetivo de ayudar a Malcolm y “salvarle la vida”, es por eso que no tiene en cuenta lo que Malcom le dice en ese momento y deja que los paramédicos se lo lleven en la ambulancia. Podemos decir que la decisión se le impone a Frank a posteriori, ya que él decide sin saber que lo hace. Cuando Frank permite que se lo lleven a Malcolm en la ambulancia, su único objetivo es ayudarlo y en cierta forma “salvarle la vida” lo que él no sabe es que en realidad esta tomando una decisión que le traerá consecuencia a si mismo y también al otro, es decir, en lo que le sucederá luego a Malcolm.
Como Tiempo 2 ubicaremos la culpa que siente Frank ante la muerte de su amigo Malcolm. El segundo tiempo de la responsabilidad está caracterizado por los indicios de que algo de lo que estuvo haciendo el sujeto resulta disonante. En este tiempo, el de la interpelación, es en donde “el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo” . Este segundo tiempo, ligado al tiempo uno, es ya una obligación a responder a esa interpelación. Puede encontrarse en este segundo tiempo la culpa de Frank tras la muerte de su amigo, al no escuchar lo que Malcom le dice, Malcom le está advirtiendo, le advierte que no lo saque del auto, pero Frank decide hacerlo de todas formas para salvarle su vida.
Podemos afirmar que en este segundo tiempo la ligadura fantasmàtica ha tambaleado, el síntoma pierde su sintonía yoica y se transforma para el Sujeto en un objeto de queja y padecimiento de la cual quiere liberarse rápidamente. Es por ello que en este segundo momento surge el sentimiento de culpa en Frank, debido a que hay impresiones o huellas mnémicas que pueden no adquirir todo su sentido, toda su eficacia, en un primer momento, sino que el sentido se adquiere solo en un tiempo posterior al de su primera inscripción. La experiencia vivida por Frank (decidir llamar a la ambulancia para ayudar a su amigo) no tuvo un efecto inmediato notable, sino que toma valor para el sujeto desde que es organizada, reinscrita ulteriormente en el psiquismo, en un segundo tiempo. Es este segundo acontecimiento (sentimiento de culpa de Frank) el cual resignifica al primero (decisión de Frank) y le da entonces, un nuevo sentido. La culpa que siente Frank no es más que la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar; “contraer una deuda es contraer una culpa (falta, delito) estar en deuda ob-liga a responder, es decir, pagar la deuda” .
Para situar como segundo momento el sentimiento de culpa de Frank, hemos tenido en cuenta que la muerte es una cuestión de necesidad, debido a que es un suceso que va a ocurrir en un futuro de manera inexorable, que no sabemos cómo ni cuándo, pero todos sabemos que algún día vamos a morir y sabiendo también que “cuando en una situación rige por completo el orden de necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia” . Y Si además tomamos el concepto de que responsable es aquél del que se espera una respuesta, no se espera respuesta alguna de Frank frente al destino de su amigo (su muerte). Por ello afirmamos que no es exactamente la muerte del amigo lo que resignifica la decisión del primer tiempo, sino la culpa que éste siente.
Además cabe destacar que la muerte de Malcolm en realidad no se explica sólo por la presencia de necesidad, sino que fue una combinación de necesidad y azar. Junto a la muerte de Malcolm fue necesaria la coincidencia de que tenga puesta la pulsera de la cual Frank no tenia noticia.
“En su texto, Juan Carlos Mosca sugiere que la responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión” . Es por ello que situamos al tiempo dos frente al sentimiento de culpa en tanto nos pone sobre la pista de algo de la responsabilidad pendiente.
En este recorte puntual de la película no pudimos encontrar un tercer tiempo de la responsabilidad, ese que habla acerca de la responsabilidad subjetiva que confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. Es decir, que la responsabilidad atañe al sujeto en relación a lo que el desconoce de sí mismo, produciéndose un abrochamiento de las tres categorías.
Quisiéramos agregar que según Gabriela Salomone “la responsabilidad subjetiva confronta al Sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. Ajenidad que, no es causa de inimputabilidad. En este campo, el sujeto es siempre imputable; pero no ya en términos morales o jurídicos, sino éticos. En el campo de la responsabilidad subjetiva, los motivos de la acción responsabilizan al Sujeto. En este sentido, diremos entonces que la categoría de inimputable, fomenta el desconocimiento del Sujeto sobre las motivaciones inconscientes de la acción, propiciando su desresponsabilizaciòn sobre aquello que le pertenece”. A partir de esto podríamos decir que no se conoce el motivo por el cual Frank obro de esa forma, es decir, no se conocen sus motivaciones inconscientes, aunque sí las conscientes, que era salvar la vida de su amigo. Habría que ahondar un poco mas quizás en la subjetividad de Frank para ver cuáles son sus motivaciones, porqué se empecinó en llevar a cabo una acción sin poder dar cuenta que le estaban advirtiendo que no la llevase a cabo.

Hipótesis Clínica:
Podríamos comenzar hablando de la concepción de S. Freud acerca del sentimiento de culpa. Freud dice que es la expresión de un conflicto intersistémico entre el Yo y el Súper Yo, muy severo, exigente, autocrítico y castigador; el sentimiento de culpabilidad sería para Freud la percepción que se da en el Yo de esa feroz crítica y reproches superyoicos. Dentro de la teoría psicoanalítica se plantea que pueden existir sentimientos de culpa conscientes e inconscientes.
El Yo es una instancia psíquica actuante y que aparece como mediadora entre el ello y el Superyó. Intentando conciliar las exigencias normativas y punitivas del Superyó, como asimismo las demandas de la realidad, con los intereses del Ello por satisfacer deseos inconscientes, es la instancia encargada de desarrollar mecanismos que permitan obtener el mayor placer posible, pero dentro de los marcos que la realidad permita. Es además la entidad psíquica encargada de la defensa, siendo gran parte de su contenido inconsciente. El Superyó es una instancia moral, enjuiciadora de la actividad Yoica. El Superyó es para Freud una instancia que surge como resultado de la resolución del complejo de Edipo y constituye la internalización de las normas, reglas y prohibiciones parentales. Se podría decir que estamos ante una reacción Yoica en el momento en que Frank lleva a cabo su acción sin importar nada de lo que le dijese su amigo, ya que parece obrar ensimismado en su fin, sacando a Malcom del auto, sin pensar en posibles consecuencias, sin escuchar las advertencias que le hace su amigo. Todas las acciones ejecutadas, son analizadas por el Yo.
Esta acción, como ya se ha mencionado, produjo consecuencias no calculadas por Frank. La muerte de su amigo lo hace sentir responsable y culpable de este hecho. Se activan pensamientos morales y éticos, la crítica, el reproche y la autoevaluación. Se produce la acción de la instancia superyoica. Este sentimiento de culpa que aparece en Frank se produce ya que la acción llevada a cabo por el yo, y sus consecuencias no esperadas, entra en conflicto con la instancia superyoica, al criticar esta última no la acción en sí, si no los efectos que esta produjo.
La conciencia de culpa, a juicio de Freud, es más que todo una "angustia social", una angustia frente a la pérdida de amor, la cual emerge en un individuo cuando éste es sorprendido realizando un acto prohibido por los progenitores. Desde esta lógica sólo es culpable quien es descubierto en el acto.
Este afecto es el resultado de la tensión entre el yo y una instancia psíquica que hace las veces de autoridad: el superyo. Esto supone que el sentimiento de culpa es el resultado del sepultamiento del Edipo.
Para desarrollar la hipótesis clínica tendríamos que posicionarnos concretamente en la acción llevada a cabo por Frank. No la acción en sí, si no la forma en que fue llevada a cabo, sin escuchar las advertencias de su alrededor, convencido de llevar a cabo su acción sin importar nada ni nadie.
Podríamos hablar también acerca de la frustración que conlleva esta acción y sus efectos no esperados por Frank. Una persona frustrada puede reaccionar de diferente manera; puede emitir una conducta constructiva o una conducta defensiva, puede desahogar la frustración o reservarla; pero siempre se verá afectado él mismo y su entorno. La conducta defensiva se encamina a defender el ego de la persona contra fracasos que le hagan perder su autoestima. Por lo general la conducta defensiva es inconsciente, es decir, la persona reacciona automáticamente utilizando un mecanismo de defensa inconsciente como reacción a la frustración.
Toda frustración se convierte en agresión o bien en depresión. Esto trae como consecuencia diferentes reacciones. Si no se supera la frustración de manera constructiva o defensiva, se puede reflejar en actitudes o conductas destructivas, que se manifiestan en agresión, o en depresión que se manifiesta también en fenómenos destructivos, que afectan al propio individuo o a la vitalidad organizacional.
En el caso de Frank quizás no se manifestaría un fenómeno destructivo pero sí un sentimiento de venganza hacia la persona que puso la pulsera en la muñeca de Malcom. Este sentimiento lo movilizó hacia una lucha contra Jonas en pos de defender a la chica que viajaba con Malcom en el auto, y movilizado seguramente por la impotencia y culpa que le causó la muerte de este al no saber que llevaba un brazalete y, sobre todo al no haber podido escucharlo en el momento en que se lo quería informar. Frank estaba empecinado en sacarlo del auto para salvarle la vida, pero cuando es trasladado en ambulancia, logra lo contrario. Malcom le había querido advertir, pero ahora ya era tarde, ya estaba muerto.

BIBLIOGRAFIA

www.educa.madrid.org/web.
• Ariel, A.: “La responsabilidad ante el aborto”. Ficha de cátedra. Mimeo.
• Domínguez, M. E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”. En La transmisión de la ética: Clínica y deontológica.
• Fariña, J.: “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. Ficha de la cátedra
• D`Amore, O.: “Responsabilidad y culpa”. En La transmisión de la ética: Clínica y deontología.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: