Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > El último rey de Escocia >

por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO

Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 18
Prof.: Lic. Soledad Perez Michielli

Alumna
Genetti, Cynthia Eliana L.U.: 26281937-0

2o Cuatrimestre
2009

Situación:
Un joven médico escoses por obra del destino viaja a Uganda a realizar trabajo comunitario brindando a la población sus conocimientos clínicos.
El iba manejando un auto junto a una compañera en el mismo momento en que en el camino se encontraban militares parando autos que pasaban por ahí. Enseguida le solicitan que baje del auto y varios hombres lo apuntan con escopetas. Se la acerca el presidente para increparlo y le dice “ingles”, a lo que el joven responde “soy escoses” y le muestra la remera que lleva puesta que dice “Scotland”. Ante esta situación el presidente Idi Amin responde, mientras sonríe: ¡“Hubieses empezado por ahí”!
A partir de ese acontecimiento el presidente queda muy impresionado y encariñado con el joven y lo invita a ser su medico personal. Propuesta que Nicholas acepta. Muy rápidamente su situación económica cambia radicalmente: vive en una lujosa casa, participa de fiestas elegantes, el presidente le regala un automóvil convertible. Al tiempo que obtiene un poder descomunal: se convierte en la mano derecha del presidente, es su asesor de máxima confianza. Así, se forja entre ambos una entrañable relación. Nicholas se ve obnubilado por el poder y la personalidad de Amid. Lo idolatra y enaltece, admira profundamente a ese hombre.
Los inconvenientes surgen cuando Nicholas, al estar tan empapado de los asuntos políticos y privados del presidente comienza a ser testigo de varias muertes y a descubrir la verdadera personalidad del presidente. Llega un momento en el que él mismo se encuentra en peligro. El joven medico quiere regresar a su país, a su casa pero Amin le dice que ya es tarde, que ahora no puede, que él lo ha adoptado como a un “hijo”.

Análisis:
En los sistemas totalitarios no se reconoce la vida como un derecho universal, por lo tanto queda solo lo particular. La sociedad de Uganda en los años 70 es un claro ejemplo de efecto particularista, donde se produce un achatamiento de los ejes Universal- Singular. Se aplasta la singularidad, la subjetividad, el deseo y solo queda el eje Particular.
El análisis se encontrará centrado en el personaje de Nicholas, el joven médico. Primero se analizará el circuito de la responsabilidad con sus respectivos tiempos.
El derecho basándose en estudios y análisis posee la facultad para otorgarle o quitarle a alguien la capacidad de responsabilidad, por lo tanto la misma no es inmanente al sujeto. En cambio, según Freud el sujeto es responsable por definición, es responsable de su posición deseante. “Responsable es aquel de quien se espera una respuesta”.
El circuito de la responsabilidad subjetiva consta de tres tiempos:
Tiempo 1: Es el tiempo de la acción. El sujeto decide realizar una acción para lograr mediante ella un fin determinado, la cual se supone se agota en los fines para los cuales fue realizada. “A pesar de la intencionalidad conciente de su yo, dicha acción no se encuentra libre de motivaciones inconcientes.” Podemos citar, entonces un tiempo 1 en el momento en que Nicholas toma la decisión de aceptar ser el médico personal del presidente. El joven cree que dicha acción no va a trascender más allá de eso, un trabajo como médico. Él aún no intuye la personalidad siniestra que posee Amin.
Tiempo 2: Es el tiempo de la interpelación. El sujeto se ve interpelado por una acción que realizó en el tiempo 1 y que vive como ajena pero que en realidad le pertenece ya que fue él quien tomó la decisión. Algún indicador de la realidad le pone de manifiesto al sujeto que la acción realizada en el tiempo 1 fue más allá de su intención conciente. De esta forma el tiempo 2 resignifica retroactivamente al tiempo 1, otorgándole una significación distinta para la que fue realizada la acción en un primer momento. Podemos ubicar en este tiempo el momento en que Nicholas, ya habiéndose convertido en el consejero de Amin comienza a advertir las verdaderas intenciones del presidente. Al tener contacto cercano con los pormenores de su desempeño como presidente tiene la posibilidad de observar situaciones que ponen de manifiesto su personalidad tirana y déspota. Nicholas comienza a ser testigo de asesinatos de personas cada vez más cercanas a él. El peligro lo toca a él mismo cuando el médico comienza a mantener un romance con una de las esposas del presidente y ella queda embarazada. La joven mujer intenta abortar pero su cadáver aparece en el hospital totalmente mutilado y con los miembros inferiores cocidos en el lugar de los superiores y viceversa. Así, se sacude su universo particularista, el joven se encuentra descolocado. Es esta interpelación la que produce en Nicholas deuda y culpa.
Así, aparece la culpa que liga el tiempo 2 con el tiempo 1 ya que obliga a responder por las acciones emprendidas en el tiempo 1. Es el reverso de la responsabilidad subjetiva. Al respecto cabe señalar el momento en que Nicholas al ya conocer la verdadera personalidad de Amin y al encontrarse él mismo en peligro siente culpa por haber aceptado el puesto, por haber disfrutado de las comodidades que dicha situación le brindaba, de haberse enamorado de una de las esposas del presidente y hasta de haber elegido Uganda para realizar su trabajo solidario como médico. Es por eso que intenta en vano regresar a Escocia.
Tiempo 3: Es el tiempo del acto. Como el universo particular tambalea puede emerger la pregunta sobre la posición que ocupa el sujeto. Se trata de la responsabilidad subjetiva que puede surgir o no. No es un mecanismo conciente, una toma de posición ni una forma de hacerse cargo. Nicholas no logra realizar un cambio de posición subjetiva. Si bien parece lamentarse y arrepentirse de haber llegado tan lejos en su estrecha relación con el presidente, no se conecta verdaderamente con su deseo, no da cuenta de él.
Las respuestas que no llegan a ser respuesta subjetiva quedan del lado de la moral. Es un girar en falso entre el tiempo 1 y el 2, no surge una singularidad en situación por eso el sujeto queda en el eje particular. El joven médico intenta volver a ligar el S1 y el S2 que aparecen como exceso, como elementos disonantes; mediante su intento de regresar a su país. Aquí se observa como no hay ninguna intención de parte de él de implicarse con su deseo, lo único que intenta como enmienda es regresar a su conocido universo particularista donde se siente cómodo y protegido, su país, su casa, sus afectos. En este caso la respuesta ante la interpelación es una respuesta particular que vuelve a la tranquilidad de la moral. “No hay singularidad en la vuelta al surco de la moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética.”
Pasaremos ahora al análisis de las categorías de azar y necesidad:
Azar: En cuanto al azar se puede citar que Nicholas por pura casualidad fue a trabajar como voluntario a un pueblo de Uganda ya que para decidir a que país ir señaló con su mano un mapa mientras mantenía sus ojos cerrados y su dedo índice cayó sobre Uganda. Otra situación que resulta azarosa es que en el mismo momento en que se encuentra el presidente y los militares controlando a los autos que pasan por el camino, él pase en un auto justamente por ese mismo lugar. Otra situación que también se suma a este conjunto de obras del destino es que Nicholas salve su vida porque a Amid le resultara simpático que su nacionalidad sea escocesa. Todas estas situaciones ocurridas se encuentran fuera de la intención y la voluntad del joven medico.
Necesidad: Se puede citar como una necesidad para continuar con vida que Nicholas acepte él mismo el régimen totalitario y continúe viviendo en Uganda luego de su denegada solicitud al presidente. Ya que éste tiene conocimiento de la relación que el joven mantenía con su esposa y de hecho se lo comunica.
Hipótesis Clínica: Es una construcción. Se trata de una hipótesis que conecta el tiempo 1 y el tiempo 2 en el punto de resignificación de la acción emprendida en un primer momento. Aquello sobre lo que tiene que responder el sujeto, es decir cual es el deseo inconsciente que lo movió a realizar la acción en el tiempo 1, del cual es responsable, pero del que nada sabe. En nuestro caso podemos pensar que Nicholas idealiza a Amin de una forma tal que en un principio ve en él a una buena persona, generosa con el pueblo y amigable. El joven se siente contenido, lo toma como un padre que lo protege, que lo cuida, y que lo guía. De esta forma podemos decir que no se da en Nicholas un cambio de posición subjetiva, ya que si bien se ve obligado a responder ante la interpelación, esa respuesta continúa por la senda de la moral y mantiene su universo particularista. Esto ocurre porque el joven no se responsabiliza por su deseo de que Amin lo tome como a un hijo y poder encontrar en él la figura paterna de la que quizás no disponga.

Bibliografía:
-  Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba.
-  Salomone, G. Z.:Elsujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.
-  D´ Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.
-  Dominguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: