por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Ética y Derechos Humanos

Cátedra I (071)- Prof. Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión 16, miércoles 21.30hs

Profesora de prácticos: Gorosito, Patricia

2DO PARCIAL

Alumno:
CÁCERES, Matías; DNI 26.341.491

Año 2009, 2° Cuatrimestre

Presentación

Emma Zunz llega a su casa y por medio de una Carta provenirte de Brasil se Entera que su padre a muerto envenenado por error. Una serie de sentimientos y sensaciones la invaden: Dolores abdominales, recuerdos del pasado junto a el, llanto, dolor y al final de esa larga noche el relato nos dice que Emma tiene pensado un plan para vengar a su padre.
Hasta aquí una muy breve presentación del cuento.
La particularidad de mi recorte del texto esta dada por el hecho de que el mismo comienza con lo que posteriormente propondremos como la escena del tiempo.
Lo Antedicho aparece referido en el principio del cuento y no lleva a Borges más que dos carillas plantear este escenario; pero son estas dos hojas las que me van a permitir diferenciar y resaltar ambas escenas para dar cuenta del circuito de la responsabilidad.

Una singularidad en contexto histórico (Lo particular)

Nos ubicamos en Buenos Aires, en la década del 1920. Borges nos describe una ciudad oscura y quejumbrosa, un poco contagiada por las características de nuestra protagonista. Emma Zunz en una obrera soltera, quien vive sola, tiene 18 años, esta empleada en una fábrica textil (en ese periodo de la historia argentina, las empresas textiles son una de las principales industrias en un país afectado por la pos-guerra mundial.)
Dentro de la fabrica hay rumores de Huelga (En concordancia con las crecientes manifestaciones obreras de la época, influidas por los hechos de la rebelión en la patagonia de 1921, este detalle del contexto también se filtra en el relato, no explícitamente)

El circuito de la responsabilidad

El hecho de pensar la primera escena con detalles que están referidos posteriormente a la segunda, nos pone ante el desafío de ser precisos en lo indicadores de la escena a describir, para reconstruirla sin falsear ningún detalle del texto.

“ En la creciente oscuridad, Emma lloró hasta el fin de aquel día el suicidio de Manuel Maier, que en los antiguos días felices fue Emanuel Zunz. Recordó veraneos en una chacra, cerca de Gualeguay, recordó (trató de recordar) a su madre, recordó la casita de Lanús que les remataron, recordó los amarillos losanges de una ventana, recordó el auto de prisión, el oprobio, recordó los anónimos con el suelto sobre «el desfalco del cajero», recordó (pero eso jamás lo olvidaba) que su padre, la última noche, le había jurado que el ladrón era Loewenthal. Loewenthal, Aarón Loewenthal, antes gerente de la fábrica y ahora uno de los dueños. Emma, desde 1916, guardaba el secreto. A nadie se lo había revelado, ni siquiera a su mejor amiga, Elsa Urstein. Quizá rehuía la profana incredulidad; quizá creía que el secreto era un vínculo entre ella y el ausente. Loewenthal no sabía que ella sabía; Emma Zunz derivaba de ese hecho ínfimo un sentimiento de poder “
Nuestra primera escena queda planteada de la siguiente Forma: Emmanuel Zunz se ve imputado en episodio de fraude hacia la fábrica que trabajaba, fraude por el cual se lo condena a prisión. La ultima noche (ultima, no sabemos ultima en relación a que) el padre le jura ha Emma que el ladrón era Loewenthal. Emma recibe y calla esta confesión como un secreto que no cuenta a nadie.
Queda constituida la escena del tiempo 1 que llamaremos " La incriminación del padre y el silencio de Emma"
Sabemos que los tiempos del circuito de la responsabilidad se presentan, se encadenan con un orden lógico, pero que pueden o no estar en relación directa con el tiempo cronológico del relato. En nuestro cuento esto aparece aun más visible (la particularidad de los tiempos lógicos) por la forma con que se desarrolla el relato. Como ya lo adelante, el cuento se inicia con lo que para mi será el la escena del Tiempo 2
“El catorce de enero de 1922, Emma Zunz, al volver de la fábrica de tejidos Tarbuch y Loewenthal, halló en el fondo del zaguán una carta, fechada en el Brasil, por la que supo que su padre había muerto. La engañaron, a primera vista, el sello y el sobre; luego, la inquietó la letra desconocida. Nueve diez líneas borroneadas querían colmar la hoja; Emma leyó que el señor Maier había ingerido por error una fuerte dosis de veronal y había fallecido el tres del corriente en el hospital de Bagé. Un compañero de pensión de su padre firmaba la noticia, un tal Feino Fain, de Río Grande, que no podía saber que se dirigía a la hija del muerto “
Aquí encontramos a Emma ante la noticia de la muerte de su padre, 6 años después de la primera escena por nosotros señalada.
Llamaremos a esta escena " la carta y la muerte del Padre en el exilio “, La escena que interpela a nuestra protagonista.

La interpelación, la retroacción y la culpa

“la retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos disonantes que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retracción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder “

No me faltan elementos para mostrar como el efecto de resignificación sobre la escena del Tiempo 1 a partir de la interpelación del Tiempo 2 transforma las significaciones. Tomare el que me parece mas demostrativo.
En " La incriminación del padre y el silencio de Emma" (T1), El silencio en torno al secreto que le cuenta el padre de Emma es un silencio esperable, porque incluso la protagonista misma rehuía una profana incredulidad sobre lo que el había manifestado.
A partir de la resignificación provocada por “la carta y la muerte del Padre en el exilio” (T2) el padre pasa a ser un hombre que merece ser vengado por la injusticia cometida y ya no es cuestionada su responsabilidad en aquel acto. (Aunque el motivo de venganza tendrá otro matiz hacia el final del cuento)
Esto es, El padre y su palabra devienen más eficaces una vez muerto.
Este efecto de desresponsabilizacion e idealización del Padre para mi esta ligado a la culpa que Emma siente por su muerte.
“dejó caer el papel. Su primera impresión fue de malestar en el vientre y en las rodillas; luego de ciega culpa, de irrealidad, de frío, de temor “
Siega culpa, que la hace volver a la escena primera, que sustrae al sujeto del mundo autónomo a ese otro lugar, ese otro siniestro lugar a la vez familiar y desconocido del deseo.
Ahora bien: ¿que interpela a Emma?
Nada menos que la pregunta por el Ser, la Muerte y la Sexualidad.
Indicios de que estamos tras la pista de la responsabilidad subjetiva.

• El ser y la Nada

En cuanto a la pregunta ¿quien soy? El interrogante se muestra en el cuento por el hecho de que Emma se entera que el que muere es el Sr Maier , o sea, el padre muero con otro nombre y apellido; entonces ¿es su padre ? ¿cual es su origen? ¿Por qué ese apellido no le corresponde?
Esto nos pone en la senda de que hay una categoría universal que esta tambaleado: toda persona tiene derecho a un nombre, a una filiación, pertenecer a una proviene. Esto en el cuento esta difuso.
La muerte en el exilio del padre da otra vertiente sobre esto: a Emma se la ha negado la posibilidad de un funeral (no entraremos en las causas). Entonces: como ¿realizar un duelo por alguien que no lleva su apellido y no pudo realizar un ritual funerario? (otro aspecto de categoría universal)
Los interrogantes por su nombre y apellido surgen en otras escena trivial (no creemos que sea azaroso en Borges) donde ella debe repetir y deletrear su nombre, para que puedan escribirla en el club. Toda una metáfora de la problemática planteada.

• La muerte

El agujero simbólico que produce la noticia por la muerte aparece bastante claro en el cuento y aparece desarrollado ampliamente en este trabajo. Solo cabe aun mencionarlo como ejemplo de la categoría de necesidad, de aquello que se presenta como inexorable.

• La sexualidad

De Emma no se espera que hable de novios, de Emma no se espera que actué. Por lo tanto: ¿hay una posición sexual definida en Emma? Creo que la interpelación recae justamente en ese punto. Emma ensaya un intento de responder ante ello (fallido) en el camino de su estratagema (la escena con el marinero)
“ Pensó (no pudo no pensar) que su padre le había hecho a su madre la cosa horrible que a ella ahora le hacían. Lo pensó con débil asombro y se refugió, en seguida, en el vértigo. El hombre, sueco o finlandés, no hablaba español; fue una herramienta para Emma como ésta lo fue para él, pero ella sirvió para el goce y él para la justicia. Cuando se quedó sola, Emma no abrió en seguida los ojo “.

Si bien en relato esto aparece como un acto deliberado por Emma (sujeto de la razón) yo prefiero hipotetizar que esta en relación a la pregunta por su sexualidad, que finalmente rechaza (rechazo de la posición Femenina)

El circuito, los significantes y la hipótesis clínica.

Si pensamos en lo que se liga en entre T1 y T2 (conexión asociativa, en términos Freudianos) encontramos como la repetición significante se hace presente en un par de elemento claves para cada escena, que nos parece interesante resaltar.

• El sobre

En la escena 1. Un sobre anónimo incrimina al padre de Emma quien terminara preso por desfalco. En la escena 2, otro sobre (ya no anónimo, pero de un desconocido) la anoticia de la muerte del mismo. ¿Que esta nos esta indicando? ¿Cual es el motivo de esta insistencia?, ¿podemos asociarlo a la categoría del azar? no podemos dar una respuesta clara a este interrogante; la repetición se produce y bien podría servir como ejemplo de la categoría Azar.

• El secreto

Hay algo que Tambien atraviesa ambas escena y es otro elemento esencial (ya determinante y no mero azar): El secreto. En la escena 1, Emma guarda, calla, trasforma en secreto la confesión que su padre hace de la supuesta mentira de Loewnthal.
En la escena 2, Emma trasforma en un secreto la propia muerte del padre (tampoco se lo cuenta a nadie) y mas tarde, al romper el sobre , se dice a si misma: nadie debe saberlo.
Esto nos pone en el camino de la hipótesis clínica: El goce de Emma esta puesto en relación a guardar un secreto, secreto que mantiene con su padre y reaviva las mociones infantiles de deseos incestuosos
He aquí otro aspecto de una arriesgada hipótesis clínica: querer compartir un secreto único con su padre, como el que este mantuvo con su madre cuando ella era niña ( a quien Emma deja fuera de las escenas, aunque intenta recordarla y no lo consigue, ¿otra venganza?) Inconscientes mociones edipicas de deseo se ponen en juego.
La responsabilidad subjetiva de Emma cabe en este punto: ella es responsable por callar, por que al callar comparte con su padre algo único, un secreto solo para ellos, matriz imaginaria de un fantasma primordial.
Pero Tambien el secreto, el silencio le posibilita satisfacer la vertiente hostil del deseo de muerte (ambivalencia en relación al padre ) , que condena al padre como un ladrón en aquel tiempo 1.

El final, Otra Lectura

Para terminar, me interesa dar una nueva vuelta sobre el tiempo 2, y esbozar otra hipótesis, a saber:
Emma se derrumba con la muerte de su padre, porque lo que pierde es el Otro con el cual mantiene un secreto (sin un secreto, Emma no es)
Toda la estratagema de venganza de Emma es un acto inconsciente de responder a la interrogación; acto que vuelve a convocar un Otro que le permita completar su fantasma: Hay un nuevo secreto que callar: El asesinato, la venganza, la justicia por mano propia (efecto particularista)
La coartada así lo admite: el secreto ahora es compartido ente ella y la justicia divina, formación sustitutiva del padre magnifico y Benévolo. El deseo inconsciente vuelve a cumplirse.
Borges nos cuenta:

“La historia era increíble, en efecto, pero se impuso a todos, porque sustancialmente era cierta. Verdadero era el tono de Emma Zunz, verdadero el pudor, verdadero el odio. Verdadero también era el ultraje que había padecido; sólo eran falsas las circunstancias, la hora y uno o dos nombres propios “

En este caso vemos como ese entorno particular que determina la fábrica no cuestiona los hechos que se han producido, no se conmueve ante un asesinato y el repudio, la condena Moral cae ante la conducta en vida del asesinado. Es bueno preguntarse en este punto cual de las dos hechos debe juzgarse. Desidan Ustedes

Me ha quedado muchísimo material por fuera para seguir articulando y son apenas unos pocos desarrollos los que he presentado; espero puedan dar cuenta de lo trabajado.

Bibliogrfia

Ariel, A. (1994). Moral y Ética. Una poética del estilo. En El estilo y el acto. Ediciones Manantial, Buenos Aires.

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Lewkowicz, I: Singularidades codificadas. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.

Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1995). Ética Profesional. Acápite 3.4. La ética y los valores universales. En Dossier Bibliográfico.
Ediciones Facultad del Psicología.

Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.

Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Tomkiewicz, S.: Deontología y psiquiatría. Conferencia en la Universidad de Ginebra II, 1977. Ediciones CEP.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: