Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Expiación, deseo y pecado >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

“Psicología, Ética y Derechos Humanos”

Cátedra I

2do Cuatrimestre 2009

“Expiación, deseo y pecado” es una película ambientada en el verano de 1935, en plena Guerra Mundial. Muestra como la precoz escritora Briony Tallis (de 13 años de edad) es testigo del juego de seducción entre Robbie, el hijo del ama de llaves, y Cecilia, su hermana mayor. El interés de Briony por el joven y los malos entendidos derivan en que la niña acuse a Robbie de la supuesta violación de una prima de 15 años, llamada Lola. Sin embargo, Robbie es inocente. Además de destruir el romance entre el hijo de la sirvienta y Cecilia, la situación termina por modificar la vida de la familia. Briony, luego de enviar injustamente a Robbie a prisión, intenta de alguna forma compensar su actitud.
Es un tratado demoledor sobre la culpa y el azar, sobre cómo los celos de una adolescente, una pequeña traición, un error insignificante, un acto de cobardía, una mentira banal, un simple malentendido pueden cambiar para siempre el destino de una gran pasión y de dos personas. Aquí conviven, con absoluta armonía, desde el despertar sexual hasta la moral de los años 30 y 40, desde las diferencias de clase hasta la creación literaria, desde la tragedia social de la guerra hasta la tragedia íntima de dos jóvenes enamorados.
Briony es una niña, pre adolescente de 13 años de edad que vive en Inglaterra, en una enorme y lujosa casa. Pertenece a una familia de un alto nivel económico por lo que estaba acostumbrada a rodearse por la servidumbre y a pasar largo tiempo sola, carente de afecto. A pesar de su corta edad, tenía un gran potencial por la escritura, hecho que se resalta a lo largo de toda la película.
Analizando la situación, se puede decir que la necesidad es aquello que viene dado, lo determinado, es lo que ocurre inevitablemente, la relación entre causa y efecto. Son diferentes circunstancias que no se pueden eliminar de la situación.
En este caso particular, en necesidad se puede ubicar la época en que vive la niña, la Segunda Guerra Mundial, con todo lo que ello implica y la moral es decir, lo que esta bien o mal visto en ese mimento. Briony debía ser una chica educada, de buenos modales y debía responder ante la palabra de la madre y sus órdenes. El tema del sexo era una palabra tabú, y esta niña al tener 13 años y al estar por convertirse en una adolescente, no contaba con ningún tipo de información al respecto, por lo que debía investigar por su cuenta. Es así como una tarde, ella se encuntraba en su habitación escribiendo cuando escucha un ruido de una abeja que estaba golpeando contra la ventana. Decide ir a matarla cuando observa por mera casualidad que su hermana estaba viviendo un acto de seducción con el hijo del ama de llaves. Ella observó atentamente esa escena, pero al no poder soportarla, volteó la cabeza y continuó escribiendo.
Se puede decir que esta situación fue azarosa. El azar tiene que ver con la suerte, la coincidencia, lo accidental. Desconecta la relación entre causa y efecto. Aquí se da una coincidencia temporal. Es decir, cuando la abeja estaba zumbando, justo cuando ella decide matarla, al mismo tiempo su hermana estaba cruzando miradas comprometedoras con el jóven. Otra situación de azar es que Robbie le había escrito una carta a su amada y se le entrega a su hermana menor (Briony) para que se la de. Ella acepta y se va corriendo. En ese momento Robbie recuerda que se confundió de carta y le dió una que escribió bromeando que decia: “Me gustaría besar tus labios vaginales”. Briony lo lee y queda completamente anodadada ante el contenido de la misma.
El hecho de que se haya confundido de carta y que en el momento en que el se da cuenta la niña ya la había leído es una cuestión de azar. Puedo ubicar aquí nuevamente otra situación que corresponde a esta categoría: esta transcurre cuando la niña observa un brillante que le pertenecía a su hermana en el piso, al lado de una bibiloteca. Inmediatamente abre la puerta y encuentra a su hermana con Robbie manteniendo relaciones sexuales. Nuevamente la niña queda sorprendida y se va corriendo. El hecho de que se le haya caído el brillante justo un momento antes de que la hermana bajara por las escaleras y que cuando ellos estaban teniendo relaciones, entre la niña y los vea, también tiene que ver con lo que no está determinado por el ser humano. Luego de esa escena, aparece otra en la que estan todos cenando y un miembro de la familia le pregunta a la pequeña : “Qué pecado cometiste hoy? Ella contesta: “No hice nada malo”. Nuevamente aquí vemos como se refleja la moral, lo que esta bien visto y lo que está mal visto (el pecado).
Por último, la responsabilidad subjetiva se encuentra en el grieta entre necesidad y azar. Se recorta una situación en donde el sujeto tiene que responder por fuera de estas dos categorías. Más adelante veremos cómo el personaje de Briony responde ante una determinada situación que la toca y la llama a responder.
En cuanto al Circuito de la responsabilidad se puede decir que en el tiempo 1, el personaje lleva a cabo una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuales fue concebida. Es el sujeto ya constituído el que toma una iniciativa con conocimiento de causa. Tiene cierto saber. Esto se ubica en el plano particular (la moral, ciertos principios).
Sucede en la película que dos de los primos de la niña desaparecen y dejan una carta. Es la niña quien la lee y va corriendo hacia la mesa en donde todos estaban cenando. Aquí vemos una característica del personaje que se repite: el hecho de espiar e intrometerse en la vida de los demás. También se ve una modalidad de su forma de ser: la desesperación, el correr cuando tiene una noticia, etc. Es a partir de la desaparición de los niños que salen todos a buscarlos por el parque de la mansión. La niña decide buscar por sí sola y encuentra a su prima Lola, tirada en el pasto, teniendo relaciones con un hombre. Inmediatamente este se va corriendo. Briony le dice: “¿Era Robbie?”Y Lola le dice, “¿Lo viste?” Para lo que ella le contesta: “Conozco a Robbie, es un depravado sexual”, a lo que la prima le dice: “No se si fue él”. Y la niña dice: “Yo sí, lo conozco y lo vi hacerlo. Antes atacó en la biblioteca a mi hermana, creo que si yo no entraba no se en que terminaban las cosas. Lo denunciaré”. Este es el primer tiempo, en donde Briony decide acusar a Robbie de violar a su prima. Ella se ubica ante esta situación con suma seguridad, creyendo que lo mejor sería denunciar al jóven con el objetivo de cuidar por su hermana y su prima ante ese depravado sexual.
En el tiempo 2 el sujeto se ve interpelado, algo le pertenece, un real lo toca, situación que tambalea el universo simbólico, conocido. Tiene que responder por eso y tiene la posibilidad de resiginificar una acción emprendida anteriormente. Ante la denuncia de la niña, lo envían al muchacho a prisión. Su hermana queda desamparada, al haberse separado de su amado y decide abandonar su casa e irse completamente enojada con su hermana menor, acusándola de “Mitómana”. Efectivamente, Briony se sintió tocada ante esta desagradable situación y es llamada a responder por aquello que hizo.
Cuatro años después, Briony decide hacer el curso de enfermera como una forma de castigarse. Recién ahí comienza a comprender lo que hizo. Aquí se puede rastrear una de las formas en que se manifiesta la culpa, mediante el autocastigo. En ese lugar era maltratada por la jefa de enfermeras quien le dice que ella debe ser llamada por el apellido, que “no existe Briony”. Luego ella se ve reflejada en el espejo, y ante una cara de suma tristeza dice: “no existe Briony”. Aquí vemos otra faceta de la culpa, la angustia y el deseo de no existir más por aquello que cometió en su pasado.
La adolescente continuaba escribiendo durante la noche: el titulo de su obra era: “Dos siluetas en la fuente”. Este nombre resignifica y rememora esa escena que Briony vió tras su ventana. Fué algo que ella en realidad no entendía pero que creía que sí. Luego decide escribirle una carta a su hermana diciéndole que no le importa cuantas horas trabaje, ni cuán duro sea. Dice que no puede sacar de su cabeza lo que hizo y que es recién ahora cuando comienza a entenderlo. Nuevamente vemos aquí una manifestación de la culpa, que permite rastrear la responsabilidad subjetiva. Así lo desarrolla D´Amore en “Responsabilidad subjetiva y culpa”.
Otra situación que interpela a Briony es haber asistido al casamiento de su prima Lola. Allí ella ve al marido y recuerda la situación tan traumática para ella, en donde tiene un diálogo con su prima y dice que ella lo vió con sus propios ojos, que el que la había violado fue Robbie y que lo iba a denunciar. Es en el momento del casamiento cuando ella se da cuenta que en realidad no había sido ese muchacho, sino que el que había acosado de ella fué el hombre con el que ahora se está casando.
Se dice que el tiempo 2 resignifica al tiempo 1. Aquí aparece la hipótesis clínica que abre la potencialidad del tiempo 3. La hipótesis clínica es una conjetura que responde al deseo ICC del sujeto que escapa del campo del cálculo y de la conciencia.
La hipótesis clínica es la relación que se establece entre estos dos tiempos. A partir de esas situaciones que tocaron y marcaron al sujeto, aparece algo totalmente desconocido por ella misma. Es decir, ella creía en el primer tiempo que lo que hizo estaba en lo correcto y que era un sujeto constituído y seguro de lo que hacía. Sin embargo, en este segundo momento, algo del universo conocido tambaléa. Se da cuenta de que había algo más en esa acción que ella emprendió y es eso lo que le genera culpa.
La hipótesis clínica es que ella en realidad no quería acusar al Robbie con el fin de cuidar a su familia, sino que estaba completamente enamorada de él y no soportaba que mantenga un romance con su hermana mayor. Es por eso que los espíaba constantemente y se intrometía en sus relaciones más íntimas. En el momento en que ella ve a su prima tirada en el parque decidió acusarlo al sujeto como venganza por el hecho de no ser correspondida y de que el no la desee como mujer como si lo hace con su hermana.
En la última escena de la película aparece Briony ya en su vejez. Le hacen un reportaje ya que lanzó una nueva novela llamada “Expiación”. En ese momento interrumpe y dice: “Lo siento, ¿podemos parar un momento?”. Vemos aquí, como a pesar del transcurrir de los años, la culpa le sigue pesando ya que el hecho de que el periodista le pregunte por su novela le hizo recordar su pasado. Luego continúa con la entrevista y dice que es paradójico que sea su última novela, cuando en realidad debió haber sido conocida como la primera. La tuvo años guardada y nunca se animó a terminarla. Es aquí cuando entramos al tercer tiempo, el de la responsabilidad subjetiva.
El tiempo 3 no se trata de un mecanismo conciente para el personaje. Allí algo cambia.Es un movimiento privilegiado que cambia al sujeto que suponía estar constituído. Es un alcance diferente a la acción que se suponía que se agotaba en determinadas coordinaciones iniciales. Responsable es aquél del que se espera una respuesta que proponga un cambio de posición del sujeto frente a las circunstancias.
No se trata de un mecanismo conciente ni voluntario.
Briony dice: “Hace mucho tiempo decidí que tenía que decir la verdad. Sin rimas y sin embellecerla”. El efecto de la honestidad es implacable. Fuí demasiado cobarde para ir a ver a mi hermana y hablar de lo sucedido”. Esta última novela es autobiográfica y decidió no cambiar ningún nombre, dejar los reales, inclusive el de ella. A su vez, decidió inventar una escena en donde va a la casa de su hermana y le dice que quiere ir a un juez y cambiar su testimonio. Le dice que sabe que lo que hizo fue terrible. Luego aparece Robbie y él enojado le dice: “¿Crees que yo realmente violé a tu prima?” y ella le dice que no, que tenía 13 años pero que ahora creció. A lo cual el le responde: “¿Cuán viejo hay que ser para saber cuál es la diferencia entre el bien y el mal?. Al ver al muchacho sobresaltado, su hermana mayor lo calma y lo besa. Ella no soporta verlos besándose y mira hacia otro lado mientras que aumenta el ruido de su respiración. Luego dice: “Siento mucho el terrible dolor que te causé, contaré la verdad a la familia y declararé ante un juez, lo prometo”.
Por último Briony aclara en la entrevista que esto en realidad nunca pudo haber ocurrido ya que Robbie murió en la Guerra, como forma de pagar por la “supuesta” violación y su hermana también murió tras el estallido de una bomba. Luego agrega: “Mi hermana y Robbie jamás pudieron pasar el tiempo juntos que tanto merecían. El final del libro es inventado, le dí un final feliz como acto de bondad. Yo les he devuelto su felicidad”.
Vemos aquí como el sujeto, a pesar de que no tuvo la fortaleza de ir y hablar con su hermana, decide publicar la novela, con su propio nombre, diciéndo que ella participó de esa historia, que está arrepentida y que la pareja merecía ser feliz.
En el tiempo 3, ella se hace cargo, afirma su deseo, dice que es responsable de lo que hizo en el tiempo 1 y que le pertenece. Aquí se produce una singularidad en acto y coincide con el efecto sujeto. Este es un acto en soledad: mediante la publicación de la novela, Briony pudo ponerle un sello a su historia y poder tramitar todo lo que le sucedió, de manera que a partir de este momento, ya nada será como antes.

BIBLIOGRAFÍA:

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006

• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: