por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos.

Trabajo domiciliario
Segundo cuatrimestre del año 2009
Cátedra: Juan Jorge Michel Fariña.
N° de Comisión: 13
Docente de Comisión: Lic. Fraiman, Carlos
Martinez, Alejandra
Datos de las alumnas:
• Gershanik, Ruth Cecilia – DNI: 28.199708 Mail: ruthylita@hotmail.com
• Marzik, Estefanía – DNI: 31.559085 Mail: estefaniamarzik@hotmail.com

Consigna de Evaluación:
Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

Sinopsis de la película:
Datos de la película: “Good”
 Guión: C.P. Taylor y John Wrathall
 Dirección: Vicente Amorim
 Protagonista: Viggo Mortensen
 Género: Drama
 País de origen: Budapest, Hungría
 Año: 2008

John Halder (Viggo Mortensen), profesor de literatura en la Alemania de los años 30, es un "buen" (good) y decente ciudadano, con problemas familiares, que poco a poco comienza a sentirse seducido por las ideas nazis del nuevo Führer. Al hilo de sus problemas personales -una mujer neurótica, dos hijos que requieren atención y una madre que sufre demencia senil, Halder publica una novela en la que aboga por la eutanasia compasiva. Su libro es utilizado por varios políticos para apoyar la propaganda gubernamental y, desde ese momento, la carrera de Halder como escritor despega, gracias a una optimista corriente de nacionalismo y prosperidad. Ese cambio de suerte le hace tomar decisiones aparentemente sin importancia, pero cada vez más comprometedoras y que pueden tener devastadoras consecuencias para algunas de las personas que le rodean...

Nuestro recorte caerá sobre el personaje de John Halder quien a partir de un acto (asociarse al partido nazi), se verá envuelto en una serie de situaciones y cambios que lo llevarán a replantearse acerca de sus acciones y de las consecuencias de las mismas. Para esto desarrollaremos el circuito de la responsabilidad en función de sus tres tiempos lógicos y trataremos de brindar una hipótesis clínica que de cuenta del accionar del personaje elegido.

Universal, particular, singular
Para comenzar a realizar el trabajo, daremos cuenta de las categorías universal-singular y particular.
Lo universal es lo simbólico, el rasgo distintivo de la especie humana y lo que nos atraviesa a todos. Vemos plasmado el universal en los diferentes particulares. A su vez, cada particular se desarrolla en función de normas, principios y valores que constituyen cierta moral y que nos constituye como grupo, cada particular tiene su moral. Lo particular se refiere a aquello que como código regula una situación, está relacionado con la subjetividad de la época, tiene una dimensión histórica, y con los códigos instituidos.
Dentro del film elegido podemos tomar como universal a la autoridad, todo grupo humano está atravesado por una autoridad y hasta cada persona individualmente está guiada por una autoridad. El film transcurre en los inicios del régimen nazi, se trata de un régimen totalitario no funcionando como soporte de lo universal-singular sino que, por el contrario, lleva a una reducción de la singularidad y la subjetividad. El nazismo plantea una situación en la que se está a favor o se está en contra no dando lugar a otra posibilidad. Es aquí que podemos dar cuenta del efecto particularista, ya que este particular no forma parte del universal y se pretende que el rasgo particular que maneja el partido nazi en esa época devenga una condición universal, evidenciando así una falla ética. Cuando las formas particularistas atentan contra lo universal-singular y llevan a una degradación de lo humano se produce una falla ética. Las actitudes autoritarias responden siempre a intereses particularistas. Dentro del régimen nazi hay una degradación de los grupos minoristas que no conforman la raza aria: judíos, homosexuales, gitanos, entre otros.
Por otro lado, lo singular hace referencia a lo que no pertenece al universo en el que irrumpe, haciendo tambalear las consistencias previamente instituidas. Es en la singularidad que irrumpe donde fracasan las legalidades constituidas. En “Good” encontramos lo singular en el sadismo del régimen totalitario y autoritario nazi, que viene a romper con todos los códigos instituidos en esa época. Se trata de un exceso sobre el conjunto de lo socialmente existente. A su vez, podemos observar la emergencia de la singularidad de nuestro personaje al decidir ir a buscar a su amigo al campo de concentración, rompiendo con aquel universo que reinaba en ese momento y que se le había impuesto.

Ética y Moral
La moral se relaciona con los grupos, con la conducta social de un sujeto entre otros. Se trata de un conjunto de normativas, escritas o no, que sirven para poder convivir en grupo y en sociedad. Es temporal porque está ubicado en determinada época (cambia con la sociedad cuando cambian las prácticas sociales), es temática ya que alude a un tema en particular y subsistencial en la medida en que permite un ordenamiento de la existencia del sujeto en la sociedad, relacionándose esto con la categoría de lo particular.
“En la dinámica de las relaciones entre mayoría y minoría, se resuelve determinada exclusión del grupo minoritario de la plena participación no solo de la vida cultural del grupo dominante sino también de la vida política y social con la consecuente limitación del pleno goce de los derechos civiles y políticos. “

Es así como podemos observar en la película el cambio de la moral de la época, en la cual hasta ese entonces todos eran iguales ante la ley y todos tenían los mismos derechos y como, a partir de este cambio de moral, el despojar a unos cuantos de su derecho es tomado como algo que se “debe” hacer y no es visto como algo malo. Esto lo vemos plasmado en la escena en que Maurice le comenta a John que ya no tiene derecho alguno como ciudadano y que le han quitado toda posibilidad de elección. A su vez, vemos como en el trayecto de la película se va poniendo en juego la moralidad de John en relación al poder, poniendo al descubierto el caos moral que había entre los propios dirigentes del partido nacional socialista. Es así como la moral nos coloca como objetos y esperamos a que el otro nos diga que hacer y que desear y nuestro protagonista abandona la posición que tenía en el pasado y se va sumergiendo de a poco en esta nueva moral que se le impone. Es así como a partir de esta nueva moral, en un primer momento evita la culpa de abandonar a su amigo.
Por otra parte, la ética es, a diferencia de la moral, la posición subjetiva de un sujeto consigo mismo, es por esto que se relaciona con la categoría de universal-singular. Es atemporal y atemática a la vez que existencial ya que tiene que ver con el orden de la existencia más allá de la temporalidad en la que viva el sujeto. En la película no observamos un acto ético sino hasta el final en que John va a buscar al amigo al campo, cuando asume su responsabilidad frente al acto que cometió y que lo interpela, aunque nunca sabremos que hubiese pasado si lo encontraba.

Necesidad, azar y responsabilidad
El azar alude a lo fortuito, lo accidental, lo que no se puede calcular porque es ajeno a la decisión, al deseo y a la voluntad del sujeto. En el film, podemos encontrar como azarosa la situación en la que John va a comprar el pasaje a Paris para su amigo y justo se encuentra con dos comandantes nazis y la situación en la que va a buscar al amigo y justo éste había sido llevado a los campos.
La necesidad es aquello sobre lo que el hombre no puede incidir, lo forzoso y lo inflexible. La necesidad es susceptible de ser manipulada mediante particularismos, en la cual es considerada causa de acciones llevadas a cabo por sujetos responsables de tales acciones. En la película podemos observar como John, frente a su vida toda desorganizada (esposa neurótica, madre enferma, incapacidad de crecer laboralmente), lo lleva a la necesidad de aceptar el trabajo que se le ofrece. Y es así como, a partir del ofrecimiento de redactar el ensayo, que es visto como algo provechoso, el protagonista es atraído de a poco por el partido nacional socialista, terminando por formar parte del mismo.
La responsabilidad, por su parte, se ubica entre la necesidad y el azar. Alude a aquello que interpela a un sujeto a responder por su acto y a hacerse cargo de mismo. Tiene que ver con la singularidad de un sujeto. Vemos como John debe responder como sujeto al acto de haberse asociado al partido y debe responder también a la desaparición de su amigo. A lo largo de toda la película vemos diferentes situaciones, que serán explicitadas en el circuito de la responsabilidad, que lo interpelan. Pero John, frente a la ceguera con la que decide responder, no quiere asumir la responsabilidad por sus actos sino hasta el final de la película. Cabe destacar como mientras se resiste a ver la realidad que lo rodea y la gravedad de su acto de responder frente a las exigencias que le impone el régimen, su inconciente responde mediante alucinaciones esporádicas con la música como protagonista.

Circuito de la responsabilidad

Recurriremos a los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad para dar cuenta de aquellas situaciones que interpelan a John Halder en función de las acciones realizadas que lo enfrentarán a su deseo, que en su mayoría se encontrará encubierto por los particularismos de la época, y que concluirán en síntomas o en daños a terceros.
En el primer tiempo del circuito el sujeto “realiza una acción determinada en concordancia con el universo del discurso en el que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los objetivos para los cuales fue concebida” .
El film comienza con el llamado de un representante del Führer a John Halder cuyo fin era el de lograr una redacción de un ensayo que contenga las mismas ideas que expresó John en su novela de ficción, ideas sobre la eutanasia por motivos humanitarios. El ensayo debía consistir en un ensayo inteligente de la muerte por piedad con la compasión como fundamento.
Luego de cerrar el trato dicho representante le comenta que han investigado sobre sus actividades pasadas y lo felicita por las mismas, a la vez, que le cuestiona el no ser partícipe aún del partido nacional socialita.
En el film podemos fijar este tiempo 1 en el momento en que John decide unirse al partido nazi en función de las exigencias impartidas por este representante. Es aquí donde el sujeto anticipa sin saberlo una verdad que se evidenciará luego sustancial para su existencia.
Esta acción se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso acerca de la misma. “El sujeto se verá interpelado por dichos indicadores. Es en este tiempo donde el universo particular soportado en la certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Se trata de un momento que va a posibilitar la emergencia de una singularidad que, en consonancia con lo universal, demuestre la incompletad del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían.”
En la película ubicamos el tiempo 2 en el momento en que se encuentra en su casa cenando con un pareja amiga y llega un mensajero del partido con el recado de que todos debían alistarse porque Von Rath había sido asesinado. Aunque esta situación no llega a movilizar por completo a John hay una frase que dice su compañero que lo interpela: “…si Von Rath muere… no me gustaría ser judío mañana por la noche…”
Es este el momento en que cambia su actitud, toma una identificación del partido nazi y parte a la estación de tren a comprar un pasaje de ida para su amigo judío a Paris. Notamos un cambio en su actitud ya que se dirige de un modo mucho más agresivo y autoritario que la primera vez que fue en busca de ese mismo pasaje.
Con el pasaje en la mano corre al domicilio de Maurice (el amigo) y no lo encuentra, le deja una nota pidiéndole que se dirija a su casa.
Ya en su casa, mientras se alista para la misión que le fue impuesta – conocida hoy en día como “la noche de los cristales rotos” – por el asesinato de Von Rath, entabla un diálogo con Anne –su mujer- que vale la pena rescatar porque notamos indicadores que lo interpelan:
J: “Es que no se que hacer, jamás pensé que llegaría tan lejos. Nunca pensé que llegaría este momento.”
A: “Por supuesto que no. ¿Sabes lo que vas a hacer esta noche? Vas a mantener la paz, prevenir para evacuar, a controlar la multitud…”
J: “¿Es solo eso?”
A: “Si. No vas a correr ningún peligro.”
J:” No estoy preocupado por mi, estoy pensando en Maurice. Yo le prometí que estaría bien.”
A: “No es tu culpa. Los judíos con sentido común se marcharon hace años.”
J: “Exacto. Debí ayudarlo cuando aún estábamos a tiempo.”

En este dialogo se observa como John comienza a interpelarse sus acciones anteriores: no haber ayudado a su amigo cuando él lo solicitó, no haberle creído todo lo que implicaba ser parte del partido nazi, etc.. Aquí empezamos a notar como nuestro personaje se va quitando el velo de sus ojos, velo que se había puesto para no cargar con la culpa que le pesaba por hacerse socio del partido.
Acto seguido a este diálogo le entrega el pasaje a su esposa dándoles estrictas órdenes de entregárselo a Maurice cuando apareciera por su casa. Frente a esta nueva actitud adoptada por John y vestido como militar Anne se excita y le pide que se observe en el espejo. Esta es la primera vez en que John se encuentra con el reflejo de un capitán nazi y podemos observar como la cara de John nos muestra lo ajena que le resulta dicha imagen. Es este un nuevo indicador de su interpelación.
Estas interpelaciones son las que resignifican el primer tiempo en el que él se asoció al partido nazi. Es a partir de esta resignificación que nuestro personaje tiene dos posibilidades contrapuestas: por un lado puede seguir manteniendo su postura cómodamente ciega y evitar la angustia que la situación trae aparejada, porque bien sabemos que “ojos que no ven, corazón que no siente”; Por el otro lado puede responsabilizarse por sus actos. Responsable es “aquel del que se espera una respuesta que suponga un cambio de posición del sujeto frente a sus circunstancias” .
Esta segunda opción posibilitará el ingreso a un tercer tiempo que “verifique la responsabilidad subjetiva, una toma de posición en relación al universal inscribiendo un acto que produzca un significante”.
Ubicamos este tiempo en el momento en que él intenta hacerse cargo su amigo y lo busca por todos lados, comienza a engañar a distintos militares para que le provean información acerca del paradero de su amigo, aparentemente deja a su mujer con la frase “se lo que hiciste… (…)Lo entregaste…”. Entendemos esta actitud como una toma de responsabilidad subjetiva en tanto que abandona todo lo que conformaba todo su universo y decide ir a buscar a Maurice al campo de concentración arriesgando su propia vida. Decide abandonar la seguridad de la lógica de la demanda e ingresar a un mundo seguro y sin garantías, sin Otro completo que provea los significantes necesarios para dirigir su existencia, elije su deseo y esto le permite ingresar en la dimensión de la responsabilidad subjetiva.
No es sino a partir de la culpa despertada en John por la desaparición del amigo que puede acceder a esta responsabilidad ya que “es a partir del pasaje por la culpa que el sujeto puede interrogarse, puede hacerse responsable y responder a la demanda respecto a su deseo (…) No hay responsabilidad subjetiva sin culpa en donde esta última resulta de factura particular y la primera una singularidad (…) La interpelación subjetiva se pone en marcha cuando la ley simbólica del deseo obliga a retornar sobre la acción” . Es así que la culpa permite, en consecuencia, la reinscripción del tiempo 1 como un acto ético. De esta forma nuestro protagonista transforma el hecho de haberse asociado al partido en algo positivo con lo que intenta salvar al amigo.
Su acto entra en la dimensión del acto ético que trasciende el particular ya que no es un acto destinado al Otro, no se juega en la lógica de la demanda sino que se guía por el deseo. Se separa de la completud ficticia que le daba su posición de dirigente nazi y toma un a nueva posición frente a su acto, produciendo un quiebre del particular y una verdadera emergencia de la singularidad.

Hipótesis clínica:

Entre el tiempo 1 y el tiempo 2 se extrae una ligadura, una hipótesis clínica que exprese la ligazón entre ambos.
Para explicar nuestra hipótesis nos basaremos en lo señalado por Lifton quien apela al concepto de desdoblamiento. El autor señala que el mismo involucra 5 características: La primera alude a una dialéctica entre dos yo en términos de autonomía y conexión. El médico nazi necesitaba de un Yo de Auschwitz para funcionar psicológicamente en un ambiente tan antiético a lo que eran sus patrones éticos anteriores. A su vez necesitaba de su yo anterior para poder seguir considerándose un médico humanitario, un marido y padre. En segundo lugar este desdoblamiento sigue un principio holístico en la medida en que el yo de Auschwitz tuvo éxito porque era inclusivo. En tercer lugar este desdoblamiento tiene dimensión de vida-muerte, ya que el yo de Auschwitz era percibido por el perpetrador como una forma de supervivencia psicológica en un ambiente dominado por la muerte. La cuarta característica nos remite a una de las principales funciones de este concepto que es el de evitar la culpa ya que es este segundo yo el que tiende a realizar el trabajo “sucio”; y por último este desdoblamiento involucra tanto una dimensión inconciente como un cambio significativo en la conciencia moral.
Podemos observar en John la presencia de un yo conflictivo y dividido a la vez que desgarrado por la fuerza de la naturaleza agresiva que se le impone y que se enfrenta en su lucha por conseguir éxito y poder.
Es en función de lo dicho anteriormente que creemos que en John podemos notar un desdoblamiento del Yo y que es a partir de este que se coloca este velo que da lugar a una ceguera conveniente evitando de este modo la culpa que le provocaría no solo el formar parte del partido sino también el no ayudar al amigo en primera instancia.
En el film notamos que cuando él va a buscar a su amigo a su domicilio y no lo encuentra esto marca un antes y un después en su conducta quien se empieza a enfrentar con su deseo, empieza a dejar caer este velo y el deseo empieza a manifestarse cada vez más a partir de las formaciones del inconciente. No podemos dejar de darle importancia a las alucinaciones que aparecen en los momentos en los que John ser presenta ante una situación para la cual no tiene respuesta a nivel simbólico. Es así como en una escena, entre otras muchas, se le aparece la alucinación de un coro cantando en un camión cuyo destino era un campo de concentración. Aquí observamos como John se ve movilizado por un sentimiento de culpa que lo lleva a rescatar a un desconocido frente a la incapacidad de poder salvar a su amigo. Freud, en”el Yo y ello” señala que sentimiento de culpa proviene de una tensión entre el yo y el super yo cuya función es la de conciencia moral. El yo reacciona con angustia de conciencia moral al darse cuenta que no está a la altura de las exigencias del super yo.
Por otro lado es muy importante la escena en la que se observa en el espejo con el uniforme puesto. Podemos observar en la cara de John como él se siente ajeno a esta imagen e inferir un indicio de despersonalización que se da en el no reconocimiento de sí en la imagen especular, síntoma que se agregaría a las alucinaciones.
Con respecto a las alucinaciones, podemos agregar, que John logra hacerse cargo de sus actos y aceptar su responsabilidad cuando puede darle una respuesta a su interpelación. En la última escena él logra encontrar la banda de la que sale la música que escucha, ya no alucina más, la banda es real, así como lo es la realidad con la que se ve enfrentado y su implicancia en dicha realidad.

BIBLIOGRAFÍA

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: El yo y el ello y otras obras (1923-1 925). Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores, 2000.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Desarrollo de la película:
Datos de la película: “Good”
 Guión: C.P. Taylor y John Wrathall
 Dirección: Vicente Amorim
 Protagonista: Viggo Mortensen
 Género: Drama
 País de origen: Budapest, Hungría
 Año: 2008

El film se sitúa en Berlín , año 1937 y comienza mostrando a John entrando a un edificio gubernamental para tener una entrevista con un representante del Führer a raíz de que había escrito una novela que le resultaba muy interesante al mismo para los propósitos del partido nacional socialista.
En la siguiente escena nos presentan su familia, un poco alborotada por la presencia de una madre enferma, una esposa neurótica y dos niños pequeños.
Una escena más adelante lo vemos dando clase, clase que debe suspender porque todos sus alumnos se levantan a ver una quema de libros que se realizaba en el centro del patio de la universidad y la puesta de las banderas del partido en las puertas del ámbito académico. Al mismo tiempo se ve un diálogo con el jefe del departamento que lo informa de que todos los libros de autores prohibidos por el partido deben quemarse, así mismo deberían borrarlos del plan de estudios. Ante la pregunta de John acerca de que pasaría si se niega el director le responde que deberá despedirlo.
Es seguida de esta escena que vemos por primera vez a una alumna, Anne Hartman, que va a su despacho y le habla de la admiración que siente por él, de cómo sus libros cobran vida cuando él habla de ellos. A la salida del despacho mientras hablan de su nueva novela acerca de la eutanasia se ve una aproximación inadecuada de la alumna a su profesor y es ahí cuando vemos una primera alucinación de John en donde ve cómo cantan una canción de amor que según él “adora”. Seguido de esto lo vemos en el despacho de Maurice, un amigo que es psicólogo, contando acerca de estas cosas que aparecen en su imaginación a lo que su amigo le responde que si empezaron a principio del año, cuando se puso “al país en manos de un loco” puede ser la fantasía una “respuesta racional a un mundo irracional”.
En la siguiente escena vemos una charla de ellos dos sobre la situación en general en el país sin lograr entender porque la gente acata los dichos de Hitler, al que John se dirige como una “broma” que no durará.
En la siguiente escena lo vemos nuevamente en la cancillería, en este momento le piden que escriba una nueva novela sobre la eutanasia para publicarla. Es finalizada esta entrevista en donde le comentan que sería muy bueno para su progreso personal el hacerse socio del partido.
Un nueva escena nos lleva a su casa, a medianoche, en donde repentinamente aparece Anne, su alumna, y donde aparece también un nuevo acercamiento, en este caso ella lo besa. Acerca de esta situación es de lo que hablará con Maurice en la próxima escena.
Vemos luego como la esposa de John llega y lo nota angustiado, pero él sale del paso diciendo que su angustia se debe a que su suegro le dijo que se afiliara al partido para poder llegar a ser “alguien”. Su esposa, lo escucha, lo apoya y le dice que él siempre “hace las cosas bien”.
Nuevamente vemos en la siguiente escena un encuentro de John con su alumna, encuentro en el que él decide hablar con ella para no dar lugar a esa relación pero son interrumpidos por un desfile militar en el que él no quiere participar pero que ella lo convence de hacerlo.
Una vez más se lo ve en la cancillería pero esta vez diciendo que le gustaría ser parte del partido pero no de ser un soldado más. Es así que lo llevan a una oficina en la que le dicen que buscan gente como él, con una “sutil determinación” para criar a la nueva generación. Vuelve a su casa a contar lo sucedido a su mujer, pero ella no lo escucha inmersa en la música que toca en su piano; al mismo tiempo su madre pide por su ayuda y esto nos traslada a una nueva escena, John, en una nueva habitación, separado de su mujer y con Anne desnuda, en la cama durmiendo… Una nueva relación en su vida… En eso llega Maurice para salir al bar de siempre alegando que tuvo varias cancelaciones de citas y él le comenta que está escribiendo y no puede salir con él. Maurice intenta subir pero él se lo impide ocultándole la situación en la que se encuentra.
En un nuevo cuadro vemos a John, acompañado por Anne en una fiesta del partido, aquí se encuentra con su (ex) suegro y este le hace un escándalo por el abandono de su hija. Cuando decide retirarse de la fiesta por dicho escándalo, un nuevo personaje aparece defendiéndolo y diciendo que no se preocupe, que de todos modos, las ideas de Himmler son muy revolucionarias, y que su decisión fue la adecuada para poder traer nuevos hijos al mundo y dar lugar a una nueva generación para el Führer, nombro a este hecho como un hecho “patriótico”.
Seguido de esto aparece otra vez John en la casa de Helen, su esposa, para ir a buscar a su madre. Esa casa es un caos y Helen le pide nuevamente que se quede pero él se rehusa. Se lleva a su madre quien le cuestiona haber dejado a su familia y le pide que la deje morir, cosa que el rechaza. La lleva a un nuevo departamento y la deja en compañía de una persona para que la ayude.
Seguido de esto, un nuevo episodio, Anne, junto a John y Maurice están en la playa, en esta escena Maurice se da cuenta de que John se afilió al partido, le pide explicaciones y lo abandona enojado tras una discusión acerca del partido y su situación de judío alemán.
Octubre 1938, nos muestran la filmación de la película de su novela. Un ministro viene a felicitarlo y él presenta a Anne en este caso como su esposa embarazada. El ministro la saluda y le hace un elogio:”el prototipo ario de la madre”. Aquí aparece una nueva alucinación de John con un coro que canta su canción. Al salir de set de filmación Anne le comenta que está orgullosa de él, y él le dice que debe ir a la casa de Helen a ver a los chicos y luego retornará a su hogar, Helen se enoja, pero él se va de todos modos…Así se dirige a la casa de Maurice en donde le llama la atención que ya no tiene servidumbre y que de cena hay solo un pan tostado con brusela; John cree que esto se debe a su situación económica pero los televidentes sabemos que se debe a su situación de judío… Tras la cena Maurice le pide documentos para salir del país a lo que John responde que no hay por qué abandonarlo y que si quiere hacerlo que lo haga por los caminos oficiales. Tras una discusión Maurice le ruega que le compre un pasaje a Paris y le paga por ello. John se retira y va hacia la terminal de trenes. Ya allí en el momento en que va a comprar el pasaje se encuentra con un grupo de soldados nazis que lo hacen adelantar en la fila y lo cuestionan acerca de la compra de un pasaje solo de ida hacia a Paris, es así como John cambia de destino y compra un pasaje ida y vuelta a la casa de su madre. Ya en casa de su madre, la encuentra muy enferma y sola y ella trata de suicidarse pero él la detiene.
Un nuevo cuadro nos lleva a una plaza en la que se encuentra con Maurice y le devuelve el dinero que le dio. John le cuenta que su madre se intentó suicidar y que lo único que puede hacer es respirar, Maurice responde a esto comparándose con ella. Tras un pequeño diálogo en el que rememoran viejas situaciones John le dice que intentó comprar el pasaje pero que no pudo, que no tienen órdenes de detener a nadie, a lo que Maurice le responde: “Soy judío, tu eres nazi… fin de la historia” y se va.
En una nueva escena se ve el entierro de su madre y a John junto a su ex esposa. Ella se ve mucho mejor, ahora da clases de piano y aprendió a cocinar, ella le comenta acerca de lo orgullosos que están sus hijos y ella de él.
Ahora nos encontramos en una cena donde están él, su esposa, y un matrimonio amigo . Luego de hablar acerca de la búsqueda de hijos que tiene la otra pareja llega un mensajero militar con la orden de que todos deben alistarse para salir a una misión porque un secretario del führer, Von Rath, ha sido asesinado en Paris. Es allí cuando su amigo le comenta: “si muere Von Rath, no me gustaría ser judío mañana por la noche”. Seguido de esto se despide de todos diciendo que iría a quemar sinagogas y ante el cuestionamiento de su mujer este se corrige y dice, que primero tendrán una reunión en la que comunicarán la “indignación popular” y que el operativo se hará al día siguiente.
En ese momento, John pone una excusa y se retira de la casa. Se dirige a la estación de trenes y compra un pasaje a Paris, lo consigue gritándole y amenazando al vendedor con retirarlo de su puesto .
Con el boleto en la mano se dirige a la casa de Maurice pero no lo encuentra, le deja y nota y corre a su casa donde lo recibe un llamado telefónico en el que se le informa que Von Rath murió y que todas las reservas (militares) deben presentarse a trabajar.
Ya en la habitación, mientras se alista para salir tiene un diálogo con su mujer:
J: “Es que no se que hacer, jamás pensé que llegaría tan lejos. Nunca pensé que llegaría este momento.”
A: “Por supuesto que no. ¿Sabes lo que vas a hacer esta noche? Vas a mantener la paz, prevenir para evacuar, a controlar la multitud…”
J: “¿Es solo eso?”
A: “Si. No vas a correr ningún peligro.”
J:” No estoy preocupado por mi, estoy pensando en Maurice. Yo le prometí que estaría bien.”
A: “No es tu culpa. Los judíos con sentido común se marcharon hace años.”
J: “Exacto. Debí ayudarlo cuando aún estábamos a tiempo.”
Acto seguido a este diálogo le entrega el pasaje a su esposa dándoles estrictas órdenes de entregárselo a Maurice cuando apareciera por su casa. Frente a esta nueva actitud adoptada por John y vestido como militar Anne se excita y le pide que se observe en el espejo.
Sale de su casa. El caos reina en las calles de la ciudad. Gritos, personas corriendo, vidrios rotos, negocios incendiándose…John, Busca a su amigo…. Lo busca en su casa, en las calles, en los camiones que trasladan judíos… Grita su nombre y una persona dentro de un camión dice ser él. John, a pesar de saber que no es él, lo deja bajar y este sale corriendo. Una nueva alucinación, la gente del camión se pone a cantar… .
John vuelve a su casa y despierta a su mujer para ver si Maurice estuvo por ahí, la mujer lo niega.
Nos trasladamos ahora a Abril del año 1942, lo vemos a él en la cancillería a donde lo han llamado porque existe un proyecto de reacomodación de los detenidos y le piden que escriba informes sobre los campos. John pregunta si tienen los datos precisos de todos los detenidos para el reasentamiento y así llega a un salón lleno de archivos. Pide que busquen el nombre de Maurice y lo encuentran; leyendo su expediente se da cuenta que fue evacuado a Silesia y que fue Anne, su mujer, quien lo entregó cuando fue a su casa en respuesta a su nota.
Vuelve a su casa, toma se viste y se cruza con su mujer, tras verlo enojado le pregunta que pasa y él le cuenta que sabe todo, que sabe que fue ella quien traicionó a su amigo entregándolo a los nazis y se va al campo de concentración.
Llegado al campo, le cuenta al general del lugar que lo enviaron para hacer un informe sobre el campo; que se eligió un nombre al azar para ver si llevan bien los expedientes y que el nombre elegido es el de “Maurice Gluckstein”. El general le aclara que es imposible encontrar a alguien allí, desde el momento que llegan son despojados de sus nombres y se les otorga un número con el cual identificarse y que de todos modos nadie pasa más de un mes o dos en eses campo.
John cree ver a Maurice en una de las filas y cuando nota que no es él comienza a escuchar una música; creyendo que es una de sus alucinaciones comienza a dar vueltas por el campo en busca de la fuente de esa melodía, en el camino, se encuentra con detenidos trabajando, detenidos marchando, detenidos en filas, detenidos bajando de trenes, detenidos muriendo a su paso.
Así, caminado por entre los cuerpos, llega a la fuente de la música, es una banda de detenidos que está tocando y ahí se da cuenta y dice en voz alta:”Es Real”.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: