por 

Trabajo de Campo
Psicología Ética y
Derechos Humanos

Prof. Regular Adjunto a Cargo: Lic. Fariña Juan Jorge
Profesora de Trabajos Prácticos: Lic. Patricia Gorocito
Comisión 16 - Miércoles 21.30 a 23 hs.
2do. Cuatrimestre – Año 2009
Fecha de entrega: 18/11/2009

Erica Yamila Ramirez – Libreta N° 320107960
Almarante Ana Karla - Libreta N° 316844670

Para la realización de la segunda evaluación planteada por la cátedra elegimos un film del año 2008 llamado “Gran Torino”. Tomando como ejemplo el análisis de Juan Carlos Mosca sobre el análisis de “El Muro” de J. P. Sartre y el trabajo de Juan Jorge Michel Fariña sobre el film “The Truman Show”.

Sinopsis de la película elegida
Esta narra la historia de Walt Kowalski (Clint Eastwood), un jubilado veterano de La Guerra de Corea, que no se siente conforme con el rumbo que ha tomado su vida, recientemente viudo, vive solo, está enfermo (hecho que solo él conoce), se encuentra alejado de su familia, principalmente de su hijo; quien esta casado con dos hijos. Tampoco le agrada la reciente transformación de su vecindario, principalmente, por los inmigrantes del Sudeste de Asia que tiene como vecinos.
Un noche descubre a su vecino, un joven asiático, tratando de robar su coche como prueba de iniciación para entrar en una pandilla local, que se ha encargado de fomentar la violencia y el miedo en el vecindario. A partir de este hecho es que comienza la relación con este joven, quien, como muestra de arrepentimiento, debe trabajar durante una semana para él, ya que de acuerdo a sus costumbres, deshonro a la familia y debe pagar su deuda. Walt dejará poco a poco de lado sus prejuicios racistas y establecerá una relación paterno-filial con el muchacho. Finalmente, se produce una relación de cariño y amistad tanto con él como con su hermana.

Nuestro recorte de la película para realizar el análisis es el siguiente:
Una tarde Taho, el joven asiático, volviendo de su trabajo (el cual consiguió por medio de Walt y sus contactos) es sorprendido y atacado por la pandilla, compuesta por un grupo de jóvenes, entre ellos su primo, quien había querido que si o si forme parte de ella. Le destruyen sus herramientas de trabajo, lo golpean y queman su rostro con cigarrillo. Días después se cruza con Walt, quien justo sale a sacar la basura,, y al enterarse de lo sucedido se enfurece e indaga “¿Donde esta la casa de tu primo?”, sabiendo como es y el por qué de su pregunta, Taho le dice que no importa, que estará bien, que lo deje así. La acción que seguido a esto lleva a cabo Walt, la cual explicaremos a continuación, es la que tomamos para comenzar la articulación con los conceptos teóricos.

Por ende es Walt nuestro sujeto de análisis, quien consideramos que toma una decisión comparable (en términos teóricos) a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.
Siguiendo con el análisis ubicamos dentro del circuito de la responsabilidad, como tiempo 1: Cuando Walt toma venganza al enterarse que la pandilla había atacado a Taho. Sigue a los pandilleros para saber donde vivían., espera el momento justo, sorprende y golpea a uno de ellos. Le da una advertencia: que deje de fastidiar a Taho y que le diga a sus amigos que lo dejen en paz, ya que si el tenía que volver juró que los mataría.
Lo consideramos como tiempo 1, ya que como plantea María Elena Domínguez en el Texto “Los Carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” es justamente en el tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada.
Esto también lo da por supuesto Walt, quien al día siguiente (habiendo trascurrido mas de 24hs) se siente muy bien, organiza y comparte una comida con los vecinos en su patio, se lo ve muy contento, lo cual es llamativo para la hermana de Taho.
Podemos observar a continuación un tiempo 2 en donde algún indicador señala un exceso en lo acontecido. Donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se abre posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. El sujeto se ve interpelado por ciertos elementos disonantes, es decir, el personaje recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso respecto de que algo anduvo mal, por lo tanto, su accionar que se agotaría en determinados fines, no se hizo. Como plantea Fariña, “las cosas fueron mas allá de lo esperado”. Vemos, en la película, este tiempo 2 cuando la pandilla toma represalias por la conducta y amenazas del Walt. Realizan un gran tiroteo, acribillan la casa de sus vecinos, la familia de Taho. También atacan de manera abusiva a su hermana, la violan y la golpean ferozmente llegando a su casa toda ensangrentada.
Walt no imaginaba que esto podía pasar, creía que lo que el había hecho contra un miembro de la pandilla había sido la solución contra ellos, que todo había terminado.
Se ve claramente a un sujeto interpelado por los hechos, se da cuenta que su acto tuvo consecuencias “mas allá” de lo que él pretendía; al rnterarse de lo que hicieron contra la casa los pandilleros y al estar a la espera de la hermana de Taho, quien no estaba donde se suponía y su llegada se dilataba cada vez més, llega a decir entre dientes: ¡No puede ser! Yo sabia q esto pasaría… ¡Que estoy haciendo aquí! Claramente esta situación le genera culpa, remordimiento; él sabe que se debe a lo que hizo días anteriores. Una vez en su casa, se puede observar a un sujeto desbordado, destroza a puñetazos muebles de su casa. Se siente responsable por lo que le pasó a esa familia. Este es el momento de la interpelación, ya que su conducta vuelve.

Dentro del circuito, este Tiempo 2 actúa resignificando al Tiempo 1. Tomando lo que se plantea en el texto “El sujeto divido y la responsabilidad” de Gabriela Z. Salomone, podemos decir que es la culpa, en este caso, lo que nos pone en evidencia de un sujeto interpelado. Interpelado por aquello que, aunque vivido como ajeno, le pertenece y perturba su intención conciente, que como planteamos anteriormente, su intención era que el grupo de pandilleros deje de molestar a Taho. Esa hiancia, ese punto de inconsistencia, lo interpela, llama al sujeto a responder y Walt ante ésto, responde.
En la película a continuación se ve como nuestro personaje analizado trata de enmendar la situación, ya que la familia de Taho se negó a denunciar a los atacantes, no sólo por tener miedo a las posibles consecuencias sino sobre todo por la comunidad a la que pertenecen que es muy reservada.
Esta vez Walt piensa antes de actuar, piensa un plan para que la pandilla pague por sus hechos, por el ataque a la hermana de Taho. Se dirige hacia la casa de ellos y entabla una conversación en la puerta, mientras cada uno de los miembros de la pandilla lo apunta con un arma. Comienzan a salir los vecinos para ver que era lo que sucedía, para ver a qué se debían esos gritos. Y mientras Walt, rápidamente y con actitud desafiante, introduce su mano dentro de su campera la pandilla comienzan a dispararle hasta matarlo, esta vez él no llevaba ningún arma consigo e introdujo su mano en busca de un encendedor para prender su cigarrillo. Logró que haya testigos frente a ésta situación, quienes declararon lo sucedido y consiguió finalmente con su muerte que integrantes de la pandilla pagaran por sus hechos, que fueran a la cárcel.
Como se ve en el caso de Walt y teniendo en cuenta que la culpa es el reverso de la responsabilidad, es justamente la culpa, como plantea Oscar D’ More, la que obliga a una respuesta ad hoc a la interpelación; es decir dado el tiempo 2, con todo lo que este tiempo significa, facilita una respuesta que aunque no es considerada todavía tiempo 3 (aquel de la responsabilidad subjetiva) responde a la interpelación. Dice en el texto “Responsabilidad subjetiva y culpa”: La interpelación es en términos económicos lo que genera deuda, culpa en sentido lato. (…) La interpelación “implica” ya una deuda por la que hay que responder, es el llamado a responder para volver al surco de lo moral (…)
Es a partir del tiempo 1 y tiempo 2 que podemos plantear la hipótesis clínica en relación a Walt:
Conjeturamos que el acto del tiempo 1, no se debe exclusivamente a que dejen de fastidiar a Taho, sino que da cuenta de cuestiones a nivel inconciente de Walt. Consideramos que existe un deseo inconciente de ser reconocido y valorado, algo que no se da en su entorno familiar, y posición que había logrado cuando estaba en la guerra, pero por actos por los que no se sentía orgulloso. Se ve en sus actos la búsqueda, a nivel inconciente, de correrse de la imágen que el mismo generaba y que por ende todos tenían de él, es decir, la de un viejo malhumorado, cascarrabias y racista. Podemos dar cuenta de ésto con el cambio de posición subjetiva que también se produce en Walt cuando comienza a acercarse a sus vecinos, anteriormente, los consideraba “ratas de pantano” o “malditos bárbaros”, no quería que se acerquen a la puerta de su casa, pero luego se da cuenta de que son las únicas personas que tiene al lado, que no están con él por conveniencia, como su propia familia. A partir de esto, él se siente acompañado y que sus conductas pueden ser útiles para otras personas.
Efectivamente es lo que logra al dar su vida para que se haga justicia, logra un reconocimiento, es valorado y apreciado, no sólo por Taho y su familia sino por todo el vecindario.
En relación al planteo previamente, el dar su vida para que se haga justicia, consideramos que quería que su muerte no fuera en vano (ya que el estaba muy enfermo y no hacía ningún tratamiento médico) sino morir por una causa justa, responde a un deseo inconciente, se hace cargo. Se puede ver también su propio deseo inconciente de morir, en primer lugar porque como ya se mencionó estaba enfermo y no trataba de mejorar, y también por el hecho de que, en relación a los pandilleros, podía haber resuelto las cosas de otra manera, a la manera que esperaba Taho quizá (que fuera a tomar venganza con mano propia, con armas).
Se encuentra en Walt también un sentimiento de culpa, que tiene que ver con la dimensión ética, hace que se retorne al Tiempo 1, sobre la acción a la cual se debe responder, ésta culpa hace que pague con su vida. Se ve el acto como producción de sujeto. Se presenta un acto ético porque hablamos de efecto sujeto, es un acto el cual provoca un sujeto de deseo inconciente. De acuerdo al fragmento del film elegido y eligiendo a Walt como sujeto de estudio, podemos ubicar que en dos momentos se llevan a cabo actos éticos, el primero cuando decide ir tras uno de los pandilleros para advertirle que dejen en paz a Taho, y el segundo cuando interpelado por que su acto fue mas allá de lo que el esperaba y pretendía, decide dar su vida logrando así que los pandilleros sean encarcelados. Lo consideramos un acto ético tomando en cuenta en primer lugar lo que se plantea en “La responsabilidad ante el aborto” de Alejandro Ariel: “Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, sin los otros (…) Una decisión por fuera del temor y de la temeridad, ya que cuando alguien es temerario se precipita a una acción no calculando sus riesgos. Es una decisión de alguien que no se retrasa, que no se precipita, que no se calcula y que no espera. En consecuencia, un acto es una decisión y no una acción”; y esto puede verse en Walt en esos dos momentos, decidió actuar por fuera de los otros, sin los otros. Y en la primera situación más evidente porque decidió actuar sin calcular los riesgos que esto implicaba.
También Alejandro Ariel en “El estilo y el Acto” nos deja claro que es la ética “es la posición de un Sujeto frente a su soledad: no a la posición en lo social por su relación a los otros sino la posición de un Sujeto frente a su soledad. Frente a lo que esta dispuesta a afirmar, a afirmar y firmar (…)” y claramente, el personaje interpretado por Clint Eastwood, como sujeto en soledad es que decide actuar como lo hizo en ambas situaciones (las planteadas anteriormente). Más evidente es esto en la segunda situación, cuando planea en su soledad la manera precisa para que los pandilleros fueran encarcelados, para que paguen lo que hicieron, con testigos que dieran declaración y sobre todo sin Taho, es decir excluyéndolo de todo intento de “venganza,”, ya que en la película hay una escena en la cual encierra a Taho para que él pueda actuar sólo, a su manera y que este adolescente no lleve consigo toda su vida la carga de haber asesinado a alguien. Es justamente que tomando las definiciones de Alejandro Ariel es que podemos hablar de acto ético.
En relación a la hipótesis clinica, se puede agregar, con respecto a la posición de Walt, según lo que plantea Gabriela Salome, que Freud habla de acciones involuntarias que llevan a un propósito que el actor de la acción desconoce. Aquí la responsabilidad aparece vinculada con un propósito desconocido para el sujeto. Se trata de una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo. Freud ubica la responsabilidad en relación a aquel propósito inconciente que, ajeno a la voluntad de yo, propició a la acción. Responsabiliza al sujeto de aquello que desconoce de sí mismo.

Con respecto a las categorías trabajadas en al cursada, la categoría azar puede ser señalada dentro del fragmento del film elegido. Teniendo en cuenta que azar implica incertidumbre, definiéndose como un quiebre en la relación causa-efecto, rigiéndose fuera de la voluntad del sujeto y de la cual no se puede dar alguna explicación. Ocurre sin que se pueda predecir, aquí no hay responsabilidad. Y en el texto de Juan Jorge Michel Fariña, “Responsabilidad: entre necesidad y azar” otros nombres para Azar son “Suerte”, “Coincidencia” “Casualidad”, “Accidente”. Consideramos que es justamente por azar que Walt se entera de lo sucedido, lo que lo lleva en un primer momento a amenazar a uno de los pandilleros, ya que es por casualidad que se cruzan él y Taho. Lo que claramente no podemos hacer es responsabilizar a Taho por las consecuencias del acto de Walt, porque él no sólo no quería decirle nada al respecto sino que claramente le dijo que no hiciera nada.
También ubicamos como producto del azar que la hermana de Taho, quien siempre estaba en su casa, haya ido a visitar a su tía cuando los pandilleros iban a tomar represalia por las amenazas de nuestro personaje elegido.

Con respecto a la categoría universal podemos señalar que, al ser definida como lo que hace a la condición de lo humano, lo que es propio de la especie, la podemos observar en el rodaje cuando se ve la agrupación de personas, ya que el sujeto por ser un ser social, va a tender a formar parte de un grupo dentro de una comunidad.
Con respecto a la categoría particular en el texto “Lo universal-singular” de Fariña dice: “Lo particular no puede comprenderse separado de lo universal-singular y, a su vez, eso que hemos llamado universal-singular no existiría sin lo particular. Ante todo, lo particular es un efecto de grupo. En otras palabras, un sistema de códigos compartidos.”. Esto se puede vislumbrar cuando las personas se agrupan de acuerdo a las creencias, lenguaje, cultura y semejanzas, como en “Gran Torino” por la pandilla, que son unos adolescentes que tienen sus propios códigos y se afianzan entre sí, que piensan de la misma manera por ser parte del grupo ya que, por ejemplo, a ninguno le produce contrariedad el violar a la hermana de Taho (prima de uno de los integrantes) ni tirotear la casa. Y, por otro lado, los vecinos asiáticos, como por ejemplo, cuando se ve la escena en la cual están festejando un nacimiento con las costumbres y ritos propios de la comunidad a la que pertenecia Taho.
Siguiendo con el texto, allí se plantea que “La pauta moral se corresponde con los sistemas particulares –culturales, históricos, de grupo-, mientras que el horizonte ético puede soportarse en tales imaginarios, siempre los excede. (…) Lo universal-singular de la ética no puede ser colmado por ningún sistema moral”. Por eso, la categoría singular que es interpretada como lo propio de cada sujeto, como lo que produce un acto ético, se puede observar en la forma en la cual la pandilla interpreta y por ende, responde al acto de Walt. Y por otro lado, la decisión de nuestro personaje analizado cuando, luego de lo que consideramos como tiempo 2, resuelve el conflicto desde su propia muerte, a su manera, en soledad.

Bibliografía

 Ariel, A (1994). “El estilo y el Acto”. Ediciones Manantial, Buenos Aires.
 Ariel, A . “La responsabilidad ante el aborto”. Ficha de la cátedra.
 Domínguez, M. E (2006). “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” en Clínica y Deontología.
 D’ Amore, O. (2006). “ Responsabilidad subjetiva y culpa” en Clínica y Deontología.
 Fariña; Juan Jorge Michel. “El doble movimiento de la ética contemporánea. La dialéctica de lo particular y lo universal-singular. En ética: Un horizonte en quiebra.
 Fariña; Juan Jorge Michel: “Lo universal-singular”. En ética: Un horizonte en quiebra.
 Fariña; Juan Jorge Michel; “The Truman Show”
 Lewkowicz, Ignacio: “ Particuar, universal, singular”. En Ética: Un horizonte en quiebra.
 Mosca, Juan Carlos (1998) “ La responsabilidad: otro nombre del Sujeto”. En Ética: Un horizonte en quiebra.
 Salomone, Gabriela (2006). “El sujeto dividido y la responsabilidad” en Clínica y Deontología.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: