por 

PSICOLOGÍA ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

CÁTEDRA 1

PROF. FARIÑA, JUAN JORGE MICHEL

SEGUNDA EVALUACIÓN

COMISIÓN 8

ALUMNA: ALESSO, SONIA LUISA

SEGUNDO CUATRIMESTRE 2009

Segunda Evaluación Ética:

Para esta segunda evaluación he elegido la película “ Gran Torino”, estrenada en nuestro país en marzo de 2009:
La trama de la película se desarrolla en un barrio en Detroit ( Estados Unidos ), y su protagonista llamado Walt Kowalski acaba de quedar viudo.
Ese hombre, veterano de guerra de Corea, ha sido testigo de los cambios que han tenido lugar en dicho barrio, y el vecindario se ha convertido en un crisol de razas.
Todos estos cambios no han sido precisamente del agrado de Walt, quién se nos presenta como un hombre racista, intolerante, duro y malhablado, que escupe malicias, se ofende y tiene malos modales hasta con el peluquero que es su amigo.
No parece sino esperar la muerte sentado en su porche con una cerveza en la mano y la fiel Daisy echada a sus pies, ya que ve con decepción como el ordenado e idílico mundo en el que transcurrió su vida se deshace ante sus ojos, el modelo Ford que guarda en su garaje es el símbolo de ese pasado que idealiza.
En fín no puede haber tipo mas detestable que Kowalski al comienzo de la película.
Hay una evidente disfuncionalidad latente, entre los cada vez menos americanos blancos que quedan en el vecindario y los extranjeros, sean latinos, negros o asiáticos.
Justamente en la casita de al lado vive una familia de asiáticos (Hmong), integrada por tres mujeres y un varón que representan tres generaciones. “El hombre de la casa de al lado”, Thao, es un tímido jovencito, y su primo, integrante de una pandilla, es quién lo acosa y hostiga para que forme parte de esa pandilla, exigiéndole como prueba de “iniciación” o de hombría, que robe el Gran Torino, modelo 72, que Kowalski lustra y guarda en su garaje.
Esta situación ilustra un ejemplo del maltrato interfamiliar.
Durante el intento de robo del auto, Kowalski lo descubre y lo evita.
Posteriormente Kowalski sale mas a atacar que a defender a Thao ante una situación planteada entre él y esa pandilla, enfrente de su casa, cuidando su propio territorio. A sus ojos deben arreglarse ellos y sus guerras contra las demás pandillas de otras etnias, a condición que no invadan su territorio.
Y que no lo moleste tampoco el insistente curita que busca cumplir el expreso deseo de la difunta: arrancarle una confesión. No es asunto de un sacerdote inexperto si a él le duelen todavía en la conciencia las heridas que le dejó la guerra y las atrocidades que cometió en la guerra.
A medida que el adolescente deba hacer trabajos para él, como forma de resarcimiento que le impone su tradicional familia, poco a poco se irá construyendo una relación entre el “anciano” y sus vecinos hijos de inmigrantes. Sin embargo es necesario poner en evidencia que él mismo es llamado “polaco” por sus vecinos y amigos, él también en cierta forma es un inmigrante al que esa tierra le brindo una oportunidad.
Basta ese hecho, esa relación con Thao, para que el contacto de Kowalski con el mundo real se restablezca y haga aflorar en él, tras la ira inicial y con la frecuentación de la familia asiática, el impulso protector (paternal) al que no supo responder en su momento. Hay incesantes referencias entre Kowalski y sus hijos, por más que haya un llamado de atención, de necesidad de afecto.
Esa relación se fortalece poco a poco hasta el punto que Kowalski ayuda al joven a conseguir un trabajo, a conseguir sus herramientas.
Esto no es tolerado ni admitido por su familiar pandillero y con su banda, lo atacan y destruyen no sólo esas herramientas sino también una incipiente actitud optimista hacia la vida de ese joven.
La violencia que nunca ha desaparecido de la escena, irrumpe despiadadamente haciendo que Kowalski, en equilibrio entre lo legal y lo ilegal, realice un abierto desafío en defensa, ahora sí del joven Thao, ante los malvivientes. Estos, en una respuesta brutal y despiadada sin “respetar siquiera la sangre” – según las propias palabras del protagonista – someten a la hermana de Thao a una atroz golpiza, y también a una velada violación.
Hemos llegado a una espiral creciente de violencia, que comienza a involucrar a todos, y de la que Kowalski se siente responsable.
En solitario, planea los próximos pasos, enfermo, sufriendo una enfermedad que se ha manifestado a lo largo de toda la película, con detalles mínimos pero certeros para informarnos que se trata de algo grave: con los resultados médicos a la vista, tiene un intento de acercamiento rudimentario y por teléfono, con uno de sus hijos.
No hay mucho margen para la reflexión: está viejo, cansado, enfermo, y comienza a permitirse, a concederse la reconciliación: con uno mismo y con los demás. Lo vemos tomar actitudes novedosas: desde fumar adentro de la casa mientras toma un baño de inmersión, hasta confesarse conforme lo implorado por su esposa.
Si bien esa reconciliación llega al final de su camino, le trae la necesaria paz para que la vida recupere su sentido y la redención sea posible, aunque imponga el sacrificio.

De este film he recortado la siguiente singularidad en situación:
La violencia que nunca ha desaparecido de la escena, irrumpe despiadadamente haciendo que Kowalski, en equilibrio entre lo legal y lo ilegal, realice un abierto desafío en defensa, ahora sí del joven Thao, ante los malvivientes. Estos, en una respuesta brutal y despiadada sin “respetar siquiera la sangre” – según las propias palabras del protagonista – someten a la hermana de Thao a una atroz golpiza, y también a una velada violación.

Tiempo 1): El sujeto lleva adelante una acción, una conducta orientada por un determinado objetivo y entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida.
Kowalski se encuentra con Thao, quién ha sido golpeado y despojado de sus herramientas de trabajo, decide ir hasta el lugar donde habitan los pandilleros chinos responsables de tales hechos, golpea a uno de ellos y deja un mensaje: que dejen en paz a Thao y su familia. Caso contrario deberán atenerse a ciertas consecuencias.

Tiempo 2): El protagonista no puede salir de su asombro, dolor ,bronca e impotencia, se siente culpable por lo que pasó. Aquella acción suya fue mas allá con consecuencias impensadas en la persona de Sue, hermana de Thao. A la que sometieron a una golpiza brutal. Kowalski, en un ataque de ira, destroza cosas y da puñetazos a muebles, lastimándose y haciéndose sangrar los nudillos.
Comprende que ese chico, su vecino, en ese barrio, en ese ambiente, con esas influencias, nunca tendrá paz ni tranquilidad. Planea así una venganza para terminar para siempre con esa banda de pandilleros y salvar a su vecino y su familia.
El sujeto debe responder por su acción (responsabilidad subjetiva), no se trata de una combinación de necesidad y azar, sino que de esa grieta que se produce entre ambas, aparece entonces el efecto sujeto.
Hipótesis Clínica: Podríamos pensar en que el protagonista de esta historia esta tratando de reconciliarse con su existencia: aparentemente de su paso por la guerra le han quedado huellas imborrables que lo han perseguido permanentemente y le han impedido, entre otras cosas, ser un padre mas comunicativo con sus hijos. Ahora intenta, de alguna manera, subsanar eso, tranferencialmente en la figura de Thao. De ésta manera, nuestro protagonista parece interrogarse del deseo que lo habita sobre su paternidad.
Kowaski, en la etapa final de su vida, se inmola para liberar al joven de sus penurias, planeando una muerte digna y en paz, que le permite saldar muchas de sus deudas pendientes.
Observamos la aplicación de lo Universal, sólo expresado a través de lo Singular: El sujeto, al defender a Thao, actúa como un padre queriendo imponer su propia concepción de la Ley, es a allí donde encontramos un acto ético, acto único y realizado en soledad ( cuando decide ir sólo arreglar cuentas con los agresores de Thao), pero que no supone ni implica que su vida misma pueda ser considerada una vida ética.
Ante las consecuencias indeseadas de su acto ético, al protagonista no le queda otra alternativa que invocar lo Particular que en nuestro caso sería: para aplicar la Ley debe ajustarse a los sistema de códigos compartidos.
Así lo Particular será el soporte en que se realice ese Universal – Singular.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: