Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Hace tanto que te quiero >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Psicología Ética y Derechos Humanos

Evaluación: 2° Parcial

Análisis de la película “Hace tanto que te quiero”

Profesor titular: Juan Jorge Michel Fariña

Profesora: Ivana Somoza Barón

Alumnas: Cerredelo, Guadalupe. DNI: 29159774
Somaglia, Sabrina. DNI: 32677526

Cátedra 1

Comisión 22

Primer cuatrimestre

Año 2010

Consignas de evaluación
1) Tomando en cuenta el comentario sobre el film:
¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva?
¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela
consignando los indicadores.
2) Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3) Establezca los elementos de Azar y Necesidad presentes en la situación consignando los indicadores respectivos.
4) Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne, en caso que exista, alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5) Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (“El muro”, Sartre).

“Responsable: aquel de quien es esperable una respuesta. No digo “conciente de lo que hace” ni “que se hace cargo de lo que dice”, sino culpable de lo que hace y dice.”

La responsabilidad se puede confrontar de dos formas distintas. Según Gabriela Z. Salomone , una de ellas es la responsabilidad jurídica y la otra es la responsabilidad subjetiva. La primera es entendida en relación a la noción de sujeto autónomo del cual deriva. Dicho sujeto es aquel del cual se espera una respuesta, quien puede responder ante una interpelación objetiva y es dueño de su voluntad e intención; puede también entenderse, como una de las formas de responsabilidad moral.
La responsabilidad subjetiva es configurada a partir de la noción de sujeto del inconsciente, es decir, que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo. Es un sujeto no autónomo en el cual no media ni la razón ni la voluntad y para el cual no rige la responsabilidad moral.
Tomando como referencia estos conceptos, se analizará el film “Hace tanto que te quiero” del director Philippe Claudel. El mismo se basa en mostrar a la protagonista, Juliette, luego de cumplir quince años de condena por el asesinato de su hijo y cómo restablece el vínculo con su hermana, Lea, a la cual sobre el final de la película le confiesa el verdadero motivo por el cual mató a su hijo: dar fin al sufrimiento del niño tras padecer una enfermedad terminal.
Sobre el film, Eduardo Laso, expuso un comentario denominado “Delito, culpa y responsabilidad” , tomando como personaje para su análisis a Juliette. Plantea como hipótesis central la no aceptación de la protagonista del lugar que le ofrece el Otro, instalándose así en el lugar de culpable, sin hacerse responsable de su acto y viviendo en la cárcel a la cual ella misma se condenó.
Esta hipótesis se puede extraer del texto a partir de distintos indicadores. El primero, se plantea cuando el autor describe a Juliette como alguien que no reivindica la singularidad de su acto contra el particular de una ley y responde ante el mismo desde el lugar del Otro, de cómo el Otro la ha sancionado. El segundo, cuando se afirma que la protagonista decide no darle a su familia la posibilidad de acompañarla frente a la enfermedad de su hijo, silenciando las circunstancias que la llevaron a la decisión final y condenándose a sí misma a ser decretada muerta en vida, sin recurrir a ningún atenuante que permitiera reanudar un lazo al Otro. Un siguiente indicador se ubica cuando Laso destaca al comienzo en Juliette una actitud distante, oscura y osca a pesar de que su hermana le da alojamiento en su casa, le sostiene los silencios, el cuñado finalmente le da el lugar de tía, sus sobrinas le brindan afecto, entre otras actitudes de contención. Como último indicador, para justificar que la protagonista se reúsa a ocupar el lugar que la familia le brinda, el autor plantea la envidia trasmutada en odio de Juliette hacia su familia, debido al hecho de que la misma iba a seguir viva y feliz luego de la muerte de su hijo; sumado al odio a sí misma por traer al mundo un niño que no viviría demasiado.
Si bien Laso plantea esta hipótesis clínica, sobre el final del comentario expresa que cuando Juliette le relata por primera vez a su hermana el verdadero motivo del asesinato, consigue salir de la cárcel a la cual se había condenado.
La película analizada permite reconocer un circuito de la responsabilidad subjetiva. Según el texto de María Elena Domínguez , el mismo implica dos tiempos lógicos no cronológicos. El recorrido del circuito responde con lógica de retroacción, es decir, hace que se vuelva sobre una acción que ya sucedió. Está compuesto por un Tiempo 1 donde se realiza una acción determinada que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada. En el film analizado el Tiempo 1 es la acción de Juliette de callar el verdadero motivo por el cual cometió el crimen. Sin embargo, el mismo se ve luego confrontado en un Tiempo 2, donde el sujeto se ve interpelado por ciertos elementos disonantes del Tiempo 1. Esta interpelación subjetiva, como expresa Oscar D’ Amore , es la puesta en marcha del circuito. Como Tiempo 2 se reconoce la demostración de parte de Lea hacia Juliette de que todavía tienen un vínculo familiar, lo cual causa que Juliette rompa su silencio y le cuente el verdadero motivo del crimen. Como acciones que indican tal demostración de Lea hacia Juliette se podrían incluir las siguientes: el alojamiento de Juliette en su casa, la aloja a pesar de la oposición de su marido en un comienzo; el abrazo de bienvenida a su casa; comparte con ella sus actividades de tiempo libre en la pileta; le sostiene sus silencios, soporta pequeños maltratos; le demuestra que siempre la ha recordado a pesar de las presiones familiares y el lavado de cerebro que le hicieron sus padres, todos los días para no olvidarla anotaba en su diario anotaba, junto a su foto,el nombre de Juliette; le brinda la posibilidad de escucharla cuando ella lo desee sin presionarla; le ofrece no solo compartir su vida con su familia y sus hijas, sino también su círculo de amistades; la encara cuando encuentra los resultados de los análisis de Pierre (hijo de Juliette), que señalaban su enfermedad terminal, tras lo cual la interroga acerca del por qué de la exclusión de la familia en ese momento. De este modo, el Tiempo 1 queda resignificado por la interpelación a través de la culpa. La misma hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder.
“(…) la responsabilidad alcanza al sujeto allí donde éste no tiene conciencia de serlo, su registro imaginario se detendrá mucho antes. Se trata de la culpa. La culpa se constituye así en el reverso de la responsabilidad. Cuando la responsabilidad del sujeto se halle ausente, aparecerá, como sustituto, como contraparte, el sentimiento de culpa. Los pensamientos atormentadores, el arrepentimiento, incluso los distintos modos del altruismo, serán algunas de sus figuras. En cualquier caso, no más que formas desplazadas – en el yo- de la responsabilidad ausente en el sujeto.”
En la película se observa como figura de culpa, el autorreproche, ya que la protagonista se castiga por haber dado a luz a un niño enfermo y prefiere que la vean como asesina de su hijo a explicar el verdadero motivo de su acción.
Dado un Tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al Tiempo 1 es una obligación a responder a la misma. Dicha respuesta nunca es obvia pero siempre existe, es decir, siempre se es responsable de un modo u otro de la posición subjetiva que ya implica la interpelación. En el film, la respuesta es el sentimiento de culpa. Se ubica cuando, Juliette, tras declarar el verdadero motivo del asesinato de su hijo, rompe en llanto y frente a la pregunta de su hermana acerca del por qué no contó nada a la familia, ella contesta: “¿Qué hubiesen podido hacer?”. De este modo, ella cierra, tapa su responsabilidad subjetiva.
Dada la interpelación antes explicada, se descubre que hay “algo” que resignifica el Tiempo 1 y la explicación de su presencia se da a través de lo que se denomina hipótesis clínica. Se debe hallar retroactivamente en el lazo asociativo entre tiempo 1 y 2 una hipótesis clínica que sitúe la naturaleza de esa ligadura. La hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificándolo. Haciendo hincapié en lo analizado a partir del circuito de la responsabilidad en relación al film, podríamos pesquisar como hipótesis clínica, una tendencia al aislamiento por parte de Juliette, la misma podría ser un rasgo de personalidad que precede a su decisión de callar. Esto demostraría por qué parece no importarle la condena de la sociedad y de su propia familia; y su silencio y decisión de aislarse del mundo.
Este circuito de la responsabilidad también puede aplicarse al texto “El muro” de Sartre, explicado por Juan Carlos Mosca . El mismo transcurre en la España de la Guerra Civil, un grupo de prisioneros es arrojado a un sótano, entre ellos está, el protagonista Ibbieta, quien es interrogado por los Falangistas y le piden que denuncie a un líder anarquista, Ramón Gris. Le ofrecen la vida a cambio de esa información. A Ibbieta ya no le importaba salvar a Gris, sólo quería morir valientemente. Él sabe algunas cosas, sabe que moriría, dónde está Gris y que son todos mortales. Si bien sabía esto, elige hablar, para mentir, y burlarse de ellos, por lo que dijo: “Está escondido en el cementerio” (sabiendo que Gris se encontraba en la casa de su primo). Esta acción la ubicamos como un Tiempo 1 del circuito ya que Ibbieta lo hace creyendo que la misma se agotaba allí. Esta acción de Ibbieta con la intención de mentir es comparable con la decisión de Juliette de callar el verdadero motivo del crimen. Si bien, Ibbieta, quiso mentir, dijo la verdad. Es hablando con el pastelero que se entera que los Falangistas habían encontrado a Gris en el cementerio y lo habían matado. Frente a esta confirmación se sorprende. Esta situación se reconoce como Tiempo 2, porque demuestra que la acción del Tiempo 1 tuvo consecuencias, no se agotó allí. Al igual que en el film cuando se ve que las distintas acciones que Lea lleva a cabo consiguen resignificar la acción de Juliette del Tiempo 1, rompiendo el silencio.
La diferencia que se encuentra entre el texto de Sartre y la película analizada es que frente a la resignificación dada por el Tiempo 2, en el film desencadena una respuesta que cierra, tapa algo de la responsabilidad del sujeto, manteniéndose así dentro del ámbito de lo particular. En cambio, en el caso de Ibbieta, él reconoce que hay algo de su responsabilidad en lo sucedido con Gris, por lo que responde riendo (porque había salvado su vida) y llorando (por la muerte de su amigo). Esto se puede tomar como un acto ético, del orden de lo singular; de este modo, se podría ubicar un Tiempo 3, el de la Responsabilidad Subjetiva ya que se produjo un cambio en la posición del sujeto.
Para finalizar, se puede encontrar en ambos una Hipótesis Clínica a modo de explicación sobre el factor del sujeto que está en juego en la acción del Tiempo 1, que el mismo desconoce. Como en la película es la tendencia a estar solo, en el texto, se puede ubicar el deseo de Ibbieta de seguir con vida.
Otro aspecto a desarrollar son los elementos de Azar y Necesidad presentes en la situación planteada en el film. Según Fariña , se podría señalar que existe una combinación de Necesidad y Azar en la misma. La Necesidad, es definida como aquello que va a ocurrir inexorablemente, está relacionada con aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana, y que podría equipararse al concepto “destino”. La Necesidad establece una conexión entre causas y efectos. En el film, se podría demarcar como necesario el hecho de que a causa de que el hijo de Juliette padece de una enfermedad terminal, el efecto inexorable es que se va a morir. Es importante aquí resaltar que de por sí la muerte es un ejemplo del orden de Necesidad; no sabemos cómo ni cuándo, pero todos sabemos que algún día vamos a morir. Pierre, el hijo de Juliette, nace con una grave enfermedad terminal que le causa terribles sufrimientos, por ende, se podría plantear que su muerte cercana e inminente es del orden de lo necesario.
Así mismo interviene el azar, igualado al concepto “suerte”. El azar desconecta la relación entre causas y efectos, denota eventos ajenos al orden humano, pero que escapan a la égida de Necesidad, es un término que implica incertidumbre. El azar, en el film, se podría plantear desde el punto de vista de que por Azar el hijo de Juliette padece de una enfermedad terminal, por azar le tocó a él, teniendo presente que existía también la posibilidad de lo contrario, haber nacido sano. Sin embargo por azar Pierre nace con esta enfermedad.
También creemos que se podría plantear dentro del orden del Azar, el hecho de que Lea descubre por azar los análisis del hijo de Juliette cuando a la misma se le caen por accidente y su sobrina los toma y se los muestra a su madre. Es por esto que Lea decide encarar a su hermana, interrogándola acerca de las razones por las cuales decide dejar afuera a su familia en ese momento vivido por ella, hecho que, sumado a otras variables, desencadena que Juliette hable por primera vez después de 15 años.
Estos conceptos también podemos ubicarlos en el texto “El Muro”, donde encontramos a la Necesidad en la situación donde los Falangistas le anuncian a Ibbieta “es su vida o la tuya”. Se trata de Necesidad en términos situacionales, es decir, no está en Ibbieta modificar tal condición, la misma rige por fuera de la intervención del sujeto en situación. Por otro lado, el Azar, se puede notar cuando en el Tiempo 1, Ibbieta elige como lugar para denunciar el escondite de Gris, al cementerio, a la vez, que coincide en el tiempo que Gris se pelea con su primo y busca refugio en el cementerio.
Frente a estos dos conceptos, Juan Carlos Mosca , ubica a la responsabilidad subjetiva en la grieta entre ambos, es decir, puede hablarse de responsabilidad sólo cuando no rige por completo necesidad o azar, o una combinación de ambos.
Luego de este análisis podemos destacar que la película en estudio, “Hace tanto que te quiero”, es un claro ejemplo de los conceptos teóricos relativos a la responsabilidad subjetiva, evidenciados a través de las situaciones que padece Juliette.

Bibliografía
D’ Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Fariña, M.: Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Publicado en página web de la cátedra.

Fariña, M. y Gutiérrez, C.: Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires. 1996.

Jinkis, J.: Vergüenza u responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires. 1987.

Laso, E.: Delito, culpa y responsabilidad. En www.eticaycine.com

Mosca, J. C.: Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires, 1998.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: