Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Hace tanto que te quiero >

por 

Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires

2do parcial Psicología Etica y Derechos Humanos. Cat I.

Comisión 9. 1er cuatrimestre 2010.
Profesores Fariña, Juan Jorge Miguel
Panizza, Estefanía Soledad

Alumna:
Gómez, Daiana Suyay L.U. 334096680
Massaro, Yamila L.U. 324016100

“Hace tanto que te quiero” (Philippe Claudel)

Recorte del film:
Juliette sale de prisión después de haber cumplido una condena de 15 años por haber “matado a su hijo de 6 años”. La persona que la hospeda en su casa es su hermana (Lea) quien la había ido a visitar a prisión, luego de haber estado sin verse por muchos años ya que la familia de Juliette la habían condenado a muerte simbólica, su nombre y recuerdo eran prohibidos en esa casa. La última vez que vio a su marido fue en el juicio donde él declaró contra ella.
En el juicio muestra un mutismo total que ni siquiera rompe para defenderse del cargo que se le imputaba. Por otra parte durante la mayor parte de la película en distinto episodios nos muestran como ella se ubica en el papel de asesina y por lo tanto logra el rechazo de quienes la rodean por ejemplo cuando acude a una entrevista laboral y el entrevistador le pregunta porque había estado tanto tiempo en la cárcel, a lo cuál ella responde “maté a mi hijo de 6 años”; otra escena donde podemos observarlo es cuando está en una cena con amigos de Lea y uno de ellos le pregunta porqué nunca su hermana había hablado de ella antes, dónde estuvo todo este tiempo, a lo cuál Juliette contesta “estuve 15 años en la cárcel por asesinato”. Además, cabe destacar que da muestras de desinterés por rearmar los vínculos sociales: cuando la sobrina intenta leerle un poema ella la rechaza, una vez que consigue trabajo no se relaciona con sus compañeras, tiene un encuentro sexual con un hombre que conoce en un bar y al terminar se muestra insensible e indiferente.
Una escena interesante es cuando le relata a un amigo de Lea sus últimos días en prisión: “lo más difícil fue al final. Las últimas semanas después de saber que iba a salir. Empecé a tener pesadillas, siempre la misma. Cruzaba la puerta con mi maleta y no había nadie. El vacío”
La última escena es sumamente rica en contenido: Lea encuentra por azar una foto de su sobrino (Pierre) junto a un poema que escribió el mismo en la hoja de un análisis médico. De este modo se entera de la enfermedad terminal que padecía Pierre, por lo cuál decide interrogar a Juliette: ¿por qué dejó afuera a su familia en ese momento? ¿Por qué no permitió que la acompañen en el dolor? Juliette por primera vez va a hablar del tema: “Lo supe desde el principio. Lo sabía. Con los primeros síntomas… Me parecía tan lindo, pero veía al pequeño muerto en que se convertiría. Sentí en mi interior un dolor como una mano que me arrancaba el vientre… Dijeron que lo secuestre, así es, lo secuestré. Lo crié y lo secuestré… Después nada tenía importancia. Quería ir a la cárcel. De cualquier forma era culpable. Había dado a luz un niño para condenarlo a muerte. No tenía nada que decir. ¿Explicar qué, a quién? Explicar es buscar excusas. La muerte no tiene excusas. La peor cárcel es la muerte de un hijo. Nunca se sale.” Luego alguien las llama “Lea, Lea…. Juliette. Juliette”, Juliette responde al llamado: “Aquí estoy, aquí estoy”

1- En el comentario de Laso el análisis de la responsabilidad subjetiva se centra en el personaje de Juliette. Si bien Laso no plantea una hipótesis clínica, a través de su comentario, pudimos tomar indicadores que nos resultaron útiles para formularla, en términos generales resalta la cuestión del corte del lazo con el Otro (este punto será retomado mas adelante).

2- En este punto ubicaremos el circuito de la responsabilidad: los diferentes tiempos lógicos y la hipótesis clínica.
En el tiempo 1, el personaje lleva a cabo una conducta con determinados fines y se supone que su acción se agota en los mismos . Juliette es condenada a 15 años de prisión por haber “matado a su hijo de 6 años”. El niño, Pierre, padecía una enfermedad terminal y ella decide ahorrarle sufrimiento, para eso lo “secuestra” y estando a solas con el niño le aplica una inyección letal.
En el tiempo 2, emerge una pregunta sobre la posición del sujeto que resquebraja el universo particular sostenido en el tiempo 1 con sus certidumbres yoicas . Lea, al descubrir la enfermedad que padecía su sobrino decide interrogar a Juliette: ¿por qué decidió dejar afuera a su familia en ese momento? , ¿Por qué durante 15 años silenció los motivos que la llevaron a “matar a su hijo de 6 años”?. A raíz de esto Juliette va a hablar por primera vez. Juliette sigue sintiéndose culpable de haber dado a luz a un hijo mortalmente enfermo y por ello merece seguir encerrada. Por otro lado jamás dio los motivos de su acto ni siquiera para atenuar el cargo jurídico que se le imputaba. Citando los dichos del personaje: “¿explicar qué a quién? Explicar es buscar excusas. La muerte no tiene excusas. La peor cárcel es la muerte de un hijo. Nunca se sale.
A partir de los siguientes indicadores tomados del comentario de Laso nosotras deducimos una hipótesis clínica:
• El padre del niño queda afuera de toda posibilidad de acompañarlo en sus últimos días, entonces testifica en contra de Juliette.
• La familia de Juliette ignora las circunstancias que la llevaron a matar a su hijo, esto le asegura a Juliette ubicarse en lugar de asesina y no posibilita la emergencia de la pregunta “¿asesinato o acto de compasión?”.
La hipótesis clínica que podemos plantear tiene que ver con ese saber no sabido que en relación con su deseo inconciente, esta en relación con esa posición en la que se ubicaba Juliette con respecto a su hijo: una madre devoradora que ubica al niño como su falo y no se deja privar de este, ese Otro completo que no da lugar a la palabra del padre. Por eso ella es la única culpable de haber dado a luz a un niño destinado a morir, por eso ella es la única que puede decidir sobre la vida de Pierre, excluyendo de este modo al padre y su familia, llevando a cabo el acto en aislamiento. Juliette esta ubicada juega solo la función de madre, al perder a Pierre corta todo vínculo con el otro, cayendo así del lugar de Sujeto. Otros indicadores que nosotras ubicamos en la película son: a) cuando dice que “la peor cárcel es la muerte de un hijo. Nunca se sale”; b) la escena en la que ella tiene relaciones sexuales con un hombre que conoce en el bar en la que se muestra insensible e indiferente; así como también las muestra de desinterés a la sobrina y compañeras de trabajo c) el sueño recurrente que tiene antes de ser excarcelada donde ella se ve cruzando la puerta con su maleta y del otro lado no hay nadie que la reciba, muestra algo de ese saber no sabido, los sueños son la vía regia al inconciente. Dan cuenta de ese rompimiento del vínculo con el otro.

3- Para hablar de Necesidad tenemos que situar un elemento inexorable, de un destino inmodificable que enlaza efecto y causa, donde el sujeto no tiene libertad de elegir un curso de acción. En la película lo ubicamos en la enfermedad terminal de Pierre, ella dice “¿qué hubiesen podido hacer?”, ante el cuestionamiento de Lea de porque no aviso a nadie, en donde esta necesidad no equivale a sostener, como cree Juliette que se agote lo que podría haber hecho.
En cuanto al Azar tendríamos que ubicar lo imprevisible, aquella arbitrariedad que desconecta causa y efecto. En el caso trabajado ubicaríamos este elemento cuando Lea se entere por azar de la enfermedad Terminal de su sobrino que llevó a Juliette a matarlo. Juliette esta apurada, esconde la foto de su hijo debajo de la almohada pero la misma se cae al piso. Más tarde la hija menor de Lea la encuentra y se la lleva a su madre.
La responsabilidad subjetiva surge en el margen entre necesidad y azar, en el cuál hay una libertad de elección y permite al sujeto sostener su acto desde el lugar de la responsabilidad.

4- Podemos ubicar en Juliette dos figuras de la culpa. En primera instancia una respuesta culpógena, “ser culpable del asesinato de un hijo de 6 años”, que se relaciona con la responsabilidad moral que toma al sujeto autónomo, conciente de su accionar e imputable jurídicamente, incluye la dimensión cruel del Super Yo. Es una culpa anclada en el yo e intenta sellar la hiancia que ha sido abierta con el acto, tapona la emergencia de la subjetividad . Durante la mayor parte de la película vemos como Juliette responde desde este lugar por ejemplo en la cena con los amigos de Lea o en la entrevista laboral donde dice que fue encarcelada por haber “matado a su hijo de 6 años”, de esta manera se etiqueta como madre asesina y transita sus días sin reanudar el lazo con los otros desde el lugar de no-sujeto.
Por otro lado, hacia el final de la película, ubicamos otra figura de la culpa, pero en este caso una culpa que Ob-liga en tanto liga, conecta el tiempo 1 y 2, permitiendo la retroacción y posterior resignificación del tiempo 1 a partir de la interpelación del tiempo 2 y genera una respuesta. Recién al final de la película ubicamos a Juliette declarando ser culpable de “haber dado a luz un niño para condenarlo a la muerte”, apartándose por primera vez de la responsabilidad jurídica (ya que deja caer su posición de asesina con la que se presentaba ante el mundo), abriendo paso a la responsabilidad subjetiva, que posibilita la emergencia del sujeto. Este giro lo vemos claramente en la escena final, cuando la llaman por su nombre (“¡Juliette, Juliette!”) y ella responde “Estoy aquí, estoy aquí…”, volviendo a existir y corriéndose de la posición de muerta en vida: surge el efecto sujeto.

5- Un punto de similitud entre Juliette e Ibbieta es que ambos se valen del elemento de Necesidad (la muerte) para evitar dar una respuesta, en tanto asumir la responsabilidad frente al acto que llevan a cabo. Es decir, como el destino ya está marcado, como es algo inexorable que no se puede evitar, se valen de esa situación para no sostener su acto desde el lugar de la responsabilidad. En cuanto a Ibbieta se ve como sostiene que ya nada le importaba a partir del momento que sabía que los falangistas iban a matarlo, que esa muerte era inevitable. “ya había muerto poco antes del alba. Había muerto su amistad por Ramón Gris, su amor por una mujer, su propio deseo de vivir. Ninguna vida tiene valor… pero no iba a hablar” , generando el chiste juega con el azar y dice que Gris esta en el cementerio. Se ve también ante la muerte el rompimiento del vínculo con el Otro, similar a Juliette, la relativa deslibidinización de los objetos del mundo, pero como nosotros leemos entre líneas ubicamos su deseo de vivir porque si ya nada le importaba podría no haber respondido ante los falangistas. Ya en el momento dar una respuesta toma una elección. De la misma manera Juliette se vale del elemento de necesidad para justificar su accionar “¿explicar qué, a quién? Explicar es buscar excusas. La muerte no tiene excusas. La peor cárcel es la muerte de un hijo. Nunca se sale”. Juliette se vale de este destino inexorable que le tocaba a ese niño (donde no hay posibilidades de elección, la muerte era imposible de evitar) para no hacerse responsable en su accionar. Habiendo dejado afuera a su familia ella ya esta tomando una elección entre muchas posibles. Podría haber permitido que su familia y el padre del niño la acompañen a ella y a ese niño en los últimos momentos y en la decisión de anticipar su muerte en condiciones dignas y no dolorosas. También ellos tenían derecho a esa posibilidad que Juliette decide no darles.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: