Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Hace tanto que te quiero >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra I

SEGUNDO PARCIAL
“Hace mucho que te quiero”

Profesor Titular Regular: J.J. Fariña
Profesora de Trabajos Prácticos: Lic. Dora Serué
Comisión Nº 28

Integrantes
Mazzola Estrada, Mariana (DNI 33.620.789)
Praszek, Erika (DNI 33.443.700)

-  Primer Cuatrimestre 2010 -

“Hace mucho que te quiero”
La película relata la historia de una mujer llamada Juliette, quien asesina a su hijo, debiendo cumplir 15 años de condena por el hecho cometido. Al salir de la cárcel, la espera su hermana Léa, a quien no ha visto hasta hace unos meses antes de ser liberada. Léa le dará un lugar en su propia casa y no la juzgará por el crimen cometido, para así intentar recuperar su cariño y ayudarla de la mejor manera posible a que se reinserte en la sociedad y así, tratar de dejar atrás el pasado. Es recién hacia el final del film que se da cuenta que Juliette cometió eutanasia con su hijo; terminó con su vida por amor.

CONSIGNAS DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

1) La responsabilidad subjetiva se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente; sujeto no autónomo que, por definición, no es dueño de su voluntad e intención. De esta manera, la responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que, perteneciéndole, le es ajeno. El sujeto es siempre imputable, pero no en términos morales ni jurídicos, sino éticos. Los motivos de la acción responsabilizan al sujeto, la responsabilidad aparece vinculada a un propósito desconocido para el sujeto.
Se trata de un movimiento que responde a la lógica de producción del sujeto (asociación libre), donde el pacto de sentido se rompe, y es en estos puntos de ruptura donde se manifiesta la falta estructural. Se trata de evocar esta falta, sostener y propiciar el punto de inconsistencia que da lugar a la responsabilidad subjetiva fundadora de sujeto.
No hay responsabilidad subjetiva (singularidad) sin culpa (particular). Esta última indica que se ha cedido al propio deseo. Como afirma Lacan “el deseo se convierte en un bien que se cede, con el que se paga materializando la culpa, al revés es un bien lo que sirve para pagar el acceso al deseo”. La responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto al deseo.
Tomando en cuenta el comentario de Eduardo Laso sobre la película “Hace mucho que te quiero”, el personaje sobre el cual que centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Juliette. Ella ha cometido el acto de matar a su hijo y a esto en el contexto social donde vive ella se llama delito. Este delito es calificado por Otro, el Otro social particular de la época, como eutanasia teniendo una condena de quince años en la cárcel.
En el film, podemos situar a Juliette como el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva. Según las normas legales, el acto llevado a cabo por ella (matar a su hijo) es visto como asesinato, debiendo así cumplir una condena de 15 años. Eduardo Laso plantea que “Juliette no mata por odio o indiferencia, sino por amor, por compasión ante el dolor insoportable que padece su hijo”. Nosotras creemos que es así debido a que hacia el final del film se da a conocer que ella ha cometido eutanasia con su hijo, pero para aliviarle semejante dolor que sufría día tras día. Si bien es la única responsable por lo que hizo, lo llevó adelante por amor (única responsable en tanto decidió apartar al niño de su familia para quedarse a solas con él, y en tanto silenció las circunstancias que llevaron a la decisión de anticipar la muerte del hijo ante la familia y la ley). No es responsable del destino final de su hijo (por más que ella sienta culpa por haberle dado una vida enferma, llena de dolor), pero sí lo es por el cometido, por el acto de matarlo. Es responsable de haber aislado a su hijo del otro semejante y de desligarse de la palabra del Otro.

2) El circuito de la responsabilidad cuenta de tres tiempos lógicos en los cuales podemos organizar la situación de la película:
En el primer tiempo se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se agota a los fines para los que fue realizada. Esta acción se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido. En el caso de Juliette podríamos situarlo en el momento en que ella separa a su hijo Pierre de toda su familia, decide secuestrarlo y matarlo dándole una inyección.
Por otro lado, hay un segundo tiempo, en el cual el universo particular se resquebraja, posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo. Aquí emerge una singularidad que demuestre un universo previo incompleto junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían.
En el film se puede encontrar la escena en que la hija menor de Léa le muestra a ella la foto que encontró tirada, de su sobrino asesinado. Rápidamente Léa corre hacia el cuarto de Juliette donde encuentra unos análisis clínicos de su sobrino. En los mismos, había un mensaje que el pequeño Pierre había escrito a su madre Juliette. Luego Léa decide corroborar con un médico de qué trataba esta enfermedad y finalmente descubre que culmina con la muerte.
Por último, puede haber presencia de un tercer tiempo, el cual dará cuenta de una respuesta del sujeto que advierte un cambio de posición frente a sus circunstancias, en otras palabras, un cambio de posición subjetiva; el advenimiento de un ‘nuevo sujeto’, de un sujeto barrado ($), de un sujeto de deseo.
En el film se observa el vuelco en la vida de Juliette donde se da cuenta que su hermana nunca la olvidó y que hasta su propia madre estando internada en un hospicio la reconoció y la abrazó. Léa le muestra sus agendas donde todos los días comenzaba escribiendo el nombre de su hermana y veía siempre una foto de ella. La aceptó en su propia casa y la incorporó a su familia y grupo de amigos. En una escena, las dos hermanas tocan el piano cantando una canción que simboliza todo el amor que Léa siente por la hermana. Sus sobrinas la querían mucho y hasta el marido de Léa terminó aceptándola. Pero todos estos son indicios de este tercer tiempo. A Juliette la ubicamos en un tercer tiempo del circuito de responsabilidad cuando comienza a rehacer su vida, primero dándose cuenta de que su hermana no siente rechazo alguno por ella, buscando un trabajo y demostrando una voluntad de reinsertarse a la sociedad. Esto lo logra ya sea a través de su nuevo trabajo, la última charla con su hermana que aparece en la película, y yéndose a vivir sola a un departamento.
Creemos crucial la última frase de la película: “Sí, estoy aquí. Estoy aquí”. Dicha frase nos da cuenta de una nueva Juliette, un nuevo sujeto que decide ir para adelante en su vida, perdonándose a sí misma por lo que hizo, dándose una segunda oportunidad, no bajando los brazos. Ella no tiene garantías de un buen futuro, no sabe si el camino que la espera es o no el indicado, pero lo que importa aquí es su decisión de armar una nueva vida y no bajar los brazos. Podemos decir que salió (o esas son sus intenciones) de “la peor cárcel, la muerte de un hijo”.

3) El azar es aquello que se encuentra ubicado por fuera de la voluntad humana, se refiere a lo que es incierto. Podemos ubicar como elemento de azar la caída inesperada del análisis del hijo de Juliette junto con su foto. También fue azar que justo la pequeña niña encuentre tirada la foto y se la muestre a su madre. Podría haber pasado que nunca encuentre la foto tirada en el piso, o que la encuentre y no se la muestre a la madre, sino a otra persona o quizás a nadie. Al mismo tiempo a Juliette se les cayeron estas cosas sin querer, sin un propósito (o por lo menos eso muestra la película) lo cual el enterarse las razones por las cuales mató a su hijo podrían haber sido de forma diferente. El azar quiso que Léa se enterase de esta forma el por qué del asesinato de su sobrino.
La necesidad, por otro lado, refiere a lo determinado, aquello que le es externo al sujeto. No tiene relación con la voluntad del sujeto. En el film se ubica en la situación de vida que tiene que pasar Juliette. Su hijo tiene una enfermedad la cual lo llevará hasta la muerte. Esto no fue elegido ni decidido por nadie.

4) Podemos establecer a Juliette y a Léa como figuras de la culpa. Por un lado, Juliette es culpable por haber cedido en su deseo; no se trata del deseo de matar a su hijo sino que va más allá: un deseo de no querer que el hijo continúe sufriendo por la enfermedad que padecía, un deseo de no seguir escuchándolo noche tras noche gritar por dolor, sintiendo que no podía hacer nada al respecto. Se trata de un deseo inconciente, se trata de la culpa por haber traído al mundo un hijo enfermo, Esta culpa se configura como un reverso de la responsabilidad en tanto ésta se halla ausente; Juliette no se hace responsable de la enfermedad de su hijo, prefiere darle un punto final a su vida para que no siga sufriendo.
La culpa como posición subjetiva toma al superyo como referencia. El sujeto cede al deseo para amoldarse a los mandatos de éste. El yo no es propietario del deseo, pero sí es responsable de su puesta en acto. La culpa es esa diferencia que percibe el yo respecto del ideal del yo. Es sentir que se está en deuda, en falta frente a un Otro, la cual intenta pagarla. La culpa no es en soledad, sino que el sujeto se posiciona como objeto para el Otro. Como mencionamos anteriormente, no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. La relación entre responsabilidad subjetiva y culpa hunde sus raíces teóricas en lo jurídico. El gesto de asumir responsabilidad es jurídico y no ético, implica ob-ligarse para garantizar una deuda. Contraer una deuda es contraer una culpa. Estar en deuda obliga a responder, es decir, a pagar esa deuda. Respecto del film, Juliette siente culpa cuando piensa que no puede hacer nada por su hijo; está en deuda con él, tiene que hacer algo y responde mediante un acto que termina con su vida. También se siente culpable por haberle dado a su hijo, el pequeño Pierre, una vida enferma (esto lo manifiesta en su conversación con Léa, luego de que ella descubra que su sobrino padecía una enfermedad).
Por otro lado, en cuanto a Léa podemos inferir que se siente culpable al no haber contrariado a su familia respecto de la actitud que tomaron de negar la existencia de Juliette para con los demás. De hecho, los amigos de Léa no sabían de la existencia de una hermana, la trataban de “la misteriosa hermana de Léa” y le preguntaban dónde había estado todo el último tiempo.
También Léa siente culpa en haberla ido a visitar a Juliette a la cárcel solamente dos veces en 15 años que duró la condena, dejándose llevar así por los mandatos de los padres. Juliette le manifiesta “Me olvidaste todos estos años”, por lo cual Léa siente cierta culpa. Es por todo esto que cobija a Juliette en su casa, tratando de propiciarle un ambiente cómodo para que esté lo mejor posible y salga adelante con su vida. Es por ello también que no la juzga por lo que hizo y en ningún momento le increpa acerca del hecho (hasta el momento en que se entera que Pierre estaba enfermo).
Desde la responsabilidad jurídica, observamos en Juliette un sujeto de derecho: “aquel considerado autónomo, capaz de hacerse responsable, no sólo de sus acciones sino también de sus elecciones y decisiones. Es un sujeto autónomo e imputable (capaz de responder por sus actos). Tal como plantea Eduardo Laso, en Juliette nos encontramos con alguien que no duda en responder “Maté a mi hijo de 6 años”, cuando la interrogan por lo sucedido; se hace responsable de sus actos y de tal decisión que la llevó a responder así.

5) Compararemos el circuito de la responsabilidad tanto en el film con Juliette, como en El muro (J. Paul Sartre) con Ibbieta:
El tiempo 1 de El muro se da cuando decide burlarse de los falangistas, pensando que Ramón Gris estaría en la casa del primo, sin saber de su verdadero paradero, era totalmente ignorante de su escondite. Por eso afirmó “Está escondido en el cementerio”.
En el film situamos en este primer tiempo, la decisión de Juliette de matar a su hijo. Esta acción que termina con su vida.
En ambos casos observamos una toma de decisión por parte del sujeto y cierta ignorancia al momento de accionar. Por un lado, Ibbieta quizá no es culpable, pero sí es responsable de abrir la boca, aun en la ignorancia. Responsable de haber deseado vivir, de querer burlar al Otro, de querer engañarlo. Mientras que Juliette no es responsable de la enfermedad fatal que deparó a su hijo, pero sí lo es de haberlo matado, responsable por la acción de terminar con la vida de su hijo.
Por otro lado, el tiempo 2 de El muro estaría ubicado en el encuentro de Ibbieta con el prisionero que le cuenta que agarraron a Gris y lo mataron en el cementerio. El azar quiso que con su elección de una confesión mentirosa terminara, sin saberlo, diciendo la verdad. Ibbieta mencionó ese lugar por puro azar frente a los oficiales para burlarse de ellos, y sólo por azar, coincidió su declaración con el sitio real donde se hallaba el fugitivo.
En el film, este segundo tiempo estaría dado en la escena en que la hija menor de Lea encuentra la foto de Pierre tirada en el cuarto de Juliette, va corriendo a su madre y se la muestra. Fue puro azar que justo en ese instante haya pasado la niña y visto la foto, como así también que la tomara y que su madre esté a pocos metros de ella, a quien se la entregó.
Observamos en ambos casos que se trata de una segunda acción la cual resignifica la primera, una segunda acción dada por el azar, tal como lo plantea el autor Mosca, quien se opone a Fariña, el cual plantea que en El muro se trató de un encuentro de inconcientes; se conocían tanto entre Ibbieta y Gris que uno podía anticipar lo que el otro iba a hacer.
Por último, debido a que puede o no haber un tiempo 3, en El muro no hemos identificado uno, no hemos observado en Ibbieta un nuevo sujeto, por lo que no podemos compararlo con el tercer tiempo en Juliette, donde observamos un nuevo sujeto, queriendo recomponer su vida, no fijándose en el dolor, queriendo salir adelante. Es un sujeto que se hace responsable, un sujeto que entiendemos que algo de él está concernido en lo que pasa. Acepta la responsabilidad de haber alejado a su hijo de su familia y de no haber tenido en cuenta al Otro. Por más errática que haya sido la decisión de haber matado a su hijo en el pasado, todo ser humano tiene derecho a encontrar tanto en su familia como en la sociedad, una segunda oportunidad para rehacer su vida. Esto es lo que Juliette recibe por parte de su hermana.

Bibliografía

• D’ Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.Fariña. J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
• Fariña, J & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Laso, E. Delito, culpa y responsabilidad. En www.eticaycine.org.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra viva, 2006.
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: