por 

Facultad de Psicología
Universidad de Buenos Aires

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

CÁTEDRA I

PROF. TITULAR REGULAR: - LIC. FARIÑA, JUAN JORGE

Ayudante de Trabajos Prácticos: Lucila Dense Kleinerman

Co-Ayudante: Vivian Hudson

Comisión de Trabajos Prácticos: Nº 3

Alumna:
- Lucía A. Gómez
L.U.: 319073100
MAIL: luciagomez_04@yahoo.com
- Anabella Broda
L.U: 322722650
MAIL: ani_broda@hotmail.com

Segundo Cuatrimestre 2009
CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista

BREVE SINOPSIS DE LA PELÍCULA

Para realizar el siguiente trabajo hemos utilizado la película “Hermanas” del año 2005, dirigida por Julia Solomonoff, cuyos personajes principales son Natalia Levin (Íngrid Rubio) y Elena Levin (Valeria Bertuccelli).
Transcurre el año 1984, Natalia y Elena Levin, dos hermanas que tuvieron que separarse en la adolescencia, se reencuentran nueve años más tarde Texas, en la casa de Elena. Natalia, que vive en España desde 1975, año en que tuvo que dejar Argentina tras la desaparición de su novio Martín, viaja para visitar a Elena, que acaba de mudarse a Estados Unidos con su hijo Tomás y su marido, Sebastián.
Martín era alumno en la universidad del padre de Natalia, por lo cual se había generado un vínculo de mucha cercanía entre Natalia, Martín y su padre que compartían los mismos intereses. Durante la dictadura militar en Argentina, Martín, sabiendo que era buscado por los militares, se refugiaba en una casa de una isla en Tigre. Natalia y su familia sabían del escondite de Martín y algunos compañeros.
Un día tras ver como un grupo de militares maltrataban a una mujer embarazada, para que les diera información, temiendo por su propio embarazo, Elena recurrió a un militar de alto rango, con quien mantenía una buena relación, para comunicarle dónde se encontraba Martín. Tras informarle acerca del paradero de su cuñado, Elena le pidió que lo protegiera a él y a su familia. Al regresar a su casa Elena le cuenta a su padre que delató el paradero de su cuñado y que teme lo que pueda pasarle, ambos deciden guardar ese secreto. A partir de la información suministrada por Elena los militares encuentran a Martín y al grupo de compañeros con los que se alojaba, los detienen a todos, acto al cual le prosiguió la desaparición de cada uno de ellos. Tras enterarse de la desaparición de Martín y por temor a que corriera peligro la vida de Natalia (novia de Martín), sus padres deciden que lo conveniente sería que se exiliara en España.

FRAGMENTO DE LA PELICULA PERTINENTE AL ANÁLISIS

En la visita, que casi 10 años después, hace Natalia a su hermana encuentra de manera fortuita una novela sin publicar que había escrito el padre de ambas antes de morir y que Elena se llevó consigo y que guarda en el desván de su nueva casa en Texas. Apenas empieza a leer la novela, Natalia se da cuenta de que es la historia de su familia durante la dictadura. Y aunque se niega a volver a Argentina, comienza a hacerse -y a hacer- más y más preguntas. ¿Quién delató a Martín? ¿Quién sabía dónde se escondía la noche de su secuestro? ¿Por qué su padre trató de impedir que ella fuera a verlo esa noche?
A partir de la gran insistencia de Natalia y la cantidad de preguntas que hacía de modo de inquisidor, Elena que ya no soportaba cargar con la culpa que le generaba haber sido quien informó acerca del paradero de Martín decidió contarle toda la verdad a su hermana, lo cual generó una fuerte pelea entre ambas.

ANÁLISIS Y ARTICULACION DEL FILM CON LA BIBLIOGRAFÍA

El presente trabajo pretende llevar a cabo el análisis del film “Hermanas”. Para tal propósito nos enfocaremos en el Segundo movimiento de la ética contemporánea cuyo objetivo es dar cuenta de las singularidades en situación. Tomaremos para el análisis un recorte determinado del film, en el cual intentaremos ver desplegado el circuito de la responsabilidad subjetiva y los tiempos lógicos que este implica. El mismo lo veremos desplegado en uno de los personajes principales, Elena Levin.
El circuito esta compuesto por tres tiempos lógicos, “...Un tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo del discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para lo que fue realizada…” Se trata de un tiempo en el cual el universo particular se mantiene en las certidumbres del yo y el sujeto es entonces el sujeto de la intención.
Ubicamos este primer tiempo en el momento en el cual Elena recurre a un militar de alto rango, con quien mantenía una buena relación, para comunicarle dónde se encontraba Martín, pidiéndole protección para él, ella y su familia
Siguiendo el circuito de la responsabilidad, la acción realizada en el tiempo 1 se ve confrontada en un tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso. “…Tiempo donde el universo particular soportado en las certidumbres yoicas se resquebraja posibilitando la emergencia de una pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo. Momento propicio para la emergencia de una singularidad que, en consonancia con lo universal, demuestre la incompletud del universo previo junto con la caída de los ideales que allí lo sostenían...” . Es decir, “...La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga (ob-liga) a los elementos “disonantes” que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe” responder...” Este es el tiempo de la interpelación, es donde el universo particular cae, porque aparece la singularidad en situación; la cual evidencia la incompletud del universo preexistente, aparece lo inesperado. Esta interpelación genera deuda, culpa y exige una respuesta, obliga al Yo a responder.
Podríamos ubicar el tiempo 2 a partir del momento en el cual Natalia encuentra la novela escrita por su padre que Elena conservaba consigo. Es en este momento y ante las insistentes presguntas de Natalia que Elena comienza rever todo lo acontecido y a revivir momentos del pasado que había pretendido olvidar. En Elena se produce una interpelación inconsciente a sí misma, momento en el cual muestra cierto arrepentimiento y culpa. Esto puede observarse en el film en el momento en el cual Elena discute con su hermana intentando hacerle entender que no era necesario volver sobre lo sucedido, que lo que le había pasado a Martín era producto de un gobierno que habia hecho desaparecer a 30 mil personas, y ya no era el tiempo de buscar culpables, de buscar quién había delatado a Martin.
Dentro del circuito, encontramos también un tiempo 3, que es en el cual se inscribe la responsabilidad subjetiva. A partir de aquí el sujeto puede hacer algo en relación a lo descubierto, cambiar de actitud y actuar acorde a su deseo, lugar en el cual se puede ubicar al acto ético. En el tiempo 3 se produce el efecto sujeto que, siguiendo a Oscar D’Amore “... es también una respuesta a la interpelación, pero ya estamos hablando allí de una dimensión ética. Y eso implica la noción de acto en la que el sujeto se produce ... el acto ético no podría sino coincidir con el efecto-sujeto. Es decir el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva. Es por esto que también afirmamos que la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto en acto” En relación con el acto ético, y siguiendo a Alejandro Ariel “...Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, sin los otros, a solas, implica una decisión por fuera de lo moral (del bien y del mal), una decisión por fuera de la ley” .
En Elena se produce un efecto-sujeto, un acto ético, motivo por el cual, se podría hablar de un tiempo 3 donde hay un cambio de posición subjetiva. “La interpelación “implica” ya una deuda por la que hay que responder, es el llamado a responder para volver al surco de lo moral, en este caso, la respuesta es particular. No hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética” .
Por otro lado, hay un factor que esta más allá de la vida de la protagonista aunque en cierta forma condiciona su decisión. Este es el azar, el cual no encuentra ninguna explicación causa – efecto. Ubicamos este factor azaroso en el encuentro imprevisto de Natalia con la novela escrita por su padre antes de su muerte.
En relación a la necesidad, la cual es del orden de lo natural y externa al sujeto, aunque quizás no ajena a él, se podría mencionar la determinación. Ubicamos este factor en el hecho mismo del secuestro y posterior desaparición de Martín que relata la novela encontrada.
Por otra parte encontramos que, desde el lugar de Elena, se combinan de alguna manera azar y necesidad en el hecho mismo de la desaparición de Martín puesto que teniendo los datos suficientes sobre el paradero de Martín estaba prácticamente determinado el hecho de que lo encontraran y lo secuestraran, pero en lo que respecta al azar, las cosas no salieron como lo esperaba Elena en tanto no le brindaron ningún tipo de protección y procedieron con su desaparición, del mismo modo que lo hicieron con el resto de los compañeros.
Por lo tanto, algunos hechos se dieron a causa del azar, aunque a su vez estuvieron determinados por factores externos. Es a partir de la forma en la cual se ubique el sujeto con respecto a eso que podrá surgir el verdadero deseo, es decir el deseo del sujeto del inconciente.
En relacion con la hipótesis clinica y siguiendo a M. E. Domínguez se trataria de “(...) retroactivamente hallar en el lazo asociativo entre 1 y 2, una hipótesis clínica, que sitúe la naturaleza de esa ligadura.” Se trata de una conjetura, respecto de su personalidad, de lo que el sujeto nada sabe, y que se encuentra fuera de su conciencia.
Desde la dimensión clínica de la práctica, estamos orientados a considerar un sujeto no- autónomo, sujetado y hablado por su inconciente; es decir el sujeto de la responsabilidad subjetiva... “la responsabilidad subjetiva interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, asentándose la noción de sujeto del inconciente (...).” Desde este punto de vista, la responsabilidad se presenta de manera diferente. El sujeto es responsable de su deseo, ya que el mismo le pertenece, aunque no pueda tomar conciencia de esto. No es responsable desde el punto de vista jurídico, “No se trata de la responsabilidad moral o social, de las buenas costumbres o lo moralmente correcto. Sí, en cambio, Freud nos alerta de una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo...”
Ubicaríamos en el film como hipótesis clínica una cierta rivalidad por parte de Elena hacia Natalia, en tanto Natalia está en pareja con un alumno de su padre, quienes comparten los mismos intereses. Podemos pensar que de algún modo Natalia encontró en Martín un ideal paterno, un modelo del padre del Complejo de Edipo. Freud nos dice que lo que llevará a la niña al desarrollo normal de su sexualidad será la sustitución no sólo del objeto madre por el objeto padre sino también la que se da producto de la ecuación simbólica pene-hijo. En este sentido plantea que “el deseo del pene que la madre le ha denegado, ahora lo espera del padre. Sin embargo, la situación femenina sólo se establece cuando el deseo del pene se sustituye por el deseo del hijo y entonces, siguiendo una antigua equivalencia simbólica, el hijo aparece en lugar del pene” deseos que permanecen en lo inconciente El padre como objeto de amor del Complejo de Edipo será entonces el modelo que la niña tome para su sexualidad adulta. Respecto de la situación que se da en el film se podría pensar que Elena está celosa de su hermana en tanto ella pudo encontrar en Martín un objeto de amor que sustituye al padre del Complejo de Edipo. Por otra parte el deseo de hijo se entremezcla, en tanto teme por la vida del hijo que lleva en el vientre, hijo que logrará, en la fantasía, completarla, hijo que, siendo el sustituto del falo, acabará por darle la completud fantaseada. En este sentido podemos pensar que el temor por su embarazo, por la vida de su hijo es el temor por enfrentarse a la falta. Podemos unir a esto el hecho de que delate a Martín, en tanto, a partir de la escena que presencia en que una embarazada es maltratada por un grupo de militares, Elena fantasea con que la sometan a maltratos similares con el propósito de que brindara datos acerca del paradero de su cuñado. En este sentido sería Martín el culpable de que corriera peligro su embarazo y por lo tanto de volver a castrarla y así enfrentarla a la falta, a la incompletud. Esto junto con la rivalidad con la hermana llevarían a Elena a realizar el acto que ubicamos como tiempo 1, el suministrar los datos del paradero de Martín a sus secuestradores.
Dentro de las variables analizadas a lo largo del presente trabajo, algunas de las cuales son de carácter conciente, inconciente y azaroso, podemos concluir que la protagonista se convierte en un sujeto provisto tanto de resabilidad jurídica como subjetiva.

BIBLIOGRAFÍA

 Ariel, A. La responsabilidad ante el aborto. Clase teórica, UBA, 2001.

 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.LetraViva,2006.

 Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 Freud, S, 33 Conferencia, La feminidad, Amorrortu Editores, vol. XXII, Buenos Aires

 Salomone, G.: “El sujeto autónomo y la responsabilidad” La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Volumen I. Fundamentos. Buenos Aires, Letra Viva, 2006



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: