Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Héroe por accidente >

por 

FACULTAD DE PSICOLOGIA
UBA

“PSICOLOGIA ETICA Y DERECHOS HUMANOS”

CAT. I – FARIÑA

Docente: Lic. Ana Corinaldesi
Comisión: Nº 5, segundo cuatrimestre 2010
Instancia: Segundo parcial.
Integrantes:
• Florencia Paredes, LU: 330180730
• Verónica Rodriguez, LU: 321011170
De la película “héroe por accidente”, hemos tomado para nuestro recorte al personaje del mendigo, John Bober, un indigente que recorría las calles de la cuidad y además utilizaba su vehiculo como vivienda. .
En una de sus recorridas recoge en la ruta al personaje de Barny Laplante, a quien se le había averiado el auto. Entablan una conversación en la cual este ultimo le relata, como al pasar, una situación recientemente acontecida en la que rescato a los pasajeros de un avión que se estrello en medio de una tormenta, y luego de eso, desapareció entre la multitud.
Barny se encontraba además muy enfadado porque había perdido allí un zapato que según afirmaba el le había costado mucho dinero y como el otro que le había quedado consigo ya no le servia se lo regalo a John.
Al pasar los días John se entera que un canal de TV está ofreciendo un millón de dólares, a modo de recompensa al “héroe” que ha llevado a cabo la misión de salvataje en el accidente del avión. Aprovechando la situación y estando al tanto de lo acontecido, utilizando como prueba de veracidad el zapato que le dejo Barny, se presento él mismo como responsable de aquel salvataje. Con esto logro un reconocimiento por parte de toda la población, que lo pondera como “el gran héroe”, el ángel del vuelo 104.
Se hace masivamente conocido, logrando prestigio, popularidad, dinero y una sobre estimación por la acción que, supuestamente, había llevado a cabo.
En una de sus apariciones publicas, escucha la voz de un hombre entre la multitud que lo aclamaba, que le grita que es un chanta, un farsante. Él lo oye perfectamente, busca con su mirada ubicar el rostro de aquel que le gritaba, pero esto le resulta imposible. Efectivamente aquel que le gritaba no era otro que Barny ya que era el único que estaba al tanto de la mentira.
Con el transcurso de los días, se da cuenta que no puede seguir llevando adelante el engaño, y por este motivo, decide contar la verdad a través de una carta y luego suicidarse.
Esto no ocurre debido a que antes que lleve a cabo esta decisión es Barney quien le propone seguir adelante con la farsa, proponiéndole que a cambio de no revelar su engaño ante la gente, le otorgue una parte de su dinero.
John acepta, con lo cual sigue en su rol de héroe.
Del recorte presentado anteriormente, consideramos que la decisión que llevo a cabo el personaje de John, puede ser comparados en termino teóricos a los de Ibieta, el personaje del cuento “El Muro” de J.P. Sartre.
Tal como se presenta en el cuento, Ibieta es un personaje que se encuentra en una situación en la que pasa toda una noche secuestrado sabiendo que al otro día lo van a fusilar. Al llegar la mañana le informan que si brinda información acerca del paradero de su amigo Gris, él podría salvarse de la muerte. En ese momento él decide realizar una “jugarreta” y mentir acerca del donde se oculta gris para burlar a los secuestradores.
Por otro lado, el personaje de John, un vagabundo, indigente, al que la vida poco le dio, y de la cual él ya nada podía esperar debido a su situación, decide ante dicha recompensa millonaria, presentarse como el héroe del vuelo 104. Lleva a cabo una “jugarreta” burlando a la prensa que era quién ofreció este dinero.
En ambos casos, esta acción de la jugarreta se puede ubicar dentro del circuito de la responsabilidad, como un tiempo 1, que es resignificada a través de un tiempo 2, lo cual va a obligar a los sujetos a llevar a cabo una respuesta.
En el caso de Jonh, entonces, ubicaríamos como tiempo 1 del circuito de la responsabilidad el “engaño de hacerse pasar por el héroe del vuelo 104”. En relación al tiempo 2 ubicamos “los gritos de Barny que le dice chanta entre la multitud”, tiempo 2 en donde el se ve interpelado. Esta interpelación es la puesta en marcha del circuito que hace rever la acción realizada por el sujeto en el tiempo 1. Es en este tiempo 2 que dicha acción se resignifica.
Si bien el tiempo 1 da cuenta del sujeto de la intención, voluntad y autonomía, es en un tiempo 2 con la interpelación, donde se produce la caída del sujeto de la intención.
Ante la interpelación, el sujeto siempre debe responder. En el caso de John, este circuito se cierra con una respuesta culpógena y por ende no hay responsabilidad subjetiva.
Por un lado, reconoce que estuvo mal, que se equivoco, que no había sido correcto su accionar al presentarse como el héroe del vuelo, y por eso decide dejar la carta explicando lo sucedido y luego suicidarse, pero por otro lado, abandona esa idea y acepta el ofrecimiento de Barny de seguir adelante con esta farsa y de esta forma, ambos salir beneficiados.
En John podemos ver Culpa, en el sentido de que él expresa sentirse culpable, pero no hay lugar para un cambio en relación con su accionar. En este caso, esta respuesta es una posibilidad frente a la interpelación que se diferencia del efecto sujeto de la responsabilidad subjetiva. Es en este punto donde se puede observar que no hay apertura para la dimensión ética.
La dimensión ética implica un acto que modifica al sujeto, que produce un sujeto de deseo inconsciente. El acto ético funda un sujeto. Lo que sustenta la acción de John, esta basado en una mentira, un engaño, el se impone como héroe, se presenta como un particular que se pretende universal, en este sentido, el acto deviene efecto particularista.
Se impone en ese lugar por el hecho de que están ofreciendo dinero, es por conveniencia y el acto ético no se sustenta en el campo de la conducta, tiene que ver , en cambio, con la realización singular del universal teniendo como soporte el campo de lo particular. Es allí donde se funda un sujeto.
Es por este motivo que tampoco hay lugar para la responsabilidad subjetiva ya que esta se juega en la dimensión ética, el sujeto del acto ético coincide con el sujeto de la responsabilidad subjetiva. En el caso de nuestra película no se diferencia el sujeto de la intención de la acción, John no es efecto del acto, sino que es causa del acto y por este motivo se presenta como el sujeto de la responsabilidad jurídica, el sujeto de la intención, de la voluntad, que debe garantizar respuestas, que se encuentra obligado a responder, en otras palabras, es el sujeto de la moral que debe responder al conjunto de los deberes que se le imponen, acomodarse a las marcas culturales sin desbordarlas, dejando por fuera toda singularidad.
Si cada una de las respuesta que cierran el circuito, en este caso, la culpogena, puede ser considerada una respuesta que dice “sí” a la interpelación, en el caso de John, es un “sí” a que el es un chanta y queda demostrado al aceptar seguir sosteniendo la mentira.
Detrás del accionar de John y al observar la respuesta que ha cerrado el circuito de la responsabilidad, podríamos pensar a modo de hipótesis clínica, que hay algo del orden del reconocimiento social que esta en juego, el ser reconocido por los otros, el ocupar un lugar que estaba prácticamente desdibujado por su condición de indigente.
Por ultimo podemos afirmar la presencia de ciertos indicadores situacionales que dan cuenta de los elementos de azar y necesidad que se encuentran en la película.
El hecho de que a Barny se le rompiera el auto, razón por la cual debe pedir auxilio en la calle, podemos ubicarlo como un factor situacional del orden de la necesidad.
La necesidad tiene que ver con aquellos fenómenos que inexorablemente van a suceder, y por ende, establece una conexión entre causas y efectos. En el caso de nuestra película, es sabido que si el auto de Barny se encontraba en las peores condiciones debido a que el no lo mantenía como corresponde, en algún momento va a dejar de funcionar tal como sucedió.
Por otro lado ubicamos como factor situacional del orden del azar el hecho de que en el mismo momento que Barny esta pidiendo ayuda por que su auto se averió, es John quien se cruza en su camino. Si otro nombre ahora el azar podría definirse como suerte esto es lo que le sucedió a John. Es solamente porque si y nada mas que el justo paso por allí y levanto a aquel hombre, siendo un vagabundo que recorría las calles y que podría haber estado en otro lugar en ese momento.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: