Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > Human (The Killers) >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos
Segundo parcial domiciliario

“Let me go, let me Know”
(del We al I al S)

Santiago Caruso: http://www.santiagocaruso.com.ar/
Profesora titular regular: Juan Jorge Fariña
Ayudante: Elizabeth Ormart

Comisión: 5

Alumno: Pereyra Zorraquín, Ezequiel

D.N.I.: 28.078.610 email: ezequielpz@hotmail.com

- 2do Cuatrimestre 2009-

Intromisión

Cuando elegí la canción Human de The Killers para este trabajo, no tenía idea en el problema que me metía. Aunque siendo coherente con lo expuesto en las líneas que siguen, debería decir que algo sí sabía. No era seguidor de The Killers ni muy devoto de este tema, pero un martes a la noche (el mismo día que curso esta materia), en lo de unos amigos, tomando un poco de más, lo escuché y la asociación se me tornó inevitable. Si hiciese una lúdica hipótesis meta examen, diría que la canción en ese momento me interpeló sobre el estar acostándome tarde –culpa mediante- cuando al día siguiente tenía que trabajar temprano y asistir a otras clases, y lo escuchado en los teóricos y prácticos de ese mismo martes, me indujeron a saldarla utilizando ese tiempo de ocio como estudiantilmente útil… sí, vicios de la neurosis. Y la palabra vicios, da registro de la implicación a través del goce, en un momento posterior por supuesto. Este momento. Cabrían entonces muchas hipótesis sobre esto, pero serían demasiado reveladoras de la propia Singularidad (como tener una madre profesora de inglés, y otras) para una instancia de examen. Mejor dejarlas para el análisis, y centrarse en las dificultades propias de la tarea.
La primera gran dificultad es traducir la letra. Las traducciones que pude rastrear, son todas de amateurs en foros de Internet, y no es que esto descalifique a la traducción en sí, pero la intencionalidad es más de transmisión de lo general que de precisión. Para ello, entonces decidí recurrir tanto a esos foros (que constan en la Bibliografía), como a un traductor y diccionario online (que también consta allí) como a consultas personales, algunas sintomáticas y de las otras, si ello es posible. Fue a través de esto, que me encontré con la discusión Newman-Arnold, sobre la que Borges ha dicho: “Universalmente, supongo que hay dos clases de traducciones. Una practica la literalidad, la otra la perífrasis. La primera corresponde a las mentalidades románticas, la segunda a las clásicas”. En la ideología clásica importan menos los escritores que los textos y el traductor no está obligado a retener las irregularidades del texto, para esta ideología la literatura es anónima, los textos borradores que siempre admiten corrección y los traductores son quienes tienen la oportunidad de llevarla a cabo. Para la ideología romántica el autor es más importante que el texto y el traductor es un mal necesario. Es interesante ver lo que ha hecho Borges in situ. En la Odisea y Las mil y una noches planteó una ideología clásica porque esas obras se produjeron de esa manera. En el prólogo a la traducción de Whitman dice: “El idioma de Whitman es un idioma contemporáneo; centenares de años pasarán antes que sea una lengua muerta. Entonces podemos traducirlo y recrearlo con plena libertad”. Sergio Pastormerlo en su artículo "Borges y la traducción" (de donde he parafraseado la mayoría de lo expuesto a Borges y la traducción y que consta en la Bibliografía) nos dice: “Borges afirma la figura del autor allí donde esta figura es firme, y la borra donde es borrosa”. Este tipo de dificultades he enfrentado a la hora de traducir la canción presentada y puedo adherir a la paráfrasis de Pastromelo sobre Borges, “hace dos siglos que nadie se declara romántico porque no hay quien sea otra cosa”.
La segunda, aunque no menos importante, es la intrínseca a tratar una canción como un relato. Y en esto me encontré dos obstáculos: por una lado lo aparentemente obvio de una canción, que es el tema de la música: ¿Cómo se le da lugar textual a aquello que es de otro orden?, y en todo caso, ¿qué lugar puede tener? Y por el otro, ya mas referido al tema especifico de la letra de esta canción, otra disyuntiva: la primera, leí lo relatado escrito desde una lógica diferente a la cronología, lo que sin dudas haría que ubicar los tres tiempos de esa manera sea un forzamiento en el que se corre el riesgo de diluir la singularidad de la canción; esto me recordó a cuando Freud presenta el caso Dora y dice que en los cuadros de histeria la información nunca se presenta claramente y ordenada, y que presentarla de esa manera al lector le quitaría la riqueza propia del texto histérico. La segunda, también muy unida al tema de que sea una canción y no ni una película, ni un cuento, ni un poema: ¿cómo entender la figura del estribillo? Esta figura me resulta interesante no sólo por lo singular de esta canción sino porque la considero dentro del campo de lo particular, de lo propio que esta época canta: canciones pop de alrededor de tres minutos, repetidas hasta que cansan y surge otra similar, y donde de esos tres minutos casi la mitad es de repetición, a través del estribillo.
Sin lugar a dudas son muchas las dudas. A lo sintomático singular, aspiraré a darle el lugar de motor, de desencadenante de las asociaciones, que lejos de ser libres, intentaré sean guiadas por la brújula de la bibliografía. Y sobre los otros temas: el que sea en inglés y lo particular de las canciones pop (inglés, lógica no cronológica, estribillos), si bien creo pueden ser encauzados algunos, la limitación de ser una instancia evaluadora y con consignas precisas, creo que facilitan la asunción de la castración.
Por último, quisiera hacer una breve referencia a la ilustración de la portada que pertenece a Santiago Caruso, de quien he dejado la dirección del portal en Internet tanto debajo de la misma como en el apartado bibliográfico. He llegado a los dibujos de Caruso, casi por azar, buscando representaciones de marionetas, y una ves que vi su pareja de marionetas bailando tango, el dibujo me permitió una nueva resignificación de la canción, así que le escribí un e-mail pidiéndole autorización para ponerlo en la portada del trabajo, a lo que solicito me respondió: “Hacelo, pero en alguna parte pone el crédito de la imagen. Siempre y cuando no se lucre con la imagen y se pida permiso no hay problema. Gracias por preguntar. Un saludo y suerte”. La elegí porque considero puede dársele una lectura que sintetiza de una manera muy artística lo expuesto en el trabajo: dos marionetas bailando y una tercera, sola, alejándose hacia la puerta que, una vez atravesada, podría transformarse en Human.
Las similitudes con pinocho no deben ser pura coincidencia. Pero él, el Human, mas que transformar el eje imaginario (aunque parezca del orden de lo real) de madera en carne, debe cortar el cordón Simbólico que determina sus movimientos. O quizás podríamos pensarlo inversamente, como un estadío pre pinocho donde deja caer identificaciones imaginarias para luego, a través de lo simbólico, darle un nuevo estatuto a lo real, pero eso ya sería una nueva discusión.
Vistos:

Letra original:
I did my best to notice
When the call came down the line
Up to the platform of surrender
I was brought but I was kind
And sometimes I get nervous
When I see an open door
Close your eyes, clear your heart
Cut the cord
Are we human or are we dancer?
My sign is vital, my hands are cold
And I’m on my knees looking for the answer
Are we human or are we dancer?
Pay my respects to grace and virtue
Send my condolences to good
Hear my regards to soul and romance
They always did the best they could
And so long to devotion
It taught me everything I know
Wave goodbye, wish me well
You’ve gotta let me go
Are we human or are we dancer?
My sign is vital, my hands are cold
And I’m on my knees looking for the answer
Are we human or are we dancer?
Will your system be alright
When you dream of home tonight
There is no message we’re receiving
Let me know, is your heart still beating?
Are we human or are we dancer?
My sign is vital, my hands are cold
And I’m on my knees looking for the answer
Are we human or are we dancer?
You’ve gotta let me know
Are we human or are we dancer?
My sign is vital, my hands are cold
And I’m on my knees looking for the answer
Are we human or are we dancer?

Traducción:
Yo asentí lo mejor que pude
cuando recibí la llamada.
Arriba de la plataforma de rendición
yo fui llevado pero yo fui amable.
Y a veces yo me pongo nervioso,
cuando yo veo una puerta abierta.
Cierra tus ojos, aclara tu corazón,
Corta el cordón.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Mi signo vital, mis manos están frías.
Y yo estoy de rodillas buscando una respuesta.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Presenten mis respetos a la gracia y virtud.
Envíen mis condolencias al bien.
Escuchen mis saludos hacia el alma y el amor.
Ellos siempre hicieron lo mejor que pudieron
Y tanto tiempo de devoción,
Eso me ha enseñado todo lo que sé.
Un gesto de adiós, deséenme (deséame) bienestar.
Tienen (tienes) que dejarme ir.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Mi signo vital, mis manos están frías.
Y yo estoy de rodillas buscando una respuesta.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Estará correctamente tu (su) sistema,
cuando sueñes (sueñen) con tu (su) hogar por la noche.
No hay mensaje que estemos recibiendo
Déjenme saber, ¿está tu (su) corazón aún latiendo?
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Mi signo vital, mis manos están frías.
Y yo estoy de rodillas buscando una respuesta.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Tienes que dejarme saber
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?
Mi signo vital, mis manos están frías.
Y yo estoy de rodillas buscando una respuesta.
¿Somos humano o somos (bailarín) marioneta?

Análisis

La presente canción, pertenece al grupo de The Killers, un grupo que podría encuadrarse como Pop Rock, Indie Rock con utilización de instrumentos y máquinas del Dance, pero las categorizaciones son cada ves mas difíciles de precisar, y de comprender. El grupo de habría formado en 2002, en Las Vegas y está conformado por: el cantante y teclista Brandon Flowers, el guitarrista Dave Keuning, el bajista Mark Stoermer y el baterista Ronnie Vannucci Jr., Ray Suen. En 2004 publicaron su primer disco: Hot Fuss, en 2006, Sam’s Town, en 2007 uno de recopilaciones: Sawdust, Y en 2008: Day and Age, de donde he extraído la canción Human.
La canción tuvo una curiosa recepción tanto de la crítica como del público, Simon Vozick-Levinson, editor de la revista Entertainment Weekly la catalogó como la "más tonta de las letras de la semana", sobre todo por la línea: ¿somos humano o bailarín?, ya que según él, las palabras correctas debían ser "Dancers" (Bailarines) en plural y no "Dancer" (Bailarín) en singular. Por otra parte, el público y los medios la transformaron en un éxito sostenido, de lo que da cuenta el chart que pongo en el anexo.
Gutiérrez, en su artículo sobre “El secreto de tus ojos”, citando a Jean Cocteau nos dice: “cada éxito merece ser estudiado, porque debe tener una razón, y estas razones nos dicen mucho acerca del alma de la época”, y parafraseándolo, podría decir: ocuparnos de esta canción es dar cuenta de la subjetividad de nuestra época.
Resulta sumamente significativo que al publicar la canción en 2008 haya corrido ese mal entendido. Muchos oyentes oyeron el Dancer como Denser (Denso). Esto quedó registrado en los foros que añado en la bibliografía. Y este Denser, venía a tapar un presunto error de Brandon Flowers (escritor de la letra) en relación a la discordancia entre el We que antecede a Human y Dancer, entre el plural y el singular. Por esto al escribirlo en la computadora el Word (en su versión en inglés) marca con verde el Human y el Dancer, el Humano y (Danzarín) Marioneta (en su versión en español). Es un error gramatical. Human y Dancer, como sustantivos no pueden estar antecedidos por un We, un Somos Humano es sin dudas un error gramatical.
Desde una postura un poco menos computacional, podríamos decir que, o se los puede tomar como adjetivos del We, o ha omitido alguna palabra, tal vez con una finalidad musical, para conservar la melodía. Quizás se pueda entender como una licencia poética, y en donde dice: are we human or are we dancer?, debería leerse: are we human beens? (del ¿somos humano o somos marioneta?, a un ¿somos ser humano?) si se leyese haciendo esta salvedad, pensando que ha si bien ha sido una omisión voluntaria, esta se debió a sostener la melodía y armonía de la canción, entonces ya no la juzgaríamos como tan sólo como un error. Podría entonces pasar al terreno de la pregunta filosófica, al de las opciones, de Human o Dancer, dando cuenta de la pregunta por la identidad o naturaleza del ser, y haciendo un paralelismo con la tragedia Hamlet de William Shakespeare: ser o no ser, dejando el Human del lado del ser y el Dancer del lado del no ser.
Pero desde una escucha analítica, este We disonando con el Human y el Dancer, tiene otro estatuto, el de fallido. Este fallido, es quien viene a dar cuenta no sólo de lo que esa pregunta enuncia: ¿ser humano o marioneta?, la pregunta de Pinocho, la de Hamlet. El fallido de Human y Dancer, como singular frente al we como plural, tiene el efecto de reforzar la pregunta que se hace, y no sólo desde la postura de poner a la persona frente a las elecciones que debe tomar en su vida. Porque como he dicho, la escucha analítica, no se orientará a orientarlo en esa elección entre las dos opciones.
Esta escucha, nos permite ver que no sólo que no falta nada, o lo contrario, que algo falta, pero no en la letra; sino además que ese algo que hace falta queda expuesto por el fallido.
Pero no sólo eso. El fallido, a su vez, nos marca el camino a seguir, es la brújula que nos orientará hacia el conflicto y el deseo del sujeto que lo emite, aun con pleno desconocimiento del Yo emisor.
La enunciación fallida del: are we human or are we dancer?, la disonancia gramatical, el leer a la letra como nos propone Lacan, nos presta la brújula para buscar el padecimiento y el punto de quiebre, que aquí podría hipotetizarse como entre el We, el Human y el Dancer.
Creo que un buen camino para ello, es hacernos la propuesta de: ¿a quién está dirigida esa pregunta? Pues, en un primer momento, a ese We que la enuncia. Pero digo en un primer momento, porque al enunciársela, deja de poder mantenerse refugiado en esa trinchera del We. Se interpela, o mas bien, la pregunta lo inapela y convoca al I (Yo). Un I despojado ya de la mascarada del We, que al ir despojándose de identificaciones alienantes se va alejando a su vez de ese I sintético y empieza a aproximarse a ese Sujeto de la barradura, de la responsabilidad. De aquel We, no sólo caen las identificaciones imaginarias, es un We que, a veces, se pone nervioso frente a puertas abiertas; y que ya aún como I, como un yo, tampoco puede descansar en las simbólicas tampoco: la gracia, la virtud, el bien, el alma y el romance, han hecho todo lo que pudieron, pero ya no puede ser un I que danza como Marioneta. Es un We frente a su castración, y la del Otro. Un We que ha percibido algo de lo Real, y que esas veces en que se pone nervioso, es cuando se anoticia que los signos que le devuelve el mundo no coinciden con los síntomas que percibe en su subjetividad; esos signos pretendidamente objetivos son vital, son índice de vitalidad, pero aquello choca contra sus síntomas subjetivos: tiene las manos frías.
Es entonces cuando el We pasa a ser I, un I que se enuncia casi compulsivamente, y donde puede registrarse esa culpa previa a la responsabilidad. Ese We que pasa entonces al ser I, se ve –retrospectivamente- llevado a lo mas alto de lo mas bajo, arriba de la plataforma de rendición, la culpa se registra, precisamente, en que accedido a ese lugar con absoluta amabilidad, con su total consentimiento, desnudando el goce intrínseco a la alienación. Es un We que era en función de ese We. Aquí, podría pensar algo del orden de la necesidad y el azar, ligado a lo particular. La necesidad, tomada como aquello por lo que el sujeto no puede responder pero estableciendo una conexión entre causas y efectos, y azar, como aquello que desconecta tal relación. Por tanto, si las tres parcas: Cloto, Átropo y Láquesis, son consideradas hijas de la diosa Necesidad, podríamos en este caso pensar en la muerte de “la cosa”, del viviente, en manos del lenguaje, hilándolo, cortándolo y devanándolo, reservándose unos pocos lugares sin imprimirlos con significantes, justamente aquellos que vienen a completar sus nombres: Cloto, Átropo y Láquesis. La mujer, La relación sexual y La muerte. Pero el lenguaje como Universal del ser humano, siempre se inscribe de forma particular en cada lengua y de forma singular en cada sujeto. Y he aquí el Human y el Dancer. Como sabemos, la letra está escrita en lengua inglesa, y no en cualquier parte, en Las Vegas EEUU. He intentado dejar registro de esto en la traducción de la letra, en lo que he puesto entre paréntesis. Veníamos hablando del pasaje del We al I, pero en inglés, hay otra curiosa figura que en español es de difícil, sino imposible, traducción: el You. Este You, tanto puede ser singular como plural, tanto femenino como masculino. No hay forma de distinguirlo sino en contexto, y aún así, a veces no es posible tal distinción, como en el caso de la letra en cuestión. Si coincidimos con Lacan en que el inconciente está estructurado como un lenguaje, podemos inferir, y esto sí va de suyo, que cada sociedad estaría estructurada de acuerdo al lenguaje que porta, y que esta estructuración propia de cada sociedad condicionará sus formas de goce. Los ejemplos al comparar las sociedades latinas y las anglosajonas, sobre todo la de EEUU, son muchos, y dan cuenta de este You como Tu (Vos) o también como Ellos.
(Ver el Impasse Historico Cultural en el Anexo)
¿A quien le habla, entonces, esta canción anglosajona del 2008, cuando enuncia: espero que tu o su sistema funcione correctamente cuando sueñes o sueñen con tu o su casa esta noche?, ¿cómo saber si se trata de un singular o de un plural? Vemos que el error, o el fallido de singular y plural ya no se inscribe sólo desde el Yo. Podremos encontrar al sujeto, en la hiancia entre el azar y la necesidad, como aquel de quien se espera una respuesta. Lo que nos permite resignificar nuestra pregunta inicial, de a quien esta dirigida la pregunta: are We Human o are We Dancer?
Es este, un We quebrado por la enunciación de la pregunta, un You increpado mas que interrogado, y un I con la culpa de haber subido a lo mas alto de la plataforma de rendición… con absoluta amabilidad. Un I que se quiebra, un Yo que pierde su capacidad de síntesis y que exhibe donde estaba sostenida: en la alienación. La pregunta, entonces, ya no será entre singular y plural sino más bien entre un sujeto alienado y una subjetividad que pugna por expresarse. Y tal como sabemos, no habrá surgimiento de la subjetividad sin sentimiento de culpa, y esta puede verse en el tan repetido I, el Yo, terreno de la culpa. Pero la culpa, aunque necesaria, no alcanza para producir sujeto. Lo sintomático de esa alienación ha quedado expuesta.
Aquí sería interesante agregar algo sobre lo expuesto en la primer parte en relación a la particularidad de que se trate de un tema musical. El primer tema, es el del estribillo, que podría pensarse como aquello que retorna siempre, lo real, que retorna siempre al mismo lugar, al punto de fijación de goce. Y esto podría darnos pié para pensar lo otro. Es interesante que el significante elegido sea el de Human en oposición al de Dancer. ¿Podría pensarse en el deseo y la ley como dos caras de la misma moneda, equiparándolos al Dancer y el Human?
Quien propone la dicotomía Dancer- Human, es un músico, lo propone a través de una canción, y precisamente de la canción más bailable y bailada del disco. Casi la única con estilo dance. También puede pensarse que las figuras de posturas corporal que encontramos en el disco son las referidas a este Dancer, y el estar de rodillas cuando se hace la pregunta, con lo debería el baile.

La pregunta, que en un primer momento podríamos ubicar entre lo social y lo existencial, en un segundo momento se tornará vehículo de estas “ultimas noticias” del inconciente”. Y no se debe esto únicamente al azar o la necesidad; El We se despojado en el error sobre el You y el I ha quedado expuesto. El doble movimiento que Lacan desarrolla de la alienación – separación sería lo indispensable para la constitución del sujeto. En el primer movimiento necesario, el sujeto queda alienado a una cadena significante otra, que le es completamente ajena, y queda condenado a la aparición entre signficantes. Y el gran otro, aquí sería el soporte, el oyente. Éste sería el lugar donde abría quedado quien enuncia la pregunta. La interpelación al sujeto es sobre su alienación y su goce allí. Una alienación que se ha mostrado insuficiente en sus síntomas, ante ese Otro que no responde a la demanda. Se abre entonces la pregunta por el deseo: che vuoi? El Otro desea algo que está más alla de nosotros y no podemos colmarlo; la única respuesta posible es a traves de la propia falta: Are We Human o are We Dancer?
Así, este nuevo sujeto, pugna por la separación. Y sin resentimientos, presenta sus respetos, envía sus condolencias y pide se escuche que atrás ha quedado el goce de aquel sistema representacional, donde con devoción había aprendido todo lo que sabe.
Hay un cambio de posición subjetiva, cierra sus ojos para ver, aclara su corazón… corta el cordón. Tal como está en la letra original “cut the cord” hace referencia al cordón umbilical, el cordón que hace que las marionetas se encuentren alienadas en su capacidad de movimiento a quien maneja los hilos, corta el cordón que lo mantenía como Dancer gozador, para ser un Human querrelante sino como un sujeto de la responsabilidad, sujeto que está de rodillas buscando la respuesta, de la castración.
Pide que se le desee algo mas que good, que el bien moral, pide un bienestar como acceso a la posibilidad de felicidad.
Y lo sabe: debe partir. Y lo hace: debe saber.

Anexo:
Listas de popularidad
Listas de popularidad 2008
País Lista Posición
Alemania
Mediatraffic Hitliste Top 40 919

Australia
ARIA Top 50 Singles Chart
4820

Bélgica
Ultratop Vlaanderen Top 50 4021

Canadá
Canadian Hot 100
922

Dinamarca
IFPI Officielle Hitliste 1423

Estados Unidos
The Billboard Hot 100
3217

Estados Unidos
Billboard Hot Digital Songs
1517

Estados Unidos
Billboard Hot Modern Rock Tracks
617

Estados Unidos
Billboard Pop 100
3917

México
México Top 100
6318

Noruega
VG-Lista Top 20 singles 114

Nueva Zelanda
Top 40 singles Chart 2524

Países Bajos
Single Top 100 DutchCharts 2825

Reino Unido
Singles Chart Top 40
315

Suecia
Top 60 singles Chart 416

Suiza
Hitparade Top 100 singles 2326

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Human_(canci%C3%B3n_de_The_Killers)
Impasse Histórico contextual

Quizás pueda registrarse en la relación centralista que los latinos mantenemos en nuestras formas religiosas donde es a través de un Papa que comanda una Iglesia desde Roma, en contraposición a la descentralización que propugnan los anglosajones desde Lutero. Si revisamos superficialmente la historia de la “cultura latina”, vemos que ésta deriva del Imperio Romano, y que se ha extendido hasta nuestros días, pero con ese carácter centralista, abarcando en la actualidad a Italia, España, Francia, Portugal, Rumania, y gran parte de América Central y Sur América; y en su aspecto religioso, estos pueblos siguen respondiendo en su mayoría a la Iglesia del actual Estado del Vaticano. Los anglosajones, por su parte, tendrían origen en diferentes pueblos germanos que invadieron Inglaterra en el siglo V, y el significante mismo Anglosajones, no tendría una linealidad similar a la latina que puede rastrearse desde los griegos hasta los romanos, sino que proviene de por lo menos tres pueblos distintos: los jutos, los anglos y los sajones, quienes fueron luego dominados por los daneses, y hacia el 1040 se reintauraría la dinastía de Wessex, adhiriendo al cristianismo; casi 500 años después, surge Lutero, instaurando la Reforma, que se caracteriza no sólo por desprenderse de la dependencia al Vaticano, sino precisamente y haciendo referencia a lo dicho en la Intromisión, por hacer un arte de la traducción, en este caso centrados en la Biblia, en lo que podríamos decir una traducción romántica, ya que parte de su técnica en la traducción era ir a los mercados y registrar el lenguaje de “la gente común” para poder realizar una traducción que sea comprendida por ellos. En esta misma serie, podríamos incorporar a la Revolución Industrial, entre mitad del siglo 18 y principios del 19, transformando las manufacturas en industria y como consecuencia central para este trabajo: la producción en serie, con consecuencias en las subjetividades de la época aún visibles. La segunda Revolución industrial, ubicada a fines del siglo 19 y principios del 20, se caracterizaría por un cambio en las energías utilizables: química, eléctrica y petróleo, y consecuentemente la aplicación de estas: el automóvil, el teléfono, etc. Aquí es donde surgiría el liderazgo mundial de EEUU, por el enorme mercado interno que tendría producto del inmenso incremento poblacional y la disponibilidad tanto de recursos naturales como técnicos y humanos. Luego de la segunda guerra mundial, se ubica a la Tercera Revolución Industrial, momento crucial para comprender los alcances del capitalismo rigiendo la economía desde 100 años antes, y en este momento en crisis; las fábricas ya no son el lugar privilegiado de producción y surgen nuevos bienes: microelectrónica, la biotecnología, la robótica. El gran vector de estas transformaciones sería el liberalismo, no sólo como ideal económico sino sobre todo político y filosófico, donde los principios que lo rigen son: la división de poderes, la libertad, la igualdad, la propiedad privada, y, lo que considero central para este análisis: el individualismo, legado de Hobbes y de Locke, artífices centrales de lo antes expuesto, al que conceptualiza como primordial ante lo colectivo.
Desde aquí es desde donde podrá leerse lo particular, aunque por supuesto abría que sumarle los últimos sucesos de este EEUU, que sin dudas han sido decisivos en las nuevas construcciones de subjetividades, a saber: la caída de las Torres con la inédita exposición de lo franqueable de EEUU en su propio territorio, la crisis del sistema financiero económico con una relativización de los valores de los bienes, y la elección de Obama como primer presidente con ascendencia y apariencia afro. Y sumado esto a las nuevas tecnologías que propugnan y expanden una globalización que, por lo menos, cuestiona a este individualismo.

Bibliografía

-  Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
-  Ariel, A.: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
-  Blog de opinión sobre Human: http://el-que-nunca-hace-nada.blogspot.com/2009/04/are-we-human-or-are-we-dancer.html
-  Blog de traducción y discusión de la letra: http://letras-traducidas.net/?p=335
-  Czerniuk, R.: (2000) Althusser: un nombre público, en Superyó y filiación. Destinos de la transmisión, Laborde Editor, Rosario.
-  D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Freud, S. (1915). Puntualizaciones sobre el amor de transferencia. En Obras Completas, Vol. XII. Buenos Aires: Amorrortu Editores
-  http://www.eticaycine.org/
Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
-  Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
-  Michel Fariña, J. (1998). Qué es esa cosa llamada ética. (Cap. II); Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). El interés ético de la tragedia (Cap. V). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
-  Michel Fariña, J. J.: El doble movimiento de la Ética contemporánea. Una ilustración cinematográfica. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos.
-  Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
-  Página con el video de la canción: http://www.youtube.com/watch?v=n6r4KT8-VX0&feature=fvst
-  Página del ilustrador de la portada, Santiago Caruso: http://www.santiagocaruso.com.ar/
-  Salome, Z. Gabriela: el sujeto autónomo y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I. letra Viva, 2006
-  Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
-  Sergio Pastormerlo. "Borges y la traducción" Borges Studies Online. On line. J. L. Borges Center for Studies & Documentation. Internet: (http://www.borges.pitt.edu/bsol/pastorm1.php)
-  Sitio official de The Killers: http://www.thekillersmusic.com/music
-  Traductor online: http://www.wordreference.com/es/translation.asp?tranword=nervous
-  Wikipedia, The Killers: http://es.wikipedia.org/wiki/The_Killers



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: