por 

Facultad de Psicología
.
Psicología ética y derechos
Humanos
Cátedra: Fariña

PARCIAL DOMICILIARIO

Profesor de Prácticos: Carolina Pesino

Comisión: 1

Alumnos: Andrea Masetto
Diego Tebele

Fecha de entrega: 25/10/10

INTRODUCCION

El presente informe corresponde a la segunda evaluación de la materia. El mismo contiene información articulada de la bibliografía dada y nuestro aporte subjetivo, ya que todo escrito tiene en sí mismo la marca del sujeto que lo redacta.
En esta ocasión el trabajo fue realizado en función de las siguientes consignas:

1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

A fin de que podamos articular con los contenidos teóricos de la materia, se nos asignó como material de trabajo, la película a “Yo robot”.
Yo, Robot es una película producida en el año 2004, dirigida por Alex Proyas y protagonizada por Will Smith.

• Sinopsis de la película

El argumento se desarrolla en el año 2035 cuando el número de robots en los EE.UU. está a punto de triplicarse. Con la salida al mercado del último modelo de U.S. Robotics, el Ayudante Doméstico Automatizado NS-5, la proporción pasará a ser de un robot por cada cinco seres humanos. El NS-5 ha sido diseñado para hacerlo todo. Se cree que estos robots gozan de las tres leyes de la robótica de Isaac Asimov: Primero, un robot no puede lastimar a un ser humano o por su inacción dejar que un ser humano sea lastimado. Segundo, un robot debe obedecer las órdenes que les son dadas por un ser humano excepto cuando estén en oposición con la primera ley. Tercera y última, un robot debe proteger su propia existencia siempre y cuando esta protección no difiera con la primera y segunda ley.
La historia comienza con el presunto suicidio de Alfred J. Lanning, ingeniero diseñador de robots y creador del modelo NS-5. Spooner, es un detective amigo de Lanning que sospecha que su muerte no fue un suicidio sino un asesinato. Investigando el caso, entrará en contacto con Susan Calvin, una psicóloga de robots que se halla en el polo opuesto a Spooner: es muy racional y nunca pierde de vista su objetivo. Para ella, todo tiene sentido y tiene un punto de vista muy diferente al de Spooner quien odia a los robots y desconfía de la tecnología. Susan prefiere los robots a las personas; toma parte activa en la creación de los robots y cree que pueden ser mejores que nosotros, que pueden hacernos mejores.
En su busca de la verdad, Spooner y la doctora Calvin reciben la ayuda de un singular robot llamado Sonny. Poco después, la doctora Calvin descubre que el Dr. Lanning construyó a Sonny con una aleación más densa y lo dotó de un segundo cerebro positrónico, permitiéndole desobedecer las tres leyes de la robótica. Al momento de descubrirlo, Susan le cuenta a Spooner, pero este, ya fue destituído de su cargo dentro del caso Lanning por creer que un robot podría haberlo asesinado.
En este momento, se descubre cual era la relación entre Spooner y Lanning y la razón por la que este odia a los robots. La historia dice que Spooner estaba regresando de su día laboral cuando vio a una niña de 12 años llamada Sarah acompañando a su papá en un auto, cuando el conductor de un remolque embistió a los dos vehículos. En el momento, un robot vio el accidente y saltó al agua, pero, aunque Spooner le ordenó al robot que salvara a Sarah, este le salvó la vida a él calculando que Spooner tenía el 45% de probabilidades de sobrevivir, mientras que Sarah solo tenía el 11%. Para Spooner, el 11% de Sarah era suficiente para salvarla. Después del accidente, el Doctor Lanning reconstruyó todo el brazo izquierdo de Spooner al igual que su pulmón y costillas. Durante ese proceso, el doctor Lanning notó el odio de Spooner hacia los robots. Finalmente, Spooner descubre que el ordenador central de la compañía, VIKI, un cerebro positrónico que dirige a todo este mundo altamente mecanizado, está tramando algo: para proteger a la humanidad de sí misma y de su instinto de autodestrucción, VIKI tiene en marcha una auténtica rebelión de robots. Habiendo descubierto “un fantasma dentro de la máquina” que amenaza la seguridad de la especie humana, Lanning crea hologramas de sí mismo que, después de su muerte, faciliten pistas al detective Spooner. “Le informo de cuál es el problema y le digo cómo proceder.” Tal y como él lo describe, “Es parecido a cuando Hansel y Gretel van siguiendo la pista que dejaron las migas de pan.”
Con la inesperada ayuda de Sonny, Spooner logra desbaratar la rebelión y devolver el control de sus vidas a los humanos
Sonny fue construido con una finalidad que desconoce. Oculta en su interior todo tipo de secretos y al final de la película, se revela su finalidad última: Lanning lo había creado para que lo asesinara.

INTRODUCCI
ON

DESARROLLO

1. Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.
En su texto, El muro, Sartre plantea la cuestión de la responsabilidad. El muro trascurre en España durante la guerra civil española. Un grupo de prisioneros republicanos en manos de la falange es arrojado a un sótano y deberán transcurrir su última noche en espera de que al amanecer los lleven al muro y los fusilen. El protagonista, Ibbieta, resistirá al sueño, no quiere dormir porque no desea perder tiempo de su vida. Cuando amanece, todos salen de escena y se queda sólo en el sótano. Luego, lo suben a una habitación, lo interrogan y le piden que denuncie a su líder anarquista: Ramón Gris. Le dicen: “Es su vida por la tuya”, queda así planteado el problema ético. Ibbieta sabe que Gris está escondido en la casa de su primo pero hablo y mintió para burlarse de esos oficiales que según él, aún se tomaban las cosas en serio porque no sabían que iban a morir, entonces dijo que Gris estaba escondido en el cementerio. Ibbieta mintió pero no sabía que estaba diciendo la verdad.
La primera exculpación posible para Ibbieta es la ignorancia y el azar ya que no sabía que Gris se había escondido en el cementerio, sólo mencionó ese lugar para burlarse de los oficiales pero su declaración coincidió con el sitio real donde se encontraba el fugitivo. El azar quiso que su confesión mentirosa sea verdad, sólo que los hechos se encadenaron azarosamente para producir un resultado penoso.
De acuerdo a los contenidos aportados por la materia, podríamos decir que Ibbieta, es responsable, no culpable pero responsable de hablar aún en la ignorancia. Lacan dice en su seminario de la ética que la única cosa de la que puede ser culpable un Sujeto es de haber cedido a su deseo. Entonces, podemos decir que Ibbieta, es responsable de haber deseado vivir, de haber burlado al Otro, de querer engañarlo aceptando al mismo tiempo sus reglas, su goce. Finalmente, responsable de una apuesta que puso en el campo del Otro el querer burlarlo para salir de la alineación en que lo puso la alternativa de su vida o la de Gris, pero lo que emergió fue el sinsentido.

Si queremos articular este recorrido teórico en el que se toman en cuenta las decisiones, la responsabilidad, el azar y la culpa con el material de trabajo asignado, podemos ubicarnos en el personaje del Dr. Lanning. Cuando él decide crear una generación de robots superior a la existente, los NS5, jamás imaginó que esto terminaría desatando una revolución, podríamos conjeturar que sí lo descubrió después y por este motivo se quitó la vida pero su propósito con la creación de los robots, no era ese, muy por el contrario. El los creó con la intención de hacerles la vida más fácil a los humanos, que cada vez se parezcan más a ellos, pero el desenlace fue una revolución en la que humanos y robots se vieron enfrentados. Este desenlace no pudo ser previsto por Lanning, ya que él creó a estos robots con las tres leyes de la robótica, y en éstas, lo fundamental es que los robots no pueden atacar a los humanos. Es en este punto entonces, donde el azar intervino generando un resultado que no era el esperado y que no estaba dentro de lo predecible. ¿Habría Lanning entonces haberse hecho responsable de este suceso? ¿Debería haberse sentido culpable de que sus amigables robots desataran una revolución con los humanos a los que deberían cuidar?
Si como dijimos, sólo se puede ser culpable de ceder a nuestro deseo, Lanning fue culpable de ceder a su deseo de crear estos robots para que todos los humanos pudieran tener el suyo. Ése era su sueño y cedió con su deseo a realizarlo. Entonces, si bien el yo no es propietario del deseo, sí el sujeto es responsable de su puesta en acto. Al igual que Ibbieta, el Dr. Lanning es responsable de un acto, y ese acto inscribió el deseo, entonces también él es “no culpable” pero responsable en este sentido. Responsable de haber seguido a su deseo

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
Es necesario que la culpa ob-ligue particularmente a una situación para que podamos ubicarnos en el circuito de la responsabilidad. No hablamos de una culpa en el sentido tradicional del término sino de una culpa que depende de la operación simbólica de la interpelación subjetiva. Y esto exige la experiencia del deseo inconciente. El recorrido del circuito no es cronológico sino que responde a una lógica de retracción, hace que se vuelva sobre una acción que ya sucedió.
La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa ob-liga una respuesta a la interpelación. Entonces, como el Tiempo 2 es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el Tiempo 1, facilita una respuesta que aunque no es considerada todavía un Tiempo 3 responde a la interpretación. La retroacción que genere la interpelación resignifica porque liga a los elementos “disonantes” que se convierten entonces en un Tiempo 1, es decir que el Tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa que es la que hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe” responder. Esa doble acepción de la deuda, la económica y la obligación más moral del deber, entran en juego a partir de la interpelación. El tiempo 3, es el de la responsabilidad subjetiva, el efecto sujeto. Entonces, el recorrido puede volver sobre los elementos disonantes sin que esto implique una apertura sino para cerrar el circuito. Si se abre, se tiene que cerrar y éste es el trabajo de la interpelación, lo que hace que debamos ver la forma en que se cierra para poder ver la respuesta diferenciada que nos interesa. El cierre particular del circuito sería: Dado un Tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al Tiempo 1 es una obligación a responder a esa interpretación y no hay forma de no responder porque la interpelación exige una respuesta. La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica (“más allá de lo que yo quería responder”). Es entonces la interpelación lo que genera culpa, es el llamado a responder, la respuesta es particular y abre muchas posibilidades que a su modo afirman la interpelación. El efecto sujeto, es también otro modo de respuesta a la interpelación pero en una dimensión ética que implica la noción de acto en la que el sujeto se produce y este sujeto es un sujeto de deseo inconciente, por eso ese acto es un acto ético.
De lo expuesto anteriormente podemos extraer que el circuito de la responsabilidad puede contar con tres tiempos lógicos. En el Tiempo 1, el sujeto realiza un acto pensando que no tendrá ningún efecto, En el Tiempo 2 algo sucede que permite resignificar lo que pasó en el primer tiempo, hay una interpelación del sujeto que pone en marcha el circuito de la culpa. Luego, puede surgir o no, la existencia de un Tiempo 3 dependiendo de que el sujeto responda subjetivamente, es decir, si se hace responsable subjetivamente. De esta manera, se hace cargo de los deseos inconscientes que motivaron el Tiempo 1. Si no existe el Tiempo 3, el sujeto puede responder con negación y quedar en la culpa para no responsabilizarse por ejemplo. Entonces, la responsabilidad subjetiva, es la responsabilidad de un acto.
En la película que trabajamos podemos sintetizar los tres tiempos lógicos de la responsabilidad subjetiva tomando al personaje del detective Spooner. Spooner era amigo del Dr. Lanning y al enterarse del presunto suicidio, toma el cargo de la investigación. Al iniciar su trabajo, tiene la convicción de que la muerte no fue ocasionada por él mismo sino que fue un asesinato. Spooner cree que fue un robot quien le quitó la vida al Dr. Lanning y cuando lo expone en su trabajo todos responden con escepticismo hasta el punto de quitarle el cargo dentro de la investigación si seguía sosteniendo esta idea. Un robot no podría matar a un ser humano según las leyes con las que fue creado pero Spooner recuerda aquel accidente en el cual le había pedido a un robot que salve a la niña y no a él. Para el robot, él tenía mayor porcentaje en términos lógicos de vivir que la niña. Este episodio es el que le hizo sostener a Spooner su idea y la que engendró su odio a los robots. Es así que él decide dejar su cargo pero seguir con su deseo hasta descubrir la verdad. Spooner decide seguir a su deseo.
En este punto es que podemos decir que en el Tiempo 1, Spooner lleva adelante una acción, una conducta orientada a un determinado objetivo que en este caso era develar el secreto por la muerte de Lanning, entendiendo que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida. Luego adviene lo que llamamos un Tiempo 2, una interpelación que recibe el sujeto que lo pone sobre aviso de que algo estuvo mal. Su acción iniciada en el Tiempo 1 fue más allá o más acá de lo esperado. Es decir, Spooner tiene la sospecha de que fue un robot quien le quitó la vida al Dr. Lanning, esto hace que en su trabajo lo tomen como a un “loco” y mientras él siga con esta idea, lo destituyen de su cargo. Con esto, Spooner podría haberse resignado a su idea y continuar trabajando normalmente, pero él se interroga, se pregunta, él tiene una convicción y esto lo interpela. Es esto lo que desata el comienzo de un Tiempo 3 en el cual él se hace responsable por ese deseo y lo continúa hasta las últimas consecuencias.
Podemos ejemplificar también el circuito de los tres tiempos con el caso del muro de Sartre. En el caso de Ibbieta por ejemplo, cuando fue interrogado por el refugio de Gris improvisa una broma para burlarse de los oficiales: Sabiendo que está escondido en lo de su primo, les dice que se escondió en el cementerio. En primer lugar, los falangistas regresan en su búsqueda y para su sorpresa no lo matan. En segundo lugar, se entera que esa mañana lo mataron a Gris y nada menos que en el cementerio. Esta noticia conmueve a Ibbieta que se ve sorprendido en el lugar del burlador burlado. Se abre entonces la pregunta por la responsabilidad del sujeto ¿qué habrá tenido que ver Ibbieta con todo eso? Esta distancia entre un tiempo 1 y un tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una suerte de conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta de parte de Ibbieta. Pero para que el tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el tiempo 1 y el tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/o necesidad. Entonces, el azar llevó a que dos amigos, Ibbieta y Gris, debieran tomar decisiones cruciales para su supervivencia. Ibbieta fue obligado a revelar el paradero de Gris por su propia vida y Gris buscó un nuevo refugio para resguardarse luego de una pelea con el primo que lo hizo escapar. Cuando Gris tuvo que cambiar de escondite, en el primero en el que pensó es en Ibbieta “me iría a esconder en lo de Ibbieta, pero puesto que Ibbieta está preso, voy al cementerio”. Es decir que el pensamiento de Gris pasó primero por su amigo de siempre para recién luego ir al cementerio y cuando Ibbieta se vio obligado a confesar piensa primero en el paradero de Gris, y sabiendo que está en lo del primo, conduce a los falangistas al cementerio.
Se podría sostener entonces que ambos, puestos por separado ante una disyuntiva entre la vida y la muerte, pasaron por el otro antes de elegir el cementerio. Ello nos permite conjeturar que Gris e Ibbieta tuvieron una cita a ciegas de inconsciente a inconsciente en el cementerio en la que, sin saberlo, permutaron sus vidas.
Para Ibbieta se cumplió así el designio necesario de los falangistas “es tu vida por la suya”, exponiéndolo ante su deseo descarnado. El aparente nombre al azar “cementerio” se revela como no siendo tal. “Cementerio” entonces, pasa a ser un significante cargado de deseo no a priori, sino a posteriori. No se trata de una mera asociación entre “cementerio” y “muerte”, sino del efecto de resignificación que adquieren para Ibbieta las palabras de Gris, relatadas por García cuando le cuenta de la muerte de su amigo. Por eso es recién allí cuando termina de quebrarse y se ríe hasta que las lágrimas inundan sus ojos.
Agregamos además que, un término adquiere valor significante sólo a posteriori de un segundo significante que le da el carácter de tal. Es en la distancia, en la diferencia entre 1 y 2 donde se produce ese efecto.
El significante “cementerio” se sustrae tanto a azar como a necesidad, pero requiere de la presencia de ambos como condición para su eficacia. En la situación, el orden de necesidad está expresado por el axioma de los falangistas: el comandante le anuncia a Ibbieta: “es su vida por la tuya”. Y cumple. Naturalmente, se trata de necesidad en términos situacionales. Eso significa que no está en Ibbieta modificar tal condición. Este es el modo de entender el orden de necesidad, no de manera abstracta, sino siempre situacionalmente. Necesidad es aquello que rige por fuera de la intervención del sujeto en situación. Pero también el azar inetercede por la contemporaneidad entre la burla de Ibbieta a los falangistas y la pelea de Gris con su primo. De allí que toda la discusión se centre en la responsabilidad subjetiva y no en la responsabilidad social. La única delación que tuvo lugar aquí es la del propio Ibbieta, cuyo deseo ve finalmente la luz. Pero ello nada tiene que ver con responsabilizarlo por la muerte de Gris.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos
En primer lugar, consideramos pertinente mencionar algunas cuestiones referidas a necesidad y Azar.
Necesidad es una palabra que vulgarmente remite a la falta de algo. Sin embargo en un sentido mas lato, basándonos en la lectura de los textos, podemos decir que necesidad implica una relación de causa y efecto… Otro término apropiado para referirnos a ella, es el término Destino. Necesidad es aquello que no puede evitarse, aquello que va a ocurrir inexorablemente. No ocurre lo mismo con el azar, puesto que este es contingente, otros nombres que se le podrían asignar al azar, y de esta manera hacer más sencilla su compresión, son: suerte, coincidencia, casualidad, etc.
El azar es una cualidad presente en diversos fenómenos que se caracterizan por no mostrar una causa, orden o finalidad aparente.
En la película, VIKI evoluciona, por lo cual sucede algo ajeno al accionar humano, esta evolución generó la revolución de los robots. Tal vez ese pudo haber sido el motivo por el cual el Dr. Lanning se quitó la vida, no lo sabemos. Pudo “ver” que eso pasaría y de manera implícita hizo que Spooner evitara que los robots se apropiaran del destino de la humanidad.
Las personas no somos responsables de todo lo que nos sucede, la revolución era parte del destino. Responsable es aquel de quien se espera una respuesta, esto sucede en el tiempo 3 del circuito de la responsabilidad subjetiva. El Dr. Laninng, quitándose la vida no llegó a esa instancia.
Spooner llega a este tercer tiempo por una cuestión azarosa con el accidente que hemos desarrollado anteriormente. Hecho que le generó un deseo inconsciente promovido por el odio hacia los robots, él se podría haber salvado sólo, sin embargo la niña no podía hacerlo. El deseo es el motor del aparato psíquico, justamente es por eso que Sponsor sigue investigando el caso de la muerte del Dr Laninng, a pesar de ser destituído de su cargo de detective por creer firmemente que un Robot pudo haber matado al Doctor. El accidente, junto con el odio hacia los robots por la muerte de la niña abrió una grieta entre necesidad y azar por la cual podríamos decir que, es en este punto donde Sponsor responde subjetivamente a sus demandas inconscientes. En definitiva se hace cargo de lo que le sucede, enfrenta su sentimiento de odio. Y lucha en bien de la humanidad, lucha por saldar una deuda: la muerte de Sara.
Si bien un accidente ocurre sin participación voluntaria del sujeto en cuestión, este estaba justo en ese momento ahí donde ocurre el hecho, algo tiene que ver… lo interesante para nosotros es como este suceso accidental tiene implicancia en la vida de Spooner.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
La interpelación exige respuesta…La responsabilidad subjetiva, es referente del sujeto inconsciente, emerge del deseo, y esta se manifiesta cuando el sujeto puede poner en palabras la causa de sus actos, el circuito de dicha responsabilidad tiene en su “trayectoria” una interpelación, interpelación que exige una respuesta… Hay diversas formas de respuesta, consideramos a cada una de ellas como lo que figura en la consigna como “Figuras de la culpa” Esto, lo entendemos así debido a que es la interpelación sobre un acto la que lleva a responder en función de un deseo. Como todo deseo implica una carencia y en esta ocasión la consideramos en relación a la culpa.
Un tipo de respuesta es la culpógena donde el individuo puede dar cuenta de su responsabilidad sobre lo sucedido. (“Yo soy culpable”) en “Yo Robot”, el detective en un momento de la película le manifiesta a Susan que él seguro era culpable de que los robots quisieran matarlo, así establecemos esta forma de respuesta. Sin embargo, algo que consideramos adecuado aclarar es que al expresar su sentimiento de culpa, lo hace de una forma particular, medio en chiste, lo dice un tanto enojado y con cierta ironía, lo cual nos hace pensar que eso que manifestó es desde un lugar inconsciente, debido a que en un chiste, se rompe con la barrera de la represión. Interpretamos que no acepta ser culpable pero sin embargo sabe que lo es. Saberse culpable implica pasar por una experiencia analítica del deseo inconsciente que obliga. Nadie obligó a Spooner a continuar con el caso de la muerte del Dr Lannig, sin embargo continuó. Continuó por su deseo inconsciente.
Las otras figuras de la culpa son la negación, la proyección, (para el psicoanálisis, es la atribución a otra persona de los defectos o intenciones que alguien no quiere reconocer en sí mismo), la intelectualización y la formación sintomática asociada al sentimiento inconsciente de culpa. Esta última es la que creemos que Spooner vivenció. Spooner no se siente culpable de que los robots lo quieran matar, siente culpa por la muerte de Sarah y su expresión más concreta de dicho sentimiento lo demuestra con su odio hacia los robots.
Como hemos dicho anteriormente, la responsabilidad subjetiva hace referencia a un sujeto inconsciente, en cambio responsabilidad jurídica se refiere a un sujeto autónomo, a un sujeto de derecho, es decir que responde ante otro. La responsabilidad jurídica (Lo particular) es una responsabilidad moral por que esta regida por leyes, aparece la culpa sino se cumple con lo establecido, esto es por que somos seres sociales y vivimos dentro de una sociedad, que nos pone límites, ese límite es lo que hace que seamos neuróticos. Todos poseemos la misma responsabilidad jurídica excepto: los niños, los locos, los embargados por emociones violentas, etc. En estas personas hay algún conflicto por la ausencia de la razón y/o la intención. Esto hace que queden por fuera de la norma.
Ahora bien el film que nos fue asignado transcurre en el año 2035, hoy sería apropiado decir que tampoco los robots entran en la norma jurídica, no se les puede atribuir responsabilidad alguna por sus actos. Textualmente esto se menciona en la película de la siguiente manera: “Un homicidio sólo se cataloga como tal cuando está hecho por un ser humano. Si alguien dice que un robot cometió un homicidio se las verá con la ley”.
Vivimos en un mundo donde hay establecidas leyes y normas que nos indica cómo debemos comportarnos, esto brinda una organización social, un orden. Ahora bien, los robots conviven con los humanos y su comportamiento está establecido sólo en función de tres leyes, que son propias de los robots, por lo cual debe haber una lógica distinta para que puedan ser juzgados. Es por esto que no se le puede atribuir la responsabilidad sobre sus actos.
Con la evolución de ViKi, que llevó a los robots a la revolución y con la creación de Sony, hubo un ruptura de un orden, eso (según nuestro entendimiento del texto desastres y catástrofes) podríamos decir que es catástrofe, donde el accionar humano tuvo mucho que ver, pues los robots fueron creados por seres humanos.

5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente el efecto particularista.
La responsabilidad subjetiva está ubicada en el eje de lo Singular, está referido a la ética. La ética hace a la subjetividad y a la singularidad. En el marco de lo singular surge el deseo, que es el deseo del sujeto aunque éste no lo conozca. Aquí se ubica la posición que toma el inconsciente sobre un acto del cual el sujeto debe hacerse cargo.
En el eje de lo Universal – Singular se ubica lo específicamente humano. Lo Universal nos caracteriza como humanos y es donde inscribimos lo Singular. La posibilidad de adquirir un lenguaje es lo Universal de todos los seres humanos, implica todas las reglas posibles del lenguaje. Entonces, lo Particular supone la adquisición de una lengua, está referido a la moral, a reglas específicas que van cambiando y lo Singular es el habla que nos atraviesa como sujetos barrados y que nos hace ser nuestros propios desconocidos. En el circuito de la responsabilidad, es la interpelación lo que genera culpa, es el llamado a responder, la respuesta es particular y abre muchas posibilidades que a su modo afirman la interpelación. El efecto sujeto, es también otro modo de respuesta a la interpelación pero en una dimensión ética que implica la noción de acto en la que el sujeto se produce y este sujeto es un sujeto de deseo inconciente, por eso ese acto es un acto ético. La moral es del orden de lo Particular, no Singular porque justamente la respuesta es un taponamiento del acto ético. Es decir, no hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética.

TRODUCCION
INTRODUCCION
CONCLUSIONES PERSONALES
INTRODUCCION
“Creo que cada paso por cada materia de la facultad va dejando huellas que nos van marcando como futuros profesionales. Todas nos sirven para adquirir experiencias, lo cual no significa que siempre sean buenas, pero de esto también se aprende, esa es la marca subjetiva.
Esta materia me hizo acercar cada vez más a la práctica del psicólogo, a nuestro futuro quehacer profesional y realmente fue sumamente interesante el modo en que pudimos abordarlo. El hecho de tener materiales de trabajo como películas, series, casos clínicos y finalmente esta modalidad de evaluación ha hecho que el pasaje por la cursada haya sido del todo enriquecedor. El abordar la ética de la práctica clínica desde el psicoanálisis siempre es una experiencia que te atraviesa de algún modo ya que siempre nos implica como sujetos.
Realmente me llevo un muy buen recuerdo de esta materia y de esta cursada”.

Andrea Masetto

“Debo decir que me pareció interesante, útil y hasta agradable la cursada.
Fue de gran importancia haber contado con el aula virtual para compartir información y estar en contacto con todos mis compañeros, realmente fue muy bueno.
Me pareció poco amena la lectura de algunos de los textos de Fariña pero así y todo considero haber podido captar la esencia de lo que quería transmitir.
Sobre el contenido de la materia , me gusto más lo referido al primer parcial pero creo que la segunda parte sea agradable o no, sea fácil, difícil, haya mucho o poco material que estudiar, sea lo que a cada uno le parezca, para mi creo que es algo que debe ser visto en esta asignatura y nada más.
Mi propósito en la facultad es forjarme para llegar a ser un gran profesional y por que no ser yo, ser yo algún día el autor de textos que sean material de estudio para las futuras generaciones de estudiantes de psicología. Creo que esta materia aportó su granito de arena para mi fin.
Debo decir también que la película con la cual hemos trabajado fue entretenida lo cual “suma” porque si hubiese sido poco entretenida es más difícil prestarle la atención que se merecía para realizar el trabajo que le entregamos.
Por ultimo… con respecto a la modalidad de evaluación, considero que hacer de a dos el examen fue muy enriquecedor, sinceramente, para mí es una de las mejores formas para rendir un exámen. Si bien el trabajo esta terminado e impreso, hay mucho mas detrás de todo lo que fue escrito. En cada encuentro con mi compañera, discutíamos acerca de cómo hacer el trabajo, de qué era lo mejor, como expresarnos, etc. Yo escuchaba su punto de vista y ella el mío, intentábamos llegar a un acuerdo, ella opinaba acerca de lo que yo pensaba y viceversa y fue así que llegamos a este trabajo. Todo ese proceso que nos costó esfuerzo, todo ese camino que recorrimos hasta llegar a terminar la presente evaluación fue muy interesante. Fue muy interesante que haya notado como íbamos corrigiendo las cosas para que todo salga bien, poder apreciar que Andrea corrija mis errores teóricos y yo detectar errores teóricos en ella.
Soy universitario y espero ir adquiriendo herramientas para poder hacer elaboraciones, (el conocimiento va mas allá de recordar), creo que después de todo de eso se trata el trabajo de un psicólogo”.
Diego Tebele



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: