por 

- UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES -
FACULTAD DE PSICOLOGÍA
Psicología, Ética y Derechos Humanos

2º PARCIAL DOMICILIARIO
Cátedra: I
Prof. Tit. Reg: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión 3

Profesoras: Pacheco Mariana.
Naves Flavia.

Alumnas: Ascona Estigarribia, Paula Mariana.
D.N.I: 30.791.792
Gizzarelli, Noelia Raquel.
D.N.I: 32.733.697

Curso de verano 2011

CONSIGNA DE EVALUACIÓN
Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación.

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto
Particularista.

El film elegido: Igualita a mí.
Actores:
• Adrián Suar como “Freddy”.
• Florencia Bertotti como “Aylín.
Director: Diego Kaplan.
Personaje a analizar: Freddy.

Síntesis de la película:
Freddy (Adrián Suar) de 41 años de edad, es un soltero sin hijos. De profesión arquitecto y trabaja en el negocio familiar.
Por las noches le gusta salir, ser el rey, y conquistador eterno de veinteañeras, le gusta la libertad, y escapa al compromiso. Esto genera controversias en su familia, por un lado esta la posición de la madre que respalda esta situación diciéndole que él es joven y tiene que disfrutar de la vida, por el otro, su padre intenta que Freddy tome consciencia de su edad, le dice todo el tiempo que es hora de formar una familia, y tener mujer e hijos. Por otra parte esta su hermano, quien es el que marca todo el tiempo la vida “agitada” que lleva Freddy distanciándose de él porque se siente un hombre responsable y mayor.
Por esas casualidades de la vida en un boliche al que frecuentaba, se encuentra con Aylín (Florencia Bertotti) de 23 años, a la que conversando la invita a su casa. Para sorpresa se entera que puede llegar a ser su padre, tiempo más tarde confirma esto mediante el ADN, enterándose al mismo tiempo que va a ser abuelo. Esta situación enfrenta a Freddy con la decisión de seguir su vida nocturna llena de “libertades” o asumir las responsabilidades que trae la edad, pero solo puede decidir cuando Aylín resuelve alejarse de su vida.
El film narra todos los cambios por los que Freddy atraviesa hasta que se involucra en la situación.

Análisis:

AZAR:
Una noche en el boliche que frecuentaba Freddy, bailando con su amigo y una veinteañera, decide ir a la barra a buscar un trago, se dirige bailando y distraído mirando a su alrededor, cuando de repente choca con una joven (Aylín), la cual le tira su trago sobre la ropa, manchándolo. Aylín le dice: “¿te lastimé?, Hay no, te moje, disculpa” a lo que Freddy responde ¿Sos boluda nena? Y se va enojado.
Ella es una joven muy bella del sur de la argentina que llega a la Capital con el propósito de averiguar quién es su padre.
Tomamos este primer encuentro como azar ya que fue inesperado para Freddy. Entendiendo al Azar como aquello que viene a desconectar la relación de causa-efecto. Aquella coincidencia, accidente que dio lugar para que estas dos personas se encuentren.

Refiriéndonos a los Tiempos lógicos del circuito de Responsabilidad en el Film:
T1- Noches más tardes se produce el segundo encuentro entre Freddy y Aylín en el boliche, donde inician una conversación. Él le cuenta que es arquitecto, relacionista público y pregunta a cerca de la vida de ella. Aylín le responde que esta en capital para resolver una boludez en su vida, siguiendo con la charla ella pregunta: “y vos, ¿hijos, esposa?” Freddy le dice:” ¿what? ¿Hijos? ¿Qué tengo cara de casado yo? ¡No! ¡ajjjjj! (realiza un gesto de repugnancia, rechazo) ¡El compromiso no me va!
Luego de esto la invita a su casa como hacía con todas las mujeres cada noche, ante esta propuesta ella accede.
Tomamos como T1 el momento en que Freddy con el afán de seguir su vida de Libertad y rey de la noche, invita a Aylín a la casa.
“Entendido este donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso, y que supone se agota en los fines para los que fue realizada”.
Esa misma noche ella le cuenta que él es una de las 3 personas que podrían llegar a ser su padre. En el momento que Aylín le da el nombre de su madre, Freddy afirma que la conoce, pero se defiende diciendo que esto es imposible porque siempre se cuidó, por lo tanto accede rápidamente a hacerse un ADN.
No consideramos este momento como interpelación al sujeto, por que enfocamos el T1 en tanto sujeto de libertad, lleva a su casa a todas las mujeres que le gustan, no busca compromiso alguno. Pensamos la respuesta de Freddy de hacerse el ADN como responsabilidad moral, entendiendo a esta como dice Salomone, “acciones que tomará como referencia los valores compartidos socialmente, lo esperable o lo condenable en una situación determinada. Valores morales, que, seguramente el mismo “distraído” compartirá y de allí que surja su incomodidad y el sentimiento de ajenidad con respecto a su propia acción”
Luego de este agitado encuentro y en el transcurrir de los días, se confirma que Freddy efectivamente es el padre de Aylín, y como si fuera poco también va a ser abuelo. Esta situación parecería no importarle a él, por que continua saliendo, creyéndose el Rey de la noche, disfrutando su libertad , sintiéndose sin compromisos ni responsabilidades, llegando tarde al trabajo, ocupando gran parte de su tiempo en la peluquería tiñéndose el cabello, las cejas y las pestañas.
La madre de Freddy tiene una concepción de que el hijo es joven, que tiene que vivir la vida y le encanta la idea de Libertad que tiene Freddy de que “nadie le rompa los huevos”.
Su relación con Aylín, es muy superficial, distante, si bien accede a que ella se quede unos días en su casa no le da importancia, aunque por momentos la presencia de ella le molesta.
Posteriormente Freddy involucra a Aylín en uno de los negocios familiares, él necesitaba que ella convenza a una anciana para que venda su casa, la única propietaria que no quería firmar para que se venda el complejo, él le comenta a Aylín que allí se construiría un PH urbano, en el cual se mantendría todo el paisaje del momento. Cuando su hija concurre al lugar conversando con esta persona mayor se entera que el árbol de naranjo que estaba en el patio tiene mucho valor para ésta.
Cuando llega el momento de la reunión para que los propietarios firmen el acuerdo de venta, Aylín descubre que lo que le dijo Freddy era una mentira, ella se retira furiosa y desilusionada, él decide ir a buscarla y discuten. Freddy le dice: “¿tanto quilombo por un naranjo de mierda?”
Aylín responde a los gritos: “no entendes nada porque nunca creciste. Me banque un montón de cosas tuyas, me banque que me eches, que me ignores, tu vida pelotuda de Play boy, 60 años tenes, ¡te vas a quedar solo! ¡Te vas a quedar solo!”.
Freddy: ¿quién te crees que sos? Yo soy esto, si te gusta bien y si no te vas Aylín. Además vos me viniste a buscar a mí, no yo a vos, no sé si te acordás.
Cuando Freddy llega a su casa más tarde se encuentra con que Aylín había decidido regresar al bolsón. Ante esta situación se queda perplejo, parece angustiarse y pide perdón.
Tomamos como T2 la palabra de Aylín:…”No entendes nada porque nunca creciste…tu vida pelotuda de Play boy, 60 años tenes, ¡te vas a quedar solo! “Junto con el hecho de haberse ido y dejarlo solo. Esto viene a interpelar el T1 porque hace tambalear esa concepción de afrontar la vida con esta “libertad” sin compromisos ni responsabilidades de creerse un pibe, que se las sabe todas y que no le falta nada.
Oscar D`amore, propone: “La interpelación subjetiva, es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa ob-liga a una respuesta ad hoc a la interpelación; es decir, dado el T2 que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el T1, facilita una respuesta que aunque no es considerada todavía T3- aquel de la responsabilidad subjetiva, responde a la interpelación.”
Siguiendo las palabras del autor pensamos que este tiempo 2, resignificando el T1, viene a enfrentar al sujeto con una falta de la cual nada sabía. Lo hace sentir culpable y se ve obligado a responder. Entendiendo a la Culpa en palabras de Fariña: “Si la responsabilidad alcanza al sujeto allí donde este no tiene conciencia de serlo, su registro imaginario, se detendrá mucho antes… la culpa se constituye así en el reverso de la responsabilidad.” En Freddy la culpa la vemos en la reacción que tiene después de la pelea, cuando se enfrenta con el resultado de sus palabras (si te gusta bien y sino te vas), paso seguido, Aylín decide irse.
Continuando con la cita de Oscar D´amore, esta culpa hace sentir a Freddy angustiado, confundido, es la misma culpa la que lo obliga a responder. Freddy va en busca de Aylín y le explica: “por favor no te vayas, ya entendí todo, No me interesa ni la plata, ni el negocio, ni la inmobiliaria, Solo me importas vos y mi nieta. “Yo soy un pibe…eh… (Se corrige) YO SOY UN HOMBRE, QUE NO SE QUE ME PASO EN LA VIDA, ALGUNAS COSAS NO LAS ENTENDI, pero ahora me cayo la ficha”.
Esta reacción, específicamente, el fallido que es corregido por la afirmación yo soy un hombre, la consideramos como una respuesta a la interpelación que según el autor citado anteriormente no llega a ser una respuesta de tiempo 3, en el sentido que no hay todavía efecto sujeto.
T3: En una cena navideña junto a su familia, nos encontramos con un Freddy que decide dejarse las canas, comentando que hay una persona que ese año tuvo un cambio muy importante en su vida, en ese momento escucha el llanto de la nieta que estaba durmiendo y se levanta de la mesa para atenderla. Escena siguiente se lo ve en la habitación jugando, sonriendo, hablando con su nieta. Se mira al espejo y parece estar a gusto con la imagen reflejada, una imagen de hombre ya no de “pibe”. Finalmente en el saludo de las doce saluda a Aylín como hija y permite que ella lo nombre papá.
A este momento lo tomamos como T3, por que hay un efecto sujeto, hay un cambio, en el sujeto, producto de la interpelación, pero, al decir del Autor D`amore “estamos hablando de una dimensión ética” Teniendo en cuenta que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa, diremos que la culpa que sentía Freddy luego de la discusión, comienza ha disminuir, pero solo da lugar a la responsabilidad subjetiva cuando “el sentimiento de culpa se diluye” . Es aquí que viene a constituirse la responsabilidad subjetiva, es una respuesta que el sujeto da, Freddy realizó una elección, que dio lugar a dicha responsabilidad, realizando un cambio significativo respecto del T1. Entendemos a esta responsabilidad como dice Salomone “aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo”

NECESIDAD: tomamos a la “libertad”, Freddy dice sentirse libre, le gusta esto, no quiere compromiso, si le falta libertad se convierte en un monstruo, una persona desagradable. Esta libertad le permite llegar tarde al trabajo de la familia, (no se responsabiliza como adulto, parece que su familia ya lo tiene asumido que él es así, por que en ningún momento le ponen límites, ni aclaran que en el trabajo hay que llegar a tal hora, y él se siente cómodo en esa situación), elegir mujeres distintas con quien estar cada noche.
Causa y efecto. Causa: libertad, efecto sin compromiso (trabajo, llega a cualquier hora, rey de la noche, elige a mujeres distintas cada noche, no pudo constituir su propia familia, es soltero. Su mamá apoya la idea de que el se vaya a vivir solo a un hotel con esa libertad de al decir de Freddy, “que nadie me rompa los huevos”.

Articulando las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; lo universal-singular; la moral de lo particular. Concluimos que la lógica del Universo, en tanto categoría de lo Particular, impide pensar que hay algo por fuera de él, su universo era el boliche, estar rodeado de mujeres jóvenes, la libertad entendida como ausencia de compromiso. Esta es la lógica de la moral, hay un saber absoluto, toda esta ahí, se las sabe todas. En determinado momento, el saber moral, es cuestionado cuando tienen la discusión, las palabras de Aylín, es lo que viene a hacerle ruido, a flaquear, como dice Salomone “algo extraño irrumpe y quiebra todo sentido; el yo se desorienta frente a esto que le es ajeno” . Es aquí cuando se pregunta qué hacer con esto que viene desde afuera, es muy importante como el sujeto toma aquello que sucedió. Ante este horizonte que se le quiebra el sujeto tiene que decidir qué hacer, dando lugar al pensamiento, en tanto lógica de la ética.
El personaje en nuestra película escucha las palabras de Aylín y como dice Juan Carlos Mosca “el sujeto lo hace propio”. Es aquí que se produce el efecto de universalización. Decimos que esto da lugar a un Hombre que se muestra conforme con su imagen y que acepta ser llamado papá. Situamos aquí la categoría de lo singular, es decir cómo Freddy vive y acepta a la Ley de lo Universal, como afronta esto de ser padre. Pensamos la categoría Universal, como “aquello simbólico, propio de la condición humana, como una legalidad que constituye al sujeto, lo que diferencia al ser humano de otras especies.” Ubicamos en esto la Ley Paterna.
Observamos el acto ético , después que las palabras de Aylín interpelaran el accionar de Freddy, el mismo no responde desde un saber moral, desde su universo cerrado, sino que deja lugar al pensamiento, como lógica de la ética y responde desde allí produciendo un acto. Este último, produce un efecto sujeto, que hace a Freddy responder con un acto ético.

Hipótesis clínica:
“Es la ligazón entre T1 T2, (…) Sitúa la naturaleza de esa ligadura, ligando lo desligado del universo particular. ”
Tomamos dos escenas que nos parecen de importancia a la hora de hablar de nuestra hipótesis clínica. Estas nos refieren al Freddy del Tiempo 1 (un pibe, de libertades) y la segunda escena que nos refiere al Freddy del Tiempo 2, el cual es interpelado por las palabras de Aylín.
Escena 1: En un dialogo de cena navideña,
Freddy dice: yo tengo un sueño que quiero cumplir, quiero tener un año sabático, (…) vivir en un hotel, vivir en libertad que nadie me rompa los huevos”
Padre de Freddy: te vas a ir a vivir en un hotel solo como un perro (…)
Freddy: solo no…van a seguir viniendo los jueves (…) ¿esta mal mami? Decímelo vos ¿esta mal?
Madre: ¡No me encaaaanta!
Padre: te estoy hablando de una familia, de una casa, una mujer, de un perro, de hijos…
Freddy: yo no me caso, yo no convivo. No empeces con ese tema
Madre: (dirigiéndose al padre) ¿y que tanto apuro hay? ¡Dejalo que viva es joven!
Escena 2: Freddy va en busca de Aylín a la terminal de ómnibus.
Dice: “Yo soy un pibe…eh… (Se corrige) YO SOY UN HOMBRE, QUE NO SE QUE ME PASO EN LA VIDA, ALGUNAS COSAS NO LAS ENTENDI, pero ahora me cayo la ficha”.
Tomamos el acto fallido de la segunda escena, donde los significantes pibe-hombre, vienen a reflejar el dilema que de a poco se daba en la vida de Freddy.
Esta moción inconsciente pibe-hombre, tienen para Freddy, un nuevo sentido acerca de qué es SER un pibe y qué es SER un hombre. En esta corrección del fallido, quedaría descubierto el deseo inconsciente del sujeto, el cual implicaría crecer, dejar de ser HIJO. (En la escena 1 se observa como él entiende ese rol de hijo, un pibe sin compromiso, con libertades y que nadie lo molesta, un hijo donde su madre asiente con esa idea). Pero con este fallido parecería querer identificarse con el padre y con sus palabras, para dejar de querer “encantar “a la madre, como se veía en la escena 1.
Podríamos pensar que esta moción inconsciente, mostraría el deseo de Freddy de querer correrse del lugar de hijo en el que se encontraba, para satisfacer la demanda de Aylín, ser un padre.
Empleamos como eje teórico para nuestra Hipótesis un fragmento del texto de la autora Gabriela Salomone que hace referencia al texto de Psicopatología de la vida cotidiana de Sigmund Freud. “Las mociones inconscientes se expresan de modo desfigurado a través de las operaciones fallidas. Es por este motivo que encontramos en estas acciones fallidas un sentido; un significado que se asocia al propósito inconsciente que persiguen, más allá de la intensión o voluntad consciente. Claramente ya no nos referimos al sujeto autónomo”.
Concluimos nuestra hipótesis clínica estableciendo que lo que debe responder el sujeto en tanto responsabilidad subjetiva, es correrse de la posición de pibe-hijo, para dar lugar a ser un hombre-padre.

Bibliografía:
 D´amore Oscar. Responsabilidad subjetiva y Culpa.” Clínica y Deontología” Vol.1. Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 Domínguez. Los carriles de la responsabilidad: El circuito de un análisis. Clínica y Deontología. Vol. 1. Fundamentos. Letra Viva, 2006.

 Fariña, Michel J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de clase teórica. Publicado en la página web de la cátedra.
 Fariña J. Gutiérrez, C. “Veinte años son nada.” Pág. 50

 Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Salomone. G “Teórico, curso de verano 2011”.
 Salomone Gabriela; Domínguez María E. “Clínica y Deontología”, Vol. 1. Fundamentos. Letra Viva (2006).



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: