por 

Universidad de Buenos Aires
FACULTAD DE PSICOLOGÍA

Psicología, Ética y Derechos Humanos. Cátedra I

SEGUNDO PARCIAL

Docente titular: Lic. Juan J. M. Fariña
Ayudantes de trabajos prácticos: Lic. Marcela Brunetti
N° de comisión: 14 (lunes de 16:00 hs. a 17:45 hs.)
2º Cuatrimestre 2009.

Fecha de entrega: 16 de Noviembre de 2009

Alumnas:
Sayas, Silvana (L.U.: 32311508/0)
Trivisonno,Noelia (L.U.: 31033792/0)

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo se formulará un análisis de la película “In Brujes” (2008), el mismo hará foco sobre el personaje protagónico de Ray: intentaremos dar cuenta de su responsabilidad subjetiva, desplegada en los tres tiempos lógicos del circuito de la Responsabilidad, posteriormente, se intentará delinear una posible hipótesis clínica para vislumbrar, en la medida de lo posible, por donde se juega el deseo del sujeto, su singularidad.
CASO
La película es protagonizada por dos sicarios, Ray y Ken quienes se esconden en Brujas, una ciudad situada en Bélgica, mientras esperan las instrucciones de su jefe, Harry Waters. Ambos son enviados a dicha ciudad debido a que Ray, en su primer trabajo, asesinó accidentalmente a un niño al cumplir las órdenes de Harry de matar a un cura; la bala atraviesa la cabeza de este y acaba con la vida del infante. Mientras Ken espera el mensaje recorriendo la ciudad y visitando edificios históricos, Ray se queja constantemente de la situación en la que están. Cuando Ken recibe el mensaje descubre el verdadero motivo por el cual habían sido enviados a Brujas. Harry le ordena asesinar a Ray debido al accidente que cometió, argumentando que su error los podría poner en peligro.

ANÁLISIS
Hablar de responsabilidad implica pensar en una determinada noción de sujeto. Según el campo normativo se plantea la responsabilidad en función de la noción de sujeto autónomo, la cual restringe la responsabilidad al terreno de la conciencia, en donde el sujeto es dueño de su voluntad e intención. Esta noción se ve afectada por límites que pueden dar cuenta de cierta restricción en la voluntad e intención, determinando la acción, como ser las causas de inimputabilidad y justificación. Mientras que la responsabilidad subjetiva interpela al sujeto más allá de las fronteras del yo, esto es pensar en la noción de sujeto del inconsciente. Este campo confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. Ajenidad que es siempre imputable en términos éticos. De esta manera “la responsabilidad la referimos a la singularidad de un sujeto en acto” . Este sujeto se ve interpelado por su acción y debe responder por su acto. Apoyándonos en esta noción de sujeto, estamos en el terreno no de la realidad objetiva sino en el de la realidad psíquica del sujeto.

Para poder evaluar este tipo de responsabilidad es necesario pensar en un circuito de tres tiempos lógicos en donde la interpelación subjetiva es la puesta en marcha del mismo.
De esta manera puntearemos:
- Un primer tiempo, donde el sujeto realiza un acto para lograr un determinado fin, pero el mismo, “no está libre de motivaciones inconscientes que se expresan más allá de la intención de su yo” .
- Un segundo tiempo, donde el sujeto es interpelado por aquella acción, “El campo de responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno” . En donde el universo particular se resquebraja dando lugar a la pregunta sobre la posición que el sujeto tenia al comienzo del mismo. Aquí hay una resignificación, que se realiza retrospectivamente, de la acción, de esta manera el sujeto es convocado a responder por sus actos, esta compelido a responder por sus actos en relación al Otro social como en relación al Otro de la Ley. Debe asumir su responsabilidad subjetiva, podríamos plantear la entrada en el eje de lo Universal-Singularidad, ya que emerge el sujeto del inconsciente, a diferencia del sujeto jurídico que se evidencia en lo Particular y que se ubica en lo normativo y lo histórico.
- Un tercer tiempo, (de carácter no obligatorio) “que verifique la responsabilidad subjetiva” .
Este recorrido nos marca un camino a seguir en el cual podemos conjeturar una hipótesis clínica, que intente dar cuenta de cómo se juega el deseo del sujeto. Implicarse, hacerse cargo de ese deseo, conlleva para él tomar una decisión -vivir o morir-. Desde aquí puntuaríamos la singularidad en situación.

Situaremos al primer tiempo en la breve escena en que Ray acude a matar al párroco, según lo requiere el encargo de su trabajo. Allí donde Ray selecciona los medios para llegar a asesinar al cura a sangre fría de un balazo en la frente diciéndole “Harry te envía un obsequio” con una sonrisa. Ray parecía imposible de conmover, al menos hasta ese momento.
El segundo tiempo está caracterizado por los indicios de que algo de lo que estuvo haciendo el sujeto, resulta disonante. “El Psicoanálisis plantea un determinismo inconsciente que hace al sujeto responsable por definición (…) pero ya no en términos morales o jurídicos, sino éticos”. En este tiempo, el de la interpelación, es en donde el universo particular sostenido se resquebraja, provocando la aparición de una pregunta en relación a la posición del sujeto que daría lugar al acto. “La responsabilidad interpela al sujeto, quien debe o puede, dar respuesta, responder por su acto.”
Aquí se puede ubicar la vacilación del fantasma, en el momento posterior al disparo, donde descubre que la bala siguió de largo y asesino tambien a un pequeño niño que se encontraba en ese momento en la parroquia detrás del cura. En ese momento Ray queda perplejo y sale desesperado del lugar.
Es pertinente considerar aquí las nociones de azar y necesidad. Como determinismos ajenos al sujeto, ya que si todo esta determinado borra al sujeto y el acto singular, no cabria lugar para preguntarse por la responsabilidad. Por esta razón es necesario no perder de vista que el sujeto es quien toma la decisión, quien elige su destino y quien es responsable de sus actos. “Apelar al azar, lo no determinado, como principio, no es más “libertador” de la alineación del sujeto, porque en esa forma se borra el sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto.” El azar en esta historia podría ubicarse en el hecho de que el niño hubiese estado en la parroquia en ese momento. De no haber sido por ello, nada de esto hubiese ocurrido. Si pensamos es solo en esto le sacamos responsabilidad al Sujeto apelando al puro azar. Dada la sucesión de hechos, intentamos ubicar la categoría de la necesidad, como lo forzoso, lo exacto, lo fatal, podríamos remitirnos al recorrido que realizo la bala hasta llegar a la cabeza de este niño.
Ocurrido esto, Harry los envia a Brujas de viaje a Él y a Ken, sin decirles para qué trabajo. Ray entre tanto, se siente mal, culpable, su acto lo persigue en sueños y en el constante recuerdo, decide que no quiere “más problemas”, y que para saldar su error no continuara asesinando gente, le anuncia a su compañero la decisión. Lógicamente para ello, tendría que matar a Harry quien no lo dejaría sino correrse de su demanda, de la abstracción que le provoca.
La cercanía con la muerte, comienza a interpelar al sujeto. Es entonces cuando Ray puede preguntarse realmente por las actitudes que él ha tenido hacia su vida, manifestando la emergencia de la singularidad que evidencia la incompletud del universo previo. El campo de la responsabilidad atañe al sujeto en relación a lo que el desconoce de sí mismo, produciéndose un abrochamiento de las tres categorías. Entonces, aquel conocimiento que se adquirió en relación a la propia conducta, conlleva a que no se vuelva al estado anterior.
Vemos como aparecen síntomas paranoicos en Ray: “la gente lo sabe”, “ellos me miran porque asesine al niño”, “me están buscando”.
Podemos pensar aquí como interviene una categoría fundamental como lo es la culpa. Entendida desde un carácter económico que comprende una deuda, algo a saldar. Es condición que obliga a responder. Esta resignifica al tiempo 1, produciendo un movimiento de retroacción, lo cual implica responder por lo acontecido. Frente a la interpelación se puede responder con negación, intelectualización, proyección, formación sintomática, etc.
El sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética. En este caso culpa tiene que ver con el acto de “matar”, un acto que busca la necesidad de punición, un recorte de goce desde la Ley según Lacan. “Esa culpa es la que llama al sujeto a responder por su deseo. según Lacan, solo se puede ser culpable de haber cedido en su deseo, el yo no es propietario del deseo, pero si el sujeto es responsable de su puesta en acto. Responsabilidad: es otro nombre del sujeto”
Responsabilidad y Culpa van de la mano, siendo esta ultima el soporte estructural para que nazca el concepto de responsabilidad. Cuando surge la culpa se puede observar que en la persona se produce una modificación la de hacerse responsable; podríamos decir que sería un hacerse subjetivamente responsable que da lugar a un tiempo 3.

En el tercer tiempo hay una verificación de la responsabilidad subjetiva“, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un $ -Sujeto barrado-” , es el tiempo del acto. Podemos denotar un notable cambio en la posición que adquiere Ray luego de este viaje, encontrando además una pareja. Ray tiene la posibilidad de responder ante esta nueva significación. Y lo hace, elige vivir. “La elección constituye al sujeto, lo hace sujeto”.

La Hipótesis Clínica es la encargada de explicar el movimiento que supone “que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificandolo. Dicha resignificación da cuenta de un cambio de posición frente a las circunstancias, de alli la potencialidad de un tiempo 3: el de la responsabilidad."
En nuestro caso vemos que Ray es un asesino a sueldo, no establece lazos profundos con nadie. Harry representa la alineación en Ray, los significantes impuestos de este Otro omnipotente, se jugaría aquí un lugar estragante de Otro completo. Ray logra ubicarse como sujeto barrado al dejar de obedecer a Harry, se revela, y en esa hiancia aparece en juego su Deseo cuando elige salvar su vida y huir para formar una familia con su nueva pareja. Este instante en que él verifica la ruptura de sentido que tiene para si el ser vicario y se resignifica a partir de la muerte del niño, aparece la ruptura destotalizante del universo previo.

BIBLIOGRAFÍA
* Domínguez, M.E.: “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis”, La transmisión de la ética clínica y deontología. Pág 135, Letra Viva, 2006
* Salomone, G.: “Las Formaciones del Inconsciente y la Responsabilidad”. Ficha de cátedra. Mimeo. Pág. 4.
* Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
* Alemán, J. (2003): "Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo". En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
* Gutiérrez, C. & Salomone, G. Z.: La responsabilidad profesional, entre la legislación y los principios éticos. En La nave, Año III, Nº 20, setiembre 1997
*Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
* Lewkowicz, I: Singularidades codificadas. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: