Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Inteligencia articial >

por 

PSICOLOGIA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS

Análisis de la película: Inteligencia Artificial

El profesor Hobby, es un ingeniero electrónico, cuyo invento será un niño robot Meca
destinado a sustraer de la tristeza a un matrimonio que ha perdido a un hijo.
En este sentido, cabe lamentar que no se haya explotado más a fondo el ángulo humano, es decir, nuevamente se tratan las objetividades, el mundo de los objetos; en este caso la problemática se centra en el amor de David hacia sus padres (recuérdese que David es un objeto, no un sujeto) y no en el amor de los humanos hacia David (aquí sí la subjetividad, el humano como sujeto), pues incluso cuando es presentado el Proyecto David ante los científicos y la prensa, una asistente cuestiona: ¿pero el hombre podrá amar a la máquina? Se da por hecho que el robot podrá amar a un ser humano, ¿pero se dará el caso contrario? El avance tecnológico es sorprendente, incluso para quienes viven allí, en la era donde la mayor riqueza es el conocimiento y el amor es una de las formas más avanzadas de inteligencia que existen. Y, junto con las capacidades de soñar o imaginar, una de las más difíciles de adquirir para una máquina.
El análisis de responsabilidad recae sobre el personaje de Hobby, el ingeniero, creador de David. Se trata de la responsabilidad que interpela a un sujeto que debe o puede responder por su acto, pero no el acto voluntario, intencional, sino al acto que inscribe su deseo del que es responsable y que recorta al sujeto del inconsciente. Deseo conciente relacionado con la omnipotencia con dar a la humanidad lo imposible “que una maquina sea el sustituto de un hijo biológico”, se podría pensar que su actitud omnipotente encubre su deseo de intentar el imposible milagro de recuperar al hijo perdido a través de su encarnación en un ser bio-mecánico.
Se pueden detectar los tres tiempos lógicos comprendidos bajo el término de responsabilidad. El primer tiempo de la responsabilidad es en la que el sujeto, el profesor Hobby, lleva adelante sus acciones con determinados fines, la elección de una familia cuyo hijo se encontraba enfermo sin esperanzas de vida la cual va ha recibir a David como sustituto, para aliviar su sufrimiento. La cual accede ante la propuesta del ingeniero. El segundo tiempo de la responsabilidad está caracterizado por los indicios de que algo de lo que estuvo haciendo el sujeto, resulta disonante. En este tiempo, el de la interpelación, es en donde el universo particular sostenido se resquebraja, provocando la aparición de una pregunta en relación a la posición del sujeto que daría lugar al acto.
Ante la recuperación inesperada del hijo biológico, David deja de ser el sustituto del hijo perdido, para lo cual fue diseñado. Con respecto al film, podemos observar un notable cambio en la posición de David ante la familia, en donde esta familia que lo acepto, permitiendo que ocupara el lugar de hijo, lo coloca en la posición de objeto, de esta manera pudiendo deshacerse de él para resguardar al hijo biológico.
En relación a éste tercer tiempo de la responsabilidad, hay una verificación de la responsabilidad subjetiva“, una toma de posición en relación a lo universal inscribiendo un acto que produzca un sujeto, es el tiempo del acto. David comienza su búsqueda que lo ubica como un sujeto deseante.
La primera exculpación posible para hobby es necesidad y el azar. Lo que él sabía es que el hijo de la familia elegida no tenía posibilidades de sobrevivir. No sabía que este podría recuperarse y que el destino de David cambiaria. En la búsqueda que emprende David del Ada Azul para que lo haga un niño de verdad, con lo cual su madre lo volvería a querer, el azar lo pone ante situaciones que debe enfrentar en donde se puede pensar que el motor de esa búsqueda es el deseo, algo exclusivo de los humanos, con lo cual su creador repara en el éxito de lo sucedido pero no en las consecuencias que implican para David su éxito, que sucede con el deseo de David de recuperar a su mama. El azar le permitió al ingeniero completar su proyecto, con lo cual lo no determinado, como principio, no es mas “liberador” de la alienación del Sujeto, porque en esa forma se borra el sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto. Lo que le paso ha David lo hizo el azar, el destino o las circunstancias.
El proceso de constitución del sujeto no puede equipararse a una programación, porque al tratarse de significantes y no de signos, la plena formalización está imposibilitada, y todo cálculo al respecto es fallido por estructura. La vocación totalizadora de la ciencia encuentra su límite allí donde la complejidad propia de lo humano produce un resto no formalizable en la singularidad del deseo y el goce. Al no admitirse un saber que diga todo sobre ello, ambos campos quedan excluidos, exiliados del discurso científico. Existe un corte entre la ciencia y su pretensión de saber absoluto y por otra parte el acontecer único y singular en que se produce la constitución de cada sujeto. La ausencia de una teoría apropiada para pensar al sujeto y los procesos de humanización constata la imposibilidad de fijar posición sobre la conservación de un núcleo real como algo que no debe ser tocado en la medida que su permanencia decide lo propio de la condición humana. Los nuevos desarrollos tecnológicos llevan al extremo una característica ya presente en el discurso médico, que es la de producir el borramiento subjetivo como consecuencia de la reducción del cuerpo a objeto. El efecto es una tecnologización progresiva de la vida, la sexualidad y el deseo. La especie humana presenta como característica necesaria, constituyente de su especificidad el intento de recubrir lo real por la vía del símbolo, aunque sea esta una operación que no puede ser completada plenamente, dejando un resto inarticulado e inarticulable. Kletnicki plantea discutir si la posesión de conocimiento implica la necesariedad de su uso; plantea una disyuntiva para el desarrollo científico, interrogando si lo que puede ser hecho debe hacerse; deja en claro que las posibilidades técnicas de producción de un fenómeno determinado no están en el mismo registro que en su necesariedad ética. Los argumentos presentados intentan ubicar un límite en la propia estructura de lo humano, al tiempo que advierten sobre aquél núcleo que es necesario preservar a fin de impedir por la vía de una regulación social algunos usos posibles pero cuestionables en torno al campo de la subjetividad.
Cual es la responsabilidad del ingeniero sobre su propio acto, acto que implica una decisión y no una acción. Decisión del destino de David, del matrimonio al cual estaba destinado y de sus consecuencias. Del deseo de David de que su madre lo quiera, puede su creador responder a las demandas de su creación, si la responsabilidad es la habilidad para responder, es entonces responsabilidad por ese uno.

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

PSICOLOGIA, ETICA Y DERECHOS HUMANOS
Prof. Asoc. Reg. Fariña, Juan J. M.

Profesor: Fernando Perez Ferretti
Comisión de TP: 19
Alunma: Roson Flavia

Primer cuatrimestre - Año 2010



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: