Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Inteligencia articial >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Recuperatorio de la segunda evaluación
Análisis del film: Inteligencia Artificial (Steven Spilberg)

Cátedra: Profesor Juan Jorge Michel Fariña
Comisión: 1
Profesora: Ianina Samolevich

Alumno: Entenberg Roger Nicolás
LU: 294341120

Consigna de Evaluación

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

En el film “Inteligencia Artificial” analizado en el artículo del Profesor Juan Jorge Michel Fariña, “Pinocho dos mil años luz”, podemos observar que el análisis de la responsabilidad subjetiva se centra en el personaje de David, el niño-mecha (robot) que es abandonado por sus padres frente al retorno de lo que era una muerte casi segura de su hijo, Martin. En el film, se desarrolla una analogía, que Fariña analiza, entre David y Pinocho, el personaje de la célebre obra de Collodi, solo que ambientado a miles de años, en el futuro.
En el comentario sobre el film, Fariña plantea que David, cerca del final de la película, tiene que tomar la decisión de revivir a su madre. David decide salvarla, no porque tenga que hacerlo, sino por amor, allí se ubica algo de la subjetividad a partir de la última frase de la película que plantea que al fin, David pudo soñar. Otro momento en el que se podría divisar una posición subjetiva que surge, un lugar en el que el sujeto decide, no elige, es cuando David frente a la evidencia de que hay muchos como él, que no es único y que no existe el hada azul, se tira del edificio, expresando un lugar del que cae, el lugar del deseo, que al correrse el velo de lo real, ve lo que no es, la falta y la imposibilidad de colmarla. No tiene porque hacerlo, no está programado para ello, ni ha imitado este comportamiento de alguien. Pero frente a la imposibilidad de ser sujeto del deseo del Otro, y quedar atrapado en la relación especular de ser igual y destruir al otro (como lo hace previamente) decide no ser más, y en ese instante, es.
Podemos ubicar desarrollando el circuito de la responsabilidad, un tiempo 1 en el que David movido por su intención de que su madre lo quiera como a Martin, procede a cortarle un mechón de pelo. El es atrapado in fragantti y entonces vemos que su acción, aparentemente limitada en un objetivo voluntario, no se agota en ese efecto. Entonces aparece la culpa por el acto y promete no volver a hacerlo (en la escena en que es abandonado). La culpa es ya un indicador de una cierta implicación subjetiva Es el sentimiento de ser menos (un robot) el que lo lleva a su travesía para encontrar el hada azul. Podemos ubicar que frente a la muerte de todos los humanos incluida la madre, y la imposibilidad de convertirse en un niño de verdad se resignifica esa acción de cortar un mechón de pelo, ya que esto permite que el pida que revivan a su madre, lo decide como lo expresa Fariña: “David decidirá entonces salvar a su madre. Y como pinocho, no lo hace porque es su obligación hacerlo o porque fue programado para ello. Lo hace por amor.” .
“El campo de la responsabilidad se ubica en la grieta que deja la necesidad y el azar” . En el film observamos que pertenece al azar el hecho de que el hijo de la pareja, Martin, despierte justamente cuando han adquirido y activado a David. Es del campo de la necesidad que Martin tenga sentimientos de competencia y celos por la nueva presencia perturbadora del amor de su madre. En el caso de David, un robot, es del campo de la necesidad, todo lo concerniente a su programación, sin embargo esta se combina con la contingencia, el azar y produce reacciones. Aquí no entra la responsabilidad, solo la hay cuando hay un sujeto y aparece un sujeto cuando aparece una decisión, una voluntad, que va más allá de toda programación, de cualquier predicción del comportamiento de ese robot (como ocurre al final de la película en el que toma una decisión sin que sea por orden de la necesidad, programación, o azar, se produce solo). Sin embargo todo sujeto es sujetado, está determinado, sobredeterminado. Esto significa que no hay una causa única para un comportamiento y es allí donde diferenciamos los tiempos lógicos. Lo subjetivo en el sentido que lo tomamos aquí aparece cuando hay una singularidad en situación, David toma la historia de hadas y la convierte en realidad en base al deseo, no a la programación, al menos esa es la hipótesis clínica que plantea Fariña en su texto.
En el único caso en el que podemos evidenciar un sentimiento de culpa por acciones realizadas es en el momento en el que la madre está abandonando a David en el bosque. Allí, David intenta arrepentirse de lo hecho, prometiéndolo que no lo volvería a hacer. Cuando Martin le propone cortarle el mechón de pelo a su madre, David lo justifica diciendo que es para que ella lo ame, pero ante la inminencia del abandono, el vacila, se arrepiente, si es esto posible en un robot.
Aquí tenemos que hacer una salvedad. La película plantea un dilema, basado en adelantos tecnológicos y en la hipótesis de un inconsciente para los robots que pueden aprender, evolucionar. El dilema se basa en si un robot puede amar y ser amado. Para que surja algo del orden del amor, más allá de las reacciones físicas, tiene que haber sujeto. Si la película lo plantea, el trabajo que realizamos aquí es en base a esas hipótesis, no a opiniones personales. Es decir, no tomamos a David como lo que pensamos que es, (un robot) sino como lo que se nos presenta (un personaje de un film).
Realizando una comparación con el caso de Ibbieta, el personaje del cuento “El muro” de Jean Paul Sartre , podemos realizar ciertas observaciones. En cuanto a los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad, en ambos casos, la acción emprendida en el tiempo 1 no se agota en los efectos aparentes, sino que se resignifica a partir de 2 y en 3 asumen cierto lugar de Sujeto que se puede observar en una cierta implicación en la acción. Los efectos de la necesidad y el azar no alcanzan para justificar los efectos, allí se abre una grieta, una hiancia en la que se ubica el campo de la responsabilidad.
Las figuras de la culpa y el dolor se presentan cono indicadores de que esa acción emprendida en 1 no es consistente, vacila a partir de un tiempo 2 que hace que el sujeto deba plantearse la pregunta por la responsabilidad, y la situación permita una singularidad. Es allí donde se exige del sujeto una respuesta, que se haga responsable, no solo que sea responsable (responsabilidad autónoma, jurídica, social).



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: