Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > Inteligencia articial >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Materia: Psicología Ética y Derechos Humanos
Cátedra: I Fariña, Juan Jorge Michel
Comisión: 14-primer cuatrimestre 2010
Profesor: Brunetti, Marcela Cristina

Análisis del film: “inteligencia artificial”

Alumna: Merino, María de los Ángeles
LU.: 31.198.072/0

El film seleccionado narra la historia del paisaje del mundo en un futuro en el cual la ciencia hace posible la existencia de sofisticados robots denominados mecas, que tendrán la particularidad de compartir con los humanos todos los aspectos de sus vidas.
En el inicio del film, se puede observar a un equipo de investigadores dirigidos por el Dr. Hobby, quien plantea la creación de una nueva especie de robots. Este nuevo “modelo” tendrá la particularidad de transmitir sentimientos como así también de expresar amor de un modo casi humano, algo que hasta entonces era impensado para los “meca”.
Ya en este inicio podemos ubicar una primera cuestión ética que viene a ser señalada por una de las investigadoras del equipo del Dr. Hobby. Esta mujer se pregunta y pregunta al Dr. Hobby que si fuera posible la creación de tal robot, es decir, con semejante capacidad de amar, habría un ser humano capaz de corresponder del mismo modo a dicho amor. Es decir, si el ser humano estaría a la altura de responder a ese amor en la misma medida.
Más allá de este o cualquier otro cuestionamiento ético, como aquel que también surge en torno al interrogante acerca del valor de reemplazar la raza humana por sofisticadas maquinas que en definitiva estaban llevando a una aniquilación del ser humano mediante una progresiva sustitución de este último, el proyecto ideado por el Dr. Hobby se lleva a cabo, dando “vida” al pequeño meca que será llamado por su creador como David, en recuerdo a su hijo fallecido.
Este pequeño meca, David, será adoptado por una pareja cuyo hijo biológico se encuentra en estado de coma irreversible desde hace varios años y sin chances de volver a la vida.
Si bien el film nos plantea la posibilidad de avanzar en el análisis de la posición ética en torno al creador de David, es decir, el Dr. Hobby, se cree pertinente focalizar en el análisis ético que implica el personaje de Mónica, es decir, la mamá adoptiva de David. Elección que será explicada inmediatamente.
Para emprender el análisis propuesto, se comenzará con el abordaje del circuito de responsabilidad, intentando señalar sus correspondientes tiempos lógicos.
En el momento en que Henry le presenta a su mujer Mónica a David, el nuevo producto de la empresa creadora de robots para la cual trabaja, ésta reacciona negativamente rechazando la presencia de aquel meca en su hogar. No obstante, permite a su esposo dejarlo durante un periodo de prueba, durante el cual se encariña con el pequeño David.
Ahora bien, para que David funcionara efectivamente como un niño de verdad, comportándose como hijo de la pareja, era necesario que fuera activado. Para tal activación se debía llevar a cabo un determinado protocolo.
Advertida de la complejidad que tal procedimiento implicaba, Mónica es puesta en aviso por su marido que solo lo podía activar a David en el caso de estar segura de quedarse con él, ya que una vez realizada tal activación y en el caso de que se negara a que él continuara en la casa, la única opción era enviarlo a la empresa creadora para que se procediera con su destrucción.
Como se señaló, Mónica, se encariña con David y finalmente decide activarlo.
Es en relación a esta acción de Mónica, de activar a David, donde se ubica el tiempo 1 del circuito de responsabilidad y culpa. Acción que será resignificada posteriormente con el desarrollo de una serie de hechos que se Irán dando sucesivamente.
Durante un tiempo el vínculo entre David y Mónica se despliega como si se tratase el de cualquier madre con su hijo verdadero. David es mimado y cuidado como un niño de verdad, hasta de luego de un tiempo la ciencia evoluciona y encuentra la cura para Martín. Este hecho y la alegría que supone la vuelta del hijo biológico, lleva a un abandono progresivo de David por parte de Mónica, quien ahora se encontraba más pendiente de las necesidades de su verdadero hijo.
Lamentablemente a partir de la vuelta de Martín se producen una serie de hechos desafortunados. Producto de la rivalidad que se produce entre ambos niños que anhelan el amor de esa madre, David se ve posicionado como un estorbo que de manera reiterada amenaza la vida del amado hijo de la pareja.
Enfrentada por su marido por una de estas situaciones en particular, en la cual se pone en juego de manera significativa la vida del pequeño Martín, Mónica se ve en el encierro de tener que elegir entre David y la vida de su propio hijo. En este punto de la historia es donde se llega a plantear la presencia de un tiempo 2 que viene a interpelar aquella acción señalada como tiempo 1. Esto en tanto que Mónica sabe el destino que le espera a David en el caso que ella decida devolverlo a la empresa creadora, situación que en este momento se presenta como la única salida luego de los reiterados inconvenientes en los cuales David se vio involucrado.
El interrogante que surge es, ¿este indicador se puede considerar como el tiempo 2 propiamente dicho? ¿Qué es lo que permite inferir que el mismo es o puede llegar a ser el tiempo 2 del circuito de responsabilidad? Como lo conceptualiza Oscar D`Amore ¿se puede señalar aquí la interpelación subjetiva?, pero ¿qué es la interpelación subjetiva?
Oscar D`Amore dirá que:
“la interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito.
Luego la culpa obliga a una respuesta ad hoc a la interpelación; es decir, dado el tiempo 2 que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el tiempo 1, facilita una respuesta que aunque no es considerada todavía tiempo 3 (aquél de la responsabilidad subjetiva) responde a la interpelación.
La retroacción que genera la interpelación resignifica porque liga a los elementos “disonantes” que se convierten entonces en un tiempo 1, es decir que el tiempo 1 es ya un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se “debe” responder” .

Como se observa en el film aparecen una serie de indicadores que permiten inferir la presencia de un tiempo 2, ante la situación que le plantea Henry a Mónica, ésta manifiesta un innegable malestar y sufrimiento debido a la decisión que debe tomar, malestar que experimente debido a la culpa que siente por haber tomado aquella decisión de activar a David cuando sabia el destino seguro que le esperaba en caso de llegar a arrepentirse.
Si bien el Dr. Hobby fue el creador de David, se puede decir que precisamente Mónica es quien se encarga de darle vida al activarlo, asumiendo con ello no solo la posibilidad de ser amada por David sino también de responder a tal amor. En este punto es tal vez donde confluyen todos los interrogantes acerca de la posición ética de Mónica. Retomando aquel planteo inicial formulado por una de la investigadoras del equipo del Dr. Hobby, en el que se exponía la hipotética situación de considerar qué pasaría si el ser humano no fueras capaz de responder del mismo modo al amor que le fuese dirigido por un meca con estas capacidades, es que nos preguntamos acerca del correcto obrar de la protagonista. En suma ¿el hecho de que David sea un robot la exime de su proceder? ¿Es esta variable la que nos permite relativizar la situación y denegarle su carácter de ético o no ético? ¿Qué hubiese pasado si en lugar de un niño robot, David, hubiese sido un niño humano huérfano adoptado por Mónica y luego dejado de lado por estos mismos hechos desafortunados?, de manera sintética ¿tiene importancia que se trate de un humano o un robot el afectado, para que el planteo ético tenga su valor? múltiples pueden ser los interrogantes y las voces que se elevarían desde diferentes posiciones y concepciones en torno a la ética, no obstante, este no resulta ser el objetivo del presente escrito sino el dar cuenta de que algo allí, en esa acción que es enmarcada en ese tiempo 1, es resignificado por ese tiempo 2. Tiempo 2 en el que algo de todo lo planteado e interrogado también es considerado por Mónica (y esta es la cuestión, es decir, que a ella algo de todo esto la viene a interpelar), llevándola a responder de algún modo. Siguiendo un planteo Lacaniano, se puede decir que Mónica se siente culpable…culpable por haber cedido a su deseo, el cual giraba en torno a la posibilidad de ser madre, aunque el mismo fuera a expensas del amor proveniente de una sofisticada máquina poseedora de tales cualidades, sin reparar en posibles consecuencias y desenlaces.
En respuesta al surgimiento de aquel tiempo 2, se puede ver su decisión de abandonar a David a su suerte, para no entregarlo a la empresa creadora de éste meca, ya que de hacerlo sabía que su destino inmediato era su destrucción, decisión que prefería evitar por la culpa y malestar que la misma le significaba. Si bien se señala dicha respuesta, no se puede considerar que la misma se ordene en las coordenadas de la responsabilidad subjetiva.
Abandonado a su suerte, David, emprende un camino para llegar al hada azul presente en el cuento de pinocho, para que ésta lo transforme en un niño de verdad, en este camino se encuentra con un amigo (un robot amante) que lo guía hacia una especia de “Google en 3D del futuro” para hallar allí la respuesta acerca del paradero del hada azul. La llegada de David a este lugar se puede ubicar dentro del orden del azar en tanto que no había en su amigo ninguna intención especial de guiarlo a tal lugar, es decir, que no había en tal elección nada determinado. No obstante, por puro azar, David llega a dar con una fuente de datos que había sido modificada por la empresa creadora del robot, que intentaba hallarlo y para lo cual habían grabado en tal fuente de información una frase que de manera necesaria lo llevaría a David a llegar hasta el lugar que ellos deseaban, es decir, hasta la fabrica donde había sido creado. En este caso la necesidad entendida como los elementos que determinan una situación y que no esta en el sujeto modificar. Se podría decir, que no estaba en David modificar tal situación en tanto que la frase era muy especifica del lugar al cual debía ir y al cual se sabía que iría de manera obligada en tanto respondía a su único deseo de hallar al hada azul.

Bibliografía
• Jenkins, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Mosca, J.C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Alemán, J. (2003): Notas sobre Lacan y Sartre: el decisionismo. En derivas del discurso capitalista: notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez ediciones, Málaga.
• Salomone, G.Z: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol. I: fundamentos. Letra Viva, 2006.
• D`Amore, O: Responsabilidad y Culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol. I: fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Ariel, A: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra. Mimeo.
• Freud, S: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX. Amorrortu editores. 1984.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: