por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES.
FACULTAD DE PSICOLOGIA.

Psicología, Ética y Derechos Humanos

Cátedra: Prof. Reg. Titular Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Comisión: 18

Prof. Ayud. Tr. Pr.: Lic. Soledad Perez Michielli

Alumno: Juan Gregorio Girado

D.N.I: 13.242.569

Año: 2009

2º Cuatrimestre, 2ºParcial.

PRESENTACION

El texto a trabajar está inserto dentro de un libro conocido: La Biblia. Bajo este nombre se designa en realidad una serie de libros que se han ido reuniendo en uno solo y de allí su nombre que significa: los libros. La biblia es entonces, más que un solo libro, una reunión de diversos libros en los cuales se desarrollan temáticas diferentes como por ejemplo: cantos en el libro de los salmos, libros de sabiduría, textos míticos como el principio del génesis, escritos históricos, libros proféticos. Estos libros así reunidos toman diferentes aspectos de la relación entre dos protagonistas principales Dios y un pueblo, el cual tiene como uno de sus nombres Israel. Es decir que dentro de lo que se llama la biblia, se encuentran varios libros que si bien cambian en su temática siempre tienen como centro la relación entre estos dos mencionados.
Dentro de estos libros hay algunos que desarrollan el devenir histórico de este pueblo pero siguiendo el orden cronológico, es decir que en una lectura superficial relatan la historia del pueblo de Israel siguiendo la cronología. Cuando se leen desde esta perspectiva, una de las tantas maneras de abordar los textos es ver las diferentes maneras en que el pueblo se organizaba y cuáles eran los lideres que presidian al pueblo en cada época o también que características tenían esos líderes y de qué manera conducían al pueblo. Solo para tomar un ejemplo muy conocido, cuando Israel sale de su cautividad en Egipto es conducido por Moisés durante cuarenta años por el desierto; es decir si bien cada integrante del pueblo tenía una relación personal con Dios, en su conjunto ,como pueblo, había lideres que lo conducían. Estas figuras fueron cambiando con el tiempo de modo que, resumiendo mucho, se puede encontrar el periodo de los patriarcas, la cautividad en Egipto, el liderazgo de Moisés, la entrada en la tierra prometida al mando de Josué, el periodo de los jueces, el periodo de los reyes y por último el periodo de los profetas. El texto que se relatara a continuación está inserto dentro del periodo de los reyes, pero para eso es necesario mencionar las condiciones por las cuales se llega a dicho periodo pues son importantes para entender el mismo.
Una vez que el pueblo de Israel entra en la tierra prometida, su afincamiento no se logra de inmediato sino que la apropiación de esas tierras se va logrando de a poco y esta entremezclado con luchas contra las tribus que habitaban el lugar y que por supuesto no iban a ceder tan fácilmente sus territorio, durante esa época los encargados de presidir al pueblo se llamaban los jueces, por eso hay un libro que se denomina así: Libro de los Jueces .La relación de cada uno de los miembros del pueblo de Israel con Dios es oscilante y esta teñida de fidelidades e infidelidades. El pueblo de Israel además estaba conformado por diferentes tribus. Durante este periodo de los jueces hay uno que será el último, cuyo nombre es Samuel. El pueblo de Israel en estas luchas y conquistas y en estas oscilaciones entre la fidelidad y la infidelidad con Dios desea tener un rey como todos los demás pueblos de alrededor, desea asimilarse, ser como los otros pueblos que tienen un rey. Se puede leer en un texto como Dios le dice a Samuel: “No me quieren como rey.....”. Es en ese contexto que Dios acepta la situación y le va a encargar a Samuel que unga como rey de Israel a un hombre llamado Saúl. Samuel cumple lo pedido por Dios y unge a Saúl, pero con el devenir del tiempo Saúl no hace las cosas según los designios divinos… puesto en palabras de Dios mismo “Saúl no obra según mi corazón”… es que Saúl intenta congraciarse con el pueblo, por lo que Dios encargara nuevamente a Samuel que busque otra persona como rey para reemplazar a Saúl. Es en esta situación en donde aparece el otro protagonista del texto llamado David. David es el mas pequeño de los ocho hijos de un hombre llamado Jese, que es de un clan muy pobre y de una tribu menor de las del pueblo de Israel, en el recaerá la mirada del Señor siendo que él es de su agrado. Saúl entre tanto comienza a tener accesos de locura y para calmarlo, pues, siguiendo el texto, lo agita un espíritu maligno, se sugiere que se llame a un joven que toca bien el arpa pues se supone que es lo único que tranquilizara a Saúl. Resulta que este joven es David quien alterna su trabajo con los rebaños de su padre con su nueva tarea de tocar el arpa para Saúl. Como mencionamos anteriormente Israel esta en continua lucha contra las tribus del lugar lo que da lugar a sucesivas batallas que en esta época son presididas por Saúl. Uno de estos pueblos son los Filisteos, y es aquí donde es necesario mencionar otro pasaje conocido que es el de la lucha de David contra el gigante Goliat, al cual David derriba de un piedrazo en la frente solo con su honda. Es necesario mencionar este evento pues es a partir de esta situación y otras parecidas donde las cosas empiezan a cambiar, pues David va teniendo éxito sucesivamente en sus campañas y su renombre comienza a aumentar pero paralelamente el de Saúl ira declinando solo por opacamiento…no es que Saúl haya hecho algo malo a los ojos del pueblo….es solo que David parece tener éxito en sus empresas y el pueblo ve eso como un favor de Dios si se puede decir así y Saúl parece declinar …en realidad es así pues no solo que ya ha perdido el favor divino sino que aunque si bien sigue siendo rey, David comienza a opacar su figura. A partir de estos eventos Saúl comienza a planear diferentes maneras de matar a David (al punto que una vez mientras él le tocaba su instrumento, Saúl intenta clavarlo con su lanza aunque fallando por poco). Estos eventos y la advertencia por parte de parientes de Saúl que amaban a David, hace que el huya y se esconda de la presencia de Saúl comenzando un largo derrotero por ciudades o por el desierto, de modo que Saúl cada tanto organizaba expediciones con sus hombres para salir a cazar a David. Es en una de las mismas que se produce la situación cuyo relato voy a trabajar.

Antes de pasar al relato tengo que agregar que, para el mismo, tome el texto bíblico sin la numeración habitual de versículos porque los relatos originalmente no estaban numerados y para hacerlo mas literario y además voy a tomar la traducción realizada por el Pbro. Jaques Goettman que al traducir directamente del hebreo original bíblico al castellano y conociendo muy bien el castellano tal como se habla en la Argentina le permitió realizar una traducción muy acabada, lo mas fiel posible al original.

TEXTO

El rey Saúl toma tres mil hombres escogidos de todo Israel y busca a David y a sus hombres en el desierto de Ain –Gueddi, sobre las escarpadas peñas de las cabras monteses. Y llega a unos rediles de ovejas en el camino, y había allí una cueva donde entra Saúl para hacer una necesidad, mas David y sus hombres estaban sentados en el fondo de la cueva.
Entonces los hombres de David le dicen: “He aquí el día del que te dijo el Señor: “Voy a entregar a tu enemigo en tu mano para que hagas con el como bien te parezca”. Pero David se levanta y corta con cautela la falda del manto de Saúl, y el corazón de David late por haber cortado a Saúl la falda. Y dice a sus hombres: “Nunca permita el Señor que yo extienda mi mano contra el mesías del Señor”. Y David contiene a sus hombres con estas palabras y no les permite levantarse contra Saúl, de modo que Saúl se levanta de la cueva y sigue su camino. Después de esto se levanta también David y saliendo de la cueva, clama hacia Saúl diciendo: “Señor, mi rey”. Y mira Saúl hacia atrás, y David se inclina rostro en tierra y se prosterna. Enseguida David dice a Saúl: “¿Por qué escuchas la palabra de hombres que te dicen: David quiere hacerte mal? He aquí: en este mismo día están viendo tus ojos como hoy te entregó el Señor en mi mano dentro de la cueva y algunos me dijeron que te matase, pero mi ojo se compadeció de ti y dije: No extenderé mi mano contra el mesías del Señor. Ya, padre mío, mira si, mira la falda de tu manto en mi mano, porque al cortarte la falda de tu manto sin matarte, bien puedes saber y ver que no hay en mi mano ninguna maldad, y que no he pecado contra ti aunque tu estas cazando mi vida para quitármela. Juzgue el Señor entre tu y yo, y que el Señor mismo me vengue de ti; mi mano no te tocará. Como dice el proverbio antiguo: “De los malos proviene la maldad”, pero mi mano no te tocará. ¿Contra quién ha salido el rey de Israel? ¿A quién va persiguiendo? ¿Vas contra un perro muerto? ¿Contra una pulga? Que el Señor sea el juez y juzgue entre tu y yo, que Él vea y defienda mi causa y me haga justicia librándome de tu mano”.
Entonces Saúl le dice: ¿Es tu voz, hijo mío David? Y Saúl alza su voz y llora. Y dice también: “Mas justo eres tu que yo, porque tu me has hecho bien y yo te he hecho mal. Hoy has manifestado en actos tu bondad, pues cuando me entrego el Señor en tu mano, no me mataste. Cuando un hombre encuentra a su enemigo, ¿lo dejara seguir su camino sano y salvo? ¡Que el Señor te haga bien por lo que hoy hiciste conmigo¡ Ahora tengo por cierto que serás el rey, y que se afirmara en tu mano el reino de Israel. Ahora júrame por el Señor que no cortaras mi simiente después de mi, ni borraras mi nombre de la casa de mi padre”.
David lo jura y Saúl vuelve a su casa, mas David y sus hombres suben a su refugio.

Análisis del texto según la consigna de la evaluación

Para la interpretación del texto tratare de ubicar los tiempos dentro del circuito de la responsabilidad subjetiva de modo que una acción que se tendría que agotar para los fines que fue concebida va más allá y termina por sus efectos interpelando al sujeto. El tiempo 1 no se puede ubicar sino a partir de la interpelación es decir que el tiempo uno queda resignificado a partir de un tiempo 2 que lógicamente es primero, dicho de otro modo, si bien el tiempo 1 es cronológicamente anterior al tiempo 2, es el tiempo dos que lógicamente es primero pues es a partir del mismo que el tiempo uno se constituye como tal…el sujeto viene realizando acciones en las cuales su yo se afirma, que es perseguir a David …pero en algún momento una acción realizada en el orden de la necesidad, donde necesidad es aquello que rige por fuera de la decisión del sujeto en la situación y que es, no solamente la persecución( es necesario que exista la persecución para montar la escena)donde Saúl se afirma en su rol de perseguidor y no vacila, sino también la hilarante situación que el texto relata de que Saúl tiene que hacer una “necesidad” (sobreentendiendo que tiene que defecar) y que debería agotarse en la acción misma para la que fue realizada, va a provocar dada la conjunción con el azar como otro elemento del sistema de coordenadas de que justo el perseguido estaba en la cueva, ello va a provocar una hiancia, una grieta que posibilita la interpelación, dicho nuevamente, ubicadas las coordenadas de necesidad y azar es en esa hiancia que se produce una situación que va mas allá, que no se agota en los fines para la que fue concebida. En el momento que Saúl esta defecando David corta la falda de su manto dada la situación azarosa de que Saúl justo usa esa cueva para realizar sus necesidades, dado que Saúl también persigue a David, sin saberlo, hasta el fondo de la cueva donde va hacer una necesidad y es ahí que ese gesto permitirá luego a David interpelar a Saúl. En el fondo de la cueva se juntan necesidad como determinación de perseguir a David hasta las ultimas consecuencias y necesidad imperiosa de defecar como elementos determinantes y azar pues siendo una región escarpada podría haber infinidad de cuevas donde David podría haberse escondido o Saúl haber hecho sus necesidad…este es el tiempo 1, consistente para el sujeto, pero que aun no se ha instaurado pues es necesario para ello el tiempo 2, que es el tiempo de la interpelación. Una vez que David constata que hay suficiente distancia entre el y Saúl sale del escondite y lo llama, literalmente lo interpela, en el sentido de convocarlo y es en ese momento que Saúl se da cuenta de que en la cueva, realizando una actividad banal, su accionar no se agoto en el fin para lo que fue hecho sino que tuvo un efecto que fue mas allá de lo esperado. Es David que con la acción de cortarle la falda del manto le demuestra que podría fácilmente haberlo matado en la cueva, pero en esta interpelación inmediatamente Saúl entra en el circuito de la culpa que es indicador de que el sujeto esta implicado en la situación y por lo cual debe responder, esta ob-ligado a dar una respuesta, pero, si bien Saúl pide disculpas a David no por eso hay un cambio de posición...todo permanece dentro del circuito de la culpa...Saúl sabe que quiere matar a David porque le tiene envidia o porque cree que el quiere ocupar su lugar.....lo que no sabe es cual es el deseo que lo habita, que le parece ajeno pero que en realidad le pertenece. La articulación del eje particular con el eje universal singular se puede ubicar en el dialogo entre Saúl y David en el cual Saúl dice cuales son los códigos compartidos…”acaso cuando un hombre encuentra a su enemigo ¿lo dejara seguir su camino sano y salvo?”…dentro de estos códigos lo compartido es que o Saúl mata a David si lo encuentra o David hubiera debido matar a Saúl mientras estaba en el fondo de la cueva tal como se lo dicen sus hombres, son los códigos compartidos los códigos de la moral buena o mala pero la moral al fin que dice que debe hacerse en esa situación …ceder el asiento a una mujer embarazada…matar al enemigo que lo persigue a uno…son códigos compartidos…es la pertinencia de la conducta de un hombre con respecto a otros hombres, es temporal, está inscripta en una época, es inherente a un momento, es lo que hay que hacer en determinada situación.

La decisión en el campo moral calcula los pros y los contras, las ventajas y las desventajas, como cualquier decisión que uno toma habitualmente. Toma los consejos y las críticas. Es decir, la decisión en un campo moral se juega en la herencia y hace a la pertenencia. Porque la responsabilidad por una decisión moral se reduce a ser amado o no por los otros significativos de un sujeto. Si alguien toma una decisión en términos morales, la consecuencia de esa decisión es ser amado u odiado.

Pero he aquí que David toma otra dirección y decide solamente cortar la falda del manto como marca que le dejara a Saúl de que su vida fue perdonada, con ese acto se entra en el eje universal singular donde al mismo tiempo no lo mata pero no deja pasar el momento sin hacer algo, lo corta, lo marca, le deja en el manto una marca que será el recordatorio de que esta con vida pero que debería estar muerto, de que esta con vida pero va a morir en algún momento…la falta de la falda es la marca de la falta…de la inconsistencia del yo de Saúl que se afirma en perseguir a David o de que el es el perseguidor.
Una vez que se establece el circuito de la responsabilidad que la culpa denuncia, pues donde hay culpa hay responsabilidad, recién entonces se esta en condiciones de establecer o de construir una hipótesis clínica. La misma no necesariamente puede involucrar un cambio de posición subjetiva que se realizaría en el tiempo 3(lo cual seria importante para el sujeto pues es algo que le pertenece, lo toca) pero si se puede intentar la construcción de una hipótesis clínica. Ante la interpelación hay dos respuestas posibles para el sujeto…la respuesta desde la moral que pertenece al eje particular, respuesta desde el yo (vergüenza, proyección, desculpabilización, auto punición) que no agrega nada a lo que ya se sabe y que devuelve al sujeto al circuito de la repetición pues no se asume como deseante.
Saúl esta en el circuito de la culpa, es interpelado por la situación, reconoce su culpa, pide perdón, promete que no le va hacer nada a David, que no lo va a volver a perseguir, bla bla…pero lo que no sabe Saúl no es porque lo persigue pues eso forma parte del circuito del yo, David incluso le pregunta:” ¿a quien persigues?”. Saúl sabe que persigue a David pero no sabe porque lo persigue y aunque diera razones estas solo serian desde el yo, desde la consistencia yoica...al punto que aunque le promete dejarlo en paz, unos capítulos mas adelante se relata una situación cuyos rasgos esenciales demuestran que Saúl permanece en el campo de la repetición pues va a volver a perseguir a David. Saúl piensa, al no asumirse como desante, que si matara a David todo estaría solucionado, pero no se da cuenta que en la lógica bíblica Dios elegiría a otro…y a otro…porque en realidad Saúl ya eligió.... mi hipótesis clínica es que cuando Saúl durante la persecución a David entra en la cueva para hacer una necesidad, sin saberlo, lo esta persiguiendo hasta las ultimas consecuencias…en ese momento, sin saberlo es un perseguidor que se transforma en perseguido y es encontrado…Saúl busca ser buscado y ser encontrado....así como Fariña en su comentario acerca de la triangulación de Gris-Ibietta –cementerio dice: “Vamos a sostener entonces que ambos amigos, puestos por separado ante una disyuntiva entre la vida y la muerte, cada uno pasó por el otro antes de elegir el cementerio. Ello nos permite conjeturar que Gris e Ibbieta tuvieron una cita a ciegas de inconsciente a inconsciente en el cementerio en la que, sin saberlo, permutaron sus vidas”. Por mi lado voy a invertir la situación y decir: Que ambos enemigos se juntan en la oscuridad del fondo de la cueva para salvar sus vidas….coincido en que es una cita de inconciente a inconciente…Para Saúl que, según mi hipótesis busca ser encontrad,o es porque cuando Saúl elige satisfacer al pueblo pierde el favor divino que hacia que el pueblo lo buscara...ahora el pueblo busca a David que tiene éxito en sus empresas y Saúl ha quedado opacado…dicho de otra manera...¿es el deseo de reconocimiento que menciona Freud?...¿como el dice de si mismo, deseo de llegar a ser un gran Doctor?...si...podría haberlo puesto así, de modo mas banal...Saúl quiere ser reconocido...nada mas que eso...el deseo es un deseo infantil, indestructible que desbarata la intención conciente.

Bibliografía
+Alejandro Ariel (clase teórica dictada el 16 de Junio de 2001)La Responsabilidad ante el Aborto .
+Juan Jorge Michel Fariña Responsabilidad: entre responsabilidad y azar.
+Gabriela Z. Salomone & Maria Elena Dominguez LA TRANSMISIÓN DE LA ÉTICA. CLÍNICA Y DEONTOLOGIA VOLUMEN I: FUNDAMENTOS Con textos de: Juan Jorge Michel Fariña, Ignacio Lewkowicz, Oscar D’amore
+Biblia de Jerusalem
+Pbro. Jaques Goettmann. Primer Libro de Samuel 24, 1-23. Traducción del texto en arameo al castellano para uso litúrgico.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: