por 

Psicología, Ética y Derechos humanos I

2º Parcial domiciliario - 1º cuatrimestre

Prof. Titular: Michel Fariña, J
Docentes: Levy Daniel, Gabriela
Comisión: 6
Alumna: Marinucci Jasmin
Libreta Nº: 331761030
E-mail: jasmarinucci@hotmail.com

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

Se entiende por Responsabilidad subjetiva a aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, un sujeto que, a diferencia de la definición del discurso jurídico, no es dueño de su voluntad e intención.
La autora Elizabeth Ormart realiza un comentario sobre la película “La Ola”, en el cual se puede situar diferentes construcciones teóricas que fundamentan la responsabilidad subjetiva en los actores de dicha película.
Esta responsabilidad puede ser rastreada en el comentario desde dos lugares, por un lado en relación al profesor Jones, como líder de masa, y por el otro a los integrantes de dicha masa en relación a la instrumentalización.
En primer lugar la autora va analizar la responsabilidad subjetiva que confluye en el profesor Jones haciendo referencia al lugar de líder asignado, como ideal del yo en el grupo. Para explicarlo se va a servir del texto de Freud en Psicología de las masas y análisis del yo (1921), que constituyen una explicación de las causas de la conformación del fenómeno de masas. Este fenómeno de masa queda explicado por: una multitud de individuos se identifican entre si con su yo a causa de haber puesto en el mismo lugar el mismo objeto. Este objeto exterior, es el líder, al cual todos ubican en lugar de ideal del yo permitiendo este tipo de identificaciones de yo a yo. Cunado este líder cae de su lugar de ideal se descompone la masa. Esta situación puede ser observad hacia el final , cuando el profesor intenta dar fin a esta gran “agrupación” la ola.
En este punto la autora se pregunta por la responsabilidad que tiene este líder, el profesor Jones, en tanto sostén de la masa y objeto de identificaciones. Freud explica que la responsabilidad es aquella que se relaciona con un propósito inconciente que, amenamente a la voluntad del yo, propició la acción. Desde esta afirmación se podría ubicar como hipótesis que sostenga esta responsabilidad subjetiva, a aquel deseo inconciente de ubicarse en un lugar de autoridad, y esa satisfacción y goce puestos en juego, al convertirse en un líder de una gran masa.
Por otro lado también se puede hacer referencia a la responsabilidad subjetiva puesta en juego en los integrantes de la ola donde dice “Quien elige volverse objeto de la maquinaria grupal que se pone en funcionamiento día a día, en “La Ola” encuentra en esa decisión un modo de satisfacción de la cual es responsable. Su responsabilidad no se diluye por hacer cosas que “todos hacen” sino que se agrava.”
Para explicar la responsabilidad que compete a cada uno por formar parte de este agrupamiento toma la pasión por la instrumentalización de Calligaris. Este concepto de la instrumentalización hace referencia a que: la mayoría de los neuróticos viven en una incertidumbre ligada al saber paterno, el cual es siempre supuesto, no sabido. Este deseo neurótico es siempre insatisfecho, es decir, no tiene certezas acerca de lo que el Otro quiere, o desea “de mi”. Una de las formas que plantea Calligaris, y que es tomada por la autora en dicho comentario, para salir de la situación es: la “perversión” que opera transformando el saber supuesto en saber sabido, pasando así de la incertidumbre a la certeza. Se va a tratar de un “semblante paterno exitoso”, es decir de un saber que transforma en sabido y compartido aquello, que era y que sigue siendo por estructura, supuesto, y ubica al sujeto como instrumentalizado por él, sabiendo lo que hay que hacer como instrumento de ese saber. Es importante señalar también que este semblante de saber funcionando en necesariamente totalitario, ya que si el saber tiene certeza y no es supuesto no puede albergar dudas ni recibir cuestionamientos, y en caso de que parezcan deben ser eliminados.
Esta instrumentalización se da en la ola, en la alienación del grupo, que los lleva a hacer cosas que individualmente no harían. La autora ubica a la pasión por la instrumentalización como un agravante antes que un atenuante de la responsabilidad subjetiva. Es decir el hecho de hacer lo que todos hacen no diluye la responsabilidad de cada uno sino que la agrava, puesto que ahí se pone en juego un tipo de satisfacción que podría hacer referencia a este intento de dar sustento y nombre al saber no sabido por estructura, y actuar como si fuese “sabido”.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

Tiempos lógicos en el circuito de la responsabilidad subjetiva.
Se considera como un tiempo 1: aquella acción o conducta orientada por un determinado objetivo, que lleva adelante el personaje y es entendida como que tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fue concebida.
.En relación a la película podría ubicarse un primer tiempo en donde el profesor Jones debe dar una clase de “autocracia”. En los alumnos surge el tema del régimen totalitario en Alemania, frente esto, el principal interrogante gira alrededor de que sería imposible que volviera un dicho régimen sobre el pueblo alemán. Frente a esta pregunta al profesor Jones se le ocurre realizar un experimento intentado “recrear” un régimen totalitario en la clase. Para poder llevarlo a cabo se plantea como líder del grupo y ordena, como primera medida, que los alumnos deberán llamarlo "Mr. Wieland", y deberán dirigirse a él de pie. También aclara que todo aquél que no este de acuerdo con esto podrá retirarse.
La película mostrara así un determinado tipo de movimiento político con una determinada estructura y una determinada dinámica, que en ciertas condiciones socio políticas coadyuvan para producir un tipo de régimen totalitario.
El Tiempo 1 por lo tanto estará dado por la acción de realizar dicho “experimento” en el aula, sostenida por fines didácticos, es decir para mostrarle a sus alumnos lo que significa este tipo de regimenes haciéndolos parte de uno.

El desarrollo del experimento se va realizando a lo largo de una semana. Comienza a configurarse así lo que luego será un claro ejemplo del régimen totalitario. El profesor queda ubicado en lugar del líder. Los alumnos se configuran a partir del eslogan “fuerza a través de la unidad”. Comienza un trabajo en equipo que cada día se hace más fuerte, llegando incluso a utilizar un uniforme que los unifique, eliminando así diferencias e individualidades.

Adviene luego lo que se llama un Tiempo 2, es decir, una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su “acción iniciada en el Tiempo 1 fue más allá o más acá de lo esperado”. Este tiempo se pondría ubicar cuando :
“Marco acude a casa del profesor y le suplica que ponga fin al experimento. “! La he golpeado simplemente por estar en contra de LA OLA, y eso que la quiero!" LA OLA se ha descontrolado completamente.” En ese momento el profesor se da cuenta de que todo ha ido demasiado lejos. Este es el segundo momento que resignifica al primer tiempo. Esta implicancia que se produce llama al sujeto, al profesor a responder frente a lo sucedido.
Esta “distancia entre un tiempo 1 y un tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una suerte de conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta” en este caso, de parte del profesor Jones.
La retroacción que se genera por la interpelación resignifica porque ob-liga, es decir “liga a los elementos disonantes que se convierten así en un tiempo 1”. Este tiempo 1 es ya un tiempo que esta reisgnificado por la interpelación a través de la culpa. Esta culpa hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder.
La respuesta que se da en el caso del profesor Jone es la de querer o intentar disolver La ola, hacia el final de la película. Sin embargo podríamos conjeturar que la respuesta del sujeto sería en relación a una posición culpógena, donde no hay implicación, sino que queda ajeno a la responsabilidad subjetiva. Puesto que este “me equivoque” que expresa hacia el final del film podría referirse a una disculpa por la que el yo se desculpabiliza del deseo, aceptando una “culpa moral” del reconocimiento de la equivocación. Es decir se hace cargo de su “error” cometido e intenta repararlo dando fin al agrupamiento formado y ubicándose como único responsable.
Sin embargo un tiempo 3, de responsabilidad subjetiva, hace referencia al el efecto sujeto que sería también una respuesta pero en una dimensión ética. Este efecto sujeto hace se relaciona a un acto en el que se produce un sujeto del inconciente. En este punto podría ser pensarlo desde ese lugar del ideal del yo, y de la satisfacción que le produce ser líder de una masa. Puesto que hacia el final de la película se da cuenta que ahí también se ponía en juego un sentimiento de inferioridad frente a su mujer que podría haber conducido a aceptar este lugar de autoridad y liderazgo. Estos son los puntos inconscientes que dieron lugar al acto en el caso del profesor Jones, es decir, aquella responsabilidad que tañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo, vinculada a este propósito desconocido por el sujeto.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

El elemento de necesidad no esta puesto en juego en el circuito de responsabilidad, sin embargo puede encontrarse ciertos indicadores de azar.
El elemento de azar implicado en la película se lo podría pensar desde la asignación del tema y el experimento llevado a cabo. En primer lugar el profesor Jones no quería y no pensaba dar este tema, por “mala suerte”, o de manera azarosa le fue asignado su tema a otro profesor tocándole a él “autocracia”. Por ende, el tema no fue elegido de manera intencionada por el, al igual que tampoco lo fue el experimento llevado a cabo, puesto que surgió de las demandas del grupo, y del interrogante de que no sería posible la vuelta del régimen totalitario en Alemania. Es frente a esto que decide realizar dicho experimento.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

En el personaje del profesor Jones podemos hablar tanto de responsabilidad subjetiva, como de responsabilidad Jurídica.
Esta última se refiere al discurso jurídico en donde el sujeto debe ser autónomo, dueño de su voluntad y razón. Estos dos elemento los de la intención y razón son los parámetros con los que se construye la responsabilidad jurídica. Por otro lado la culpa esta relacionada a este concepto de responsabilidad. Es decir solo si alguien es responsable se le puede adjudicar la culpabilidad. Si alguien no es responsable no es culpable.
Por lo tanto la responsabilidad y la culpa se limitan a expresar dos aspectos de la imputabilidad Jurídica. Donde los inimputables son aquellos que no actuaron de manera conciente en sus actos.
En el profesor Jones esta responsabilidad esta dada por la autoridad y responsabilidad que le da su profesión frente a los alumnos. Además de que la iniciativa del experimento estuvo a su cargo, y fue sostenido por él, lo cual da cuenta de una iniciativa y voluntad respectiva. Esta responsabilidad recae sobre él no solo por los hechos efectuados por los integrantes de la ola, quienes son menores y por lo tanto inimputables, sino también por el suicidio de uno de los integrantes más afectados, que decide quitarse la vida cuando el profesor cae como líder, y disuelve la masa.
La culpa se presenta hacia el final de la película, cuando el profesor toma conciencia de los alcances que tuvo dicho experimento, y decirle darle fin al agrupamiento.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

La relación de los personajes de la película La ola con Ibbieta, del cuento “El muro” podría establecerse a parir de la responsabilidad que se le adjudica al sujeto a partir de aquello que desconoce de sí mismo, como sujeto del inconciente y que se expresa en acto, o que propician a la acción, ajenamente a la voluntad del yo.
En el caso de Ibbieta su deseo por vivir un “tiempo mas” lo lleva a responder “cementerio”, si bien era latamente improbable que Gris se encontrara allá,tampoco era imposible. Esto conduce a una responsabilidad subjetiva en relación al sujeto del inconciente, sobre la cual deberá responder.
Por otro lado la responsabilidad del Profesor Jones se pone en juego en su sentimiento de inferioridad respecto a su mujer en el ámbito profesional, lo cual podría haberlo llevado a ubicarse en el lugar de líder de la masa, como figura de autoridad e ideal del yo para el resto de los integrantes. Sostenerse en ese lugar y la satisfacción que le produce estarlo, conduce a ubicar en ese punto una responsabilidad subjetiva en relación a aquel propósito inconciente y por la cual el sujeto deberá responder.
Por ultimo también se podría ubicar la responsabilidad en relación a los integrantes de La ola, ya que el hecho de actuar en masa es un agravante de dicha responsabilidad, y no un atenuante. El deseo puesto en juego podría pensarse desde la instrumentalización, en donde el saber supuesto del neurótico queda transformado en un semblante de ese saber, ubicándose como certeza, como la salida perversa a la neurosis. Esta salida es una alineación de la propia subjetividad, o la reducción de la propia subjetividad a una instrumentalizacion. Es en esta posición en la cual se ubica la responsabilidad de los integrantes del grupo totalitario.

Bibliografía:
 Calligaris, C. : La seducción totalitaria. En psyché, 1987.
 D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
 Michel Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
 Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
 Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
 Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: