por 

PSICOLOGÍA, ÉTICA Y DERECHOS HUMANOS

Facultad de Psicología UBA

Licenciatura en Psicología

Cátedra: Fariñas.

Prof: Mariana Pacheco.

Segundo Parcial Domiciliario

Alumna:

Virginia Pessana. vicky_l87@hotmail.com

L.U. 332423020

Fecha de entrega:
10/ 06 / 2010

Consignas de Evaluación.

1- Tomando en cuenta el cometario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

El comentario de la película marca diferentes construcciones teóricas para de pensar el comportamiento del individuo en un grupo y poder hacer una lectura acerca de las implicancias ética de ello. Las cuestiones que toma de la película son las siguientes
Un primer apartado consiste en sostener que la cultura y el orden establecido ha sido fundada en un acto de violencia y de exclusión del “Otro”. Para que un grupo surja, para que un estado de cosas se constituya, es preciso que se instale una lógica de “campo de batalla”. En esta contienda los contenidos políticos precisos no están decididos de antemano: dependen de la propia lógica social-histórica en los que se desarrollan. En la película, los contenidos ideológicos se iban agregando día a día, dándole mayor consistencia al agrupamiento. Se pone de relieve en este sentido, el valor de las insignias, los uniformes, las canciones y todos los elementos que invitan a la equiparación de los individuos del grupo. La violencia estructural fundante del grupo establece un adentro y un afuera, “los que no están conmigo, están contra mí”, amigos y enemigos, defensores y detractores.
Otra de las cuestiones que toma la película es la pasión por la instrumentalización, que consiste en ubicarse como una pieza de la maquinaria burocrática o, en este caso, un integrante más de “La Ola”.
Esta instrumentalización es percibida como una constante en la película. Los adolescentes, pasan de un estado de abulia e indiferencia a una actitud de defensa de ciertos ideales, de certezas acerca de cómo obrar, y de entusiasmo y pasión por lo que pueden hacer gracias a “La Ola”. Este encausamiento de sus vidas los vuelve confiados, al extremo de pasar de la valentía a la temeridad. Pero no sólo los jóvenes son tomados por la pasión, también el líder. El Profesor Wenger reconoce que no repetiría la experiencia, ya que, sostiene: “Fue útil por las discusiones que disparó, pero es un experimento peligroso, que desata algo devastador en tu alma: darte cuenta de que te gusta, de que el orden y el control te resultan excitantes y atractivos”. Esto sitúa para nosotros, un punto central para la reflexión ética, que tiene que ver con que la pasión por la instrumentalización constituye un agravante antes que un atenuante de la responsabilidad subjetiva. Quien elige volverse objeto de la maquinaria grupal que se pone en funcionamiento día a día, en “La Ola” encuentra en esa decisión un modo de satisfacción de la cual es responsable. Su responsabilidad no se diluye por hacer cosas que “todos hacen” sino que se agrava.
Otro punto que se trato en el comentario es el lugar del líder como ideal del yo en el grupo, que provoca una identificación entre los miembros reforzando el sentimiento de pertenencia al grupo.
Gustave Le Bon da su interpretación de lo que él considera la "era de las multitudes". Sostiene que los cambios de la realidad social tienen como efecto una profunda modificación en las ideas de los pueblos.
La reunión de individuos en una masa da lugar al nacimiento de una entidad supraindividual a la que llama "alma colectiva" en la que cada miembro adquiere una mentalidad bárbara y primitiva. "Es de observar que entre los caracteres especiales de las masas hay muchos, tales como la impulsividad, la irritabilidad, la incapacidad para razonar, la ausencia de juicios y muchos otros que se observan igualmente en los seres que pertenecen a formas inferiores de evolución, tales como la mujer, el salvaje y el niño".
En la masa, según Le Bon, el individuo pierde la fachada cultural, cualquiera sea su condición social o su capacidad intelectual, y queda al descubierto el inconsciente.
Freud rescata del trabajo de Le Bon el carácter irracional de las masas donde lo afectivo se pone de relieve y lo racional se oscurece. Es en el plano de lo afectivo donde se apoyará para explicar la ligazón entre los miembros. Para ello recurre al concepto de "libido". El amor entre los miembros y el del jefe por cada uno de ellos produce la cohesión de la masa, sustentada por la creencia.
La creencia es el pivote alrededor del cual gira la fuerza de la masa. Mientras cree, se mantiene y desarrolla, fortaleciendo la ilusión (de verdad, de poder, de invulnerabilidad). Cuando ésta se rompe por alguna razón, cuando la creencia se lesiona y la ilusión cae, se produce la desorganización y el pánico. Esto se observa en la película cuando el líder, ante el auditorio de seguidores, da por finalizada la experiencia.
La identidad de cada uno tiene como soporte a los otros, que son la referencia constante. En la masa se es en la medida que los otros nos confirman lo que nosotros somos y a su vez delimitan la diferenciación con aquellos que no son similares.
En el fenómeno de masa se da la siguiente particularidad: una multitud de individuos han puesto un objeto, uno y el mismo, en el lugar del “ideal del yo”, a consecuencia de lo cual se han identificado entre sí con su yo. Es decir, el objeto exterior con el que se identifican es el conductor, el líder. Es así que esta figura, (idealizada), se incorpora al yo de cada uno de los integrantes de la masa como ideal (del yo). Ahora todos los miembros de la masa comparten el mismo ideal del yo y se pueden identificar entre sí. Cuando el líder cae de su lugar ideal, se descompone la masa, esta descomposición es observada hacia el final del film. Cabe preguntarse en este punto, por la responsabilidad que le compete al líder, quien se ubica en un lugar idealizado y lo sostiene. La responsabilidad del líder parece más claramente perfilada, que la de los integrantes del grupo. De hecho, en el líder confluyen la responsabilidad jurídica y la subjetiva por las consecuencias que devienen del agrupamiento.
Por último el comentario hace hincapié en los que no se someten a la presión del grupo. Los que dicen no. Una de las jóvenes de la clase es la primera que ve con malos ojos a La Ola.

El personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva en el comentario es el profesor Wenger (protagonista de la película). La hipótesis no se plantea explícitamente pero podría conjeturarse que a partir de lo expuesto en el comentario que se trata de que quien elige volverse objeto de la maquinaria grupal que se pone en funcionamiento día a día, encuentra en esa decisión un modo de satisfacción de la cual es responsable. Su responsabilidad no se diluye por hacer cosas que “todos hacen” sino que se agrava. En el caso del profesor el hecho de que haya dado cuenta de que el experimento disparo en él algo devastador que es haberse dado cuenta de que el orden y el control le resultaron excitantes y atractivos.

2- Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

Los tiempos lógicos en el circuito de la responsabilidad subjetiva incluyen un Tiempo 1, en donde el personaje lleva adelante una acción, una conducta orientada a un determinado objetivo y entendido en tal iniciativa se agota en los fines para los cuales fueron concebidas. Adviene luego un tiempo 2, es decir, una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal. Su acción en Tiempo 1 fue más allá de lo esperado.
La distancia entre el tiempo 1 y el Tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta por parte del sujeto que inicio la acción. Para que el Tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el Tiempo 1 y el Tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/ a necesidad.

En la película el circuito lógico se presenta de la siguiente manera:

TIEMPO 1.
El profesor Wenger tiene que dar un curso sobre autocracia (gobiernos totalitarios) durante la semana de proyectos. Para dictar las clases pone en práctica un experimento que explica a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios.

TIEMPO 2.
El profesor Wenger se levanta un día a la mañana (ya iniciada la semana de proyectos) y cuando agarra el diario ve pintada la marca de La Ola en el extremo superior de un edificio. Además en la misma escena aparece una de los alumnos durmiendo en la puerta de su casa como una suerte de guardaespaldas.

HIPÓTESIS CLÍNICA: La hipótesis que se desprende es el deseo de orden, de control y de poder por parte del profesor.

Tenemos un tiempo 1 en donde el sujeto, en este caso el profesor tiene la iniciativa de llevar adelante una acción, poner en práctica el experimento, con un determinado fin, explicar el funcionamiento de los gobiernos totalitarios.
La situación presentada en el tiempo 2 interpela al sujeto, lo puso de sobre aviso que algo estuve mal en su primera acción, dado que el fin para la cual fue ejecutada no arribo a fin. Es decir el profesor tenía el objetivo de explicar los gobiernos totalitarios a través de su experimento, pero el resultado final no fue el esperado. Los alumnos reaccionaron de una manera inesperada formando una unidad regida por ciertos ideales y contenidos ideológicos que se iban agregando día a día durante el transcurso de la semana de proyectos. Además adoptaron una postura de violencia que establecía un adentro y un afuera (los que están conmigo y los que están contra mi), conductas de impulsividad, así como también entusiasmo y heroísmo, llevando todo esto fuera del ámbito académico. Esta serie de indicadores hacen que finalmente la escena explicada en el tiempo 2 interpele al profesor.
Frente a la interpretación el sujeto resignifica sus actos, que ahora adquieren un significado para él. La acción cobra ahora un nuevo sentido para el sujeto en tanto que se sabe culpable. Es a partir de allí que esos actos constituyen un Tiempo 1 del circuito de la responsabilidad. Se abre así el campo de la responsabilidad subjetiva, posibilitando que el sujeto pueda cambiar de postura. En nuestro análisis el profesor a partir de la interpelación cambia su accionar con respecto al experimento, más allá de que no lo finaliza de inmediato, dejo de alimentar a La Ola como lo venía haciendo días atrás, y preparo un final del experimento pensando en todo lo ocurrido y tomándolo en consideración.

3- Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

La necesidad rige justamente aquellos sucesos que son ajenos a la voluntad humana. Las personas no son responsables de todo lo que sucede. Cuando una situación pertenece al orden de la necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia.
La necesidad es todo aquello que rige por fuera de la intervención de sujeto en situación.
El azar rige para aquellos eventos ajenos al orden humano, pero que escapan a la égida de Necesidad.
La responsabilidad del sujeto se encuentra en una grieta en necesidad y azar.

Indicadores de azar presentes en la situación.

-  El profesor Wenger inicialmente quería dictar el proyecto de anarquía, y finalmente tuvo que dar el de autocracia, porque uno de sus colegas se adelanto en presentar la carpeta de trabajo.
-  Cuando el profesor comienza la clase y hace la introducción al tema, un alumno dijo que en la Alemania actual era imposible un nuevo gobierno totalitario, que estaban por encima de eso. Esto hace eco en el profesor.
-  Luego de empezar con el experimento, que los alumnos hayan respondido con a las pautas de trabajo y que se involucraran tanto con el tema.
-  Que gente exterior a la clase se uniera a La Ola.
-  Que una alumna se revelara.
Indicador de necesidad presente en la situación.

-  El hecho de que no haya tenido elección frente al proyecto semanal que tuvo que dictar. La directora de la escuela le asigno el proyecto de autocracia y frente a eso el no pudo hacer nada.

4- Si corresponde establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso de que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

Figura de la culpa: CULPA. “Perdón, fui demasiado lejos con esto”.

La figura de la culpa que aparece en el profesor es justamente culpa por haber llevado el experimento demasiado lejos. Esto pone en la pista al sujeto interpelado por aquello que, aunque vivido como ajeno, le pertenece y perturba su intención conciente. Este punto de inconsistencia, lo interpela, llama al sujeto a responder.
Frente a la interpelación el sujeto resignifica sus acciones, que ahora adquieren un significado para él, cobran un nuevo sentido para el sujeto en tanto culpable. Es allí donde se constituye el Tiempo 1 de la responsabilidad. Se abre así el campo de la responsabilidad subjetiva, responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de sí mismo, aquello que pertenece al orden del inconsciente.
Si tomamos la hipótesis clínica planteada la figura de la culpa que interpela al sujeto a responder y que abre el circuito de la responsabilidad subjetiva tiene que ver con el deseo del profesor de orden, de control y de poder, que les eran ajenos cuando comenzó con el experimento.

En relación a la responsabilidad jurídica la película muestra como esta recae sobre el profesor Wenger.
La responsabilidad Jurídica se planta en función de la noción de sujeto autónomo, lo cual restringe la responsabilidad al terreno de la conciencia, al ámbito de la intencionalidad conciente.
El sujeto autónomo es el sujeto de la voluntad y la intención, aquel sujeto que es responsable de sus actos.
Teniendo en cuenta esto, el profesor Wenger sería responsable por las consecuencias que derivaron del experimento. Es decir él era conciente de que estaba llevando adelante el experimento y todo lo que estaba pasando como resultado es este, como por ejemplo la violencia, las amenazas, etc.

5- Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sastre).

Tanto en el caso presentado como en el de Ibbieta se analiza el Circuito de la Responsabilidad, se consigna el Tiempo 1, el Tiempo 2, las figuras de culpa, la hipótesis clínica y los elementos de necesidad y azar.

La responsabilidad subjetiva es aquella que se configura a partir de la noción de sujeto del inconciente, sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención.
El circuito de la responsabilidad subjetiva está constituido por un Tiempo 1 en donde el sujeto lleva adelante una acción, una conducta orientada a un determinado objetivo y entendido en tal iniciativa se agota en los para los cuales fueron concebidas. Luego adviene un Tiempo 2, es decir, una interpelación que el sujeto recibe a partir de indicadores que lo ponen sobre aviso de que algo anduvo mal.
La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. Luego la culpa obliga a una respuesta ad hoc a la interpelación, es decir dado que el tiempo 2 que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación en el tiempo 1, facilita una respuesta que aunque no es considerada el tiempo 3, facilita una respuesta a la interpretación
La distancia entre el tiempo 1 y el Tiempo 2 autoriza la puesta en marcha de una conjetura o hipótesis clínica acerca de aquello respecto de lo cual se espera una respuesta por parte del sujeto que inicio la acción. Para que el Tiempo 2 sea genuinamente tal e interrogue verdaderamente al sujeto es necesario que se cumpla una condición más: que la distancia que separa el Tiempo 1 y el Tiempo 2 no se deba exclusivamente a azar y/ a necesidad.
La Necesidad está relacionada con aquellos sucesos que son ajenos a la voluntad humana. Las personas no son responsables de todo lo que sucede. Cuando una situación pertenece al orden de la necesidad, la pregunta por la responsabilidad del sujeto carece de toda pertinencia. La necesidad es todo aquello que rige por fuera de la intervención de sujeto en situación.
El azar rige para aquellos eventos ajenos al orden humano, pero que escapan a la égida de Necesidad.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: