por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra I: Michel Fariña, J.J

Parcial Domiciliario

Docentes:

Pérez Michielli, Soledad
Pereyra, Ezequiel

Alumnas:

Idoyaga, María Celeste L.U: 31344243/0
Zapaterra, Johanna L.U: 33362120/0

Comisión: 18
1er Cuatrimestre de 2010

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

Teniendo en cuenta el cometario realizado por Elizabeth Ormart sobre el film “La Ola” ubicamos al personaje del profesor sobre el cual recae el análisis de la responsabilidad subjetiva. El profesor en su posición de líder para el resto del grupo también es tomado por la pasión por la instrumentalización de ser parte de una masa. Para la autora en el líder, confluyen la responsabilidad jurídica y subjetiva generando consecuencias graves en el grupo. Considerando los aportes de Le Bon, decimos que la masa tiene características primitivas, los individuos que forman parte del grupo pierden su autonomía, su capacidad de razonar y se vuelven impulsivos y violentos. La unidad de la masa es posible gracias al efecto de fascinación e influencia que ejerce el líder, y a la sugestión y contagio entre sus miembros. A partir de los aportes de Freud consideramos que la unidad de la masa se debe a la creencia compartida de todos sus miembros en la fuerza de la masa y en la ilusión de objetivos comunes sostenidos por un líder al que todos los individuos han colocado como único en el ideal del yo. De esta manera los miembros de la masa se identifican entre sí sosteniendo al líder como ideal. Por lo tanto en el film toda la responsabilidad recae sobre el profesor que se vio involucrado cada vez más en su posición de líder y conductor de la masa, propiciando situaciones cada vez más irracionales (en sentido de Le Bon) en donde todos los miembros se identificaban como parte de la masa común: uniformes, insignias, saludos, calcomanías, canciones etc.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

El circuito de responsabilidad sugerido a partir del análisis del film “La Ola” presenta los siguientes tiempos lógicos:
Tiempo 1: Al profesor Wenger le toca dar la clase de Autocracia, que define como “gobierno de uno mismo”. Explica que en una autocracia “el individuo o grupo que posee el gobierno tiene tanto poder que puede cambiar las leyes como quiera”. Luego de asociar esta definición con el régimen impuesto por Hitler años atrás, muchos alumnos se preguntan si es posible la instalación de un gobierno de estas características en la Alemania actual, ya que consideran “haber aprendido del error”. Esta pregunta interroga al profesor Wenger de modo particular. Ofrece a sus alumnos un receso de diez minutos y al regresar, la disposición de los bancos que el profesor ha impuesto indica a los alumnos que algo ha cambiado. El señor Wenger ha decidido responder(se) a la pregunta formulada en forma práctica: instalando un régimen autocrático en el aula.
El sujeto lleva adelante una acción que se agota y se afirma en sí misma. Con fines y objetivos determinados el profesor lleva adelante una acción voluntaria e intencionada. Decide concientemente encarar su proyecto educativo de un modo poco convencional, convirtiendo sus clases en un verdadero régimen autocrático, impulsando a los alumnos a hablar en determinadas circunstancias y bajo ciertas condiciones, a utilizar determinada vestimenta, a dirigirse a él de un modo particular etc. Ubicamos el acto de instalar el régimen autocrático colocándose él mismo en el lugar de líder como tiempo 1 en el circuito de responsabilidad.

Tiempo 2: momento en el cual la realidad interpela al sujeto de la acción del primer tiempo. Elementos disonantes, de desborde, resquebrajan la decisión del sujeto. Podemos pensar el momento en el cual un alumno desesperado llega a la casa del profesor y le cuenta que golpeó a su novia (que no formaba parte del movimiento de La Ola), diciendo: “Quiero a Karo y aún así le he pegado, esta pseudo disciplina es todo una mierda fascista”. Le exige frenar todo lo que está generando en las clases, a darse cuenta de que todo se le fue de las manos, que está provocando que los alumnos se comporten de manera extraña y hagan cosas que no deben o no son correctas. En este punto el profesor se ve obligado a retrotraerse y pensar su accionar en el tiempo 1, su idea de enseñar la autocracia como experiencia real. El profesor se interroga, se cuestiona, hace una lectura de su acto para a partir de ella dar una respuesta a la interpelación. Esta escena es tan importante ya que revive una escena anterior muy similar, en la cual su novia lo abandona y se va de la casa, luego de haber sido agredida verbalmente por él, cuando le dice que ella está celosa porque sus alumnos no la respetan como lo respetan a él y tiene que ir todos los días a trabajar con miedo. El abandono de su novia lo implica en su accionar, y lo interroga acerca del tiempo 1. Wenger ya no tiene dónde proyectar la culpa.
A lo largo de toda la película, existen muchos momentos que podrían ser considerados tiempo 2, (como por ejemplo cuando el hermano menor de Karo no deja entrar a la institución a otro niño porque no hace el saludo representativo del grupo “La Ola”, cuando en los diarios se preguntan qué significa ese logo pintado en las calles, o también cuando el alumno más implicado en el movimiento ofrece servirle como guardaespaldas al profesor Wenger), pero en nuestro caso no los consideramos tiempo 2, ya que en ninguno de ellos Wenger se siente implicado, todos estos hechos intentaron llamar su atención pero él sólo responde a ellos, sin responsabilizarse subjetivamente, con la frase: “Yo no pedí que hicieran todo esto”.

Tiempo 3: El sujeto sorprendido frente a lo que ha producido como sujeto de deseo rastrea su posición subjetiva en relación a la acción del tiempo 1 y su deseo inconciente para dar una respuesta responsable. Al hablar de responsabilidad subjetiva nos referimos al efecto sujeto, a un acto singular que implica un cambio de posición respecto del tiempo 1. A partir del movimiento de retroacción planteamos hipótesis clínicas respecto del sujeto y la relación con su deseo. El profesor toma conciencia de lo que provocó en sus alumnos y le pide a la directora de la escuela un último encuentro con ellos, una clase privada únicamente para los miembros y simpatizantes de La Ola en el auditorio de la escuela. En esta ocasión decide hacerles notar a sus alumnos que estaban dispuestos a hacer cualquier cosa, incluso actos irracionales y bárbaros, bajo la figura de un líder autoritario qué les diga qué hacer y cómo comportarse. Intenta deshacer el movimiento de una forma práctica acorde a como había planteado su clase. Wenger comienza leyendo extractos de los ensayos que habían hecho los alumnos sobre lo que habían sentido con la experiencia de “la Ola”, sentimientos positivos, por los cuales Wenger afirma que el movimiento no debe terminar. Marco, al alumno que había irrumpido en su casa intentando obligarlo al profesor a finalizar con el movimiento, que se estaba volviendo peligroso. Ante la resistencia de este alumno a continuar con todo esto, el profesor pide que lo acerquen hasta el escenario, un grupo de chicos lo llevan tomándolo de los brazos, llamándolo traidor. Una vez allí en un clima de mucha tensión el profesor pregunta a los estudiantes qué hacer con esa persona que piensa distinto. Los alumnos se encuentran ante un problema, no saben qué responder, no saben qué hacer si no es Wenger el que lo ordena y tampoco saben por qué hicieron todo lo que habían hecho. El profesor concluye diciendo: “esto es lo que se hace en una dictadura ¿se acuerdan de la pregunta que hicieron el primer día de clase? ¿Si un régimen así podía volver a instalarse? Aquí tienen la respuesta: fascismo”. Les muestra que es posible repetir en tiempos modernos un régimen autocrático como el que envolvió a la Alemania Nazi y declara como finalizada la experiencia de La Ola. Dicha revelación generó diferentes sentimientos en los alumnos, uno de ellos saca un arma y negando la disolución de dicho agrupamiento, el cual tenía un valor diferencial para él ya que le otorgó reconocimiento y pertenencia a un grupo, decide matarse. El profesor toma una posición de responsabilidad subjetiva, se hace cargo de sus actos, y va preso.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

Entre el azar y la necesidad ubicamos a la responsabilidad subjetiva. Ambas categorías sirven para exculpar al sujeto. La lógica de la necesidad se refiere a que no somos responsables de todo lo que sucede sino que estamos regidos por una ley que nos sobre determina, algo inconsciente que nos excede como sujetos, se refiere a la dimensión de la vida del sujeto no gobernada por su voluntad, conciencia e intención, sino que hay algo del orden exterior y objetivo que se impone. La lógica del azar se refiere a que los acontecimientos suceden por determinadas contingencias o coincidencias espaciales y temporales, no implican una relación de causa-efecto. Por ejemplo en el film podemos pensar como indicadores de azar que al profesor le haya tocado en suerte explicar el tema de autocracia cuando él quería anarquía; o pensar que el estudiante traía consigo un arma en el momento en que el profesor daba por finalizada la experiencia de La Ola. Como indicadores que siguen la lógica de la necesidad podemos pensar en la muerte inexorable del estudiante, o en la pelea entre el chico de La Ola y su novia no perteneciente al grupo para poder hacerle notar al profesor que debía detener la experiencia.
Pero hay un punto que se filtra entre ambas dimensiones y hace a la responsabilidad subjetiva, ya que la decisión de sustituir una modalidad de enseñanza por otra se implementa según el criterio del profesor. Es él quien decide suplantar una enseñanza tradicional (en la cual transmitiría oralmente los contenidos a trabajar y se debatiría entre los presentes) por la implementación de un régimen.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

Según D’Amore no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. La responsabilidad se ubica en el eje singular y la culpa la atraviesa con el particular. Esta relación se remite al ámbito jurídico, asumirse responsable de un acto garantiza una deuda y la culpa es la imputabilidad de un daño por que el que hay que pagar. Estar en deuda es asumir la culpa y obligarse a responder responsablemente. Para el ámbito jurídico la razón y la intención por sobre los actos son indispensables para pensar la responsabilidad y la culpa. Dentro del circuito de la responsabilidad subjetiva decimos que ante la interpelación del tiempo 2 el sujeto está obligado a responder a partir de la culpa subjetiva que asume por lo que hizo en el tiempo 1. Por la culpa el sujeto se retrotrae en su acción y liga ambos tiempos. Asumir la culpa indica que el sujeto se reconoce culpable, como sujeto deseante, independientemente de la intención y la conciencia de lo dicho o hecho. La interpelación obliga a responder pero esa respuesta puede o no formar parte del tiempo 3. Estamos sobre el eje de la ética cuando hablamos de acto singular, del efecto sujeto que resignifica el tiempo 1, en donde se asume la culpa sobre el deseo inconciente.
La hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva recaía sobre el profesor en tanto que ocupó el lugar de líder. En un principio Wenger no se hace responsable y se ven implementados mecanismos de negación donde desestima los dichos de los otros negando los cambios acontecidos en sus alumnos y principalmente en su propia persona. También otro mecanismo psicológico presente se trataría de la proyección, donde se le adjudican al otro, sentimientos y/o pensamientos propios, él transfiere cuestiones de incertidumbre, miedo al fracaso y no ser reconocido a su mujer cuando ella lo increpa y cuestiona. Estas posturas desplegadas por el profesor contradicen la responsabilidad subjetiva, en tanto la misma se trataría de dar una respuesta que de cuenta de la verdad del sujeto que la enuncia. Pero luego el sujeto pudo leer su acción del tiempo 1 para modificarla y finalizar con La Ola asumiendo la responsabilidad y culpa de las consecuencias de su accionar. No solo asumió la responsabilidad subjetiva sino también jurídica en tanto que fue preso por ocasionar la muerte de uno de sus alumnos, en tanto sujeto del derecho que es dueño y señor de sus actos.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En el relato “El Muro” de Sartre se trata el caso de Ibbieta, un prisionero capturado por los falangistas, condenado a ser fusilado. Ibbieta pasa su “última noche” despierto, desentendiéndose de todo lo que lo ata a la vida. Para él la vida pierde sentido, no le interesa saber de nada ni nadie del afuera sabiendo que la muerte está tan próxima. Los falangistas le dan una oportunidad de vivir a cambio de revelar el paradero de su amigo “Ramón Gris”, el cual Ibbieta sabía que se escondía en lo de su primo, los falangistas le dan quince minutos para pensar. Ibbieta se pone a reflexionar y concluye que todos tarde o temprano van a morir, él también, por lo tanto se propone no delatar a su amigo, mentir, hacerles una jugarreta a los falangistas dándole información que él creía incorrecta. Envía a los falangistas sin sentido a buscar a Ramón Gris al cementerio, sin saberlo aquel día Ramón Gris había discutido con su primo, había dejado la casa para refugiarse justamente en el cementerio. Los falangistas lo encuentran, lo matan y a Ibbieta le perdonan la vida. Cuando Ibbieta se entera que a pesar de su broma terminó delatando a Ramón Gris, se pone a reír con lágrimas en los ojos.
Pensando el caso dentro de los tres tiempos lógicos de la responsabilidad ubicamos en un primer momento la acción de la jugarreta consciente, intencionada y voluntaria: Ibbieta decide enviar a los falangistas al cementerio sólo para molestarlos, su acción se afirma en un fin determinado. En el segundo, Ibbieta se ve interpelado por la realidad que excede y desborda las intenciones y objetivos que tenía con la primera acción; es así que cuando Ibbieta se entera que Ramón Gris estaba efectivamente e el cementerio se interroga a sí mismo por la acción que llevó a acabo en un primer momento. Punto de sorpresa, de sin sentido para Ibbieta que lo obliga a retrotraerse. En este punto podemos plantear diferentes hipótesis clínicas que ubican el posicionamiento del sujeto en relación a su deseo inconciente que subyace a la acción del tiempo 1. Llegamos así a plantear un tercer tiempo en el cual la interpelación le exige a Ibbieta una respuesta responsable, una justificación a partir de la lectura de su accionar primero, implica una modificación en su posición subjetiva; un acto responsable. El sujeto queda dividido y reconoce su deseo, ignorado en el tiempo 1.
Si quisiéramos comparar conceptualmente el caso de Ibbieta con el film, podríamos decir que en el tiempo 1, la jugarreta de Ibbieta es similar a la “jugada” del Profesor Wenger en su intento de poner en práctica un nuevo método de enseñanza, para diferenciarse del resto de las clases y especialmente de la del profesor que se quedó con la clase de Anarquía. En un tiempo 2, cuando Ibbieta se ve interpelado y desbordado por la situación del asesinato de su amigo, por su inconsciente delación, se podría equiparar a la situación que describimos en el tiempo 2 anteriormente, cuando Wenger es abandonado por su mujer y luego increpado por su alumno para finalizar con todo lo que él había comenzado inconscientemente. En un tiempo 3, del acto responsable de Ibbieta se puede comparar conceptualmente con el acto responsable de Wenger, al explicar que lo que había iniciado debía finalizar porque era peligroso y acepta su culpa, pidiendo perdón ante todos los alumnos en el auditorio y yendo preso. Tanto en Ibbieta como en Wenger algo ha cambiado. Wenger lo demuestra con una expresión en su rostro al mirar a su mujer, cuando él ya está dentro del auto de la policía y en Ibbieta se nota en la expresión: “cuando ríe hasta las lagrimas”.

BIBLIOGRAFÍA

• Calligaris, C: “La seducción totalitaria”. En Psyché, 1987.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña, Juan: “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. En http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/071_etica/index.htm
• Freud (1921) Psicología de las masas y análisis del yo. En Obras completas. Amorrortu Editores.
• Le Bon (1895) “Psicología de las multitudes”, Biblioteca Nueva, Madrid.
• Película “La Ola”. Director: Gansel, Dennis. 2009



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: