por 

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor (del comentario) alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.
Utilizando como referencia el comentario sobre el film de Elizabeth Ormart podríamos ubicar la responsabilidad subjetiva sobre el personaje de Rainer Wenger, profesor de los alumnos y autor material de la experiencia. Ormart considera que la responsabilidad del líder, o sea de Rainer, es la que se perfila mas claramente que la de los integrantes del grupo.
Según Freud, para que la masa se constituya hace falta que una multitud de individuos pongan un mismo objeto, en el lugar del “Ideal del yo”. Los individuos se identifican entre sí con su yo mientras que el objeto exterior con el que se identifican es el líder. Esta masa que se constituye la observamos en el film en los momentos en que los alumnos comienzan a dejar de lado sus diferencias personales, su pluralidad, para actuar como unidad, identificándose unos otros, y sintiéndose mejores que aquellos que no pertenecen al grupo. Hay varios elementos que dan cuenta de esta identificación, todos comienzan a utilizar las camisas blancas, no ya solo dentro de la clase de proyecto sino que también afuera del colegio. Así mismo también se saludan de una manera determinada. Estos elementos permiten diferenciar a aquellos que pertenecen de los que no pertenecen al grupo, facilitando la coacción sobre aquellos que quedan por fuera, como los anarquistas, o los que están en desacuerdo, como las dos chicas.
No podemos dejar de mencionar que se trata de un efecto particularista, en donde hay un aplastamiento del eje universal-singular. Tanto Rainer como los alumnos que pertenecen a la Ola, se creen mejores que el resto y hacen prevalecer sus valores por sobre los de los demás.
Calligaris conceptualiza la pasión por la instrumentalización como un agravante de la responsabilidad subjetiva. Esta pasión la podemos observar en uno de los alumnos, Tim, quien se presta como instrumento del Otro, ofreciendo su propio cuerpo (como guardaespaldas) al servicio del Sr. Wenger. Ormart también da cuenta de este momento de certidumbre de saber lo que se espera de uno en la acción temeraria de pintar el símbolo de La Ola en un edificio.
Por otro lado Rainer, en tanto líder, también es tomado por esta pasión instrumentalizadora. No podemos dejar de dar cuenta de que ha puesto un goce perverso en juego. En una escena observamos que echa a Karo del curso, por estar en desacuerdo con La Ola. Ron Jones, el profesor de California sobre el que se basa el film admite en sus escritos que fue algo devastador para su alma darse cuenta de lo excitantes que le resultaron el orden y el control .

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.
En el film “La Ola” podríamos dar cuenta de la responsabilidad subjetiva de Rainer desarrollando su circuito en tres tiempos lógicos
En la primera clase de Autocracia de Rainer se abre la pregunta por la posibilidad o imposibilidad de existencia de esta forma de sistema, dentro de la Alemania actual. Este tiempo primero está en relación a la idea y la puesta en marcha de experimentar efectivamente el control y la disciplina de la autocracia. Es indudable que en la pausa imprevista quese tomaen medio de la clase, Rainer se pregunta si puede hacer una autocracia Para el yo de Rainer, se trataría de una experiencia de aprendizaje, que a demás, responde al concepto de profesor “cool” que tienen los alumnos sobre él. (Reiner duerme en los signos del Otro) Se trataría de llevar a cabo una acción orientada por el objetivo de enseñanza y suponiendo que la misma se agota en los fines para los cuales fue concebida. Rainer desconoce las motivaciones inconscientes que se expresan más allá de la voluntad e intención de su yo.
En un segundo tiempo, que se sobre imprime sobre el primero, resignificándolo podemos ubicar la emergencia de aquellos indicadores que dan cuenta de que algo aparece des-ligado del universo particular. Hay elementos que ya no se ajustan bien al universo. Hay un exceso, en la medida en que la experiencia traspasa los límites del aula y se esparce por el colegio.
Primeramente, Rainer es interpelado a través de Tim, un alumno que aparece en su domicilio de forma imprevista, y no queriendo volver a su casa, se queda a dormir en el patio de Rainer sin que éste lo sepa. Esta interpelación es respondida a través de una negación. Rainer no quiere saber nada sobre el hecho.
Así mismo, Rainer es interpelado por la aparición en el periódico local, del símbolo de La Ola grafiteado, en las alturas de un edificio. “¿Que es esto?” Dice el titular del periódico.
En un primer momento, Rainer responde enojándose con sus alumnos, “¿que hicieron?” les dice. Si el culpable es el otro, entonces él no es responsable.
Otra forma de interpelación es a través de la pelea con su esposa, en donde sale a la luz una verdad del sujeto, “Soy un profesor de segunda”, pero esta verdad aparece proyectada hacia su mujer “vos pensás que soy un profesor de segunda”. Si ella es la culpable, entonces él no debe responsabilizarse. Desde esta posición podemos leer retroactivamente el lugar desde donde Rainer se ha convertido en el “Sr. Wenger”
El tercer tiempo, es en el que adviene el sujeto de la responsabilidad, y en donde a través de una decisión, que lo sorprende, el sujeto le da lugar al deseo que lo habita.
Rainer, a través del acto ético desmonta la farsa en donde él era el “Sr Wenger”. Esto lo observamos en la escena en donde se reúne con todos los miembros de la Ola y en el climax de la reunión realiza un viraje, esta decisión que lo toma por sorpresa, de hacer que Bomber, uno de sus alumnos, se haga responsable de tomar la decisión sobre cuál castigo aplicar al alumno “traidor”. Este acto es sin garantías
Hay un cambio de posición subjetiva de la que podemos dar cuenta cuando Rainer dice: “He ido demasiado lejos”. Rainer ya no duerme en los signos del Otro, ya no es más el profesor “cool”.
Hay una interesante variable de este final que figura en la experiencia sucedida en 1967. Jones establece en los integrantes de la Ola, que se trata de un movimiento a nivel nacional, y que el verdadero líder va a presentarse en un canal de televisión. Se reúnen todos los integrantes de La Ola (comenta que ya en el cuarto día eran 200 alumnos) para escuchar el discurso. Jones enciende el televisor pero ninguna imagen aparece. Los alumnos se quedan en silencio hasta que alguien dice: “No hay ningún líder, ¿o sí?”, desencadenando el shock y la desintegración de la masa. Este lugar vacío que se pone en juego en la ausencia de una imagen del líder en el televisor, es lo que considero que señala el retorno a la incertidumbre y a la lógica del no todo. Los alumnos en tanto sujetos, son confrontados con la falta y con la responsabilidad en relación a aquello que desconocen de sí mismos.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
El azar se presenta desde un primer momento en la película. En el colegio es la semana de proyectos, a Reiner le toca dar la clase de autocracia, entre todas las posibles, mientras que al profesor Wieland le toca dar la de anarquia (el tema preferido de Reiner) Cuando Reiner consulta con Wieland para intercambiar los temas, siendo que su preferido es la anarquía, Wieland no vacila en contestarle: Alea jacta est , o sea, ” la suerte esta echada”.
La necesidad, o determinación, según Mosca, esta en el orden de aquellos sucesos ajenos a la voluntad humana, y que ocurren inexorablemente. La necesidad puede ser nombrada también como destino o fatalidad.
Del orden de la necesidad, es el hecho de que Rainer, en tanto profesor, tenga que dar la clase de proyectos durante una semana, y de la cual se desprende la experiencia de “La Ola”.
De la grieta que se abre entre azar y necesidad va a emerger la responsabilidad subjetiva de Rainer.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.
Podemos ver que en un principio frente a las interpelaciones subjetivas, Rainer reacciona con la culpa en tanto tapón, no posibilitando la emergencia del sujeto. En una escena Rainer es increpado por su esposa por la pelea de los alumnos, en donde ella lo acusa de ser el culpable de manipularlos debido a su ego. El le contesta que no tiene nada que ver con su ego “la culpa es de los alumnos”. Luego, en la conversión telefónica, sobre la misma situación, que mantiene con la directora del colegio, se echa la culpa, por lo sucedido diciendo ahora que se trata de su responsabilidad (moral). Entendemos que se trataría de la culpa moral que recompone al yo y que se ubica en las antípodas de la culpabilidad del deseo
La frase en la que dice “ser un profesor de segunda” también nos habla de una culpa social de Rainer, por no haber estado a la altura de los ideales que se esperaban de él.
Por otro lado, el deseo se ubica en las antípodas de los ideales, Rainer se ha ubicado detentando una verdad única (se convirtió en el semblante de la certeza, se ha colocado en el lugar del Ideal), tomando una posición perversa, jugando al omnipotente, quedando alienado y por lo tanto cediendo ante su deseo. De esto podemos decir que él es culpable.
La ley moral, la justicia hace su aparición hacia el final de la película en la figura de dos policías que lo llevan esposado. La responsabilidad subjetiva se articula entonces con la jurídica, esta ultima restringida al yo, para la cual si es hallado responsable entonces es culpable, por las consecuencias que resultaron de La Ola: el homicidio de Bomber y el suicido de Tim.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).
Mosca plantea un momento particular en el caso del cuento El Muro, en donde Ibbieta se encuentra frente al problema ético de delatar el escondite de Gris o morir, los falangistas, entonces, le otorgan 15 minutos para pensarlo. “Pensar pierde al hombre” comenta Mosca. Sartre relata lo que sucede en estos 15 minutos que son, al fin y al cabo, los que van a determinar su posterior jugarreta (de omnipotencia). Diez minutos es el tiempo que se toma Rainer, en el medio de la clase y al comienzo del film, para pensar “¿puedo hacer una autocracia?” Este es el tiempo en el que decide jugar a ser también omnipotente, sin saber que al final, sería él el juguete de un juego que tomaría su propio curso. Igualmente, Ibbieta, en “El muro” es burlado, al final, por su propia burla.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: