por 

La Ola

Titulo original: “Die Welle” (La ola)
Año: 2008.
País: Alemania.
Director: Dennis Gansel
Guión: Dennis Gansel y Peter Thorwart; basado en el relato de William Ron Jones y en la obra de Johnny Dawkins y Ron Birnbach.
Música: Heiko Maile.
Fotografía: Torsten Breuer.
Interpretes: Jürgen Vogel (Rainer Wenger), Frederick Lau (Tim), Max Riemelt (Marco), Jennifer Ulrich (Karo), Christiane Paul (Anke Wenger), Elyas M’Barek (Sinan), Cristina Do Rego (Lisa), Jacob Matschenz (Dennis), Maximilian Mauff (Kevin), Ferdinand Schmidt-Modrow (Ferdi)

Descripción de la película:

La trama de la película gira alrededor del profesor Rainer Wenger, quien ya desde el principio del film, se lo caracteriza con una imagen no ortodoxa de docente. El quería dirigir el curso de “anarquía”, pero otro docente, el Sr. Wieland, será el responsable de dictarlo. Y a Rainer se le asignó el curso de “autocracia”. Desde el principio se deja ver que no está conforme con el tema que le ha tocado, ya que se considera que está mejor preparado que Wieland; le solicita hacer el cambio y el profesor le contesta que: “la suerte está echada”.
Para su sorpresa se han anotado muchos alumnos, supuestamente interesados en el tema de la autocracia, sin registrar que lo están eligiendo por ser el docente más interesante. Necesita escuchar la opinión de la clase, ante su sorpresa, las opiniones se dividen sobre si es posible o no la repetición de esta experiencia en Alemania. Aparecen datos y rasgos de este sistema político, en referencia a la historia reciente, como así también posturas diferentes entre sus alumnos y de la responsabilidad de ellos. Esta discusión genera en él la controversia de cómo encarar el tema. Lo resuelve a partir de tomar algunos rasgos sumamente interesantes: “ideología, monitoreo, control y un líder”. La elección del líder es resuelta con rapidez, recae sobre el docente, quien a partir de este hecho genera nuevas reglas de juego. La informalidad del trato, se transforma en el cambio de como dirigirse al Líder; la postura corporal, en una obligación. La mayoría acepta las reglas, a excepción de unos pocos. En este juego que recién comienza se mezclan paradójicamente, prácticas democráticas, participativas y decisiones autoritarias. No hay posibilidad de no aceptar las pautas y queda demostrado que se está con el proyecto o en contra de él.
Su sorpresa crece, por el orden que lo espera al ingresar a la clase, “cree que no lo toman en serio”, sus consignas ya han sido acatadas, lo reciben de pie y en silencio. Su apuesta crece, ejercicios de disciplina, uniformorfidad en la vestimenta, logo de identificación, nombre; es decir la generación de símbolos de pertenencia. Esta situación no pasa inadvertida en la Institución, desde los otros alumnos solicitando el pase de curso hasta sus propios colegas, quienes no lo ven de buen grado.
La frase “la fuerza a través de la unidad” comienza a sentirse entre el grupo. Al día siguiente, una de las alumnas no cumplió con lo acordado del uniforme “la camisa blanca” y es cuestionada por resto del grupo. Comienza un movimiento de cooperación entre los integrantes, no solamente en la clase sino también en la representación teatral y en el equipo de water polo y aún en los hechos fuera de la institución. Se fue acrecentado y marcando la pertenencia frente al ideal compartido; el símbolo identificatorio que llena la cuidad con el logo y el saludo de La Ola. Al grupo de pertenencia, se integran miembros que están fuera de clase, nuevos actores que toman posesión de estos símbolos y manifiestan su espíritu de cuerpo frente a los otros, los anarquistas. Algunos no permiten el ingreso a la institución, sino saludan como los miembros de La Ola. Frente a esto es Karen le pide hablar al profesor y le explica lo que esta sucediendo y le pregunta; “¿Dejará que continúe? y creo que todo este asunto se te salió de control” ante lo cual le responde “entonces, deberías cambiar de clase”.
Paradójicamente recibe el reconocimiento de sus alumnos, frente a la indeferencia de sus colegas que son cada vez más visibles y su mujer comenzando a cuestionar su conducta. No por casualidad la directora lo llama para demostrarle su apoyo.
Surge una nueva situación cuando Tim va a la casa de Rainer para ofrecerse como guardaespaldas, quedándose a comer y participando activamente en la situación familiar, detonante de conflictividad en la pareja. Sin embargo, Tim “custodia” durante toda la noche a su líder. Es aquí donde Rainer descubre que su alumno durmió toda la noche afuera y se encuentra con la foto del símbolo de la organización en un edificio, en la portada del diario. Wenger ingresa a su curso, muy indignado y ofuscado; reconociendo que él “en el pasado hice cosas muy malas pero esta broma fue demasiado lejos. Quiero que todos escriban acerca de su experiencia en La Ola”. Y dice que le gustaría verlos en el juego.
Nuevamente aparece de manera determinante, que el ingreso debe ser adoptando los símbolos de La Ola. Las dos chicas disidentes, logran ingresar por otro lado para arrojar el manifiesto “Detengan La Ola”. Hecho que genera tumulto en las tribunas y en el partido; la violencia se visualiza y la parálisis que le provoca a Rainer y que demora en reaccionar. La disputa continúa fuera del ámbito académico y se agudiza en el seno familiar; donde su esposa cuestiona el alcance de lo que esta haciendo y la discusión se centra en los reproches de fondo de la pareja y ella deja la casa. El se queda solo y esta leyendo lo que escribieron acerca de la experiencia en La Ola y llega Marco quien discutió y golpeó a Karen. Cuestiona que “la experiencia de pseudodisciplina lo ha cambiado y le pide que se retire, que termine con el experimento”. Ya no solo es cuestionado por su mujer sino también por uno de los participantes directos que se sienten afectados. Rainer le dice que “lo tiene que pensar y que no le diga lo que tiene que hacer”. Al día siguiente convoca a una reunión, en la cual todos los rituales se hacen presentes y aparece, el cerrar las puertas como un nuevo símbolo de intolerancia. Da un discurso que lo va llevando a demostrar que realmente era posible que se instale un sistema de autocracia, donde un individuo puede cambiar las leyes como quiera y los demás lo siguen. Cuando cree que puede detener lo que generó, sin darse cuenta hasta que punto se ha descontrolado, se desata la tragedia. Tim se suicida frente a todos.

“La responsabilidad subjetiva se instala en la grieta entre necesidad y azar”

En el recorte de la película “La Ola”, analizaré el circuito de responsabilidad con el personaje del profesor Rainer Wenger. Como primer paso identificaré las categorías correspondientes a Necesidad y Azar; para luego ubicar Tiempo 1 (T1), Tiempo 2 (T2) y Tiempo 3 (T3) y plantear la hipótesis clínica.
T1 es una acción que tiene un sentido, que queda delimitado, “…que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada…” . Pero esta acción se confronta con un T2, que son acciones observables, que algo fue más allá o más acá de lo esperado. Dependerá de cómo responda o no, frente a lo que lo interpela a un sujeto, en T2, que advenga un Sujeto dividido, un T3. “…el sujeto del acto coincide con el de la responsabilidad subjetiva. Es por esto que también afirmamos que la responsabilidad subjetiva es otro nombre del sujeto, del sujeto en acto” . Debemos hacer la diferenciación entre las figuras de la culpa y la culpa en sentido estructural, la cual ob-liga a responder. La culpa es la respuesta frente a lo que el sujeto siente que lo interpela, lo que llamamos T2 y que resignifica retrospectivamente, la acción acontecida en T1. En términos de Lacan, apre-coup, liga T1-T2 y es una forma de respuesta. Si el circuito se cierra, será a través de las figuras de la culpa; la mismas taponan para no responder a lo que lo interpela. Es decir que la forma de responder por medio de las figuras de la culpa, no es una respuesta de responsabilidad subjetiva. Estas figuras son: sentimientos de culpa, racionalización, intelectualización, formaciones sintomáticas, formaciones del inconsciente, negación, proyección, vergüenza.
La categoría de necesidad que es situacional, es la determinación, la relación causa-efecto; ubico que Rainer es profesor y que debe cumplir con la currícula planteada para la semana de proyecto, debe dar determinados contenidos pedagógicos y debe respetar el programa a cumplir. En cambio cuando juega el azar que des-conecta causa-efecto, se ve en el tema que le ha tocado para dar en esa semana de proyecto, el cambio de tema fue una cuestión azarosa, el que le tocase “Autocracia” en lugar de “Anarquía” que era lo que él quería. Rainer considera que está mejor preparado para dar el tema de “anarquía” y le pide al Profesor Wieland para intercambiar los tema, éste le contesta que “la suerte está echada” y por supuesto que no acepta dicho cambio.
El T2, el tiempo donde Rainer se siente interpelado, es en la escena hacia el final de la trama, frente al auditorio fanatizado, intenta detener lo que La Ola había generado como movimiento, quiere pararlo y cuando esta en el auditorio para dar fin a ese juego que se le fue de las manos, algo nuevamente sucede fuera de todo calculo y es la actitud de Tim quien tiene un arma y amenaza a todos y “no quiere que le saquen lo único que siente que tiene y le pertenece”. Se pega un tiro en la boca, se termina matando, por más que Rainer intenta persuadirlo. La decisión contundente que realiza Tim de inmolarse, es lo que realmente lo interpela a Rainer, algo fuera de todo cálculo. Es a partir de este T2, el tiro certero, que comienza a resignificarse todo lo acontecido en T1, que paso a detallar. Rainer comienza la clase, intentando definir la “autocracia”, se da cuenta que los alumnos tenían la concepción de que esa forma de poder, no era posible que se volviese a repetir. Esta idea y la definición de autocracia, en donde “un individuo o un grupo, tiene tanto poder que puede cambiar las leyes como quieran”, hace que se arme un debate muy interesante. Algunos pensaban que el Tercer Reich, era un tema importante y otros, que no, que era aburrido hablar de nuevo de eso y “que no podemos sentir culpa permanentemente por algo que no hicimos nosotros”. Mona frente a esto responde: “no es solo la culpa; es el hecho de que, por nuestra historia, tenemos cierta responsabilidad”. El profesor, le pregunta al alumno: “¿según tu opinión, no es posible que en Alemania haya una dictadura?” y responde: “de ninguna manera, somos mucho más inteligentes ahora”. Decide tomar un receso para reflexionar sobre la metodología de la clase. Es así que comienza con la idea de trabajar bajo esas coordenadas manifestadas por las diferencias suscitadas en el curso. Se discuten cuales son la base de un sistema autocrático: “una ideología, el monitoreo, el control; y un líder”. Pregunta: “entre nosotros, ¿quién podría ser un líder? Se plantea el juego: disciplina y control; es necesario un líder (una figura de autoridad), es elegido Rainer y pide que lo llamen “Sr. Wenger” porque “un líder se merece respeto” y cuando lo hagan, deben ponerse de pie. Es esta escena que se convierte en T1, ese juego que se plantea de disciplina y control y la elección de un líder.
Aparece el efecto particularista, lo definimos de la siguiente manera: cuando algunos de sus valores no son un buen soporte de lo universal-singular; es decir que se quiera extender un rasgo particular hacia todos, que devenga condición universal y que todos sean eso y no como una diferencia posible. La escena que muestra el particularismo es cuando el profesor dice: “No obligo a nadie, y eso va para todos. Todo es voluntario” Kevin no acepta las reglas del juego y el profesor le dice: “Kevin, esto es fácil, o estás con nosotros o te vas” y el alumno se retira del aula.
Continúa la semana y se van sumando día a día, diferentes acciones que quiere poner en práctica, como usar un uniforme, el logo, el sito web, el nombre “La Ola”, hasta la marcha. Esta marcha que comienza como un ejercicio de relajación para los músculos, en especial para las piernas, el profesor, comienza a marcar el paso a seguir: “ahora, todos juntos. Izquierda, derecha, izquierda, derecha” mientras lo hacen, una alumna pregunta: ¿para que sirve esto? y responde: “quiero mostrarles algo. ¿Pueden sentirlo? Como poco a poco nos volvemos uno solo. ¡Ese es el poder de la comunidad! Estas vibraciones, incluso pueden derribar puentes. Este ejercicio tiene una intención completamente diferente. ¡La clase de ANARQUÍA de WIERLAND está justo debajo de nosotros! Y me gustaría que les cayera un pedazo de techo en la cabeza!” Y el conjunto del aula, comienza con más entusiasmo y fuerza la marcha. “el poder a través de la disciplina” “el poder a través de la comunidad”. Cuando marchan en su lugar y el paso se hace sentir, también es sobre los de anarquía y el docente que esta dando ese tema, el profesor Wieland. Acá aparece su intención, la de venganza hacia el otro profesor que le tocó dar “anarquía”, demostrarle que sus alumnos están más entusiasmados que los suyos. Rainer parece sorprendido por la respuesta de los alumnos frente a cada orden, no solo la cumplían sino que iban más allá proponiendo algo más. Aparecen los conflictos con su mujer Anke, primero como una cuestión de celos entre las actividades académicas de cada uno. Y luego de los tumultos que sucedieron durante la competencia del juego de water polo; es cuando la esposa le plantea que Rainer llevó el problema a la casa.

Rainer- ¡Yo no les dije que golpearan a sus oponentes en la cara!
Anke- ¿Claro que no, tú no eres capaz de hacer algo así, verdad?
R- ¿Qué intentas decirme?
A- Estas disfrutando el que piensen en ti como si fueras alguna clase de Dios en las clases, ponen atención a todas tus palabras.
R- ¿Qué dices? No me digas que no te gusta que tus estudiantes le pongan atención a cada una de tus palabras ¿Quién crees que eres?
A- ¡Has perdido totalmente el objetivo! ¡Los estudiantes te ven como un ejemplo, tú los manipulas por causa propia! Eso es sólo tu ego.
R- ¿Sabes? Creo que estas celosa porque ellos no te ven a ti como un ejemplo a pesar de tus prestigiosos títulos. Si, ahora este tipo de pedagogía de mente cerrada, te mostrara como deben hacerse las cosas.
A- No sabía que el problema era tan profundo.
R- Al menos no tengo que tomar antidepresivos todas las mañanas porque tengo miedo de ir a la escuela.

En esta discusión, aparece la proyección hacia su mujer, como si nada hubiese pasado, la culpabiliza diciéndole que ella no puede lograr lo que él si. La negación frente a todos los sucesos, que los racionaliza desde un lugar donde no se responsabiliza de lo que ha generado y cree que puede seguir controlándolo y que por medio de la intelectualización podrá volver a tener el manejo de la situación. Sabe que los chicos lo escuchan, le prestan atención pero lo que no se da cuenta que los chicos han internalizado el mecanismo de formación de la autocracia, que han encontrado un líder a quien escuchan y que lo siguen. El espíritu de cuerpo se encuentra materializado no solamente en el ámbito escolar, sino ha sido trasladado a la representación teatral, a la fiesta en la playa, a la acción propagandística y a la defensa ante la intromisión o ataque del diferente. Siendo, el evento deportivo la demostración de la intolerancia a la diferencia (acá se ve el efecto particularista claramente) y al funcionamiento del espíritu de cuerpo. Ni aún en estas circunstancias, Rainer se siente culpable y demora en tomar acción para corregir los sucesos.

A partir de estos señalamientos, podría conjeturar la hipótesis clínica: la misma se sitúa en la naturaleza de la ligadura entre T1 y T2 permitiendo ubicar retroactivamente, un lazo asociativo. Es decir que algo que ha irrumpido en el T2, tiempo des-ligado del universo particular, buscará re-ligarlo encontrando una elucidación a su presencia. La misma no está en el relato, se apoya en el material pero no está explicito. Es un punto de encuentro entre el material que da Rainer y la escucha frente a eso.
Cuando Mona al principio de la película dice: “no es solo la culpa; es el hecho de que, por nuestra historia, tenemos cierta responsabilidad”. Algo de esta frase debe tocar al futuro padre, con respecto a la culpa, su historia y su responsabilidad frente a la paternidad. Esta disyuntiva que se le presentó que frente a sus alumnos, tiene la función de educar parece que se le juega en lo fue su posición como hijo. Ya que era militante en el movimiento anarquista y que fue rebelde. Con sus alumnos “jugó” a la disciplina, el control, la manipulación y generó ser reconocido como Ideal entre ellos. No calculó que se le iría de las manos ese “juego”. Por lo tanto ¿cómo podría responder frente a un hijo?, si no pudo cuidar a Tim. Su actitud es como si fuese un adolescente, pasando de un extremo al otro, de una intolerancia a otra intolerancia. La culpa aparece afirmando la respuesta del sujeto. Su culpa es porque debe responder a ¿Qué es un Padre? Y de eso, es responsable, debe tener una posición activa frente a ese hijo que está por venir. Ya no se trata de querer seguir siendo un niño, de ser el falo, sino que ahora debe tener una posición de terceridad. Los padres reactualizan su propio pasaje por el Complejo de Edipo no elaborado, con sus hijos. ¿Proyecto en la figura de Marco, la imagen del hijo que le gustaría tener y en Tim lo que no le gustaría? ¿Se siente culpable por la muerte de Tim? De haber matado al hijo que no le gustaría tener. Algo de lo logrado del deseo, se paga con culpa.
Rainer, también “jugó” a lo creía comprender acerca de la paternidad con sus alumnos; se juega el padre imaginario. ¿Se sentirá a la altura de las circunstancias después de lo que pasó en la Institución?
Con respecto a la figura del otro docente, el profesor Wieland, de aspecto mayor; se le representó algo de su propio Padre y con la actitud de no ceder en el cambio del tema, de sentirlo como un límite, como debe actuar un padre, la palabra de la autoridad.
Que posición puede tener frente a su mujer, la madre de su hijo, para poder hacer efectivo el cumplimiento como representante de ley, como instancia prohibitiva en esa triangulación.
Por último no puedo ubicar un T3 que es el tiempo que muestra la implicancia del sujeto, como sujeto de la responsabilidad subjetiva, del sujeto dividido. Todo el efecto sujeto. A diferencia del caso de Ibbieta en que sí hay un T3, que se sobreimprime el T1 y T2 y es lo que tenemos en T3, el tiempo de admiración, como aquello que ha producido como sujeto de deseo.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: