por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
2do Parcial Domiciliario

Cátedra: Juan Jorge Michel Fariña

Profesora de prácticos: Lic. Soledad Pérez Michielli.

Alumnas: Mendes Lucrecia DNI: 314924235
di Pasquo Estefanía DNI: 32151292

Comisión de trabajos prácticos: 18

Fecha de entrega: 18-11-2009

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente – el efecto particularista.

Introducción
En el presente parcial, utilizaremos la película “La Ola” (Die Welle) dirigida por Dennis Gansel, del año 2008. Los actores principales son Jürgen Vogel, Frederick Lau, Max Riemelt, Christiane Paul, Elyas M’Barek y Cristina Do Rego. La película, situada en Alemania, trata sobre un proyecto presentado por el profesor Rainer Wenger (Jürgen Vogel) el cual utilizaría para enseñar a sus alumnos el funcionamiento de los gobiernos autocráticos. En el transcurso de la semana de proyectos en el colegio, los alumnos crean a raíz de diferentes ideas, símbolos representantes de un nuevo movimiento, el cual ellos mismos denominaron “La Ola”; Nombre bajo el cual suceden diferentes actos de violencia, discriminación, a la vez que genera sentimientos de comunidad y apoyo mutuo de sus integrantes.
A raíz de los actos de violencia protagonizados por los alumnos, es el mismo profesor quien decide dar por terminada la experiencia, sin calcular los alcances que este movimiento ya había tenido en su vida y la de sus alumnos.

Para el análisis de la película, tendremos en cuenta como eje central al Profesor Rainer Wenger y sus actos.

Presentaremos el circuito de la responsabilidad subjetiva ubicando los distintos actos del profesor y sus consecuencias que lo interrogan. Un primer tiempo en el cual el sujeto realiza una acción con un determinado objetivo y un tiempo 2 que resignifica el primero interpelando al sujeto que esta obligado a responder por esa primera acción.

Comenzaremos situando el contenido teórico del cual nos basaremos para la realización del análisis.
Situándonos en el trabajo de Oscar D’amore: “Responsabilidad subjetiva y culpa” podemos ubicar de que manera el autor organiza las acciones del sujeto de forma tal de poder vislumbrar los tiempos lógicos en los que transcurre las acciones que llevan al sujeto a un cambio de posición subjetivo, implícito.
El tiempo lógico 1 se corresponde con un acto, una acción que realiza el sujeto con un fin determinado, que, “sin intención”, va un poco más allá o más acá del alcance estipulado o esperable por el sujeto que la lleva a cabo.
El tiempo 2 del circuito lógico de responsabilidad subjetiva, resignifica el tiempo 1 a través de la culpa; se lo denomina culpable porque el sujeto es culpable, como plantea Lacan, de haber cedido en su deseo; por ese hecho que fue más allá o más acá de lo esperado por el sujeto, éste debe responder. El tiempo 2 interpela al sujeto de la acción del tiempo 1. Y frente a esto, el sujeto puede producir un cambio inconciente de posición, generando un tiempo 3, o bien quedar perpetuado en un cortocircuito que no hace más que interpelarlo sin que éste pueda cambiar su posición. Cortocircuito que podemos relacionar con los distintos mecanismos de defensa freudianos con los que el sujeto intenta subsanar las consecuencias del tiempo 1.

El sujeto de la responsabilidad es el sujeto de quien se espera una respuesta; el sujeto del tiempo 3, el tiempo de responsabilidad subjetiva, es en donde se puede ver un cambio de posición. Citando a Salomone, en su texto El sujeto autónomo y la responsabilidad decimos: “El campo de la responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. El sujeto es siempre imputable; pero ya no en términos morales o jurídicos, sino éticos […] En el campo de la responsabilidad subjetiva, los motivos de la acción responsabilizan al sujeto. En ese sentido, diremos entonces que la categoría de inimputable – al relevar de la obligación de responder – fomenta el desconocimiento del sujeto sobre las motivaciones inconcientes de la acción, propiciando su desresponsabilización sobre aquello que le pertenece. […] Nuestra responsabilidad profesional, en este punto, se centrará en propiciar un más allá de la responsabilidad jurídica. Se trata de impedir que la sanción social, el castigo, le permita al sujeto parapetarse en el campo de la responsabilidad moral únicamente, y le sirva de refugio para sustraerse a la responsabilidad subjetiva, la cual la confronta al campo de la verdad que lo determina”.

Basándonos en estos tiempos lógicos, intentaremos situar al profesor Rainer Wenger en relación a las consecuencias que produjo su “experimento” en el grupo de estudiantes y en sí mismo.

En el tiempo 1 ubicaremos la formación del grupo “La Ola”; como la acción del profesor, con fines pedagógicos, de enseñarles a sus alumnos los gobiernos autocráticos. Podríamos pensar que esta acción quería sólo cumplir con la meta de enseñanza, es decir, la intención del profesor no era crear un movimiento en donde se realizaran actos de discriminación, violencia y abuso por parte de los estudiantes hacia los demás alumnos que no eran integrantes de “La Ola”, pero esto finalmente ocurrió, y frente a un tiempo 2, que desarrollaremos a continuación, el profesor deberá responder a este primer tiempo de la acción.
Como tiempo 2 nosotras ubicamos el momento en el cual uno de los alumnos, frente a la intención del profesor de terminar con el alarmante movimiento de “La Ola”, dispara a otro de ellos y luego se suicida frente a todos los alumnos y al profesor que los había reunido allí. Ese alumno se desesperó ante la intención del Rainer Wenger de desintegrar el grupo y manifestando que “La Ola” era lo único que tenía en su vida, dispara a uno de sus compañeros que puso en duda la veracidad del arma y luego se suicida frente a todos. En esos dos sucesos trágicos nosotras ubicamos el tiempo 2; ese tiempo lógico donde se interpela el acto efectuado en el tiempo 1 mediante la culpa.

En cuanto a la hipótesis clínica, podemos ubicarla en relación al goce del profesor en la relación asimétrica con sus alumnos, lo cual puede llevarlo a un manejo perverso de los mismos en su propio beneficio, el profesor es culpable de haber cedido en su deseo como ya vimos con Lacan, su deseo de ser líder, de sentir la admiración de sus alumnos y de ejercer el poder, que sobrepasaría a la relación de asimetría que ya se establece en la relación de profesor/alumno. Con la hipótesis clínica, ubicamos a qué debe responder el sujeto subjetivamente, en relación a su deseo. Plantea la ligazón entre el tiempo 1 y el tiempo 2 del circuito lógico, es decir ob-liga al sujeto a interrogarse frente a su propia posición.

Podríamos pensar en cuanto a la necesidad, que ésta podría ubicarse en la imposibilidad del profesor de dar el proyecto de anarquía como deseaba desde un primer momento, lo cual fue negado por las autoridades del colegio, indicándole que el curso que debía dictar seria el de Autocracia, es decir lo que nos queda en el plano de la necesidad es la temática que le impusieron enseñar en el proyecto de la semana.

A su vez, el azar puede ser ubicado en cuanto a todas las situaciones que se presentaron a raíz de que el movimiento “La Ola”, cobro vida y fueron ajenas a la voluntad del sujeto. Es decir, el sujeto no pretendía poner en riesgo la vida de ninguno de sus estudiantes ni la de sí mismo, pese a que finalmente esto ocurre.

Retomando los términos de necesidad y azar, la responsabilidad subjetiva se daría en una grieta entre estos, entre lo que excede al sujeto y lo que es del orden de lo accidental. Estos términos son los que dan origen y brindan la posibilidad de plantear los tiempos lógicos.

Volviendo sobre los conceptos trabajados, podríamos pensar que los tiempos lógicos 1 y 2 estarían ubicados en el eje Particular, el eje de lo moral, mientras que el tiempo 3, que implica un cambio de posición subjetiva, se ubicaría en el eje Universal – Singular, entendiendo a este tercer tiempo como equivalente al “acto ético” que se da en soledad, en un instante.

Realizando el análisis del film, pudimos tropezar con el denominado efecto particularista, efecto bajo el cual se produce una reducción de las diversidades, de las características simbólicas. Por ejemplo, las acciones del movimiento “La Ola” de excluir a los alumnos que no pertenecían al grupo, y a su vez, reducciones que involucraban la vestimenta y el saludo particular del grupo, entre otras cosas.

A modo de conclusión, y retomando el texto del autor Calligaris C. “La seducción totalitaria”, podemos pensar en el modo casi inmediato en que se instauró el movimiento “La Ola” en el grupo de alumnos. Según el autor, haciendo referencia a los autores del régimen Nazi, el goce de los sujetos no estaba en la tortura o asesinato de las victimas sino en formar parte del mecanismo, ser un engranaje del mismo; en estos engranajes se diluye la responsabilidad, todos los integrantes aportan su grano de arena para llegar a bajar la “palanca del gas mortífero”. Es necesario que haya instrumentos de saber, pasión por la instrumentalización y de eso el sujeto es responsable, de ubicarse como una parte, un instrumento del otro, del saber como un engranaje. En este sentido, pensamos que los alumnos adoptaron las conductas discriminatorias por el sentido de pertenencia y contención del grupo que le generaban más que por el sólo hecho de discriminar a otro.

Bibliografía

• Film, “La Ola”, (Die Welle), Dirigida por Dennis Gandel, 2008
• Calligaris, C.: La seducción totalitaria. En Psyché, 1987.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Michel Fariña, J. (1998). Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Sartre, Jean Paul: El muro, Editorial Losada, Bs. As., 1972.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: