por 

Película: La Ola (Die Welle)
Director: Dennis Gansel (2009)

El profesor Weler (Jurgen Vogel ), de un secundario en Alemania, debe dictar una clase sobre los gobiernos autócratas. Al comenzar hace la siguiente pregunta: ¿En Alemania, ya no seria posible una dictadura? A lo que los alumnos responden: Ya no!
En ese momento, decide hacer un experimento: instituyo un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar una unidad. El nombre de este movimiento fue La Ola.
Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiasmaron hasta tal punto que a los pocos días empezaron a espiarse unos a otros y a acosar a los que no querían unirse a su grupo. Al quinto día Weler se vio obligado a acabar con el experimento antes de que llegara más lejos.
Dentro del circuito de la responsabilidad subjetiva, ubicaría el Tiempo 1, en la conducta explicita de Weler, en la escena donde comienza con el experimento, frente a la desmentida de los alumnos que impide la acumulación de memoria histórica. “Un acto implica una decisión tomada por fuera de los otros, sin los otros. Implica una decisión por fuera de la moral, por fuera de la ley” . Vivir esta experiencia para Weler, se presenta en concordancia con el universo del discurso en el que se encuentra. Su plan se agota en lo fines para lo cual fue concebido: enseñarles a los alumnos que puede volver a ocurrir.
Este es un tiempo en donde el universo particular se mantiene en las certidumbres del yo. Este tiempo “se corresponderá con un síntoma egosintónico, un síntoma que, al hallarse en la misma sintonía del yo, pareciera conformar aquello que hace a un rasgo propio del sujeto y que se agota allí, en lo que podríamos llamar su forma de ser (...) o carácter. Un síntoma que no interroga, que no remite a otro (...)”.
Continúa con ella durante cinco días, hasta que algo lo hace interpelarse, lo hace pensar sobre lo que hizo sin pensar. Aquí ubicaría el Tiempo 2, en la escena en que un alumno golpea desesperado la puerta de su casa y le dice: “Tienes que cortarlo. Esta mierda pseudo-fascista me ha cambiado de verdad”. Weler rápidamente le contesta: “No me digas lo que tengo que hacer”. Este tiempo 2 se sobreimprime al Tiempo 1 resignificandolo, ya que no podría continuar con el propósito del Tiempo 1.
Se queda pensando, angustiado, solo, porque su mujer con la cual peleo tiempo antes, lo ha dejado. “La angustia que tiene es porque en realidad la angustia lleva ante uno mismo (…) La angustia quiere decir entonces, extender la responsabilidad y no escudarse en la mala fe”
Al protagonista se le produce el resquebrajamiento de su universo previo, en el cual no había incertidumbre alguna, y es en este Tiempo 2 que se interroga acerca de su primera intención que era, en el Tiempo 1, llevar a cabo el plan, lo que hace es llamar a la directora del colegio y le dice: “Asumo mi responsabilidad pero debo hablar con mis alumnos cuanto antes”. Por lo que el síntoma se volvió egodistonico. Ante el permiso, los cita a todos al día siguiente. Aquí podríamos ver una culpa auto – referida. . Es así que el tiempo 1 es un tiempo resignificado por la interpelación a través de la culpa. Esta ultima se desprende de un deseo inconsciente porque algo de la ligadura de los dos tiempos no completan lo universal- singular, una hiancia en su discurso particular.
Una vez allí, les confiesa la verdad, provocando desilusión en los alumnos, hasta tal punto que uno de ellos saca un arma, le dispara a un compañero y luego se suicida. El profesor es detenido. Es aquí donde deja de ser un “experimento” y pasa a ser parte de su vida.
Si bien su intención consciente fue enseñarles una lección a sus alumnos, esta tuvo consecuencias trágicas. “Es en este punto donde Freud ubica la responsabilidad en relación a aquel propósito inconsciente que, ajenamente a la voluntad del yo, propicio la acción”
El azar quiso, que la demostración de como era el manejo de masas en un gobierno anarquista, terminara sin saberlo, en una real tragedia. “Calcular el poder real de la decisión que tiene un individuo sobre su devenir, el rango real de posibilidades de elección que esta a disposición de los individuos a la hora de decidir su destino y mencionar los factores de riesgo (…) generalmente arriba a una estrategia de desresponsabilizacion subjetiva”
El profesor Weler podría decir que se le fue de las manos y que el no sabia que este alumno que se suicido estuviera mal. Los hechos se encadenaron azarosamente para producir finalmente ese penoso resultado.
Era tal la necesidad que tenia de ser un profesor exitoso que tal vez creyó que este seria el modo. Que todos los alumnos siguieran sus órdenes. Por una vez era bien visto en el colegio.
Según Freud; el mas vulgar de los sujetos, el obsesivo, se queja que no puede producir un acto, que todo lo que le sucede es por y para el Otro, que no hay ganancia de su lado. (5) Esto es lo que parece ocurrirle a Weler, el lo hace por el bien de sus alumnos y por ello es la negación que tiene cuando su mujer, docente de la misma escuela, se da cuenta de lo que esta ocurriendo y le pide que pare. El desplaza la culpa a la mujer y al resto de los docentes, porque cree que nadie lo toma seriamente, por ser un egresado de la facultad publica. Esta queja, dirá Freud, lo protege de la responsabilidad pero no de la culpa. Lo hace responsable de un deseo, de ser el líder a quien la mayoría de la escuela sigue. “Deseo que viene del Otro como demanda ante la cual el sujeto se somete. Se somete al mandato superyoico para liberarse de la culpa”
Weler es responsable de un acto, no habiendo podido parar antes al experimento, si ese fue su deseo, de eso si es responsable. De haber engañado al Otro (los alumnos), aun en la ignorancia del trágico final.
¿De que es responsable el sujeto? Podríamos empezar a pensar en un Tiempo 3, donde vemos la singularidad del sujeto. Como se reposiciona frente al acto que desencadeno. Se hace cargo de que se le fue de las manos, se responsabiliza subjetivamente de aquel propósito inconsciente que propicio la acción. “Aquella responsabilidad que se configura a partir de la noción de sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo que, por definición no es dueño de su voluntad e intención”
¿Cómo responde el sujeto a esa interpelación?
Mediante la culpa, sabe que eso le pertenece, es a partir de allí que esa mala acción que tuvo (llevar a cabo el experimento) constituye un Tiempo 1 del circuito de responsabilidad subjetiva. “La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuesta mas allá de lo que Yo querría responder”
Frente a la interpelación aparece primero la negación del problema, luego la proyección hacia su mujer y otros docentes, hasta que el deseo inconsciente lo obliga a retornar sobre la acción. “Acá hablaríamos de un acto ético, porque es el acto en que se produce un sujeto de deseo inconsciente”
El Tiempo 2 hizo tambalear el particularismo, ya que se interroga sobre la acción realizada, sobre ese efecto particularista que pretende generar en sus alumnos (propio de todo sistema totalitario). Es recién en el Tiempo 3 que lo modifica hasta incluirlo dentro de lo particular.
La hipótesis clínica que formularia seria a partir de las frustraciones y sentimientos de inferioridad que muestra a lo largo de toda la película, que habría un problema en la constitución del Complejo de Edipo, que es la fuente de nuestra ética individual. Sabemos que “(…) responsable es aquel del que se espera una respuesta (…) la responsabilidad es una respuesta a la castración (…) . En el caso de Weler podría conjeturarse que en el acto del Tiempo 3 se produce como S el cual asume la castración.
Tal vez se trate de un fantasma individual en lo referente al holocausto, por su pasado, el de sus ancestros. “La moral se sostiene del ideal del yo dominante en una época. Con eso que me hablan me constituyo en ser hablante, y eso que me haban va a constituir mi superyo” . Y esto lo llevo inconscientemente a recrearlo para que nadie se olvide y sobre todo para ejercer poder, aunque sea en un experimento. “El olvido como valor social no solo instaura una cultura siniestra con todos sus efectos, sino que promueve la repetición de los hechos”
La responsabilidad le otorga al sujeto la libertad de elegir, es por ello que, en el caso de Ibbieta, éste elige hablar por lo que es responsable subjetivamente de haber deseado vivir. Comparándolo con Weler, este sería responsable subjetivamente de su acto: engañar a los sujetos con el experimento, para poder el ejercer poder.

Bibliografía:
• Película: La Ola
Genero: Drama
Director: Denis Gausel
• Actor: Jurgen Vogel
Ano: 2009
• Ariel, A: La responsabilidad ante el aborto. Ficha de cátedra.
• Alemán, J. (2003): Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. En Derivas del discurso capitalista.
• Salomone, G.Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica
• Mosca, J.C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra.
• D’ Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica.
• Ulloa, F.: La ética del analista ante lo siniestro. En territorios, numero 2.
• Gabriela Z. Salomone, María Elena Domínguez: “La transmisión de la ética: clínica y deontología”, Los carriles de la responsabilidad: un circuito de un análisis.

SEGUNDA EVALUACION

COMISION: 22
DOCENTE: IVANA SOMOZA BARON
ALUMNA: QUACQUARINI CONSTANZA
LIBRETA: 29.460.552



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: