por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
Titular: Lic. Juan Jorge Michel Fariña

Segundo Parcial

ATP: Serué, Dora Alumna: Libkind, Lucila
Colaboradora docente: Tamara García Karo DNI: 33.835.436 Comisión: 2 E-mail: lucilald@hotmail.com
Cuatrimestre: 2º
Año: 2009

La Ola:

Título original: Die welle
Dirección: Dennis Gansel
País: Alemania
Año: 2008
Fecha de estreno: 28/11/2008
Género: Drama, Thriller
Reparto: Jürgen Vogel, Frederick Lau, Max Riemelt, Jennifer Ulrich, Christiane Paul.

Relato del film:
El film esta situado en la Alemania actual. Allí, en una escuela secundaria, transcurre lo que se denomina “La semana de proyectos”. El profesor Rainer Wenger, ex ocupa en Berlín y manifestante de izquierda durante su juventud, quiere dedicar su proyecto al tema de la anarquía, el cual conoce muy bien. Esto le es vedado, ya que el tema ya ha sido solicitado por un colega suyo quien se niega a cambiárselo. Se le adjudica, entonces, el tema de la Autocracia. Algo enfadado, se dispone de todos modos a iniciar la semana con este tópico. El día lunes, al presentar el tema, nota cierto desagrado por parte de sus alumnos quienes se muestran cansados de abordar el tema arguyendo que solo logra generar conflicto entre ellos. Sin embargo, el comentario de uno de los alumnos, que expresa que un gobierno autoritario es imposible de tener lugar actualmente dado el estado de la sociedad, lo hace reflexionar.
Wenger desarrolla, a partir de aquí, un experimento para explicar a sus alumnos el funcionamiento de regimenes totalitarios. Comienza presentando las características principales del tipo de gobierno y hacia el final de la clase, ya ha sido designado como la figura de autoridad, haciéndose llamar Mr. Wenger y postulando ciertos requisitos que deberán cumplirse y que son aceptados por casi la totalidad de la clase.”Fuerza a través de la disciplina” es el lema de ese día. Hacia el segundo día los alumnos se muestran claramente compenetrados, se encuentran en orden, respetando los requisitos y acogen un uniforme que los distingue. “Fuerza a través de la unidad” es el lema del día martes. Hacia el día miércoles, la unidad del grupo es tal que Karo, una de las alumnas, es rechazada y dejada a un lado por no llevar la camisa blanca, uniforme que habían adoptado. Ese mismo día, deciden llamar “La Ola” a su movimiento, diseñan su eslogan, su pagina Web, su modo de saludarse.”Fuerza a través de la acción” es el lema de ese día. Por la noche estampan el logo por toda la ciudad a espaldas de Wenger.
Al día siguiente cuando Karo observa que niegan la entrada a la escuela a aquellos que no hacen el saludo de La Ola, considera que se ha ido demasiado lejos y lo comunica a Wenger quien no le otorga importancia. Tampoco este considera los comentarios de su esposa en alusión al movimiento. Nada de esto lo interpela. Mientras tanto el grupo manifiesta fuertes sentimientos de cooperación, pero así también situaciones de violencia y acoso a quienes no forman parte de La Ola. El más llamativo es aquel en el cual Tim, quien solía ser un sujeto retraído y solitario previo al movimiento, enfrenta a un grupo de anarquistas con un arma.
El día viernes la situación cambia: Wenger se levanta por la mañana y observa que Tim a pasado la noche a la intemperie fuera de su casa para protegerlo y que la portada del diario muestra el logo de La Ola estampado en un edificio en lo mas alto. Allí se da cuenta que la situación ha ido demasiado lejos y lo comunica a sus alumnos a la vez que les pide que escriban su experiencia con el proyecto. Por la tarde, durante un partido de water polo, todo se descontrola al ingresar Karo al mismo repartiendo folletos en contra de La Ola. Comienzan a pelearse todos contra todos y el partido se cancela. Marco, su novio, la golpea por arruinar su partido y acto seguido se arrepiente y le dice a Wenger que debe parar La Ola. Este, al día siguiente, cita a todo el grupo, ofrece un discurso y genera una situación que termina por demostrar que el punto a la que se había llegado no difería a lo que ocurría en una dictadura, los alumnos eran capaces de hacer todo en el nombre de la autoridad, incluso si hería a otro. – “Les pido una disculpa, llegué demasiado lejos, pero se acabó”. Esas palabras comunica al auditorio. Sin embargo, ya era demasiado tarde, Tim, quien había hecho de La Ola su vida, no puede concebirlo. Dispara a un compañero y luego se dispara a si mismo. Wenger es llevado preso.

Análisis del film: El siguiente análisis recaerá sobre el personaje del profesor Wenger. Podremos ver, a lo largo del recorrido, que su posición al inicio del film no será la misma que al final. Para llegar a esto, desplegaremos lo que se denomina el circuito de la responsabilidad, el cual consta de 3 tiempos lógicos. En el primero, destacaremos una acción que realiza el sujeto, la cual cree que se agotará en los fines para los que fue concebida. En el segundo tiempo, daremos cuenta de ciertos indicios, indicadores, que le harán notar que su decisión ha ido más allá de lo previsto y lo llevaran a interpelarse resignificando, por tanto, el tiempo 1. Finalmente, en un tercer tiempo, es donde nos encontraremos con esta nueva posición del sujeto, sujeto ya no del enunciado, de la intención sino del inconsciente, de la responsabilidad subjetiva. Del efecto retroactivo de 2 sobre 1, extraeremos, a su vez, una hipótesis clínica acerca de aquello a lo que debe responder el sujeto en términos de responsabilidad subjetiva. A lo largo del recorrido, intentaremos también, referir a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad y de articular esto con otras categorías trabajadas en clase como el acto ético, lo universal-singular, entre otras.

Primer Tiempo: El profesor Wenger decide llevar a cabo un experimento para explicar a sus alumnos el funcionamiento de un gobierno autoritario, experimento que considera, no se extenderá mas allá del tiempo que dure la semana de proyectos, agotándose en los fines para los que fue concebido.

Segundo tiempo: El observar que Tim a pasado la noche a la intemperie para protegerlo y que la portada del diario muestra que sus alumnos hay realizado actos de vandalismo en nombre de La Ola, son indicadores que le hacen dar cuenta a Wenger que algo anduvo mal, lo hacen empezar a reflexionar. Pero luego, la pelea durante el partido de polo y el pedido de Marco de detener La Ola terminan de confirmar su creencia. Vemos que los indicadores han aparecido progresivamente y con ellos, el sentimiento de culpa en el profesor. Esta culpa lo interpela, lo ob-liga a responder, a ligar aquellos elementos disonantes. Resignifica el tiempo 1 y así, pone en marcha el circuito. Podemos decir que esta interpelación hace tambalear las consistencias previamente instituidas, funciona como una singularidad que irrumpe exigiendo un gesto de universalización. Gesto que tendrá lugar, al momento que el sujeto responda sobre esa acción, se haga cargo de aquello que, aunque no lo sepa, le pertenece.
En este segundo tiempo, podemos instituir, a su vez, un momento previo respecto del que fundó la presencia de los indicadores que mencionamos. Lo situamos en el momento en que el profesor Wenger fue abordado tanto por su alumna Karo como por su esposa, quienes le hicieron notar que el curso de La Ola estaba descontrolado. Frente a esto, podemos decir que Wenger también fue invitado a responder. Y lo hizo. Pero su respuesta, lejos de provocar un cambio de posición, fue una respuesta evitativa. El sujeto hizo caso omiso de esos indicadores y siguió adelante con el proyecto. La culpa fue anestesiada, pero no iba a pasar mucho tiempo más hasta que se despierte.

Tercer tiempo: Aquí es donde adviene el sujeto de la responsabilidad subjetiva. Lo encontramos en el Wenger que, respondiendo a los hechos, ofrece un discurso frente al auditorio colmado y se disculpa, se responsabiliza de sus actos y detiene el curso de La Ola renunciando a su proyecto. Este tercer tiempo nos confronta de lleno con la dimensión ética, porque es aquí donde se produce el sujeto del deseo inconsciente, que, al emerger, diluye el sentimiento de culpa propiciando el punto de inconsistencia. Siguiendo a Freud, podemos decir que se ha realizado lo esencial de la eticidad, la renuncia.

Hipótesis clínica: ¿A que debe responder el profesor Wenger? ¿De que podemos pensar que es responsable?.
Es responsable de su deseo de poder, de ser admirado. De demostrar que, a pesar de sus antecedentes, (Ex manifestante de izquierda, graduado de Universidad estatal) podía ser capaz de ubicarse en una situación de poder y ser respetado, incluso por individuos de las clases mas altas como lo eran sus alumnos y la autoridades del colegio. A medida que su poderío iba creciendo y su reconocimiento aumentando, (Incluso la directora del colegio lo incitó a seguir adelante con La Ola) lo hacía también su ego, del que le resultó imposible desprenderse, por lo menos hasta el tiempo 3.
Una conversación con su esposa (Anke) luego de la pelea en el partido de Water polo permite identificar estos aspectos:
Anke - ¡Te encanta como te veneran!
Wenger -¿Pretendes decir que a ti no te encantaría? No te engañes
A- No se trata de eso. Los estas manipulando a tu conveniencia. Es puro ego tuyo
W- Te da envidia que no te veneren a ti. Que un profesor de segunda les esté enseñando a los pura sangre.
A-¿Crees q es ese el problema?
W- Eso es lo que piensan todos, yo fui a la universidad publica, me gradúe en políticas y en deporte.
M- No sabias que te sintieras tan inferior
Luego de esta última frase, el profesor Wenger le profirió a su esposa un comentario hiriente para luego retractarse” –No quise decir eso”. Lo que nos permite pensar que la reacción del profesor se debió a que los comentarios de su esposa tocaron algo de su verdad, de su deseo y frente a esto, el profesor fue el primer sorprendido.
A su vez, podemos esgrimir que la puesta en juego de su deseo de poder ha sido reforzado por el efecto que Freud caracterizó como de identificación a la masa, el cual llevó a que la multitud de alumnos pongan un objeto (Mr. Wenger), uno y el mismo, en el lugar de su ideal del yo, que, como consecuencia, produjo que se identifiquen entre si en su yo.

Respecto de la categoría de Azar, la podemos ubicar en la situación que hizo que el profesor Wenger, quien quería que su semana de proyectos gire en torno al tema de la anarquía, llegue unos minutos mas tarde lo que permitió que el tema sea elegido por otro profesor, debiendo entonces él conformarse con el tema de Autocracia. Vemos del lado del azar lo accidental, lo fortuito. La decisión de Wenger era instruir a sus alumnos sobre la Anarquía, pero algo ajeno a su decisión se lo impidió: otro profesor se adelantó en la elección del tema. En relación a esto, podríamos decir que, si el profesor Wenger hubiera apelado al azar, a este hecho que mencionamos, para desculpabilizarse, lo que estaría haciendo seria borrar su acto. Ya no hablaríamos, en esas condiciones, de un efecto sujeto.
Para finalizar, ubicaremos ahora el efecto particularista en la figura de Tim, quien, hacia el final, dispara a su compañero. Mediante este acto, Tim actúa solo de acuerdo a su necesidad, su particular atenta contra lo Universal-Singular de su compañero provocando así su aplastamiento, moldeando la situación al modo propio. Se asiste, de este modo, a una degradación de lo humano.

Bibliografía:
- D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Freud, S.,"Psicología de las masas y análisis del yo". En Obras Completas, op. cit., t. XVIII, caps. 7 y 8.
- Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
- Michel Fariña, J. (1998). Lo universal-singular como horizonte de la ética. (Cap. IV). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

- Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

- Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
- Salomone, G. Z.: El sujeto autónomo y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: