por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

FACULTAD DE PSICOLOGIA

ETICA Y DERECHOS HUMANOS

CATEDRA: FARIÑA

2º PARCIAL

PROFESORA DE PRACTICOS: Marcela Brunetti
AYUDANTE: Florencia

COMISIÓN 14

Alicia B. Casas Hidalgo
LU 92459808

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.
LA BROMA
Autor MILAN KUNDERA
Editorial: EMECE
El nombre del personaje es Ludvik, que desde su adultez nos relata la historia de cómo y porque, a sido condenado a abandonar el partido comunista, convertido en "enemigo del pueblo". Era un estudiante universitario, de matemática y miembro activo del Partido Comunista Checo en medio de la euforia revolucionaria del 1948, (época Estalinista). Su padre fue obrero y muere, siendo el niño, en un campo de concentración durante la guerra, por lo que queda solo con su madre y es el partido el que lo acoge en sus filas y le posibilita – para orgullo de su madre – ir a la universidad, donde desarrolla toda su vida, política y social hasta sus 20 años, momento en el cual se interrumpe esta vida.
La sociedad estalinista, se basaba en el control de las ideologías individuales y purgas políticas, Ludvik participaba activamente en todas estas actividades como miembro de la organización universitaria Unión de Estudiantes; periódicamente en el “círculos de estudio” se reunían para hacer critica y autocrítica publica de cada uno de sus miembros, a partir de la cual se hacia una “ficha de clasificación de cada uno.
A Ludvik le criticaban que su personalidad atestiguaba “residuos de individualismo”, y que su manera de ser y sus sonrisas olían a intelectualidad, cosa que el finalmente llego a creer también. Comenzó a vigilar sus sonrisas “descubriendo una delgada fisura entre el ser que el era y el que hubiera debido y se esforzaba por ser”. Se preguntaba quien era en realidad y concluyo que tenía varias caras, no sabia quien era ni quien quería ser.
En este contexto comienza su interés por seducir a Marketa, una compañera, a quien describe como inepta para comprender sus bromas, se tomaba todo en serio, esa era su mayor cualidad junto con su belleza, que se identificaba con la época ardorosamente sin tener la capacidad intelectual de comprenderla. Esta opinión era compartida por sus camaradas/amigos por lo que estos deciden que ella debía tomar un cursillo en sus vacaciones. Ludvik tenia otro plan para ella, las vacaciones seria la oportunidad esperada para llevar su relación a otro nivel, intenta persuadirla para que abandone el curso y se quede con él, pero ella se va y lo deja sumergido en celos y rabia por ponerlo en 1º lugar. El le escribe amorosas cartas, a las que ella contesta contándole de su aprendizaje, frustrado y enojado él le envía una postal que decía: "¡El optimismo es el opio del pueblo! El espíritu sano hiede a idiotez.
¡Viva Trotsky! Ludvik”
La joven, se toma en serio la broma, lo denuncia ante las autoridades, y le dice a Ludvik que como miembro del partido, sabe que ellos tienen derecho a saber quien es y como piensa. Es citado por el secretario del partido y asiste ante tres miembros del comité de estudiantes (en el que él también participa), eran sus camaradas y amigos, pero ahora ya no eran amigables sino amenazadores. Le preguntan ¿crees que es posible construir el socialismo sin la ayuda del optimismo?, trata de explicar que la tarjeta fue escrita a la rápida, garabateando sin mala intención, le replican: “no has podido escribir sino lo que había en ti”, sabemos quien eres, conocemos tu duplicidad, una cara para el partido y una segunda para los otros
Ludvik niega, protesta, dice que solo fue un chiste, que la broma fue hecha para impresionar a una mujer; pero el texto de su broma “resuena distinto”, se asusta, “escucha con un sonido devastador al que no podía resistir”, balbucea, se desespera.
Se pregunta “¿estaba tan seguro de que me sintiera realmente inocente?”, estaba estupefacto, empezaba a ver las tres frases con los ojos de sus investigadores, las sentencias en cuestión se transformaban en sujeto de espanto, quien sabe si, bajo su mascara burlesca, no revelarían alguna cosa muy temible, a saber, que “yo nunca me había fundido por entero en la carne del partido, que jamás había sido un autentico revolucionario proletario sino que a partir de una simple decisión yo me había adherido a los revolucionarios”, se plantea que o se amalgama al movimiento conformando un organismo colectivo con cabeza y corazón o para el partido “no se es y no queda mas que querer serlo”, “uno se siente culpable de no serlo de, ser otro de no haberse integrado”.
Así se fue haciendo a la idea de que sus frases concebidas como una farsa no dejaban de ser un delito y el examen autocrático se ponía en marcha; se había complacido en su saber por su condición de estudiante y su porvenir intelectual; se pregunta si su padre, obrero, habría comprendido su cinismo, se avergüenza que su mentalidad obrera estuviera en él agotada, “acusándose de muchas bajezas”, admite la necesidad de un castigo pero, solo le interesa que no lo echen del partido, es lo que el eligió desde su adolescencia, eso lo desesperaba, así también el ser marcado como enemigo.
Sus viejos camaradas, sus amigos, lo abandonan y entre todos despliegan el escenario teatral de su condena, su broma es interpretada por el tribunal como una traición al régimen y Ludvick es expulsado de la universidad y debe pagar con la pérdida de su libertad por la supuesta arremetida contra el régimen “la broma es política”. La situación, se le impone sin ninguna posibilidad de defenderse. Ludvik lo resume con una frase desoladora: “todos los hilos habían sido arrancados". Ya no podrá postergar más el Servicio Militar y es enviado a un campo de trabajos forzados en una mina para desertores o “simpatizantes confundidos”. Así pierde, a la mujer que amaba, amigos, estudios universitarios, derecho a un trabajo digno, su ideología misma, su futuro, todo es extirpado de raíz.
Ludvik cae en los laberintos de un mundo que ha ayudado a crear. Al final de la novela dice: “La idea me oprimió.....de que un destino a menudo termina mucho antes de la muerte”.
ANALISIS

Intento dar cuenta del concepto de Responsabilidad Subjetiva, este concepto se desarrolla a partir de la noción de sujeto del inconsciente, que no es dueño de su voluntad y de su acción, diferente del sujeto de la responsabilidad jurídica, moral y social.
Con este objetivo desplegare los Tres Tiempos Lógicos del Circuito de Responsabilidad y posteriormente tratare de esbozar una hipótesis clínica
El circuito de la responsabilidad esta compuesto por un tiempo 1 en donde hay una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en el que se encuentra el sujeto y en que supuestamente se agota en los fines para los que se realizó, este es un tiempo en donde el universo particular se mantiene en las certidumbres del yo.
El tiempo 1 considero que es el momento en el cual Ludvik decide enviarle la postal con la sola pretensión de molestarla, es una acción que se agota en los fines para los cuales fue concebida; sigue escribiéndole sobre su amor, no espera respuesta, es Marketa, su amor la que ejecuta una acción que lo involucra: obedece a los principios del partido.
Este tiempo 1 se ve confrontado por un tiempo 2, en donde algo marca “un exceso en lo acontecido”, el universo particular que era soportado en las certidumbres yoicas se rompe y emerge la posibilidad de la pregunta sobre cual es la posición que el sujeto tenía al comienzo del mismo, tambalea el universo particular.
En el tiempo 2 hay una búsqueda por parte del personaje, ante la sanción del comité que lo interpela como sujeto; Ludvik busca incansable la explicación, indicios que puedan dar sustento o refute su posición, una justificación para lo que le sucede, se cuestiona hace una “auto critica” de su posición ante le partido, pero lo que es mas importante es cuando reflexiona sobre que es ser en el partido y dice: sin el partido “no es”, y si no se es de corazón y cabeza del partido, no queda mas que querer serlo, lo cual le genera culpa, culpa de ser otro, de no haberse integrado.
El tiempo 2 sería el que interpela al tiempo 1. Se trata de algo del orden inconsciente, no puede decir que paso, porque su “broma” se ha transformado en eso que no era su intención; su broma como manifestación de inconsciente, del discurso del Otro, se le se vuelve pregunta.
Es un momento en el cual todo su discurso cae, ya no sabe que camino tomar, no esta la certeza del tiempo 1 y el debe responder. Es interpelado, la ligadura al tiempo 1, es ya una obligación a responder pues la interpelación exige respuesta”(1): surge la culpa y se plantea “¿estaba tan seguro de que me sintiera realmente inocente? El Otro de la ley lo interpela, el Otro como el partido que lo cobijo y lo guió, y el Otro, ese padre obrero que desde su broma lo reclama.
En un tiempo 3 lo podríamos ubicar en el momento en que Ludvik asume la responsabilidad de sus actos y se dirige a cumplir con su condena, viendo como se derrumba el mundo que el soñó, y se hace la pregunta que posibilitaría este 3 tiempo, ¿su mentalidad obrera esta agotada?, acá esta el mandato paterno, velado por el partido, que a su muerte suplió y suplemento al padre dándole todo aquello que el padre como obrero no podría, identificación con su él y resignificación de su propia historia.
La categoría de lo universal estaría planteado por el complejo de Edipo y por el concepto de castración que toma su vertiente singular al relacionarlo con la falta del padre y la propia falta. Podríamos ubicarla lo particular en las leyes del partido que rigen las acciones, el pensamiento de todos los miembros y que marca a que todos aquellos que trasgredían esa ley se convierten en desertores o “simpatizantes confundidos”.

Hipótesis Clínica:
Podría al respecto señalar que algo emerge en el segundo tiempo desligado del universo particular, algo viene a interrumpir el universo particular en el cual esta inmerso Ludvik y eso es una singularidad, un modo de relación con la situación en que irrumpen: jamás se presentan en “persona”(2), la singularidad es un proceso situacional.
Todo estaba en orden en la vida de Ludvik, estaba estudiando, cosa que su padre no pudo, había llegado a ocupar un lugar privilegiado en el partido, tenia un amor, era querido y respetado por sus camaradas y amigos. Porque envía esa postal no se lo pregunta, que efecto buscaba en Marketa, que se calla y lo eligiera a el y no al partido como cuando decidió dejarlo para hacer el curso, el sabe que ella no entiende sus bromas. Su relación con ella es lo que le falta para alcanzar su completamiento como hombre.
Pero algo hace tambalear todo, y es el momento en el cual se da cuenta que sus camaradas, amigos y novia lo abandonan. Una broma como tantas que el hacia, se ha transformado en la causa de perder todo lo que el mas apreciaba, todo se le viene abajo no sabe como seguir.
Al ser interpelada por el significado “real de su broma”, lo que valdría a responsabilizarse acerca de su deseo, el sigue pensando que ha sido mal interpretado, o bien que no se a imbuido lo suficiente de los preceptos del partido, podríamos pensar que “tapona la dimensión ética”, lo que implica que no habría responsabilidad Subjetiva. Sin embargo el comienza a cuestionarse si a perdido el legado paterno.
La responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto al deseo, pero es más fácil desligarse del asunto, no querer saber nada de ello, “saben que solo era una broma”, una de las respuestas a la interpelación es la negación, es un modo en que se manifiesta el sentimiento inconsciente de culpa, y que encuentra su aliado en la proyección “si el culpable es el otro yo no soy responsable.
Y es una respuesta, una posibilidad frente a la interpelación pero que debemos diferenciar del verdadero efecto Sujeto de la responsabilidad subjetiva.
El como sujeto ha sido interpelado y debe responder de alguna manera: será el hijo de un obrero que llego a la universidad, fue dirigente, respetado y ahora será obrero como su padre, ahora deberá buscar la otra respuesta, la mujer.

BIBLIOGRAFIA
1. Oscar D´Amore Responsabilidad subjetiva y culpa en La transmisión de la ética clínica y deontología
2. Lewcowicz Particular universal singular en Ética: un horizonte en quiebra
3. Mosca: Responsabilidad, otro nombre del sujeto en Ética: un horizonte en quiebra
4. G. Salomone: El sujeto dividido y la responsabilidad en La transmisión de la ética clínica y deontología
5. Freud El chiste y su relación con el inconsciente (1905)



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: