por 

Universidad de Buenos Aires
FACULTAD DE PSICOLOGIA

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos
Cátedra: J.J. Michel Fariña
Comisión: 5
Docente: Lic. Analía Cordinalesi
Alumno: Berezin, Martha Elisa (D.N.I. 6.294.753)
Año: 2010- Segundo Cuatrimestre

ANALISIS DEL FILM
“La Caída”

Consigna de Evaluación:
1. Escoja un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibietta, el personaje del cuento “El Muro” de Jean Paul Sartre. Y justifique su elección
2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación, la situación del sujeto elegido.
3. Establezca los elementos de necesidad y azar presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.
4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa, que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en cado de que exista, la responsabilidad jurídica.
5. Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra, el acto ético, lo universal-singular, la moral de lo particular y, si resulta pertinente- el efecto particularista.

El film refiere lo sucedido durante los últimos 12 días antes de la caída del régimen nazi. Refleja la estructura del régimen totalitario, las decisiones tomadas por Hitler y su entorno, al saber que se había perdido la guerra. La rendición final ante el ejército ruso se produce el 7 de Mayo de 1945 y el resultado 50 millones de personas muertas y 6 millones de judíos en campos de concentración.

De los personajes que aparecen en la película elegí a Trauld Humps, porque me pareció interesante trabajar a partir de sus declaraciones con respecto a la decisión que tomara en ese entonces de trabajar como secretaria del Führer.

Noviembre de 1942. cuartel general del Führer, Rastengurg, Alemania. Trauld Humps, de 22 años de edad, se presenta para optar a un puesto como secretaria resultando seleccionada entre las jóvenes que se presentaron. Permanece en el bunker de Hitler durante dos años y medios hasta la caída cuando es clasificada por los aliados como “joven simpatizante”. Después de la guerra siguió trabajando como secretaria y falleció en 2002. Sus declaraciones, siendo ya una mujer de 82 anos aproximadamente y habiendo transcurrido más de 60 años son las siguientes:

“Naturalmente, me enteré de esos horrores en el juicio de Nüremberg. De esos 6 millones de judíos y personas de otras razas que habían muerto, y lo sentí como un hecho conmocionante y terrible. Pero aún no había hecho la conexión con mi propio pasado. Me bastaba pensar que no había tenido la culpa y que no había sabido nada de lo ocurrido, pero un día pasé frente a la placa que habían colocado en una calle para recordar a Sophie Scholl y vi que tenía mi misma edad, y que fue ejecutada el mismo año que empecé a trabajar con Hitler. Y en ese momento sentí realmente que ser joven no era una disculpa, y que quizás uno hubiera podido enterarse de las cosas. Supongo que debería estar enojada con una mujer tan infantil. No le puedo perdonar que no haya conocido a tiempo el horror, el monstruo. Que no se haya dado cuenta dónde se estaba metiendo y sobre todo, que haya dicho “sí” tan irreflexivamente. Yo no era nacionalsocialista. Cuando llegué a Berlín pude haber dicho que no quería participar, ni que me enviaran al cuartel del Führer. Pero no lo hice. La curiosidad era muy grande. Nunca pensé que el destino me llevaría a un lugar al que yo no había aspirado. Y sin embargo, me cuesta mucho perdonármelo”.

Tiempos lógicos:
Tiempo 1: Trauld decide presentarse para un puesto como secretaria del Führer y para el que resulta seleccionada.
Tiempo 2a: El Juicio de Nüremberg
Tiempo 2b: La placa con el nombre de Sophie Scholl.

Circuitos de responsabilidad.
Tiempo 2a El juicio de Nüremberg la interpela. Al enterarse de los horrores de la guerra y de tantas muertes ocurridas, lo siente un hecho conmocionante y terrible, pero le “bastaba pensar que no había tenido la culpa y que no había sabido nada de lo ocurrido”
Tiempo 2b: La placa con el nombre de Sophie la conecta con su propio pasado y se siente culpable de haber dicho “sí” tan irreflexivamente. Ella no era nacionalsocialista, pudo haber dicho que “no”, pero su curiosidad era tan grande que decidió presentarse. La placa con el nombre de Sophie Scholl la interpela.

Elementos de necesidad y azar
Elementos de necesidad: La situación histórica:1942, Segunda Guerra Mundial, el Führer busca una secretaria, Trauld necesita un trabajo.
Elementos del azar: Trauld podría haber decidido no presentarse, podría no haber resultado seleccionada para ese puesto. Las cosas podrían haber resultado diferentes para Trauld, pero la combinación de necesidad y azar abrieron la pregunta sobre la responsabilidad en el campo complejo de la realidad.

Hipótesis clínica, mecanismos de proyección y negación

¿Cuál fue el escenario en que se desarrolló la situación?

Segunda GGM, Alemania. La situación de decadencia económica y moral asociadas al auge de la biología y la medicina en los comienzos del siglo XX fortalecen la idea de que “las razas mejor dotadas tengan un mayor número de oportunidades de prevalecer sobre las razas menos buenas” (1) Ideal este que se constituye en la sociedad alemana, la superioridad de la raza aria. Así las medidas eugenésicas se centraron en la exterminación del pueblo judío, la raza sub-humana. Superioridad de la raza aria, ideal moral que permitía hacer lazo social y sobre el cual se sustentaban las leyes y la política del estado.

La seducción totalitaria, la habilidad de Hitler para crear un imaginario tan fuerte que aun cuando todo parecía estar mal, él tenía la respuesta. Pudo hacer que la gente creyera que todo estaba bajo su control en todas las situaciones y la lógica de la sumisión es llevada a un extremo absoluto, de tal modo que “la sumisión es el crimen”. El juramento al Führer lleva al suicidio a los de su entorno, aún después de finalizada la guerra: “no aparecer como disidente o timorato ante el grupo, lo difícil era decir no a la legalidad vigente, que allí consistía en matar algunos miles de judíos por día.” (2)

¿Cuál es el registro de Traud Humps de lo que ocurría en su entorno?

Siendo que, cuando la realidad resulta intolerable, el nivel de angustia desborda la capacidad del aparato psíquico; Trauld se bloquea, no registra, lo excesivo no se registra como sucedido, pero “lo más traumático no es el trauma mismo sino la desmentida de lo traumático” (3)

Traud “se entera”, “se anoticia” de la realidad en el juicio de Nüremberg. ¿Cuál es su respuesta? Pero la singularidad de la respuesta depende del registro y la significación del trauma.
Enterarse significa que se han filtrado elementos disonantes en su vida de relación. Elementos extraños e inoportunos que ponen en marcha el circuito de la responsabilidad, la culpa obliga a retroceder sobre la acción acerca de la que se debe responder y que resignifica el tiempo 1. La lógica de lo particular se presenta para que el yo pueda responder, Traud responde ““yo no había sabido nada de lo ocurrido”, y desde el yo niega un saber que está en el inconciente. “yo no había tenido la culpa”. Proyección de la culpa.

Y la respuesta se sostiene en el campo de la culpa moral, tapona la dimensión de la ética.
Negación que permite reconocer de manera negativa un saber que existe acerca de lo que se está negando; proyección que permite defenderse echando fuera de sí toda responsabilidad con respecto a lo ocurrido. “Lo real de la pulsión, es el núcleo de la singularidad del sujeto. La negación y la proyección no lo protegen de la culpa pero sí de la responsabilidad. Cuando la responsabilidad deviene en culpa hay sustancialización del sujeto, y frente a ella el sujeto se halla en falta convocando la angustia porque está anulando imaginariamente lo real del acto”. (4)

Pero en tanto que no ha sido interpretado, el deseo inconsciente insiste…Traud se encuentra un día con la placa de Sophie Scholl, la placa de Sophie la interpela, elementos de identificación que la conectan con su propio pasado y se siente culpable de haber dicho “sí” tan irreflexivamente. Ella no era nacionalsocialista, pudo haber dicho que “no”, pero su curiosidad era tan grande que ante la propuesta decidió presentarse. “Aún cuando no exista una voluntad manifiesta ni de producir un efecto determinado ni un efecto del azar, existe sin embargo un encadenamiento causal en gran medida determinable y reconstruíble. Y la razón de que se trata tiene su verdad en el deseo (razón deseante) constituyente del campo de lo subjetivo” (4). Traud es responsable de “querer saber”, responsable de “curiosidad”, porque la curiosidad la llevó a la situación de colaborar con el régimen.

“Vean estas escenas y díganme si el Sujeto no se constituye a partir de una elección, cuando no hay de antemano nada que permita garantizar lo justo de esa elección”. Deducir de las distintas inclinaciones del Sujeto cuál es su deseo, cual ha sido su elección no reflexiva. (5) y por
el contrario “es necesario que cada uno niegue la presencia de su deseo y admita en cambio el interés general, que no es sino uno de los nombres del orden garantizado por la autoridad. En la obediencia pasiva se reconoce el interés real del sujeto. El sujeto sólo encuentra su verdadero lugar como sujeto político por el deber de sumisión, pero de este modo, tanto el objetivo logrado como el medio de alcanzarlo destruyen la autonomía del sujeto psicológico”. (6)
“La única cosa de la que puede ser culpable un sujeto es de hacer cedido en su deseo” (7) y
“cuanto más renuncia el sujeto a su deseo más se acomoda a las demandas del superyo y paradójicamente más culpable se siente” (8). El yo no es propietario del deseo pero sí el sujeto es responsable de su puesta en acto.

Traud se entera de que el motivo de su decisión, su deseo, ha sido la curiosidad, se abre un agujero de sentido. Su intención no era ser parte del proceso. Pero no puede volver atrás, sólo queda la posibilidad de registrar lo ocurrido y saber qué relación tiene con ello, hacer propio lo ocurrido. Y la respuesta nuevamente tapona la dimensión ética, la producción de sujeto.

“La fuerza simbólica de la interpretación proviene de la internalización de la ley simbólica, por eso la exigencia de responder más allá de lo que el yo querría responder. La interpelación implica una deuda por la que hay que responder para volver al surco de lo moral, en este caso la responsabilidad es particular. Entonces no hay singularidad en la vuelta al sujeto moral, porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética.” (4).

Referencias y Bibliografía:

(1) Galton,F. Citado por J.J.Michel Fariña en Dossier de Ética y Ciencia.
(2) Dossier de Ética y Ciencia
(3) Vñar, M. (2005) “El desierto humano cuando las palabras se extinguen” en Especificidad de la tortura como trauma, Revista de Psicoanálisis.
(4) D´Amore O. (2006) “Responsabilidad subjetiva y culpa”. En La Transmisión de la Ética: Clínica y Deontología. Volumen I. Fundamentos, Editorial Letra Viva, Buenos Aires.
(5) Alemán,J. Nota sobre Lacan y Sastre: El decisionismo en derivas del discurso capitalista; Notas sobre psicoanálisis y política.
(6) Jinkis, J.
(7) Lacan, J.
(8) Freud, S.
Michel Fariña, J.J. “Responsabilidad: entre necesidad y azar” Ficha de cátedra
Ariel, A. (2001) “La responsabilidad ante el aborto”. Clase extraordinaria dictada en la facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires el 16 de junio de 2001. Mimeo.
Michel Fariña, J.J. y Gutiérrez C, (1996) “Veinte años son nada”. Causas y Azares, Nº 3, Buenos Aires.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: