por 

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Psicología

Psicología, Ética y Derechos Humanos
CÁTEDRA I
PROFESOR A CARGO: Lic. Juan Jorge Michel Fariña
AYUDANTE: Lic. Brunetti, Marcela
Lic. Levato, Florencia

Comisión: 14
Alumna: Sánchez, María Emilia
LU: 30367060/0

2 do Cuatrimestre - 2010

La película que se analizara en este trabajo, es “La caída”. El personaje elegido, para dar cuenta del circuito de responsabilidad, el cual esta compuesto por tres tiempos lógicos; es el personaje de la secretaria de Hitler, la Sra. Trauld Junge
En el primer tiempo lógico, el sujeto lleva adelante una acción con determinados fines para ser concebida. Se podría decir que el primer tiempo lógico es cuando ella quiere trabajar con Hitler y se presenta a la entrevista con la ilusión de ser contratada. En esta escena se la puede notar muy nerviosa y ansiosa por saber si, el Fuhrer, la va a tomar o no como parte de su equipo. Finalmente es elegida, lo cual la pone muy contenta y festeja junto a sus compañeras por haber conseguido el trabajo.
En este primer tiempo, solo pasaba por la cabeza de la Sra. Junge, como ella misma lo dice al comienzo de la película, conseguir un trabajo junto a Hitler solo por curiosidad y sin darse cuenta que, al que le estaba pidiendo trabajo, era el acecino mas grande de todos los tiempos, como ella misma lo define, “un monstruo” y lo que es peor, es que estaba colaborando con él sin darse cuenta en donde se estaba metiendo. Ella lo único que quería era conseguir ese trabajo sin medir el mas halla de lo que estaba haciendo. De esto se trata el primer tiempo lógico, de hacer algo sin calcular que puede haber un mas allá, lo cual en este momento era imposible de ver para la Sra. Junge.
Si bien ella era la secretaria y cumplía su función, también compartía muchos momentos con Hitler, por ejemplo las cenas, donde se decían cosas terribles como: que la humanidad es solo palabra religiosa, que tener compasión por los débiles es traicionar a la naturaleza, que el fuerte solo puede triunfar exterminando al débil, y muchas barbaridades mas las cuales ella escuchaba, se asombraba pero seguía comiendo, compartiendo y formando parte de la intimidad del hombre mas siniestro de la historia.
En este momento se podría decir que la Sra. Junge se esta moviendo dentro del campo de lo moral, ya que su conducta social es la del deber hacer. En este caso, su sentimiento de deber es el de serle fiel al Líder y no abandonarlo. Esto lo podemos observar en la película en el momento en que el Fuhrer le dice que ya esta todo perdido que lo mejor es que se vaya de Berlín, y ella le contesta que no se va a ir que se quedara hasta el final con él. Esto mismo que hace la Sra Junge, también lo hacen la mayoría de sus seguidores, que aunque ya estén derrotados, su deber es seguir con su Líder hasta el final. Este campo normativo, se configura dentro de la lógica de lo general y de lo particular, en la cual se respetan ciertas leyes y códigos, los cuales ya están instituidos y son para todos. En este para todos, caemos dentro del campo del particularismo, en el cual se pretende llevar un particular a un para todos. Como el Líder se quito la vida porque no acepto ser derrotado, todos sus seguidores también lo debemos hacer.
Hasta este momento todo era admiración y respeto hacia el Fuhrer aunque las cosas ya parecían que no estaban bien, que la guerra se estaba perdiendo, pero la Sra Junge, confiaba ciegamente y tenia la esperanza de que estando Hitler vivo siempre iba a ver una salida.
Luego el escenario comenzó a cambiar y cada vez eran más los que le decían que estaba todo perdido que lo mejor era que se vaya de Berlín. Pero ella seguía con esa pequeña esperanza.
Luego las cosas cambia cuando Hitler se despide y dice que llego el momento, que todo se acabo. Ella se pone a llorar y sale corriendo. En escenas posteriores Hitler se suicida.
En la forma en que se quitan la vida, tanto él como su esposa, se podría ubicar algo del orden de la necesidad.
La forma en que lo hacen es tomando veneno y Hitler también pegándose un tiro. Se puede tomar la ingesta del veneno y el disparo como algo del orden de la necesidad, ya que si el disparo es preciso, se hace a una cierta distancia y en una zona especifica del cuerpo y la ingesta de veneno es la cantidad adecuada, ambos llevan inexorablemente a la muerte.
Por otro lado, para referirnos a un hecho azaroso, nos podemos situar en la ultima parte de la película donde ya están acorralados por los rusos y la Sra. Junge, para poder escaparse comienza a caminar entre ellos de forma disimulada, cuando justo, un niño que había perdido a su padre, la ve y la toma de la mano para escaparse con ella. Ambos logran así mezclarse entre los rusos y caminar hasta alejarse. Cuando logran alejarse, el niño encuentra una bicicleta y así ambos logran escapar sin que los detengan.

Al terminar la película, hay un relato de la Sra. Junge, siendo ya mayor, en el cual dice que recién se dio cuenta de lo que había hecho, en el momento que paso frente a una placa que llevaba el nombre de una mujer que había muerto, la cual tenia su misma edad, y murió el mismo año que ella había comenzado a trabajar con Hitler.
Este fue el momento donde ella se dio cuenta que por la simple curiosidad de trabajar como secretaria de Hitler había sido participe del movimiento terrorífico mas importante de todos los años, como lo fue el nazismo en el cual murieron millones de personas.
La Sra, Junge termina el relato diciendo: me di cuenta que ser joven no era ninguna disculpa.
Es aquí donde la acción del tiempo uno se ve confrontada con el tiempo dos, donde el sujeto se da cuenta que hay un mas halla que no estaba en sus planes. Le retorna algo de la acción que realizo en un primer momento lo cual no lo esperaba.
Lo que a la Sra. Junge le retorna es toda la culpa que siente ahora, sin poder creer lo que hizo en ese momento, justificándose por momentos en que era joven y no sabia lo que hacia pero igualmente ella misma se dice que eso no puede ser tomado como una disculpa.
Si la acción efectuada en el primer tiempo hubiese llegado a los fines para lo que fue concebida no aparecería la culpa, los reproches y el arrepentimiento. Esto es lo que da cuenta de que esa acción efectuada en el primer tiempo fue aún más allá.
En este tiempo 2, que es el tiempo de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el tiempo 1, facilita una respuesta que aunque todavía no es tiempo 3, responde a la interpelación. El tiempo 1 es ahora un tiempo resignificado a través de la culpa. La culpa hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. La interpelación cumple la funciona de cerrar el circuito sin que haya una apertura que de lugar al tiempo 3. En este caso es una respuesta para volver al surco de lo moral, del deber, de lo que hizo mal y esta arrepentida por eso, es una respuesta particular. En esta vuelta al surco de lo moral no hay singularidad porque la respuesta es un taponamiento a la dimensión ética; la respuesta esta dada desde la moral, lo particular sin que aparezca la singularidad del sujeto.
En otra parte de su relato, la Sra, Junge dice:
“El destino me llevo a un lugar que no quería, fue pura curiosidad. Debería estar enojada con esa joven tan infantil. No le puedo perdonar que no haya reconocido a tiempo el horror, el monstruo; que no se haya dado cuenta de donde se estaba metiendo y que haya dicho que si tan irreflexiblemente. Yo no era una nacionalsocialista.
Cuando llegue a Berlín pude haber dicho que no quería participar, ni que me enviaran al cuartel del Fuhrer, pero no lo hice, la curiosidad era muy grande.
Nunca pensé que el destino me llevaría a un lugar al que yo no había esperado y sin embargo me cuesta mucho perdonármelo”.
Podemos ver en este relato como responsabiliza al destino de lo que le ha ocurrido y de lo que ha hecho.
Fariña en su texto “Responsabilidad: entre necesidad y azar” dice que en lugar de necesidad una de las palabras que se utiliza cotidianamente para designar aquello que va a ocurrir inexorablemente, es el nombre de destino. En este caso vemos como la Sra. Junge se justifica diciendo que fue el destino la que la llevo a hacer esto, pero en realidad vemos que no es así, ya que ella misma dice que podría haber dicho que no quería participar cuando llego a Berlín. Entonces podemos observar como se escuda en el destino cuando vemos que esto no era algo que iba a pasar inexorablemente ya que ella tenía toda la libertad para negarse.
Puede ser este el camino hacia la hipótesis clínica, hacia la búsqueda de lo que se esta poniendo verdaderamente en juego del sujeto, en haber tomado la decisión que tomo, ya que no fue ni el destino, ni la simple curiosidad la que la llevo a participar en el circulo intimo de Hitler.
En un momento de la película una de sus compañeras le dice que se vuelva que se vaya de Berlín porque ya estaba todo perdido. A lo cual le contesto que no se iba porque no tenia donde ir ya que su padre no estaba de acuerdo con la decisión que ella había tomado y es por eso que no podía volver. Este puede ser otro indicador para orientarnos hacia el deseo inconciente de la Sra. Junge el cual puede estar vinculado con la figura paterna y la autoridad.
Se pregunta como pudo haberle sido tan fiel a una persona como Hitler, donde ella misma dice que no era una nacionalsocialista que no sabia porque había aceptado ir al bunker, ni porque había aceptado el trabajo; lo cual se lo atribuye todo a la curiosidad y al destino.
Hay un gran cambio en la posición subjetiva de la Sra. Junge frente a Hitler. En el primer tiempo todo es admiración, respeto y fieldád hacia el Fhurer sin importarle nada del contexto, ni la crueldad ni las muertes, confiaba ciegamente en el.
En el segundo tiempo, todo cambia, no puede entender como pudo hacer lo que hizo, como pudo pertenecer al movimiento mas terrorífico de la historia, se siente culpable, esta totalmente arrepentida y no encuentra disculpas suficientes.

BIBLIOGRAFIA

• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña, Jorge Michel. Responsabilidad: entre necesidad y azar

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: