por 

Parcial escrito

Alumno: Jorge Céspedes
L.U. 347959560
Profesor: Adelqui del Do
Película: La caída (Der Undertung) 2004

La caída Der Undertung 2004

1 Escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre. Justifique su elección.

En el trabajo se eligió a la secretaria de Hitler ya que realiza su tarea sin cuestionar su accionar hasta que se entera de los exterminios en los campos de concentración lo cual le produce un gran asombro. Al parecer esta secretaria se ve al principio de la película contando la experiencia que tuvo al trabajar con el Führer, siendo una joven con un interés acotado solamente a desempeñar bien su cargo. Es precisamente la trampa en la que cae la misma Traudle Junge, la secretaria personal de Hitler, analizando su accionar al final de la película primero elude su responsabilidad con una figura de la culpa, la negación, ser demasiado joven y el no saber nada de los acontecimientos atroces que se llevaban a cabo en el régimen nazi, en la película se menciona los campos de concentración nazi con su política de eugenesia y la supervivencia de la raza mas apta, la raza aria. Pero ella misma se sorprende porque, luego de terminada la guerra, ve cuando caminaba por la calle una placa en memoria de Sophie Scholl una chica que tenia su misma edad que murió el año en que Traudle empezó a trabajar con Hitler, y he ahí la pieza en la que el sujeto encuentra un punto de inconsistencia o como diría D`amore: “Lo distónico le aparece al yo como extraño […]” (1). He ahí en ese punto en que se le exige no saber más de lo que se le pedía saber, encontrar en la ignorancia absoluta su sumisión también absoluta al régimen nacionalsocialista.
Ibietta en la época de la guerra civil española es atrapado como militante del partido republicano. Sus captores le dicen que si no delataba la dirección en la que residía Ramón Gris, su compañero de militancia, lo iban a matar. Debía decidir entre salvar su vida entregando a Gris, sabiendo que estaba en la casa de su primo, o morir fusilado en el muro. El sujeto lo que hace es tramar una jugarreta a sus captores falangistas diciéndoles una mentira: “Gris esta en la cabaña del cementerio”, claro, aclara Ibietta: “si soy sometido a la tortura hablaré”. En ese momento no le importaba morir, ni la patria ni el partido republicano por ello realiza la jugarreta demostrándoles que eran hombres exactamente como él, mortales, y sin embargo no hay un resultado esperado, los falangistas regresan y le dicen al condenado que vaya al patio que por ahora estaba a salvo. Sin entender nada, Ibietta ve a uno de los detenidos y resulta ser pancho el panadero, este le relata que han atrapado a Ramón Gris en el cementerio. Luego de escuchar esto cae en la cuenta que diciendo mentiras entrega a Gris sin la intención de hacerlo pero haciéndolo al fin, por ello al final del cuento el sujeto “ríe y llora” una expresión emocional que se explica por la felicidad de haber salvado su vida y por la desdicha de haber entregado a su amigo.
En ambos personajes el contexto es en un régimen totalitario, en el caso de Ibietta el régimen de Franco y Traudle el nacionalsocialista, por otro lado ambos se ven confrontados con un hecho que muestra una falla en su consistencia yoica, es decir una situación que interpela al sujeto ya que los efectos de su acción no se acaban en el alcance de su meta, en el caso de Ibietta haber delatado a Gris sin la intención de hacerlo pues su verdadero objetivo era hacerle una jugarreta a sus captores y en el caso de Traudle era cumplir ciegamente su tarea: taquigrafiar lo que le dictaba el führer pero algo se escurría debajo de esta tarea: la sumisión absoluta a la palabra del führer y ser participe de la aniquilación con su ignorancia de los hechos terroríficos que se escondían bajo las palabras pureza, dominio sobre todo el mundo y el clima en que se vivía en el bunker que era una muestra representacional de la escena política del nazismo. O sea el sujeto no cuestiona lo que le dictan, se deja llevar por el ideal que los sacara de la depresión en la que los dejo la derrota de la primera guerra mundial.
En ambos casos, además, ambos responden subjetivamente a sus actos pues, parafraseando a G. Salomone, el sujeto escucha la verdad que se produce en su decir y que los compromete, aun mas en esos puntos donde el yo – que se pretende autónomo- no puede dar cuenta. Freud ubica la responsabilidad en relación a aquel propósito inconciente que propicio la acción. (2)

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

1º tiempo lógico
Traudle debía cumplir la tarea para la que la contrataron, ser secretaria personal del führer. Junto con esto ella había ingresado al partido nazi, sin saber realmente que implicaba eso y contrariando la voluntad de los padres.

2º tiempo lógico
Acontece en el momento en que se asombra al enterarse, en los juicios de Nüremberg, del exterminio que se estaban llevando a cabo en los campos de concentración con millones de judíos. Ese asombro se explica porque ella pensaba que servia un partido que buscaba el beneficio para el pueblo alemán pero no a costo de pagar cualquier precio.

En el final de la película ella se excusaba con la figura de la culpa, la negación: ser demasiado joven y no saber nada de las acciones del partido nazi.
Pero luego de esa culpa se deriva un 3º tiempo lógico.

3º tiempo lógico
Luego de terminada la guerra, Traudle camina por una calle y ve una placa en recordatorio de Sophie Scholl, que tenia la misma edad que ella, pues fue ejecutada justo en el mismo año que empezó a trabajar con Hitler. Sirvió a un aparato represivo que aceptaba la palabra de un hombre como ley indiscutible colaborando con la ignorancia a la que se prestaba.

El 1º tiempo se constituye retroactivamente en base al 2º tiempo, pues hay algo de la acción realmente realizada que escapa a la previsibilidad que proclama la intención del sujeto. Existe una acción que posee efectos que no se acaban en el alcance de las metas y que convoca al sujeto a preguntarse de lo que ha hecho. En otras palabras el tiempo 1 es ya un tiempo resignificando por la interpelación a través de la culpa. (3). El tercer momento lógico, que es la de la responsabilidad subjetiva, puede existir o no. Se elude a través de la culpa que es remiendo yoico a la falla con la que se confronta el sujeto o mediante la responsabilidad jurídica que apaña al sujeto en su intención conciente, al sujeto autónomo, el de la conciencia. Hay tercer momento lógico si el sujeto se sale del circuito en el que el yo lo encierra y responde, entonces la “culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética”. Esto último se explica porque el sujeto se sale del circuito de la culpa ya que esta deriva de haber cedido su deseo. El sujeto cede en el camino del deseo para amoldarse a los mandatos del súper yo. […] cuanto mas renuncia el sujeto al deseo, más se acomoda a las demandas superyoicas, paradójicamente más culpable se siente (4). He ahí otro tipo de satisfacción es la necesidad de castigo la resistencia al análisis del súper yo.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

El azar definido como las circunstancias y eventos que escapan a la esfera de la acción conciente del sujeto.

Azar ser demasiado joven y estar dentro del bunker junto al líder siendo su taquígrafa. Ignoraba la existencia de los campos de concentración.

Necesidad es el conjunto de leyes que regulan un evento.

Los elementos de necesidad son primero obedecer las ordenes del Führer como si el fuera la mismísima ley, pues se estaba en un régimen totalitario. Esto se verifica en todo momento de la película por ejemplo cuando Eva llora para que no maten a Himmler por abandonar el frente de ataque, y Hitler escuchando sus suplicas le dice que no debe tener piedad por los débiles. En segundo lugar una ideología condicionada por la biología ya que se buscaba la pureza de la raza por medio del exterminio de la raza más débil, esto se ve cuando Traudle toma nota del discurso de Hitler especialmente cuando escribe la palabra pureza de la raza.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

Hipótesis clínica
Alienación absoluta del sujeto a la voluntad del Führer. Es responsable de no haberse enterado de las acciones del partido nazi. Es responsable de no querer saber lo que ocurría en el partido.
La entrega de la decisión del sujeto a la voluntad del A no es causa de desresponsabilización sino por el contrario un agravante. El único motivo que desresponsabiliza al sujeto es la situación de una tortura pues el sujeto no tiene posibilidad de elección para el sujeto.
En el 2º tiempo lógico hay una figura de culpa, la negación, que tiene el objeto de salvar esa inconsistencia en el que el yo cae pero eludiendo al sujeto a responder de su acto.
La culpa es la imputabilidad de un daño por el que hay que pagar […]. […] contraer una deuda es contraer una culpa (falta pecado, delito) (5) y atravesada esta se puede arribar a un 3º tiempo, no hay responsabilidad subjetiva sin culpa pero “la culpa como tapón y obturador de la emergencia subjetiva; […] la culpa puede mantenerse sin el advenimiento del sujeto (6). Es decir que si bien es necesaria el paso por la culpa para llegar a la responsabilidad subjetiva puede que no se llegue a ella y se quede en alguna de las figuras de la culpa. Como es el caso de Traudle que al principio niega su participación en las atrocidades que estaban aconteciendo mientras era la taquígrafa y por ende integrante del partido nazi.
El sujeto en un ámbito totalitario se aliena totalmente al Otro como una manera de salvarse de la incertidumbre que lo aqueja, acerca de lo que quiere o lo que va a suceder. Lo que tiende a buscar es una certeza, en el caso de Traudle, es delegar la responsabilidad al Führer, en otros términos delegar su deseo al líder. Con la certeza el sujeto se vale de un escape a la incertidumbre que lo inquieta, ser instrumento de un saber sabido y entonces compartido (7). Traudle reniega su deseo de saber lo que se estaba llevando a cabo en el partido nazi siendo el instrumento de una maquinaria totalitaria, aporta su grano de arena siendo taquígrafa del líder. Cada una de las personas que integran el partido nazi son responsables de los hechos horrorosos que han acontecido en los campos de concentración unos sabiendo lo que pasaba, otros no queriendo saber lo que pasaba, otros que ejecutaban a las victimas, los soldados que combatían en el frente, en base a lo anterior Carlos Mosca se pregunta: “¿Por qué cuestionar al que solo bajo la palanca de gas letal cuando todo lo demás ya estaba hecho”( 8). Cada uno realizo una acción en la que se desplegó el deseo precisamente de cada uno de los responsables del desastre total, el genocidio, el desastre entendido en la dirección que toma la cátedra:” trastrocamiento de los elementos que están por fuera de la órbita del sujeto”(9).
Entonces con la entrega de la certeza al sujeto, por parte del partido nazi, lo ubica fuera de la esfera de la angustia en que esta al no saber que hacer con su deseo, y con ello posee un goce al ser instrumentalizado por el aparato represivo. La incertidumbre se origina, y su consecuente angustia, en el concepto que aporta Calligaris el “saber supuesto del padre” (10) que consiste en la búsqueda de alguna cosa, por parte del neurótico, que seria el pago final de la deuda que tiene el sujeto con el padre. Esa cosa a la que el neurótico no llega jamás pues el objeto nunca es el que se ha buscado.
En el caso de Traudle antes de asumir su responsabilidad en ser un instrumento del aparato represivo del nazismo ella negaba ser parte de las atrocidades que cometió el partido y se excusaba que era funcionaria del führer solo en lo que concernía tomar nota de los discursos del aquel y que su tarea en nada estaba relacionado con los hechos que se juzgaron en el juicio de Nüremberg. Esto se relaciona con el texto de Freud acerca de la responsabilidad moral por el contenido de los sueños ya que la profesión de la protagonista de la película, la taquigrafía, es solo el contenido manifiesto, como del sueño, de sus acciones, es la expresión del sujeto encubierta por el yo, esta instancia psíquica es ilusoria. El yo le da una explicación de las acciones sinsentido que se realizan en base a una motivación inconciente, de la que el sujeto nada sabe. En el contenido latente de las acciones que, emprende el sujeto, se presenta en el momento en que los efectos de la acción no se acaban en las metas, es cuando el yo aparece como impotente ante la inconsistencia que se le presenta y es entonces donde el sujeto puede explicar dicha inconsistencia con la culpa, la responsabilidad jurídica o la salida ética que es confrontarse con el propio deseo. Este deseo es el que motoriza tal acción y el sujeto la siente como extraña pero le concierne.
La angustia sobreviene en el momento en que “el sustituto de la desfiguración [está] ausente” (11), es decir cuando el contenido manifiesto de la acción, la intención conciente del sujeto no coincide o no se aproxima bastante al contenido latente de la acción, el deseo como motor de tal acción. Esa angustia para Sartre se le presenta al sujeto porque no hay garantías del accionar de él o como diría aquel: “la elección lo hace sujeto, la elección constituye al sujeto” (12). No hay un ente o institución al que se le pueda responsabilizar que no sea el sujeto, pues de hacerlo se utiliza la mala fe definida como [la búsqueda de] excusas para su vida en algún tipo de determinación […] (13). Traudle se escuda en la excusa de la mala fe cuando recurre en la negación de su participación en el holocausto y combinada con la proyección pues ella no ha matado a nadie ni siquiera sabia la existencia de aquel sino aquellos que han participado en esa situación. Traudle evita caer en la angustia y la consecuente responsabilidad con una certeza, pues ella se somete a la voluntad del otro al no querer saber nada de lo ocurrido mientras era la taquígrafa personal del führer.
No quiere reconocer que después de la acción que emprendió, no querer saber nada del manejo del partido nazi en las cuestiones que atañen al ideal de pureza de la raza, las razones de la guerra, el control absoluto por un solo hombre, la cambio, ya no es el mismo sujeto que fue antes de esta acción realizada. El sujeto como efecto de la acción es lo que se conoce cuando hay responsabilidad subjetiva.
Dos frases remiten a la falta de garantías de la elección del sujeto, una de Nietzsche: “Dios ha muerto” y otra de Sartre: “El existencialismo es un humanismo”, en ambos se hace referencia a la castración que cae primero en el Otro y luego en el Sujeto, ya que en ese punto el sujeto no tiene identidad pues es un significante para otro significante punto en el que toca lo real de su deseo, el nido de la angustia.
No se le puede imputar responsabilidad jurídica alguna de los hechos acontecidos en los campos de exterminio nazi, ya que Traudle sólo se dedica a realizar su tarea y tenia total desconocimiento de los acontecimientos ocurridos, con el atenuante de ser demasiado joven, con su 22 años, para saber lo que estaba sucediendo. La responsabilidad jurídica tiende a darle o quitarle dicha responsabilidad de acuerdo si el sujeto es o no responsable de sus actos, o sea si el sujeto se hace cargo de sus actos. Se apela al sujeto de la conciencia, de la voluntad, y es por ello que la responsabilidad es un derecho que se le puede quitar: “El sujeto ya no considerado autónomo es eximido de su responsabilidad subjetiva” (14), autónomo entendido como el sujeto conciente.

5 Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente el efecto particularista.

La decisión de Traudle, la puesta en acto del deseo del sujeto, produce una escisión en la estructura del yo pues ante esa acción, que es un quiebre en la cadena significante, el sujeto se ve dividido y es por ello que el sujeto es un efecto de la respuesta a esa inconsistencia en el yo. La salida ética es asumir la responsabilidad por aquello que le es diatónico al yo pero que el sujeto sabe que le concierne con el consecuente surgimiento de lo singular pues es algo nuevo que vas allá de la intención del yo, campo de lo moral. O el yo con su función de síntesis aleja al sujeto de esa interpelación y da lugar la culpa y la responsabilidad jurídica que son dos formas en las que ya hay maneras de comportarse, en el caso de la culpa teniendo como experiencia otras situaciones en las el sujeto experimentó, y en el campo jurídico hay leyes que regulan y contemplan las conductas del sujeto conciente.
A consecuencia de esa interpelación el sujeto, si responde a esa interpelación, a ese punto sinsentido, ensancha su universo de decisión y conquista el vacío que se le arriba al sujeto como horizonte.
Mantener velada ese punto de inconsistencia que se le presenta al yo es mantener un Otro completo, evitando saber, a la vez, la castración propia. El sujeto se refugia en este A (Otro) para salvarse de la angustia que se desprende de no saber que hacer que el propio deseo y allí es de donde toma fuerza el régimen totalitario mostrándose como el que tiene la certeza que la tapona; es buscar respuestas en el A pero él no posee la respuesta para dar una identidad al Sujeto pues nomás es un significante para otro significante que se desvanece y lo único que lo existe y motoriza es el deseo.
El sujeto al obtener un goce al ser un instrumento del régimen nacionalsocialista obtiene la certeza para velar ese saber no sabido que se ejemplifica en la protagonista con el no querer saber de las maniobras genocidas del partido al que ella seguía, es responder a la moral de la época, odio a la raza débil, deseos de venganza contra aquellos que los derrotaron en la primera guerra y restablecimiento de la antigua gloria lograda. La ética en el nazismo se ve velada por la instrumentalización del ser.

Notas

(1) Responsabilidad subjetiva y culpa. D´Amore
(2) El sujeto dividido y la responsabilidad. Salomone, Z.
(3) Responsabilidad subjetiva y culpa. D´Amore
(4) Responsabilidad: otro nombre del Sujeto. Mosca,J.C.
(5) Responsabilidad subjetiva y culpa. D´Amore
(6) Responsabilidad subjetiva y culpa. D´Amore
(7) La seducción totalitaria. Calligaris, C.
(8) Responsabilidad: otro nombre del Sujeto. J.C. Mosca
(9) Ficha de cátedra Desastres y catástrofes.
10 La seducción totalitaria. Calligaris, C.
11 La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. Freud, S.
12 Notas sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. Alemán, J.
13 Notas sobre Lacan y Sartre: El decisionismo. Alemán, J.
14 El sujeto autónomo y la responsabilidad. Salomone, Z.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: