Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La casa del lago >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Segundo parcial

Alumna: De Cicco, María Florencia

Libreta universitaria: 331152460

Profesor: Noailles, Gervasio.
Cambra Badii, Irene

Materia: Psicología, Ética y Derechos Humanos

Titular: Fariña, Juan Jorge

Comisión: 04

Cuatrimestre: Segundo

16 de noviembre de 2009.

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación. En caso de elegir una creación cinematográfica, la misma debe haber sido realizada entre el año 2005 y el presente (salvo condiciones excepcionales, las cuales deben ser autorizadas por el docente a cargo de la comisión de trabajos prácticos).

En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.

Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.

Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.

Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente– el efecto particularista.

La casa del lago es una película romántica basada en hechos ficticios donde se genera una relación entre una mujer, de profesión medica, y un hombre, arquitecto. Ellos viven en años diferentes, 2006 y 2004 respectivamente.

Esta relación se crea a través de cartas que son depositadas en un buzón que se encuentra en la “La casa del Lago”. Los personajes toman conocimiento de que vivían en tiempos diferentes llevándose a cabo durante la película situaciones que denotan tal distancia y el intento de mantener dicha relación.

Dentro de esta trama quedaría ubicado dentro del circuito de la responsabilidad el Tiempo 1 en la escena que ubica a Kate (Médica), con su madre sentada en la plaza, el 14 de febrero de 2006, cuando se produce un accidente y muere atropellado un hombre. Kate corre e intenta hacer todo lo posible por salvar su vida pero no lo logra. Siente gran angustia por eso. Una amiga del hospital, médica al igual que ella, al verla tan angustiada le aconseja que en sus tiempos libres, realice alguna actividad que le permita mantener distancia de las exigencias que implica su arduo trabajo en un hospital público. Así es, como Kate decide regresar a la casa del lago y comienza a mantener comunicación por carta con Alex.

Después de varios escritos Alex expresa sus deseos de verla y acuerdan encontrarse a cenar un día determinado del 2006, por lo que él deberá esperar dos años. Llegado ese día, Alex no concurre a la cena y cuando posteriormente Kate le escribe diciéndole que lo estuvo esperando, pero que el nunca llegó, Alex se sorprende y comienza a sospechar de que algo tuvo que haberle pasado en el periodo del 2004 al 2006, por lo que no pudo asistir. Kate en esa misma carta le expresa que quería perder contacto con él, porque la relación seria imposible.

Transcurrido un tiempo en la vida de Kate, es el año 2008, ella decide rehacer su vida con Morgan, un ex novio. Con motivo de remodelar una vieja casa, ambos concurren a un estudio de arquitectos. A partir de este momento se plantearía el Tiempo 2 del circuito de la responsabilidad. Kate antes de retirarse del lugar, reconoce en un cuadro el plano de la casa del lago, por lo que interroga al arquitecto, (quien era el hermano de Alex), sobre a quién pertenecía dicho diseño. El responde justamente, que era de Alex Wyler. Kate muy sorprendida le pregunta dónde podía ubicarlo a lo cual él manifiesta que Alex había fallecido hacia exactamente dos años, es decir un 14 de febrero de 2006.

Kate se da cuenta que aquel hombre que murió en la plaza era Alex. Sale corriendo de inmediato del lugar y se dirige hacia la casa del lago, escribe una carta que deja en el buzón pidiéndole a Alex que no vaya a la plaza ese día, que no la busque, que espere un tiempo más (hasta el 2008) para en ese momento sí, encontrarse en la casa del lago. En este tiempo 2 se ubica el azar cuando Kate concurre al estudio de arquitectos sin sospechar que seria el lugar que le permitiría obtener la clave para poder proteger a Alex, aun sin sospechar hasta ese momento que era él, a quien no había podido salvar. A su vez lo fortuito de que en la sala del gran centro en la que ella fue recibida, se encuentre el diseño de la casa del lago. Esta segunda escena donde ella se ve interpelada por toda una serie de episodios ocurridos anteriormente, donde comienza a vacilar sobre todo lo extraño de la historia a través de las cartas, donde queda ubicada frente a una falta, una muerte que no pudo evitar, resignifica, le da sentido a la escena 1, ubicando la responsabilidad de poder proteger a Alex, impidiendo que la busque…por lo menos por dos años más. Por lo tanto quedaría planteado un tiempo 1 cuando Alex muere y ella no puede salvarlo; el tiempo 2, queda ubicado en el momento en el que ella concurre al estudio de arquitectos, el momento en el cual se dirige hacia la casa del lago para colocar en el buzón la carta que impida que Alex vaya a la plaza ese día. Esta escena plantea gran angustia para Kate, surgiendo entre el azar y la necesidad, la responsabilidad de salvarlo. En este momento, donde en el efecto sujeto, hay acto, aparece la responsabilidad subjetiva, dando lugar al tiempo 3.

En el texto El Sujeto autónomo y la responsabilidad, Salomone, Gabriela, sostiene que el campo de la responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno. En la responsabilidad subjetiva, los motivos de la acción responsabilizan al sujeto.
Lo expuesto anteriormente respecto del circuito de la responsabilidad, podemos ubicarlo desde el texto de Domínguez, María Elena, Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis, donde plantea que este circuito esta compuesto por un tiempo 1 donde se realiza una acción determinada en concordancia con el universo de discurso en que el sujeto se halla inmerso y que, se supone, se agota en los fines para los que fue realizada, la cual se ve confrontada con un tiempo 2 con algún indicador que le señala un exceso en lo acontecido otrora. En el tercer tiempo podemos ubicar la singularidad, que en consonancia con lo universal, da cuenta de la incompletud del universo previo. En este caso Domínguez refiere al circuito de un análisis, en nuestro trabajo, seria correcto decir, que el tiempo 1 es un fin que no se agota en si mismo(a diferencia de lo planteado por la autora respecto del tiempo 1 en análisis), asimismo, el tiempo 1 es un tiempo resignifcado por la interpelación a través la culpa. La culpa hace a la retroacción, hace que retorne a la acción por la que debe responder. La retroacción hace que se vuelva sobre una acción que ya sucedió. La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito. El tiempo 2 es el tiempo de la interpelación, donde se funda en su resignificación el tiempo 1. “La fuerza simbólica de la interpelación proviene de la internalización de la ley simbólica, es por eso que en este sentido la interpelación es exigencia de respuestas mas allá de lo que “yo” querría responder. (…)La respuesta es particular” Se puede plantear de este modo que: “Una situación es, en principio, un universo que es ciego a la restricción que lo funda. Como el lenguaje que lo ordena simbólicamente es un lenguaje. (…) Su coherencia depende las exclusiones. (…) Estas exclusiones se instauran implícita y ciegamente en el acto mismo de instituir un universo, una situación, una ley o un lenguaje. Por eso el advenimiento singular suplementa realmente el universo de lo existente. Una singularidad es entonces, un proceso situacional.”
Es importante señalar que la responsabilidad se sitúa entre el azar y la necesidad. Anteriormente fueron ubicados los conceptos de azar y responsabilidad, vinculados con los respectivos recortes que se realizaron sobre la película. Quedaría pendendiente ubicar la necesidad. La necesidad establece una conexión entre causas y efectos, el azar desconecta tal relación. En este informe, la necesidad quedaría ubicada en el momento del accidente, presumiendo que los accidentes suponen la intervención del azar sumada al error humano, la negligencia o los intereses creados. Los accidentes se sitúan en un punto de intersección entre la actividad humana y el orden natural. La responsabilidad del sujeto se encuentra en la grieta entre necesidad y azar. Es decir, que cuando rigen por completo Necesidad o Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad. Pero basta que se produzca una grieta, una vacancia entre ellos, para que la pregunta por la responsabilidad adquiera toda su dimensión.

Quedando así establecido el circuito de la responsabilidad en términos de escenas, si nos dejamos sumergir en el personaje protagonizado por Sandra Bullock, surgen cuestiones interesantes en relación al Edipo, el Padre, la ley, que cobran importancia para ubicar el movimiento retroactivo del Tiempo 2, al Tiempo 1 resignificandolo. Kate en un viaje que realizó en el año 2004, olvidó en la estación de tren un libro, regalo que era para su padre, en el 2006 ya fallecido. Esa novela, según le cuenta a Alex en una de las cartas, era la favorita de su padre y también la suya. La misma trataba de dos personas que deciden separarse, debido a las diferencias sociales, y luego de muchos años se reencuentran sabiendo que ambos ya no eran los mismos. A pesar de eso intentan llevar a cabo la relación. A su vez es interesante que Kate mencione que su padre falleció por una enfermedad, y que su deseo siempre fue que ella sea médica. Le cuenta a Alex que ese deseo, luego también fue el suyo. A partir de estos dos fragmentos giran las dos situaciones más difíciles que Kate tuvo que vivir: por un lado, en relación a la novela Persuasión, y su argumento, se asocia la trama principal de la novela, donde ella es quien plantea al final de la película la necesidad de esperar dos años más estar juntos. A su vez, el deseo del padre, como deseo del Otro, luego el deseo propio de Kate, donde su profesión como médica le instituye la angustia por no poder salvar en un tiempo 1 al hombre que muere en el accidente, y que a su vez, seria el momento en que a ella se le presenta, la vivencia de no poder salvar a su padre de la enfermedad que lo llevó a la muerte. Es decir, que ella en el Tiempo 2 es donde puede hacer algo por salvar la vida de Alex, siente la responsabilidad de cambiar el destino y de este modo cumplir con aquello que en otras situaciones no logro: salvar vidas. No se trata de una responsabilidad moral o social, de las buenas costumbres o lo moralmente correcto. Se trata de una responsabilidad que atañe al sujeto en relación a aquello que desconoce de si mismo. Estamos hablando de la responsabilidad subjetiva. Esto se asocia, con la voluntad de su padre de que ella fuera médica, siendo que los médicos…salvan vidas. En este punto se puede plantear, que “Donde el neurótico podría declararse como no responsable Freud lo hace responsable de un deseo. Deseo que viene del otro como demanda ante la cual el sujeto se somete”. A su vez y tal y como lo plantea Freud, el superyó es el heredero del complejo de Edipo, fuente de nuestra ética individual, es el que nos recuerda heredero de la instancia paterna, que mantiene al yo en severa dependencia. “El sujeto cede en el camino del deseo para amoldarse a los mandamientos del superyó. (…) Cuanto más renuncia el Sujeto al deseo más se acomoda a las demandas superyoicas, paradójicamente más culpable se siente. Entonces con Lacan diremos: solo se puede ser culpable de haber cedido en su deseo. El yo no es propietario del deseo, pero sí diremos que el Sujeto es responsable de su puesta en acto”. ¿Es el Tiempo 2 el momento en el cual surge una culpa inconciente en Kate por no haber salvado a su padre, y resignifica el Tiempo 1, haciendo que sienta la responsabilidad de cumplir con el deseo de su padre y salvar a Alex? ¿Salvar la vida de Alex significa diluir el sentimiento de culpa? Podemos afirmar entonces, que en el Tiempo 1 se conjugan a nivel conciente y en relación a lo que la película propone, la escena en la cual ella no puede salvar a Alex y a nivel inconciente, la imposibilidad de salvar a su padre. En el Tiempo 2 podemos ubicar a nivel conciente y en relación a la escena, lo azaroso de encontrarse en el lugar, en el momento justo, para poder salvar la vida de Alex y la posterior carta donde le pide que no vaya a la plaza, que espere. A su vez, a nivel inconciente, se juega el deseo del padre de que ella sea médica, de que proteja y su posibilidad de cambiar, de remediar aquello ocurrido en el Tiempo 1. “Freud responsabiliza al sujeto de aquello que desconoce de si mismo, aun de aquello que el mismo, acorde a sus valores morales, no estaría dispuesto a reconocer como propio. (…) Freud no imputa al sujeto en el campo moral por aquello que se juega en lo inconciente” .

Si en el tiempo 2 el sujeto se ve interpelado por ciertos elementos disonantes, la hipótesis clínica será la encargada de explicar el movimiento que supone que el tiempo 2 se sobreimprime al tiempo 1 resignificandolo. Como hipótesis clínica de este recorte podemos hablar de un superyo severo, donde hay un deseo inconciente de cumplir con la voluntad del padre. Se puede plantear, que el deseo de salvar a Alex permite que se diluya el sentimiento de culpa por no haber salvado a su padre.

Bibliografía

• D´Amore, o.: Responsabilidad y culpa. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Desastres y catástrofes. Ficha de la cátedra. Mimeo. Publicado también en la pagina Web de la cátedra www.psi.uba.ar.

• Domínguez, M. E.: Los carriles de la responsabilidad. El circuito de un análisis. En la transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

• Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap IV. Eudeba, Buenos Aires.

• Michel Fariña, J. Responsabilidad, entre Necesidad y Azar. Publicado en la pagina Web de la cátedra www.psi.uba.ar.

• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontológica. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: