Inicio > Acceso Docentes > Curso de Verano 2011 > La decisión más difícil >

por 

Universidad de Buenos Aires
Facultad de Psicología

“Psicología, Etica y Derechos Humanos”

Prof. Tit. Reg:Lic. Juan Jorge Michel Fariña
Cátedra: 1

Segundo Parcial Domiciliaria

Alumnas: Bertrand Flavia L.U:32.823.549/0
Rodríguez Analía L.U:32.250.601/0

Docente: Lic.Ana Corinaldesi
Ayudante: Leila Lucaci
Comisión: 4

Fecha de Entrega: 28/02/2011

Curso de Verano de 2011

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

Elija un film, un texto literario o alguna otra producción narrativa en la que se despliegue y pueda ser recortada una singularidad en situación.
En ese recorte, escoja a un sujeto que tome una decisión comparable, en términos teóricos, a la de Ibbieta, el personaje del cuento “El Muro” de J. P. Sartre.
Analícela ubicando sus coordenadas en los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad
y explicitando la hipótesis clínica que establezca respecto de qué debe responder el sujeto, en términos de responsabilidad subjetiva.
Incluya las referencias relativas a las categorías de necesidad y azar, así como a las de culpa y responsabilidad.
Articule con las categorías trabajadas a propósito de: la ética como horizonte en quiebra; el acto ético; lo universal-singular; la moral de lo particular y –si resulta pertinente - el efecto particularista.

La decisión más difícil

¿Qué pasaría si alguien es concebido para salvar a su hermana?

Recorte

Anna es una adolescente que ha tenido que pasar muchas veces por el hospital. Las cirugías, inyecciones, vacunas y transfusiones son parte de su vida. Ella no está enferma, pero su hermana Kate padece leucemia. Los padres de Anna la concibieron para que ella pudiera preservar la lastimosa existencia de Kate, y Anna nunca ha tenido problemas con eso, hasta ahora en que se cuestiona cuál es su lugar en la familia y el mundo, tras la confesión de su hermana de no querer seguir prolongando su vida. Pese al amor que profesa por su hermana, Anna tomará una decisión que cambiará brutalmente la dinámica que ha existido desde siempre entre Kate y ella.
En la película aparecen diversas escenas en la que Anna es obligada a ser operada con cirugías extremadamente dolorosas, se puede observar su resignación ante la operación, hasta que entiende la situación y decide poner un alto al uso de su cuerpo.
La niña, solo tiene once años y está harta de que sus padres (sobre todo su madre) la utilice como conejillo de indias. En la historia, hay muchas decisiones que tomar, la vida o la muerte, emancipación o esclavitud de cuerpo, sufrir o dejar morir. En una de las escenas del film, Kate, le confiesa a su hermana que esta cansada del padecimiento al que se encuentra sometida por su familia y su deseo es ponerle fin, “me quiero morir". Ante el deseo de su hermana, no se le ocurre nada mejor que demandar a sus padres. Alrededor de esta demanda y del posterior juicio se dan cita, casualidades de la vida, una juez que ha perdido recientemente una hija y un abogado enfermo.
El trasplante para Kate era de vida o muerte, era necesario para vivir, el cáncer estaba muy avanzado, sin embargo Anna pide la emancipación de su cuerpo, por un abogado con un problema similar al suyo . Aunque Kate era su hermana, Anna tiene el derecho de decidir sobre su cuerpo y no permitir que otros, aún siendo sus padres, decidir que hace o no con el, la opinión de Anna tenía que ser respetada, sin embargo, los padres, en especial la madre, tenían el deseo de que su hija se salvara.

Para abordar el film, “La decisión mas difícil”, lo haremos a través del análisis de los tiempos lógicos del circuito de la responsabilidad. Nos posicionaremos entonces, desde el personaje de Anna, quien fue concebida in-vitro por el matrimonio para salvar la vida de su hija mayor Kate.

TIEMPO 1

Se considera a este primer tiempo, como una acción que se agota en los fines para los cuales es llevada a cabo. Es el sujeto de la moral, de la conciencia, donde se manifiesta la intencionalidad y la voluntad. Es un tiempo que puede ser nombrado. A los fines del análisis del film, el mismo puede ser situado:
Ana como donadora de órganos y medula ósea para preservar la vida de su hermana mayor.

TIEMPO 2

Es el tiempo en el que se produce una interpelación que impulsa o produce la vuelta sobre lo dicho, lo cual permite resignificar el tiempo 1. Da cuenta de algo nuevo y es fundante del tiempo antes mencionado. Este tiempo genera la culpa estructural. Aquí podemos ubicarlo en la escena, en la cual Anna se encuentra contemplando el sufrimiento de su hermana enferma, y esta última le confiesa que ya no quiere seguir viviendo y le pide ayuda para poner punto final a su padecimiento donde Ana se pregunta ¿Qué puedo hacer yo para ayudarla? y comienzan las cuestiones acerca de que lugar tiene ella en el mundo a partir de haber sido concebida para salvar a Kate.

TIEMPO 3

Este ultimo tiempo lógico, es el que funda al sujeto del deseo inconciente, donde se puede ubicar la responsabilidad subjetiva. Se otorga una respuesta diferenciada a la interpelación del tiempo 2. Se produce el efecto sujeto lo cual da lugar a la singularidad ética. Desde esta perspectiva el mismo se ve plasmado en el juicio que lleva a cabo Anna, cuando decide demandar a sus padres para obtener la emancipación medica de su cuerpo, para responder en forma simultánea de esta manera, al deseo de hermana, antes mencionado, a expensas del dolor que esto le ocasiona y también a su propio deseo, tomando de esta manera la responsabilidad de su propio cuerpo, el “libre albedrío” que se veía tomado por el deseo caprichoso de la madre por prolongar la vida de su hija mayor, no aceptando la muerte de la misma como un desencadenamiento posible e inevitable.

Cuatro Categorías: Azar, Necesidad, Responsabilidad y Culpa

Necesidad: Se considera necesidad a los hechos que existen por fuera del designio humano, y que mantiene una relación entre causa y efecto. También puede nombrarse como destino. Del lado de la necesidad, podríamos ubicar, que Anna necesariamente fue concebida para mantener con vida a Kate, ya que no había dentro de la familia otro donante posible por incompatibilidad genética. A la vez, la donación para Kate era de vida o muerte, ya que si no le realizaban las intervenciones quirúrgicas pertinentes de acuerdo al déficit que le provocaba la leucemia, necesariamente iba a morir.

Azar: También nombrado como suerte o casualidad queda ubicada como los hechos que rompen la relación causa y efecto a la inversa de la necesidad, pero ambas son determinaciones para el campo de lo humano.
El Azar, podríamos ubicarlo, en el punto de quiebre que se introduce, cuando al decidir llevar a cabo el juicio, este tiene lugar ya que casualmente, el abogado que representa a Anna, sufre una enfermedad (epilepsia), que le trae los mismos inconvenientes de los cuales Anna es victima, ya que tampoco puede tomar el control de su cuerpo. Por otra parte, la jueza interviniente en la causa, ha pasado recientemente por la pérdida de su hija y se observa una peculiar sensibilidad al caso. Por ende, en estas condiciones es posible que se lleve adelante el juicio, a pesar de que Anna, no tiene la edad necesaria, por lo tanto no ha advenido el “principio de razón” (ya que a su corta edad no es contemplada por el campo del derecho como sujeto autónomo, responsable por sus actos), ni el dinero suficiente, para que el mismo sea posible.

Responsabilidad: En el campo de la responsabilidad nos ubicamos en torno a varios interrogantes: ¿Anna, actuó acorde a su deseo?, ¿qué sucede cuando la niña que debería darlo todo por su hermana, decide que quiere vivir una vida propia y ya no sufrir el dolor físico y emocional que le provoca una cirugía, tras otra?, ¿Qué pasaría si alguien es concebido para salvar a su hermana?,
¿Realmente se puede obligar a un individuo a darlo todo por alguien más? ¿Debe ceder su posición subjetiva, frente a su familia y al mundo que la rodea para ayudar a Kate? ¿Y que sucedería si ya no quiere estarse cuidando durante toda la vida y desea llevar a cabo una vida normal y autónoma?.

Culpa: Teniendo en cuenta que la culpa es el reverso de la responsabilidad, y al ser sinónimo de deuda el sujeto queda ob-ligado a responder, podemos ubicar en el film la situación en la que Anna se ve en una encrucijada: por un lado, la culpa que le causa el hecho de no seguir asistiendo a su hermana, lo que desembocaría necesariamente en la muerte de la misma. Por otro lado, la culpa que se le juega, en el no ser responsable de su propia vida, el venir a ocupar el lugar de “solución ante la enfermedad de su hermana”, ella le “convida” sus órganos para que Kate siga “con vida”. De esta manera su existencia se ve limitada a completarla, se ve así condenada “al adormecimiento en los signos del Otro”. Allí, nada se quiere saber acerca de la muerte como una posibilidad real, pero es la interpelación de la culpa la que obliga al sujeto a responder y posibilita abrir el campo de la responsabilidad subjetiva.

HIPOTESIS CLINICA

Teniendo en cuenta los puntos que se fueron desarrollando con anterioridad, nos encontramos en condiciones de esbozar una presunta hipótesis clínica a cerca del caso que nos aqueja. La aquí denominada hipótesis clínica, no será mas que lo que situaba Freud como enlace asociativo, que buscara hallar una explicación al exceso, a la diferencia que se produce cuando se da un “cortocircuito” en el circuito de la responsabilidad, que pone de manifiesto el quiebre del universo particular que sostenía al sujeto, guiándolo en sus acciones, haciéndolo y tambalear al enfrentarlo con la posibilidad de la destitución subjetiva. Esa falla que el circuito comporta no es otra cosa que el lugar mismo del deseo. Justamente allí, donde se produce el cortocircuito, la falla, es donde debe desplegarse el estatuto de la responsabilidad, ya que si solo encontramos una interpretación que re-ligue los elementos disonantes, no podrá ser otra que una sutura fantasmática, taponando la abertura, que obtura de este modo, la pregunta por la causa. En cambio la respuesta que esperamos para situar la responsabilidad, es aquella que ponga en juego la cualidad del eje U-S y su lógica del no-todo, una respuesta que valla mas allá del goce regulado por el fantasma. Siguiendo esta línea entonces podríamos conjeturar, que en este caso a través de la realización singular de lo universal, dando como resultado el acto ético, se produce un saber-hacer-con él-ahí, ya que Anna respondería, tomando una postura en relación a su deseo. Mediante la ejecución de la demanda por emancipación medica, responde a su posición en tanto desea dejar de ser un mero objeto que vino a ocupar el lugar de ser las “salvadora de su hermana” para pasar a tomar ella una posición en cuanto a su singularidad tomando el control de su cuerpo. Pero también de esta manera responde ante el deseo de su hermana de dejar de lado el sufrimiento para terminar sus días en paz; destituyendo de esta forma el deseo caprichoso materno, por mantener a su hija con vida a expensas de la vida de su hija menor.

Acto Ético: Categorías Universal-Singular y particular; Efecto particularista – efecto de universalización

Para poder pensar las cuestiones éticas que se desprenden en esta película es necesario poder situar las categorías universal-singular y particular.
En primar lugar, podemos situar lo particular como soporte para la realización de lo universal-singular, donde corre la lógica de la moral, es temporal y temático y en el entre otros, lo universal va a encontrar formas de organizarse.
En el film podemos situar en el eje de lo particular la corta edad de Anna para considerarla como sujeto de derecho, por lo tanto las decisiones sobre su vida y su cuerpo hasta determinada edad, la toman los padres (patria potestad).
En este plano, podría quedar situada la decisión de los padres de concebir el cuerpo de Anna para salvaguardar la vida de Kate, tomando el discurso de la moral “el deber de los padres de hacer todo lo necesario para conservar la vida de una hija”, “los padres deben morir antes que los hijos” y donde queda situado el saber médico de una época, lo que se ve materializado a través del médico, que promueve esta situación. Pero al comprender lo particular como sostén para la realización del lo universal–singular podemos notar un efecto particularista, por parte de la madre de las niñas, quien no acepta la idea de que su hija menor no quiera prestar su cuerpo para conservar la vida de la hermana, para ella es del orden de lo natural que Anna le done un riñón a su hermana, con lo cuál al establecer como “natural y necesario,” el trasplante de Anna, pretende que un valor particular devenga universal “es tu hermana, se está por morir, debés donarle un riñón para salvarla” negando por completo el deseo de Anna de tomar control sobre su cuerpo y las dificultades que este acto de la donación le generarían.
De esta manera, lo particular deja de ser sostén para la realización del eje universal-singular.

Por ende, al comprender lo universal como lo propio de la condición humana, que hace referencia al rasgo distintivo del ser humano con otras especies del planeta, podemos situar de acuerdo a lo desarrollado anteriormente que lo universal quedaría ubicado como la construcción subjetiva-simbólica del cuerpo (entendiendo cuerpo como soma + psique). Donde la ley universal podría ser nombrada como el narcisismo propio en el desarrollo humano, la autonomía sobre el propio cuerpo y el “libre albedrío”. A la vez, no se puede pensar lo universal sin lo singular ya que este último es necesario para su realización; por lo tanto, podemos situar lo singular como la emancipación médica que reclama Anna en el juicio hacia los padres. Esta situación al ser diversa y heterogénea al universo existente hasta ese momento (que su cuerpo habría sido creado para donarle órganos a su hermana enferma y poder salvarla), se transforma en una singularidad ya que produce un efecto de universalización conmueve el campo de la lógica binaria, lo confronta con la propia inconsistencia de la lógica del universo establecido creído como completo.

De este modo, hablamos de ética como un horizonte en quiebra, porque roza algo del deseo, se rompe la completud dada (o supuesta) y se da paso a lo simbólico que posibilita la interrogación, abriendo el circuito de la responsabilidad.
Aquí podemos pensar la realización de un acto ético, en el sentido en que Anna al iniciar el juicio de emancipación médica suplementa el universo dado, produce algo nuevo que conmueve el campo de la moral que regia en ese momento. Además de responder como sujeto ante su propio deseo, de tener manejo sobre su cuerpo, realiza el deseo de la hermana de morir en paz, y logra que su familia retome sus vidas. Era un acto doloroso pero necesario para desplegar otra posibilidad de sentido a lo ya dado por su madre y el médico, era necesario para que quede realizado lo universal-singular. Podríamos afirmar que Anna en soledad frente al orden social establecido, toma posición frente al campo de su deseo. A la vez, fue más allá de la época (a-histórico) porque interroga hasta donde un ser humano debe llegar para mantener con vida a otro ser humano cuando la muerte es de orden natural y necesaria frente a los dolores del cuerpo orgánico; si una madre se debe aferrar a la vida de una hija cuando esta ya no tiene ganas de vivir y si los padres teniendo la patria potestad de sus hijos pueden obligarlos a realizar acciones morales, planteado de esta manera, entonces ¿existe la libertad?

BIBLIOGRAFÍA

D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Freud, S.: (1925) La responsabilidad moral por el contenido de los sueños. En Algunas notas adicionales a la interpretación de los sueños en su conjunto. Obras completas. Tomo XIX, Amorrortu editores. 1984.

Lewkowicz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. (1998). Del acto ético (Cap. VI). En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Michel Fariña, J. Responsabilidad: entre necesidad y azar. Ficha de cátedra. Desgrabación de cláse teórica. Publicado en la página web de la cátedra.

Mosca, J. C. (1998): Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.

Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.

Salomone Gabriela, “La transmisión de la ética: Clínica y Deontología” Vol. 1 Fundamentos

Sartre J. P.: El Muro



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: