Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La decisión más difícil >

por 

Segundo parcial “Ética y derechos humanos”

Alumna: Vanesa Roitman
Comisión: 19
Profesor: Fernando Perez Ferreti
Cátedra: I Fariña

Segundo cuatrimestre, año 2009

La pelicula elegida se titula "My sister’s keeper", traducida como "La decision mas dificil". El film trata de una joven llamada Kate, con leucemia detectada a temprana edad. Para intentar salvar su vida, el médico sugiere a los padres que engendren una hija de laboratorio, para asegurar a la enferma una donante de órganos plenamente compatible. Así, nace Anna. Ya en la adolescencia, Kate tiene múltiples recaídas por su enfermedad, pero esta vez Anna no quiere ser donante, y para ello consigue ayuda legal; contrata un abogado, e inicia una petición ante la justicia con la finalidad de decidir sobre cualquier acto médico que se realice sobre su propio cuerpo. El conflicto entre la hija y sus padres tensiona a la familia y devela la intimidad de sus integrantes. La madre, Sarah, dedicada exclusivamente a mantener con vida a su hija enferma, no ve más allá de su abnegada tarea, pero el film se encarga de ampliar el horizonte y de enfrentar la muerte como un paso necesario a lo desconocido, pero inevitable al fin.
El personaje a analizar en el siguiente trabajo, es la madre.
Comienza el film con la voz de Anna relatando su historia:
“Cuando yo era niña, mi mamá me dijo que yo era un pedacito del cielo que vino a este mundo porque ella y mi papá me querían mucho. No fue hasta después que me di cuenta de que no era verdad (…) Pero la verdad es que la mayoría de los bebés son producto de borracheras y falta de control de natalidad. Son accidentes. Solo los que tienen problemas para tener bebes los planean. Pero yo, por otra parte, no fui un accidente, una coincidencia…”

En relación a lo anteriormente citado, podemos introducir a dos diosas, Necesidad y Azar, que existían entre los griegos. La primera hacía referencia a aquellos sucesos que escapan a la voluntad humana, y se la puede nombrar también como Rigurosa, Firme, Inflexible, Imprescindible. En cuanto a la Diosa Azar, se la definía como rectora de los eventos ajenos al orden humano, cuando los mismos escapaban al orden de la necesidad. Otros nombres para la misma son suerte, casualidad, coincidencia. Es en la grieta que se abre entre ambos conceptos, entre Necesidad y Azar, que podemos ubicar a la Responsabilidad Subjetiva.
Aparece entonces una singularidad en situación. Comenzamos así a armar el circuito de la responsabilidad con un Tiempo 1, entendiendo al mismo como una acción orientada para un objetivo determinado y que se concreta agotándose en los fines para los que fue realizada. Así, ubicamos en este Tiempo 1 a la decisión de Sarah de tener un bebé para tratar de salvar a Kate. Decisión implicada en el título mismo del film: “La decisión más difícil”. Encontramos este accionar dentro del orden de la necesidad, de lo imprescindible, citando las palabras de Anna al comienzo de la película, “no fui un accidente, una coincidencia”. Esta acción se ve confrontada con un Tiempo 2, tras una situación que emerge desligada de ese universo-particular al que el sujeto pertenece, mediante una interpelación al mismo, en donde éste recibe indicadores de que algo anduvo mal en el T1, y fue más allá de lo planeado. Aquí ubicamos el pacto fraternal entre Anna y Kate, y su correspondiente petición judicial , hecho que hace que su madre se interpele a cerca de su accionar en el T1, resignificando el mismo, y dando lugar a una respuesta. Porque como sabemos, la culpa obliga a dar una respuesta una vez producida la interpelación.
Aquí aparece una primer escena, donde Sarah se anoticia de la petición judicial, hecha por su hija Anna. La escena transcurre en la clínica donde Kate se encuentra internada, y llega un documento a nombre de Sarah. La misma abre el sobre, y comienza a leer en voz alta, frente a sus dos hijas:
Sarah: “… la habilidad de tomar decisiones médicas sola sin ser forzada a sufrir tratamientos como donar un riñón.” Anna, que es esto? Tu lo mandaste?
Anna: Si, conseguí un abogado
S: ¿Nos estás demandando? ¿Qué demonios está pasando?
A: Ya no quiero seguir haciéndolo.
S: ¿Ya no quieres seguir haciéndolo? ¿Eso es todo? ¿No quieres?
A: No
S: Pues adivina, yo tampoco. Y tampoco lo quiere Kate.
A: Por favor mamá…
S. Pero no hay alternativa.
A: Pero yo sí tengo alternativa.
S: Es tu hermana, ¿olvidaste eso?
A: No.
S: ¿Sabes lo que le va a pasar a ella si no lo haces?
A: Si, aunque no lo creas, lo pensé.
En respuesta a este último comentario, Sarah le pega una cachetada a Anna, y la escena termina con la niña huyendo de la habitación.

En una segunda escena se encuentran ambos padres, Anna, y su hermano varón, sentados a la mesa para conversar de lo ocurrido. Tras una larga discusión, sucede lo siguiente:
A: ¿Qué pasa si el transplante no funciona?
S: Es tu hermana.
A: Lo se! Pero yo no soy como tú. Veo a los demás niños, van a fiestas, van a la playa
Brian (Padre): ¿Y por que no dijiste algo antes?
A: ¿Cuándo? ¡Si nunca estás en casa! Siempre me dejas con ella (señalando a la madre).
S: ¿Perdón? ¡Nunca has tenido que hacer nada que no has querido!
A: Pero siempre lo hago todo, ¿verdad?
S: ¡Niña malcriada!
B: ¡Silencio! Si le damos la palabra, ella tiene la palabra. Adelante.
A: ¿Se acuerdan que el doctor dijo que si me operan tendré que tener cuidado toda mi vida? No quiero tener cuidado. ¿Quién quiere vivir así? ¡Yo también soy importante mamá! ¡Yo también soy importante!
Anna se levanta de la mesa y la escena finaliza.

Se abre entonces una serie de preguntas a cerca de la responsabilidad del sujeto: ¿de qué es responsable Sarah subjetivamente hablando?, ¿cuáles son las consecuencias de su accionar? La distancia entre el T1 y el T2 abre paso al desarrollo de una hipótesis clínica que fundamente esa ligadura. En primer lugar, podemos decir que Sarah tiene un poderoso anhelo, el de ver a su hija con vida. Pero ¿a costa de qué? Decimos anhelo, porque es de manera conciente. Sarah sabe lo que quiere, y lleva adelante su accionar para concretar el mismo. Pero detrás de esto se oculta el deseo inconciente, desconocido hasta el momento para el sujeto, y del cual nada se dice. Se podría estar hablando del deseo de vida. Pero no de ver con vida a su propia hija, sino de SU vida. De no dejar morir una parte del "si mismo propio", como lo es un hijo, una parte de uno. Se podría estar hablando de una imposibilidad de parte de Sarah de desligarse narcisisticamente de su hija, de no poder diferenciar su yo, del yo de Kate. Este deseo podría estar ligado a no querer continuar viviendo ella, si no vive su hija, como una especie de muerte en vida. De querer vivir, pero de forma completa, a través de Kate. Sin esta completud, estaría rota, despedazada, vacía.
A continuación de la escena anteriormente citada, aparece la voz en off de Brian reflexionando lo siguiente.
“Desde el momento que decidimos concebir supongo que este era el resultado inevitable. Era culpa nuestra. Fuimos contra la naturaleza y había que pagar, ¿Pero la habíamos presionado tanto? ¿La obligamos a ayudar a su hermana? Todos los estímulos y las recompensas, ¿eran de verdad? ¿O solo fuimos egoístas? Era tan chiquita cuando todo empezó… ¿cuándo empezó a tomar sus propias decisiones? Supongo que la respuesta es: Ahora.

Todos estos son interrogantes incluyen la decisión de una pareja, de ahí el uso de la tercera persona del plural, en el que incluye a su esposa Sarah. ¿Pero se siente realmente ella incluida dentro de este planteo?, ¿O por lo contrario, sus convicciones y deseos la llevan a distanciarse de su familia? Se produce allí una escena en un momento dado, donde Brian saca a Kate a escondidas de la clínica, y la lleva con toda la familia a pasar un día en la playa. Ese era el mayor anhelo de Kate, lo pedía hacía tiempo, y su padre no se lo pudo negar. Corren a buscar sus cosas a la casa para emprender el viaje, y se topan con Sarah, quien a los gritos trata de impedir que se la lleven, alegando que de esa manera se enfermará mas, al mismo tiempo que amenaza a su marido con el divorcio. Éste hace caso omiso de su petición, y poniendo el auto en marcha se aleja de su hogar con sus tres hijos. Esto aparentemente provoca culpa en nuestro personaje a analizar, puesto que al transcurrir un determinado tiempo, aparece Sarah en la playa, para unirse a su familia. Sarah se siente culpable, pero cabría preguntarnos… ¿culpable de que? ¿De no respetar los deseos de su hija de realizar un ultimo paseo? ¿O es que comienza a darse cuenta de las consecuencias de sus actos? También podría esperarse que la culpa esté relacionada con alejarse de la familia, y que esto nada tenga que ver con la enfermedad de su hija; en este caso la culpa sería por abandono, pero abandono de su familia como totalidad, y no de una hija en particular. Estaríamos ante el caso de la culpa llamada autoreferida, es decir, colocada en la persona propia.
Finalmente, la trama toma un viraje distinto, en una de las instancias del juicio oral, se desarrolla la siguiente escena:
Abogado (de Anna): (…) ¿Qué le pasó a Anna cuando tenía seis años?
Sarah: Donó granulocitos.
A: ¿Son mas agujas?
S: Si.
A: ¿Le preguntó a Anna si quería donarlos?
S: Solo ella se los podía dar a su hermana.
A: ¿Pero Ud. le preguntó?
Se hace un silencio, Sarah y Anna se miran a los ojos, y el hermano varón, presente allí, se levanta, se dirige hacia la puerta, y se va.
S: No, no le pregunté. Hablamos mucho de eso, pero no le pedí permiso.
A: Luego vino la aspiración de médula ósea ¿Puede describirnos ese procedimiento?
S: Le pusieron agujas a Anna en la cadera
A: ¿En el hueso? ¿Agujas grandes? ¿Nos puede indicar con sus manos el tamaño de esas agujas? Es un procedimiento duro, tuvieron que hospitalizar a Anna.
S: Si .
A: Cuanto tiempo?
S: Seis días. Hubo complicaciones.
A: Ya veo. Si lo suma todo,¿no es tan inocuo, verdad? Es duro oír todo discutido así
A: Mirando hacia atrás, y considerando solo el bienestar de Anna… ¿sería razonable concluir que se llevó esto demasiado lejos?
S: Considerando solo la situación de Anna…Si… es demasiado. Pero tengo que pensar en toda la familia.
A: Pero primero en Kate.
S: Es la que está enferma.
A: Entonces es cuestión de prioridades. Arriesgar la salud de una niña por la otra?
S: (Asiente con la cabeza)
A:¿Donde está el limite?
S: Kate es la que se puede morir.
A: Pero estamos aquí por Anna, recuerde eso.
S: Esa pregunta es engañosa. Anna no es la única persona en la ecuación. Viéndolo solo desde el punto de vista de Anna, si, es brutal ¿Quién quiere que la piquen y le metan agujas? Y pueden decir que soy espantosa por hacerle eso a mi hija. Y ¿saben que? Es espantoso. Pero no tanto como enterrar a tu propia hija.
A: Así que Ud. defiende a su familia.
S: Es mi trabajo.
A: Y defiende a Kate!
S: Si!
A: Pero la pregunta es: ¿Quién defiende a Anna?
Sarah no contesta, y el interrogatorio finaliza allí.

En primer lugar podemos conjeturar que Sarah tiene una responsabilidad ante lo aquí expuesto. Sarah es responsable en primer instancia de haber tomado la decisión de tener una hija para salvar a otra. Y es así que también es responsable de desatender a una, en virtud de no dejar morir a la otra. Como dicen en uno de los diálogos, estamos hablando aquí de prioridades. Eligió a una por sobre la otra. Defendió a Kate, y dejó indefensa a Anna. Sarah responde por Kate. Pero, ¿quien responde por Anna? Responder, es decir, garantizar una respuesta, estar obligado a ello. Responder por alguien. Anna se encuentra desamparada, su madre no responde por ella. Su obligación, palabra que en su etiología significa garantizar la reparación de una deuda, esta obligación, es para con Kate. Desde que Kate se enfermó, su obligación como madre, estuvo abocada a ello. Pero Sarah parece olvidarse que es madre de 3 hijos. Y que someter a una de ellas, Anna, a semejante “brutalidad”, no boga por su salud.

A continuación llaman al estrado a Anna, quien es interrogada por su propia madre Sarah, la cual es abogada.

Sarah: Nos puedes decir por qué estás haciendo esto?
Anna: Por mi emancipación médica.
(Irrumpe en la sala el hermano, que se había retirado)
S: ¿Por qué no la ayudas?
Hermano: ¡Seguro!
A: Si.
S: ¿Eso es todo? ¿Esa es la única razón?
A: Esa es la única razón.
Hermano: ¿estás segura?
Jueza: Sr. Fitzgerald, ¿hay algo que Ud. quiera decir?
H: No lo se, ¿hay algo?
A: Quiero estar a cargo de mi propio cuerpo.
H: No, ¡no es cierto!
S: ¿Quieres estar a cargo?
A: Si, es mi cuerpo, quiero tomar mis propias decisiones a cerca de él.
S: No, yo te conozco Anna, y no es eso. No tiene sentido, llevas una semana evitándome. “No te puedo decir”, “Perdón”, “No quiero hablar de eso”. ¡Te portas como si no pasara nada y tu hermana está en el hospital!
A: ¡Ya no lo quiero hacer!
S: No te creo. Estás ocultando algo, Anna ¡Hay gente que le da riñones a extraños! Empieza a hablar, niña.
A: ¡Estoy hablando!
S: Dime la verdad.
A: ¡Te estoy diciendo la verdad!
S: No es cierto, porque si lo es, no te conozco.
Hermano: ¡Dios mío Anna! ¡Solo diles!
A: ¡Cállate!
H: ¡Diles por que!
A: ¡Prometiste callar!
H: ¡Diles por que estamos aquí! ¡Qué estúpidos son!
A: ¡Tu prometiste!
H: ¡KATE QUIERE MORIR!
A: ¡Para!
H: Ella ideó esto porque sabe que no aguantará otra operación.
Sarah: ¡Eso es mentira!
H: ¡No lo es! Todos saben que Kate se está muriendo. Tú la amas tanto que no la quieres soltar. Es hora mamá, Kate está lista.
S: Eso no es verdad. Kate me lo habría dicho.
H: Mamá, ella te lo dijo.
Brian: Te lo dijo, un millón de veces, y no la quisiste escuchar.

El viraje que ha tomado la película, ha puesto al descubierto el deseo de Kate de morir, contraponiéndolo al de su madre: lograr, no importa a costa de qué, que ella siga con vida. Es aquí donde se produce un quiebre, un replanteamiento, una interpelación por parte de Sarah. Este T2, que pone al descubierto el plan de ambas hermanas, vuelve a resignificar el T1, donde la decisión de salvar a su hija fue tomada. Cae el lugar de madre como omnipotente: ¿que es ser madre? ¿Una madre cede a su hija, dejándola morir? Sarah no parece aceptar la realidad, no respeta los deseos de Kate en pos de no renunciar a sus propios deseos, de no quedar incompleta como mujer, como madre. De esta forma nos adentramos en el campo de la culpa subjetiva, dependiente la misma, de la interpelación a la que antes se hizo referencia, y la cual exige una respuesta. Entonces, ¿de que manera responde Sarah a dicha interpelación? Se puede estar hablando aquí de la negación, enlazada esta misma con la proyección, en el sentido que niega su accionar, proyectando esa culpa en los demás. Así es que Sarah podría responder “Eso no es verdad, Kate no quiere morir. Es culpa de ustedes por no hacerme ver cuál era la realidad”. Claro está que este es solo un supuesto, pero no cuesta mucho imaginarse a la figura de Sarah diciendo estas palabras. Esta negación, enlazada a la culpa de haber cedido a su deseo, es la que pone en evidencia la retroacción del T2 al T1, y como se resignifica su accionar a partir del mismo.
Por último, finalizando el film, la escena transcurre en la clínica, donde Kate reposa en la cama, Sarah se recuesta a su lado, rodeándola con los brazos, y ambas se quedan dormidas. Esa noche Kate muere.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: