Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La decisión más difícil >

por 

“La decisión más difícil” (“My sister´s keeper”) cuenta la historia de una familia tipo en dónde uno de sus integrantes sufre una enfermedad terminal y en torno a esta van girando los diferentes avatares de la vida de cada uno de ellos, obligándolos a asumir una posición respecto a esto.
Cameron Díaz encarna el personaje de Sara, en el film uno de los personajes principales. Sara es madre de familia al mismo tiempo que es abogada. Presenta un carácter temperamental y no cede ante los obstáculos que se le pueden presentar. Sara deja de ejercer su profesión al enterarse que su hija más pequeña (hasta ese momento) sufría de leucemia. Fiel a su profesión, abandona todo en pro de los cuidados de Kate, como se mencionó anteriormente abandona su profesión, descuida su matrimonio con Brian y no presta atención a otro de los hijos del matrimonio, el hijo mayor, Jesse.
Brian y Sara constituían un matrimonio de clase media, con una vida normal junto a sus pequeños hijos Jesse y Kate. Al momento de enterarse qué esta ultima sufría de leucemia, comenzó una vida diferente. La leucemia de Kate presentaba mayor complejidad por lo que los tratamientos convencionales no servirían de gran ayuda. Es en este momento cuando el médico que trataba a Kate les propone la idea de que tengan otro bebé dado que muchas veces uno de los hermanos no es compatible pero el otro si, agrega también que para este tipo de enfermedad la sangre del cordón umbilical suele ser una de las mejores soluciones. El médico continúa su propuesta y concluye que ese bebé si o si sería compatible con Kate dado que el primero sería diseñado genéticamente para ese fin: salvar la vida de Kate. Sara sin dudarlo y sin preguntarle Brian, responde que afirmativamente a la proposición diciendo “No voy a dejar que se muera”.
Es así como nació Anna, la menor de la familia. Una niña de 11 años que desde su concepción la única misión que tenía en esta vida era salvar la vida de su hermana. Anna es muy compañera de Kate, pasan la mayor parte del tiempo juntas y ella cuida a su hermana ante cada una de las crisis debido a su enfermedad.
El argumento del film arranca en el momento en que Anna decide contratar a un abogado para demandar a su madre. A la salida del colegio, Jesse busca a Anna y juntos van al estudio de uno de los abogados más famosos del momento por asegurar que ganaba el 91% de sus casos. Jesse la acompaña hasta la puerta y le pregunta si está segura de lo que iba a hacer, pregunta a la cual Anna no responde. Es así como Anna llega al estudio del abogado y presentándole una carpeta con todos los antecedentes médicos desde su nacimiento le informa que quiere demandar a su madre porque quiere los derechos de su propio cuerpo, alega que debido a la enfermedad de Kate, desde el momento de su nacimiento habían estado sacándole cosas de su cuerpo y ahora la obligarían a donarle un riñón sin importar lo que pase. El abogado decide tomar el caso por lo que Sara es notificada de tal demanda estando en el hospital en dónde Kate está internada. Ante esta situación Sara reacciona de manera muy sorprendida y sin pensarlo decide atacar verbalmente a Anna acusando a ésta de no importarle la vida de su hermana y de no ser consciente del peligro que corría Kate si no era trasplantada. Peligro que Anna conocía bien y era consciente de que su hermana se estaba muy grave y moriría muy pronto. A raíz de esto se genera un malestar en la familia en dónde cada uno tenía su punto de vista. Reunidos Brian, Sara, Jesse y Anna debatiendo lo que estaba pasando, Anna expone sus motivos para no querer aceptar donarle un riñón a Kate. Estos motivos radicaban en el dolor, la peligrosidad de la cirugía, en la calidad de vida que tendría que tener al poseer solo un riñón y como se vería afectada dado que nunca podría llevar una vida normal. Anna dice que nunca podría hacer deportes, beber alcohol, o simplemente embarazarse. Sara reniega de sus argumentos y la discusión termina con Anna gritándole en su propia cara que ella también es importante. Esto trae aparejado que Anna se fuera con Brian a su trabajo, al cuartel de bomberos. Transcurre aquí una escena en donde el padre se pregunta a sí mismo si en verdad ellos habían obligado a Anna a ayudar a su hermana. Sara decide hablar con Brian con el fin de preguntarle si sabía otros motivos por los cuales Anna no aceptaba la cirugía y que la convenza de lo contrario. Sara está tan obsesionada con salvar la vida de Kate al costo que sea que incluso llega a plantearle la situación a Brian en término de “bandos”, en un momento de la escena cuando Brian le pide que por un momento comprenda a Anna ella lo increpa preguntándole a él de qué lado está.
La enfermedad de Kate seguía avanzando y el problema no solo era que la leucemia no remitía con quimioterapia ni radiación sino que también sus riñones habían dejado de funcionar, el trasplante era cada vez más urgente según el criterio de Sara. A todo esto los médicos habían hablado con ella acerca de la posibilidad de suspender la cirugía dado que el estado de Kate era demasiado complicado y no le quedaban expectativas de vida, situación que Kate conocía bien. Una asistente social decide hablar con Sara con el fin de persuadirla de su decisión respecto a la cirugía y abrirle el panorama en relación a las opciones disponibles dado el estado en el que se encontraba su hija. Le propone que Kate esté en su casa, rodeada de todos sus afectos y obviamente con medicación para que no sufra dolor alguno, en pocas palabras la asistente social le propone dejar de insistir con la cirugía y que Kate tenga la posibilidad de morir con dignidad, muerte que no estaba tan lejos. Sara se descontrola y empieza a gritarle que no dejaría que su hija se muera, que lucharía para que Kate salga bien de la cirugía. Es aquí cuando la asistente refiere que la muerte es un proceso normal e interroga a Sara acerca respecto si sabía qué era lo que en realidad Kate quería, si alguna vez se lo había preguntado a su hija. A lo que Sara gritando y enojada responde que eso no le importa, que si o si van a hacer la operación.
Otras de las escenas que es necesario mencionar, se relaciona con el momento anterior. Kate internada y sabiendo que el tiempo se acababa, pide por varios días querer ir a la playa, Brian se entera y decide preguntarle al médico para obtener el permiso de este, quien dice que sí. Brian, Jesse y Kate pasan a buscar a Anna por su escuela y van los cuatro a la casa para buscar algunas cosas e ir a la playa. AL llegar Sara se percata de la intención de Brian a quien acusa de querer matar a su hija con esa acción. Descontrolada y agresiva golpea la camioneta y a su esposo y lo amenaza con divorciarse si no lleva de nuevo a Kate al hospital. Brian no hace caso alguno y la invita con ellos a la playa dado que era el único deseo de Kate. Sara no deja de lado su enojo y continúa en su postura. Luego de un tiempo se los ve a Brian con sus tres hijos en la playa, disfrutando del momento, alegres y se la ve a Sara llegar y sumarse a la familia.
Sigue transcurriendo el film y Sara decide llevar a cabo su propia defensa durante el juicio, dado que no hubo arreglo previo entre ella y el abogado que representaba a Anna.
Es así como se llega al juicio. Van exponiendo su declaración todos los médicos que habían visto el caso de Kate y hablaban de algunos de los beneficios de recibir el riñón de Anna. En ningún momento alguno mencionó los riesgos de ésta última durante la cirugía y de cómo vivir con un solo riñón afectaría su calidad de vida. Se la llama a declarar a Sara y se le pregunta desde cuando Anna estaba donándole sangre, linfocitos, granulocitos, médula ósea etc. a Kate, a lo que la madre responde “desde recién nacida”. Continúa el interrogatorio y Sara cuenta como entre las enfermeras tuvieron que sujetar a Anna de pequeña para someterla a la intervención de extraerle médula ósea, durante este discurso el Abogado le pide que describa el procedimiento. Éste consistió en clavarle en las caderas agujas de una dimensión considerable para extraerle el material que necesitaban y así prolongar la vida de Kate, este procedimiento tuvo sus consecuencias dado que Anna sufrió una infección por la que estuvo hospitalizada. El abogado pregunta a Sara por la historia médica y automáticamente ella responde en función de Kate, es aquí cuando el abogado le recuerda que están en el juicio por Anna y dado que Sara no sabe qué responder, la acusa de no conocer la historia médica de ésta. Es así que el abogado empieza a enumerar las veces que Anna había estado internada desde su nacimiento, todo lo que le habían extraído de su cuerpo y las complicaciones que a raíz de esto había tenido con el fin de salvarle la vida a Kate. Termina esta enumeración preguntándole a Sara si no cree ella que había llegado demasiado lejos, Sara no responde. Vuelve a preguntarle si esto no era demasiado y Sara se justifica que todo lo que había hecho era para salvar a Kate. Sara sigue justificando sus decisiones agregando que la enferma en la familia es Kate, a lo que el abogado le dice que entonces para ella todo resulta ser una cuestión de prioridades, arriesgar la salud de una por la otra radica solo en esa cuestión. Sara agrega que si solo se ven sus acciones desde el punto de Anna, obvio que eran espantosas porque a nadie le gusta que lo pinchen con agujas y estar internado, pero por eso no podían decir que ella era mala madre dado que para cualquier madre es mucho más espantoso enterrar a su hija que a tenerla enferma. El abogado pregunta si ella defiende a su familia con sus acciones y Sara responde que sí, que es su trabajo como madre defender a Kate, por lo que entonces el abogado pregunta quien defiende a Anna y ocurre un silencio.
Se la llama a declarar a Anna, en el trascurso de su declaración, Jesse decide irrumpir en el juicio y gritarle en la cara a Sara el motivo por el cual Anna había decidido denunciarla. Jesse cuenta que todo había sido ideado por Kate dado que ella sabía bien en qué condiciones se encontraba su enfermedad y sabía además que no resistiría a la cirugía, por lo que no tenían que someter a Anna a eso. Jesse le dice a la madre que es Kate quien se quiere morir, cosa que Sara niega y dice que es mentira. Jesse agrega que todos saben que su hermana se está muriendo y le dice a su madre “tú la amas tanto que no la quieres soltar. Es hora mamá, Kate está lista”. Sara responde que eso no es verdad dado que si fuese cierto Kate se lo habría dicho, Brian le responde “ella te lo dijo un millón de veces y no lo quisiste oír”.
La próxima escena trascurre en la habitación del hospital de Kate. Ella pide que su familia se retire, agrega que los ama a todos pero quería hablar con su madre. Kate le pregunta si está enojada con ella y Sara responde que no con ella, que simplemente está enojada y que lo importante era que guarde fuerzas para la cirugía. Es aquí cuando Kate le da un libro que ella misma había hecho con todas escenas, fotografías y dibujos acerca de la vida de ellas dos. Al final del mismo había un cartel en donde Kate había escrito “will be waiting” (“te voy a estar esperando”). Kate le pregunta a Sara si ella recuerda un campamento en el que Kate tenía mucho miedo de extrañar a su familia a lo que Sara le había dicho de niña que cuando suba al micro se siente del lado de la ventanilla así en el recorrido podía mirar para atrás y verlos a todos ellos. Kate pregunta si Sara recuerda esto y le dice que ahora ella tomaría el mismo asiento. Kate le dice que a su madre que va a estar bien, que va a estar bien sin ella (sin Kate) y se lo prometía. Sara irrumpe en llanto sin consuelo y la escena concluye con Kate avanzando y consolando a su mamá. Esa misma noche y así juntas, Kate dejó de respirar.

En base a este recorte pueden situarse diferentes cuestiones, por un lado tenemos el orden de la determinación. Orden que queda fuera del campo del control del sujeto. Determinismo se refiere a aquellas marcas que recaen sobre la historia de un sujeto, remiten a la necesidad. Son los acontecimientos, o marcas inexorables sobre las que no se puede elegir. Respecto a Sara encontramos la determinación en cuanto a la enfermedad y todo lo que para ella significa el “deber hacer” de una madre respecto a la enfermedad de su hija; es necesidad del orden situacional, tiene que ver con las circunstancias por la que tiene que pasar Sara al enterarse del diagnóstico de su hija; como su profesión la determina también en otros aspectos de su vida, en este caso en la manera de afrontar el pronostico de Kate. En si podemos expresar que son marcas en su historia sobre las que no tuvo control ni elección alguna y pero que hacen a su subjetividad.
Por otro lado podemos ubicar el orden del campo del azar, que remite a las categorías de lo casual, lo fortuito, lo accidental. El azar al igual que la determinación son órdenes ajenos al Sujeto. Respecto a Sara podríamos ubicar que es azaroso el hecho de que su hija enferme de cáncer, pero fundamentalmente se pude ubicar en relación al azar la manera en que Sara percató que algo en su pequeña hija no estaba bien, fue azaroso el momento en el que la madre descubre las manchas en el cuerpo de la niña. Así como también lo fue el haber dado con aquel médico para la atención de Kate, médico que más adelante será quien aconseje diseñar genéticamente un bebé con el fin de salvarle la vida a su hija.
Es importante destacar que, si bien la determinación y el azar dejan fuera el campo de la elección subjetiva, son dos circunstancias ajenas a la órbita del sujeto, y éste se hace presente respecto de cómo queda posicionado frente a ello que lo determina o aquello que le sucede. “Eso inesperado e impensado que le ha sucedido -al sujeto- lo toca de cerca (…) falta una segunda vuelta, que recorte la posición del sujeto…” y agrega “Invocar el azar, lo determinado, como principio, no es más liberador de la alienación del Sujeto, porque en esa forma se borra el Sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto.” Aparece la responsabilidad pero ¿de qué hablamos cuando nos referimos a responsabilidad? En principio cabe la distinción entre lo que se llama responsabilidad jurídica o social, cuya esencia tiene que ver con aquello que pertenece al orden de la moral, de aquello que llamamos responsabilidad subjetiva. “Se trata de dos modos distintos para el sujeto de confrontarse al campo de la responsabilidad. Es en este punto donde la ética nos interpela ” Hay una hiancia, una grieta que se abre entre el determinismo y el azar y es precisamente allí donde se pone en juego el campo de la responsabilidad subjetiva. Es decir: la posición que toma el sujeto respecto de esas marcas que lo determinan. Con relación a esto podemos indicar que Sara durante casi todo el transcurso del film, en relación a lo sucedido con su hija, no se cuestiona nada respecto de las acciones que llevó a cabo con Anna con el objetivo final de salvar la vida de Kate. Justifica su acción, como si no le quedara otra salida que diseñar un bebé genéticamente igual a Kate para salvarle la vida al costo que sea. Hecho que le valió la denuncia de su propia hija, Anna, pero que hasta el momento no le generó ninguna pregunta sobre su acción, ella hizo lo correcto, lo que se debería hacer cualquier madre y mantiene esta postura. Es así como la responsabilidad subjetiva intima al sujeto más allá de las fronteras de la dimensión del YO, inscribiéndose en la noción de sujeto como sujeto del inconsciente que propone el psicoanálisis.
Con relación a esto podríamos también ubicar en este momento la existencia del efecto particularista en Sara, por el hecho de pretender que un rasgo particular devenga universal. Durante el juicio, ante el interrogatorio del abogado de Anna, Sara señala que todos los procedimientos y sus riegos a los que fue sometida Anna desde su nacimiento fueron estrictamente necesarios para salvar la vida de Kate, aún a costa de los efectos secundarios y complicaciones, deja entrever que actuó como toda madre lo haría, dado que no niega que si solo se evalúan sus acciones desde y solo desde el punto de vista de Anna, estás hallan sido espantosas. No obstante inmediatamente agrega que mucho más espantoso para una madre es enterrar a su hija. Sara estaría ubicando a todas las madres dentro de su campo de valores morales, dentro de su eje particular; como si todas las madres actuarían de la misma forma ante la misma situación, ante la pregunta del abogado si es necesario arriesgar la salud de una niña por la de la otra, Sara responde que si, por lo que nuevamente el abogado de forma tenaz incita que entonces es todo cuestión de prioridades, a lo que Sara responde obviamente también que si y que la prioridad entre Kate y Anna la tiene la primera dado que es la enferma, siendo esto para ella lo que haría cualquier madre dado que según Sara, para todas las madres es menos espantoso someter a procedimientos arriesgados a una criatura recién nacida con el fin de salvar la vida de su hermana mayor, que la muerte de una hija enferma de leucemia.
La escena continúa con el abogado y Sara cada vez más elevando el nivel de agresividad del interrogatorio. Él pregunta por la historia médica de la hija de Sara y ella intuitivamente responde acerca de Kate, el abogado le recuerda que están en el juicio por Anna y aclara que su pregunta apunta a la historia médica de ella, quedando ante esta situación Sara sin respuesta. Se vuelve a preguntar si ella es quien defiende a su familia y dice que si, pregunta si defiende a Kate y responde que si, pero ante la pregunta de quien defiende a Anna, Sara no responde. Es necesario describir brevemente esta situación para poder entender el “giro” que toma durante el juicio el film. Es en este momento donde se la llama a declarar a Anna, se produce una discusión entre ella y Sara por lo que Jesse decide revelar el secreto de los tres hermanos y comunicar que el juicio había sido ideado por Kate porque ella quería morir. Sara se sorprende y niega rotundamente esto, incluso dice que Kate si en verdad hubiese elegido morir se lo hubiera dicho a ella, a lo que la respuesta de todos los miembros de la familia fue “te le dijo un millón de veces y no la quisiste oír”. Acá claramente se cegó aquella grieta, aquella hiancia que daría paso a la responsabilidad subjetiva. Oscar D´Amore en su texto “Responsabilidad subjetiva y culpa” explica que la culpa, la proyección, la negación son mecanismos que juegan el papel de reverso de la responsabilidad. Allí donde hay culpa o negación, el Sujeto escapa de la responsabilidad que le toca sobre sus marcas, sobre su deseo. Sin embargo estos mecanismos, llevan al camino de la responsabilidad, sabemos que aquello que se niega insiste, nos interpela. Estamos en pleno circuito de la responsabilidad.
Dicho circuito implica un movimiento de tres tiempos: señalaremos para comenzar un primer tiempo que implica “un personaje que realiza una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los objetivos para los cuáles fue concebida…” . Tenemos aquí un sujeto afirmado en su decisión. Este es un tiempo en donde el universo particular se mantiene en las certidumbres del YO. Respecto a Sara podemos reconocer su universo particular, su sistema de valores morales, en aquellos momentos donde hace todo lo que esté a su alcance y más también para salvar la vida de Kate. Como tiempo 1 podría ubicarse dar a luz a un bebé (Anna) genéticamente diseñado con el mero objetivo de salvar a su hermana. Sobre este fin de prolongar, salvar o curar a Kate se agotan sus acciones.
Luego ocurre algo que resignifica retroactivamente el tiempo 1, algo que interpela aquello ocurrido, un tiempo 2 donde el sujeto “recibe de la realidad indicadores que lo ponen sobre aviso que algo anduvo mal. Las cosas fueron más allá de lo esperado. El sujeto se ve interpelado por esos elementos disonantes. Algo de esa diferencia le pertenece” . Como respuesta a la interpelación podemos encontrar la culpa (sentimiento de culpa), la negación, la proyección, todas defensas que hablan de que el Sujeto no se ha responsabilizado aún, sigue ubicado en el campo de la moral, de lo particular. O bien, podemos encontrar un cambio de posición subjetiva, un tiempo 3: el tiempo de la responsabilidad subjetiva, donde el Sujeto responde por su deseo inconsciente puesto en juego en aquel acto.
Dentro de este circuito de la responsabilidad, se puede ubicar como tiempo 2 la escena del juicio mencionada anteriormente. Sara es interpelada en varios momentos de su declaración, ante los cuales no tiene respuesta, pero fundamentalmente es interpelada en el momento en que Jesse le hace ver que Kate ya está lista para morir y que ella es quien debe soltarla, le hace ver que el juicio fue la única salida de Kate para poder “decirle” su decisión y a su vez que por primera vez Sara la “escuche” porque se lo había dicho “un millón de veces”. Aquí algo del universo particular de Sara se quiebra, Jesse la enfrenta con su deseo, con aquello que se escapa de su universo particular: ¿Kate quiere vivir o yo quiero que viva? ¿Qué soy como madre? ¿Mantener a Kate al costo de Anna?. Luego de esta escena vemos los efectos de esta interpelación en el tiempo 2; Sara no habla, se enoja, se la ve sorprendida y disgustada, es más la única sorprendida resulta ser ella misma. “Dado un tiempo 2, el de la interpelación, la ligadura al tiempo 1 es ya una obligación a responder pues la interpelación exige respuesta. No hay forma de no responder…”
Sara podría, sólo, haberse sentido culpable; podría haber seguido negando su posición como sujeto del inconsciente en el tiempo 1, en la elección que tomó al diseñar genéticamente a Anna con el objetivo de salvar a Kate; podría haber seguido sin pensar en su responsabilidad subjetiva, sin responder a las consecuencias que se dieron por su acto, por su posición de sujeto de deseo. Esto es lo que Sara desconocía hasta el momento, de lo que prefería no enterarse. La responsabilidad subjetiva es esa relación ética del sujeto al deseo, pero es más fácil desligarse del asunto, no querer saber nada de ello. Es importante aquí señalar que hay una diferencia entre sentirse culpable, que es propio de una respuesta neurótica que obtura la dimensión subjetiva, y la culpa, en relación a que uno es culpable por desear, uno tiene que saldar esa deuda en el sentido de reconocerse culpable por aquello que hace y dice como sujeto de deseo; la culpa y la responsabilidad subjetiva están íntimamente ligadas.
Pero nuestro personaje “hace algo”, actúa, decide dando lugar a un acto ético, deja de lado su supuesta “obligación”, su “deber de madre”, su poder, sus miedos y enfrenta a su hija, o más bien, digamos, a su deseo. Luego del juicio, estando en el hospital, Kate le pregunta si está enojada con ella y Sara responde que no con ella (con Kate) pero si que está enojada. Kate le regala un libro con imágenes de toda la vida que habían compartido ambas y en donde al final del mismo aparece la foto de un lugar paradisíaco en donde Kate había escrito encima “Will be waiting” (Te estaré esperando). Le narra el día de su campamento cuando era niña y lo que le había dicho Sara para que Kate no los extrañe. En una complicidad de miradas Kate le dice que ahora va a agarrar el mismo asiento y que ella (por Sara) va a estar bien. Kate le deja ver que es hora y está lista, que es Sara quien tiene que dejarla ir. Sara irrumpe por primera vez en un llanto desconsolado y la escena concluye con Kate abrazando y consolando a su madre. Con este acto podemos ubicar un tiempo 3 en Sara. Y consecuentemente con su acción, Sara no es la misma mujer que a comienzos del film. Podemos ubicar allí un verdadero efecto de la responsabilidad subjetiva. Con ese abrazo puede leerse un cambio en Sara, no hablamos de cambio de conducta, es más, ella sigue con la idea que de Kate se someta a la cirugía en donde Anna le cedería el riñón. Hablamos de un cambio a partir de reconocerse como sujeto del inconsciente, como sujeto del deseo y responder en consecuencia, “cambio frente a las circunstancias (,,,) no se trata de un mecanismo conciente ni voluntario” No podemos decir que Sara actuó dando una respuesta moral, porque ella ya, en este tercer tiempo, no es la misma que antes, no eligió ir al choque con su hija y discutir acerca de su elección de querer morir, no trata de disuadirla de esto como lo hizo en otras oportunidades sino que decidió por primera vez escuchar y respetar la elección de Kate. Decidió soltarla, idea que nunca había contemplado en su universo.
En relación a poder plantear una Hipótesis clínica, hipótesis que se desprende de nuestro análisis, que se revela desde lo latente. Sara fue interpelada en el momento del juicio, donde por primera vez se enfrentó con el pensamiento de toda la familia en relación a la enfermedad de Kate. Pensamiento completamente diferente a Sara, donde sus valores morales no eran los mismos que el resto y en especial no eran los mismos que los de Anna y Kate. Con la interpelación el universo particular se Sara se desplomó, se produjo en el un quiebre. La misma interpelación hace dudar el fantasma que sostenía la propia maternidad de Sara. Su profesión se extrapolaba en el resto de su vida, en su familia, en las acciones cotidianas en todo. Desde un primer momento, con la idea de concebir a Anna para salvar a Kate, abandonar su profesión, no darse cuenta de la dislexia de Jesse, descuidar su matrimonio, y simplemente abocarse a un cuidado total de Kate, Sara se posiciona frente a la enfermedad de su hija de la misma manera que lo haría con alguno de sus casos. Es Sara quien en realidad no acepta la idea del cáncer, es ella quien en realidad tiene miedo pero no por su hija, sino por ella misma. Sara no se permite como madre fallar y dejar que la enfermedad venza a Kate, decide ella misma luchar las batallas de Kate y no acepta rendirse, no acepta perder el “caso” más difícil que le tocó a lo largo de su vida, Sara vive la leucemia de Kate como un caso al que “debe” ganar. Con la escena en donde Sara se quiebra en llanto y Kate la consuela abrazándola, se ve el reposiciónamiento subjetivo de Sara respecto a la situación. Sara deja ver que se da cuenta de lo lejos que llegó con Anna y además con el resto de su vida con tal de salvar a Kate. Sara se da cuenta que a pesar de sus esfuerzos su hija era la que elegía no seguir viviendo así, por lo que por primera vez Sara se muestra “barrada”; donde la escena la convoca a un lugar de madre desde otra posición. Así es como esta se vio enfrentada a su deseo inconsciente, el cual podríamos pensar está en relación al miedo a la muerte. Miedo a la muerte que tal vez tenga más que ver no con la muerte de Kate, sino con su propia muerte, lo que la mostraría barrada, no poderosa, incapaz de luchar contra todo, lo que la mostraría vencida y es lo que Sara justamente no se permite. Es por este deseo por el que el Sujeto debe hacerse responsable, debe responder.
Al final del film Sara logra cambiar su posición subjetiva respecto de su historia, una singularidad en situación se produce; hay un “horizonte en quiebra”, un cambio, un plus respecto de lo anterior. Se extienden los límites del universo en cuestión. Hay un despliegue simbólico de este sujeto. Cae lo preexistente, se amplía el universo. Se abre una respuesta, el efecto-sujeto, que es una respuesta a la interpelación, pero diferente de la del tiempo 2, donde justificaba su acción. Ahora es el tiempo 3, el de la responsabilidad, nos introducimos en una dimensión ética donde lo singular se abre paso. Responsabilidad subjetiva que recae sobre el sujeto del inconsciente. “El campo de la responsabilidad subjetiva confronta al sujeto con aquello que perteneciéndole le es ajeno” Es decir, el sujeto responsable de sus marcas, de los determinismos, de los avatares del azar que han recaído sobre él. Si bien el Sujeto no elige aquello que le toca, es responsable de la posición que adopta frente a ello. “El alcance de responsabilidad será muy distinto. La pregunta por la responsabilidad no supone un cuestionamiento a la persona sino la interpelación al sujeto. Se trata, evidentemente, del deseo inconsciente…” El Sujeto de este trabajo, es el Sujeto del inconsciente, que no es autónomo, esta, precisamente, “sujeto” de su inconsciente. De esta forma, “el determinismo inconsciente hace al Sujeto responsable por definición”
Bibliografía
 Aduco. Nadia y Ceci, Paola: “Acerca de la tragedia, el deseo y el circuito de la responsabilidad”, en http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/071_etica/eticaycine_oct06_web/Textos/troya.htm.
 D Amore, Oscar. Responsabilidad subjetiva y culpa en, “La transmisión de la ética clínica y deontología”.
 Domínguez, M. E.: (2007) "El acto de juzgar entre el dilema y el problema ético". Inédito. Ficha de cátedra www.psi.uba.ar
 Fariña, J. (1992). Ética profesional. Dossier bibliográfico en salud mental y derechos humanos. Acápite 3.3: el status de la responsabilidad sobre los actos.
 Gutiérrez, C; Michel Fariña, J. J: “Veinte años son nada”
 Lewkowisz, I. (1998). Particular, Universal, Singular. En Ética: un horizonte en quiebra. Cap. III. Eudeba, Buenos Aires.
 Michel Fariña, J. J: “The Truman Show”, en Ética y cine, Eudeba/JVE, Buenos Aires, 2000.
 Mosca, J.C.: “Responsabilidad: otro nombre del sujeto”, en Ética: un horizonte en quiebra, cap. 8, Eudeba, Buenos Aires, 1998. Págs. 120 y 124.
Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
 Salomone, G: “El sujeto autónomo y la responsabilidad”, en: Salomone, G; Domínguez, M. E: La Transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. 1. Ed. Letra Viva. Buenos Aires, 2006. Pág. 106



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: