Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2009 > La historia oficial >

por 

2º Parcial – Psicología, Ética y Derechos Humanos.
Película: “La historia oficial” – 1985 – Luís Puenzo

Trataré de ubicar en el material fílmico utilizado los 3 momentos lógicos del circuito de la responsabilidad; así también como los factores de necesidad y azar quienes explican las vicisitudes del hombre, donde éste no puede anticiparse ni intervenir. Finalmente a partir de los 2 primeros tiempos estableceré una hipótesis clínica.

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

La película se desarrolla en el año 1983, en el mes de marzo mas precisamente, mostrando los últimos meses de la dictadura militar argentina y la guerra de Malvinas; donde la sociedad comienza a hacerse eco de los crímenes y violaciones a los dd.hh que se llevaron a cabo durante el 76 y el 83 a través de los medios de comunicación y las masivas movilizaciones para dar con el paradero de los desaparecidos.

Universo simbólico:
Profesora de historia que dicta su materia atada a las concepciones oficiales de los hechos, algo poco revisionista y nada crítico. Esposa de un empresario ligado al gobierno de facto, con una sólida posición económica, Alicia es madre de una niña adoptiva ya que ella es estéril. Perteneciente a una clase acomodada, dedicada a su hija y su buen empleo, poco sabe Alicia del trabajo de su marido, de los crímenes de la dictadura y de muchas cuestiones que pasan frente a sus ojos sin que ella se entere. Alicia nunca pregunta nada; su marido la intima a no pensar ni preguntarle sobre determinados hechos, por ejemplo: la llegada de Gabi, la hija adoptiva de ambos.
El eje particular se sostiene en estas funciones de Alicia de ser una buena madre, una recta profesora de historia, que parece resistirse a que los alumnos inicien una mirada crítica sobre la materia que dicta, y esposa ejemplar en un matrimonio respetado y prolijo.

Cabe agregar también el dato de que Alicia perdió a sus dos padres en un accidente siendo muy niña, casi tenia la edad de su hija. Durante muchos años su abuela le hizo creer que sus padres estaban de viaje y escribía cartas simulando que las escribían los fallecidos, Alicia los seguía esperando en la mecedora de su abuela, cuenta ella, y pensaba que éstos la habían abandonado; de grande conoció la noticia del fallecimiento de ambos y una vez que vio la tumba de sus padres pudo comenzar a perdonarlos por ese abandono.

Circuito de la responsabilidad:

T1: En este primer tiempo del circuito de la responsabilidad, que es cuando “el personaje lleva adelante una conducta con determinados fines, en el supuesto de que su accionar se agota en los motivos para los cuales fue concebida” , ubico el momento de la adopción de la niña por parte de Alicia y Roberto, su marido. En este período Alicia sabe que nada puede preguntar sobre cómo fue que la niña llego a sus manos, por pedido de su marido, ella sabe que de ese tema no se puede hablar, la protagonista convive con esa duda, con ese interrogante. Alicia tampoco se plantea preguntar algo porque sabe que su marido jamás le respondería. Hasta acá encuentro el tiempo 1 del circuito.

T2: Para la fecha del cumpleaños nº 5 de la niña, Alicia se encuentra con una vieja amiga, Ana, a quien hacía años no veía. Alicia le pregunta cómo fue que se marchó de viaje tan rápido sin tan siquiera avisarle y cuál fue el motivo de ese viaje. Su amiga le cuenta que fue detenida por los militares y éstos la obligaron a dejar el país una vez que la liberaron, cuenta además que fue víctima de una infinidad de torturas físicas y psíquicas, y que en el lugar donde permaneció detenida por casi 2 meses, había mujeres embarazadas a quienes les sacaban sus bebes y se lo daban a otras familias:
Ana: - “Había mujeres embarazadas que perdían allí sus hijos y otras que se las llevaban pero volvían solas, porque al chico se lo daban a esas familias que los compran sin preguntar de donde vienen”.
Alicia se sobresalta inmediatamente y su rostro muestra una evidente expresión de sorpresa ante el comentario de su amiga, Alicia responde exaltada: - “y por qué me decís esto a mi?”. Si bien pretende con esto no enfrentar lo que se le presenta, sucede que algo irrumpe en ese momento, algo que ella no esperaba. Pudo así haber vacilado momentáneamente, ante la necesidad de ser una buena madre la obligaría a rechazar los dichos de su amiga escapando al a respuesta.

Para articular los ejes universal – singular, podría pensarse que esta situación puntual que atraviesa a Alicia ante el comentario de su amiga, hace que ese universo particular, simbólico, que la sostiene en la vida se vuelva un tanto inconsistente, podemos decir que la hace tambalear este universo y es ahí donde a ella se le comienza a plantear un interrogante que nunca se hizo.
Alicia se ve conmovida dese este momento y le pregunta al marido acerca del origen de la niña

Es a partir de este momento en donde considero oportuno ubicar el paso al tiempo 2, tiempo en el que no se cuestiona a la persona en sí, sino al Sujeto del inconsciente.
La frase que pronuncia su amiga: “sin preguntar de donde vienen” toca especialmente a Alicia y la sorprende de alguna manera, creo que es una frase que la interpela por su acción de nunca haber preguntado ni haberse preguntado ella por el verdadero origen de la niña. Es a partir de acá donde la protagonista comienza a cuestionarse el hecho de nunca haber preguntado nada, contrayendo así esa deuda que obliga a que responda ante esta interpelación.
Encuentro en esta frase antedicha el primero de los “llamados de atención “que se le hacen a Alicia, ya que luego, a lo largo de la película le siguen otros tantos más, se la sigue interpelando a lo largo del film lo que hace que Alicia responda de una manera. Ella comience a investigar el origen verdadero de la niña para luego enterarse que en realidad su hija es hija de una desaparecida.

La protagonista responde a la interpelación que se le presenta y no de manera evasiva ni con la intención de negar los hechos, bien podría decir que es cuestión de azar que justo su hija sea la hija de una desaparecida atribuyendo una casualidad a la coincidencia de las fechas, o podría aducir que la adopción fue legal y no hay nada que cuestionarse; podría negarse a aceptar la posibilidad de que la madre biológica de la nena en realidad no quería entregarla; Alicia hubiese podido decir que su amiga Ana no sabía bien de lo que hablaba porque estaba en una situación límite.
Lejos de dar respuesta desde estos argumentos renegadores y evasivos, Alicia escucha estas interpelaciones y no mira para el costado en pos de una consistencia yoica, y ahorrándose la angustia.
Como madre podría no escuchar todo lo que sucede a su alrededor a fin de mantener consigo a su hija y no resignar semejante vínculo para devolver la niña a su familia original.

La protagonista esta dispuesta a resignar ese vínculo con su hija para darle su verdadera identidad, el hecho de buscar los orígenes de la niña, encontrar a su verdadera abuela y cederle la posibilidad de restituirle a su nieta contempla la apertura hacia un tiempo 3 en el que prima la verdad.
Alicia no esta dispuesta a negarle una verdad a la hija, y es por eso que renuncia al vínculo, renuncia a seguir creyendo lo que le dicen y renuncia a esa posición pasiva de no preguntar ni cuestionarse.
Su universo previo se ve trastocado por este particular que irrumpe y la lleva a tomar una decisión, y así lo expresa: -“es raro, muy raro por que yo siempre pensé que yo era capaz de cualquier cosa con tal de no perder nada de lo que creía, que iba a ser capaz de cualquier cosa con tal de… con tal de que todo quedara como estaba, que raro, no? De no perder lo que amo, y no pude.
Alicia permitió que se le mintiera a lo largo de casi toda su vida y nunca se preguntó acerca de lo que sucedía a su alrededor, permaneció durmiendo en los signos de un guión ajeno, y este tiempo 3 es claramente el momento del despertar que la modifica en su condición de Sujeto, que le otorga una nueva mirada y una posibilidad de por fin saber que es lo que pasa, cuestionando y cuestionándose, renunciando a una posición facilista de creer fehacientemente lo que se presenta como verdad y dando paso a una nueva posición crítica.

Desde una mirada que apunte a la responsabilidad moral, se podría decir que la protagonista de esta historia hizo lo correcto y lo esperable ya que a simple vista Alicia “se hace cargo” de lo que pasa y responde ante esto. Desde mi posición infiero que Alicia logró responder desde lo que llamamos responsabilidad subjetiva ante la interpelación externa que irrumpió y la hizo responder como sujeto, desde su deseo inconciente.

Hipótesis Clínica:
La hipótesis clínica será l oque nos permita revelar, a partir de lo analizado en el segundo tiempo, el deseo inconciente de Alicia, que fue llamado a responder y que convoca, en el caso de nuestra protagonista, a dar una respuesta que esté dentro del terreno de la responsabilidad subjetiva, lo cual supone la intervención del sujeto del deseo.
Esta tipo de respuesta no consiste en un cambio radical de conducta ni mucho menos, sino que hace referencia a un nuevo posicionamiento subjetivo que es consecuente e implica a su deseo inconciente.
Este cambio de posición subjetiva en Alicia se verá marcado por la búsqueda de una verdad que siempre se la ha sido negada, y por la interrogación del a realidad tal como se la quieren mostar. Alicia ha sido responsable, a lo largo de su vida, de no haberse cuestionado nunca nada de esto, pero hace un viraje en el que intenta “salirse del lugar paralizante desenmascarando lo clandestino”. 1
La protagonista no permitirá que su hija pase por lo mismo que ella cuando fue niña, no esta dispuesta a aceptar que a la niña se le ofrezca una realidad falsa en la que cualquier cuestionamiento esté prohibido y las respuestas no existan o sean negadas por quien intentase falsear la historia.

1 – Ulloa “La ética del analista ante lo siniestro”. Pág. 2

Bibliografía de consulta:

-  Alejandro Ariel, “La responsabilidad ante el aborto” Clase teórica dictada por Alejandro Ariel el 16 de Junio de 2001.
-  Lo Giúdice y Olivares, “Identidad y Responsabilidad”
-  Ulloa, “La ética del analista ante lo siniestro”.
-  Juan Jorge Michel Fariña y Carlos Gutiérrez “Veinte años no son nada”.
-  Juan Jorge Michel Fariña, “The Truman Show”. Versión resumida de la clase dictada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNLZ, el lunes 8 de Noviembre de 1999.
-  Ignacio Lewcowicz, “Particular, Universal, Singular”,

*Citas textuales:

-  Ulloa, “La ética del analista ante lo siniestro”, Pág. 2.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: