Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > La lengua de las mariposas >

por 

U. B. A

Facultad de Psicología
Ética y Derechos Humanos

Cátedra II: Fariña, Juan Jorge

• Ayudante de Trabajos Prácticos: Prof. Noailles ,Gervasio

• Alumna: Gómez Massarini, Lucía (LU 32593290 )

• Comisión: 8 Miércoles 21:15-23:00 horas

• Fecha de Entrega: Miércoles 9 de Junio de 2010

• Película analizada: “ La Lengua de las Mariposas”

Primer Cuatrimestre, Año 2010

“La lengua de las mariposas”

Introducción

“La lengua de las mariposas” es una película de origen español, ambientada en los momentos precedentes a la Guerra Civil Española (primavera del año 1936). Cuenta la historia de un niño, de aproximadamente 7 años, Moncho, quien luego de un tiempo de estar encerrado en su casa debido a un problema respiratorio, comienza la escuela. Al principio Mocho se presenta asustado, con miedo de que el maestro le pegue, ya que su padre le había contado algunas historias que lo habían asustado. Luego de asistir a la escuela, comprueba que su maestro lejos de ser una persona capaz de pegarle, es una persona buena y sensible. A lo largo de la película el maestro, Don Gregorio, un hombre republicano y liberal a punto de jubilarse, le enseña al niño cosas relacionadas con la naturaleza, la poesía, la vida y el amor. Las enseñanzas de éste llevan un mensaje de libertad, esto es lo que él pretende enseñar e inculcar a sus alumnos. Si bien sus clases no son de política, en ellas se filtra este mensaje, este llamado a la libertad. En el transcurso del film, Moncho y Don Gregorio comparten muchas cosas juntos y forman un vínculo muy fuerte. El maestro se jubila, pero allí no termina su relación con Moncho, con quien sigue yendo al campo a cazar bichos y sigue transmitiéndole sus conocimientos.
Al final de la película, la guerra es declarada, los republicanos son capturados y mandados a matar. La familia de Moncho oculta las tendencias republicanas del padre, quemando todos los papeles que lo comprometan. A la mañana asisten a la plaza, donde está reunido todo el pueblo. Comienza el desfile de los republicanos capturados y la gente comienza a gritarles: “ateos”, “rojos”, “traidores”, para mostrar su conformidad con los nacionalistas. La madre de Moncho grita y le pide a su familia que también lo haga. El padre con los ojos llenos de lágrimas grita, junto con la madre.
La última escena es conmovedora, el último capturado en aparecer es Gregorio, que vestía un traje nuevo que le había regalado el padre de Moncho. La madre le dice al niño que grite. Puede verse en el rostro del niño un gesto de sorpresa y tristeza al ver al maestro. Él luego de unos segundos le grita: “rojo”, “ateo”. Luego de enunciar esas palabras, el niño corre el camión donde se llevaban a Don Gregorio y de su boca se escapan las palabras “Tilonorrinco”, “Espiritrompa”. La película concluye con esta escena, el niño gritando esas palabras y con un rostro empapado de tristeza.

Una lectura del comentario: Hipótesis
De la lectura del comentario de la película realizado por Ormart, Elizabeth, se desprende que el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva es Moncho, el niño de siete años protagonista de la película.
La hipótesis propuesta tiene que ver con la última parte del film, en relación a la escena de la plaza cuando desfilan los capturados y el pueblo les grita: “rojos”, “ateos”, “traidores”, para mostrar su conformidad con los nacionalistas. El último capturado en aparecer es el maestro Don Gregorio. En esta escena la madre, le dice a Moncho que le grite.
La hipótesis se plantea en relación a este momento. La autora se pregunta en este punto si se puede pensar la responsabilidad. Es decir si frente a esta situación hay opciones para la elección de Moncho, si hay un espacio de libertad donde se pueda jugar algo del sujeto. “… Si suponemos que el niño, por la etapa evolutiva que atraviesa, por el temor al castigo, o por solidaridad con su familia, no puede elegir; entonces no tiene sentido plantearse un dilema ético alguno. Si consideramos en cambio, que hay un pequeño margen para la libertad en el pequeño Moncho, entonces la pregunta tiene lugar…”
A lo largo de la película el niño se muestra muy interesado por conocer cosas nuevas, por explorar. Encuentra en su maestro un referente importante. Al ingresar a la escuela abandona su interés en ser monaguillo y se aboca a explorar el mundo de la mano de Don Gregorio. En el momento de la escena final y frente al pedido de la madre, Moncho insulta a su maestro: “rojo”, “ateo”, esta acción, según el comentario analizado, está determinada por el temor del niño a perder el amor de su madre y el temor al castigo. Gritando esas palabras el niño se asegura el amor de su madre, responde acorde al requerimiento de ésta. Es decir que este es el deseo que se pondría en juego en esa situación a modo de hipótesis: un deseo de amor a la madre.
Con respecto a una hipótesis clínica, vinculada a un deseo inconsciente que se exprese en esa situación es difícil de ubicarlo, ya que lo único que se desprende es que el niño actúa acorde a lo que le solicita la madre y por amor a ésta.
Lo que se puede ubicar es que en este caso hubo margen de libertad, por lo que se jugó algo de la responsabilidad subjetiva en Moncho. La situación que se plantea no está determinada totalmente por la necesidad, ni totalmente por el azar, hay un margen para la responsabilidad subjetiva. Moncho está ahí, en esa situación, presionado por su madre y entendiendo que no puede expresarse en contra del sistema dado que la situación no se lo permite. En un primer momento el niño responde de acuerdo a su deseo de amor a la madre, insulta al maestro. Pero luego reacciona, “escucha sus palabras”, mira a su maestro y no conserva una posición pasiva de obediencia. Su respuesta posterior va más allá de esto. Al ver a su maestro en el camión que se lo llevaba, dice algo más. Un acto que deja ver la dimensión del sujeto, dos palabras que expresan el amor por Gregorio. “Tilonorrinco”, “Espiritrompa”, son palabras que expresan, por sobre la brutal interrupción de la libertad que implicó la Guerra Civil, esa libertad que pretendía inculcar aquel maestro en sus alumnos. Se puede decir que la enseñanza del maestro llegó a Moncho, quien mostró su libertad en el momento en que las enunció.
En este punto el niño logra diferenciarse del discurso de la madre, logra hacer y ser algo distinto a lo esperado. Esto se expresa en la última escena, donde Moncho muestra su apoyo al discurso liberal del maestro

Circuito de la responsabilidad
A partir de lo dicho y partiendo de esta hipótesis pueden ser ubicados los tres tiempos del circuito de la responsabilidad subjetiva. Para ello es necesario definir cómo son entendidos estos tres tiempos lógicos.
La responsabilidad subjetiva se configura a partir de la noción de sujeto inconciente. Es aquella que confronta al sujeto con aquello que si bien le pertenece, le es ajeno, responsabilizándolo con aquello que desconoce de sí mismo. Esta se diferencia de la responsabilidad jurídica que se basa en el sujeto autónomo, de la voluntad y la intención, aquel sujeto capaz de hacerse responsable por sus acciones, elecciones y decisiones, siendo una responsabilidad configurada en el campo normativo.
Partiendo del concepto de responsabilidad subjetiva, se establece un circuito que abarca tres tiempos. En un primer tiempo lógico el sujeto realiza determinada acción con fines específicos, sin advertir que algo del deseo inconciente esté determinando ese acto, es el tiempo en el que “sucede algo”. El segundo tiempo es el de la interpelación subjetiva. El sujeto se interroga por su acto, realiza una lectura del mismo y abre un juicio sobre su acción “…la interpelación es la puesta en marcha del circuito…” . Esta interpelación implica que el sujeto se responsabilice o no. Por último se define un tiempo tres que hace referencia a que el sujeto asuma o no lo que hizo o dijo en aquel momento, siendo el tiempo de responder por sus actos.
Con respecto a la última escena donde se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva se pueden ubicar estos tiempos. En primer lugar el tiempo uno se ubica en relación al momento en el que Moncho es llamado por su madre a insultar al maestro, frente a lo cual Moncho responde insultándolo “rojo”, “ateo”.- Es decir que este es el momento en el que pasa algo, Moncho le grita a su maestro (según la hipótesis clínica, conducido por su temor a perder el amor de la madre)
Seguido se puede ubicar el tiempo dos, donde puede verse en la cara de Moncho un gesto de angustia, un momento de culpa quizás “…La interpelación exige respuesta y genera deuda, culpa y obliga a responder a esa interpelación. La culpa hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder…”.
El maestro con el quien ha compartido tantos momentos y que le ha enseñado tantas cosas lo mira, mientras Moncho le grita, esta mirada, ese momento, interpela a Moncho, quien es capaz de escuchar las palabras que acaba de decir. El tiempo tres, es la respuesta del niño a esta interpelación, cuando comienza a correr el camión que se llevaba al maestro y deja salir de su boca “Tilonorrinco”, “Espiritrompa”. Este es el momento en el que hay entonces un espacio para el sujeto, un acto que deja ver la dimensión del sujeto y que posibilita un cambio de posición subjetiva del niño. La bronca por la situación y el amor por su maestro se conjugan en esta escena, el grito con bronca y la palabra como gesto de amor concurren en ese momento, donde el sujeto responde por su acto.

Necesidad y Azar
Cabe ubicar en esta escena las dimensiones de necesidad y azar. La necesidad está referida a la determinación, algo que está más allá de la voluntad, aquello que va a ocurrir de cualquier manera sin depender de la intervención del sujeto, aquello forzoso e inexorable que determina la situación. En el caso analizado la necesidad está vinculada al contexto donde se inserta la situación. Es decir la presión que tiene Moncho. La situación está contextualizada en el marco de la Guerra Civil Española, la necesidad está vinculada a este contexto donde el que no asiente a los nacionalistas, o se opone a estos, es condenado a muerte. Es decir que Moncho es presionado por este contexto que condiciona la situación de manera necesaria.
Por otra parte el azar, tiene que ver con aquello accidental, lo casual, lo fortuito, lo que no se puede calcular, que es ajeno a la voluntad del sujeto. En el caso de la situación motivo de análisis, el azar está referido a la aparición del maestro entre los capturados por los nacionalistas. Justo el maestro, que era admirado por Moncho aparece último entre los republicanos capturados y Moncho es espectador de esta escena.

Paralelismo con El Muro
En relación con el cuento “El Muro” de Sartre, se pueden establecer algunos paralelos interesantes. Por un lado el contexto histórico del cuento y de la película es el mismo, ambos están ambientados en la Guerra Civil Española. Tanto Ibbieta como Moncho responden en este contexto y sus actos están relacionados a la presión que sienten por parte de los falangistas. En la situación planteada en relación a Ibbieta y la situación motivo de análisis del presente trabajo, la dimensión de necesidad juega el mismo papel, en ambos el contexto los obliga a actuar de determinada manera para resguardar sus vidas. Ibbieta debe decir dónde está Gris para salvar su vida, Moncho debe seguir los insultos del pueblo para salvar la suya y mostrar conformidad con los nacionalistas.
Por otro lado el cuento finaliza con una escena donde el personaje de Ibbieta al darse cuenta que, sin quererlo o queriéndolo, había delatado a su amigo Gris, llora y ríe a la vez, mostrando así la ambivalencia inconsciente, relacionada a un sentimiento de culpa inconsciente asociada a algo del orden del deseo, ese deseo de vivir puesto en juego en su acto. En este punto se puede establecer una comparación con el caso de Moncho, quien también al final de la película y en la última escena muestra algo de ambivalencia; el odio expresado al arrojar piedras al camión y el amor al decir esas palabras tan representativas de la relación que ambos mantenían.
Por último el paralelismo es establecido a partir de la existencia en ambos personajes de algo de la responsabilidad subjetiva. Ambos personajes en el final sienten algo de culpa o angustia por una situación que permite entrever que se juega algo del sujeto.

A modo de conclusión: Reflexiones
Moncho es apenas un niño. Su edad cronológica en un principio nos pone en duda con respecto a la posibilidad de elección frente a una situación particular, pero el niño muestra algo más que obediencia y sumisión. Es un niño maduro que nos deja ver un acto creador que permite la aparición de una dimensión subjetiva.
Sabe qué es lo que puede y lo que no, pero no se queda en eso y responde elevándose a la categoría de sujeto.
Siguiendo a Jean Paul Sartre, se puede decir que Moncho muestra ser algo más que pura existencia. Para el autor “…el hombre empieza por existir, se encuentra, surge en el mundo, y que después se define…” y en base a esto dice que “el primer paso del existencialismo es poner a todo hombre en posesión de lo que es, y asentar sobre él la responsabilidad total de su existencia” . El niño al final nos muestra su esencia, algo distinto a lo esperado por sus padres, nos muestra que es capaz de hacer algo con lo que hicieron de él, sin quedarse en una postura pasiva. Frente a la situación final y la mirada de su maestro, el niño es interpelado, y responde a esta interpelación con un cambio de posición subjetiva. “Tilonorrinco”, “Espiritrompa”, permiten vislumbrar algo, un mensaje de libertad. De este modo Moncho logra diferenciarse del discurso materno y también de su padre . Vale aclarar que durante toda la película el padre del niño se muestra en permanente disconformidad con el régimen nacionalista y asume una postura claramente republicana. Pero en el momento en el que la guerra es declara y es llamado a responder por sus actos, el padre se esconde. No responde, no deja ver un sujeto responsable, sino que se muestra obediente. En cambio, su hijo Moncho, nos deja ver su esencia, su apoyo y amor por su maestro y amigo, hace algo que lo saca de la postura de obediencia, una singularidad en situación.
Moncho, con su corta edad, nos muestra de manera singular una forma de expresar lo que siente y piensa. Porque sabe que tiene que mostrar conformidad con el régimen nacionalista, pero por otro lado quizás intuye que no puede defraudar a la persona que le abrió un mundo distinto al que conocía. Es así como espontáneamente y sin meditarlo encuentra en una espectacular síntesis y dentro de lo que puede decir, la forma de expresar lo que siente. ¿Acaso no demuestra valor que un niño logre expresar lo que piensa de esta manera? Sobre todo teniendo en cuenta que muchos adultos por no salirse de lo que se espera de ellos suelen quedarse en una postura pasiva y obediente sin adoptar una postura propia. Moncho nos invita a hacer algo que nos distinga, algo que nos defina, algo que marque quiénes somos, qué pensamos y qué sentimos.

Bibliografía

• Alemán, J. (2003): “Nota sobre Lacan y Sartre: El decisionismo”. En Derivas del discurso capitalista: Notas sobre psicoanálisis y política. Miguel Gómez Ediciones, Málaga.
• Ariel, A.: “La responsabilidad ante el aborto”. Ficha de cátedra. Mimeo. Publicado en la página web de la cátedra.
• D’Amore, O.: “Responsabilidad y culpa”. En La transmisión de la ética. Clínica y Deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006
• Michel Fariña, J.: “Responsabilidad: entre necesidad y azar”. Ficha de cátedra. Desgrabación de clase teórica. Publicado en la página web de la cátedra
• Mosca, J. C. (1998). “Responsabilidad, otro nombre del sujeto”. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Ormart, Elizabeth: “La lengua de las mariposas”.Comentario, Publicado en la página web de Ética y Cine.
• Salomone, G. Z.: “El sujeto dividido y la responsabilidad”. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Sartre, Jean Paul: “El muro”, Editorial Losada, Bs. As., 1972.
• Sartre Jean Paul: “El existencialismo es un humanismo” JCE ediciones, Bs. As.2008



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: