Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > La lengua de las mariposas >

por 

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES
Facultad de Psicología

Psicología, ética y Derechos Humanos
Juan Jorge Fariña

“La Lengua de las mariposas”

Año: 2010
Comisión: 5

Docente: Ormart, Elizabeth
Co ayudantes: Cambra Badii, Irene
Sicardi, luciana

Alumnos:

Gonzalez, José E. L.U:268737580
Gonella, Natalia L.U: 26909761

CONSIGNA DE EVALUACIÓN

1. Tomando en cuenta el comentario sobre el film: ¿Cuál es el personaje sobre el cual se centra el análisis de la responsabilidad subjetiva? ¿Propone el autor alguna hipótesis al respecto? En caso afirmativo, explicítela consignando los indicadores.

2. Sugiera el circuito de responsabilidad (tiempos lógicos) que organizan la situación.

3. Establezca los elementos de azar y necesidad presentes en la situación, consignando los indicadores respectivos.

4. Si corresponde, establezca las figuras de la culpa que aparecen, estableciendo su relación con la hipótesis sobre la responsabilidad subjetiva. Consigne en caso que exista alguna relación con la responsabilidad jurídica.

5. Compare conceptualmente el caso presentado con el de Ibbieta (cuento “El muro”, de Jean Paul Sartre).

En todos los casos, articular con las referencias bibliográficas del Módulo 5 y si el escenario fuera pertinente con las del módulo 4.

por un minuto de vida breve
única de ojos abiertos
por un minuto de ver
en el cerebro flores pequeñas
danzando como palabras en la boca de un mudo

Alejandra Pizarnik.

El acto fallido fue uno de los hechos de la vida cotidiana en donde Freud encontró uno de los pilares de su teoría: El Inconsciente. “El hombre normal considera una parte de sus propias operaciones psíquicas y actos fallidos. Todo cuanto nota en los otros es significativo, todo es interpretable. ¿Cómo llega a esto? Probablemente -aquí como en tantísimos casos parecidos- proyectando a la vida anímica de los demás lo que inconscientemente está presente en la suya propia”) . El sujeto dividido por el discurso quiere hacer/decir una cosa pero se le impone algo y dice/hace otra. Algo asoma su cabeza en el discurso unívoco del yo. “Las mociones inconscientes se expresan de modo desfigurado a través de las operaciones fallidas. Es por este motivo que encontramos en estas fallos un sentido; un significado que se asocia al propósito inconsciente que persiguen, mas allá de la intención o voluntad consciente. Claramente, ya no nos referimos al Sujeto Autónomo”. Pero cuan fallido es un acto cuando este logra colocarnos en otra posición; logrando abrir un grado de libertad en nuestro destino?
Y justamente el tema central del Film ‘La Lengua de las Mariposas” es la libertad. Un bello relato situado en la España previa a la guerra civil. En el film se despliegan historias de distintos personajes de un pueblo, y la central, es la relación de un niño con su maestro. Un maestro comprometido con la tarea de educar, que mantiene sus convicciones e ideales. Para él educar no se trata sólo de inculcar conocimientos o reglas, sino de otorgar herramientas para el devenir de un sujeto libre, que ama la naturaleza y que se fortalece en las relaciones con sus pares. Como dice Sartre, estamos condenados a ser libres, pero no siempre se cuenta con las herramientas necesarias para afrontar y disfrutar de esa libertad. Es así que el noble maestro obtiene muchos logros con este alumno, Monso: Desde promover la integración del niño al grupo y motivar su curiosidad (principio de todo saber), hasta llegar a salvarle la vida en más de un sentido. Pero el principal objetivo de Don Gregorio como educador es, como dice en su discurso, “poder lograr que una generación crezca libre en España”.
La Historia transcurre de manera sencilla, mostrando la cotidianidad en este pueblo de Galicia, aunque poco a poco se van oscureciendo no sólo el ambiente, sino cada uno de los personajes. Al final de la película cuando el pueblo es tomado por los falangistas y éstos capturan a los disidentes; muchos de los habitantes que amaron y respetaron a estas personas se ven obligados ahora a insultarlos para no quedar bajo sospechas ante el nuevo régimen. Es así que podemos ver que entre los detenidos se encuentra Don Gregorio. Y es justamente Allí, donde ocurre el fallido del pequeño Monso, que corriendo tras el camión donde se llevan a todos los prisioneros, arrojándole piedras e insultando ¡Asesinos, Rojos! De repente le surge un ¡tilonorrinco, espiritrompa! haciéndolo detener boquiabierto. Su lengua al igual que las de las mariposas había llegado un poco más lejos hasta el centro de la flor. Estas palabras interpelan a Monso. Como dice Elizabeth Omarth en su comentario sobre el film en la pagina Ética y Cine: “Sólo puede haber elección si hay opciones, sólo puede haber responsabilidad si hay, aunque más no sea, un resquicio de libertad. Si suponemos que el niño, por la etapa evolutiva que atraviesa, por el temor al castigo, o por solidaridad con su familia, no puede elegir; entonces, no tiene sentido plantearse un dilema ético alguno. Si consideramos, en cambio, que hay un pequeño margen para la libertad en el pequeño Monso, entonces la pregunta tiene lugar.” Y como aclara Juan Carlos Mosca: “Responsabilidad es otro nombre del Sujeto,……Irresponsable es el niño, el insano o el “obediente” o todo aquel sometido a algún Otro, sea bajo la forma del azar, las determinaciones del destino o la autoridad”. Es en este punto donde el pequeño Monso accede a algo diferente. En donde se ve interpelado. Aparece la culpa como la que evoca al sujeto a contestar.
A través de las escenas podemos delimitar un circuito de la responsabilidad subjetiva, dónde un primer tiempo se ve resignificado por un segundo. En el primero frente a la necesidad de mentir para un fin inequívoco, ya sea salvar a la familia, acatar la ley materna, quedar bien ante el nuevo régimen, Monso insulta y arroja las piedras a los prisioneros de los falangistas. En un segundo tiempo en el medio de los insultos, al niño se le escapan las palabras que su maestro, le había enseñado. La expresión del pequeño es certera, se detiene sorprendido de su acción, dando fin a la película. Según Juan Carlos Mosca “La responsabilidad se ubica en la grieta entre el azar y la necesidad”. Si una situación esta sólo dada por alguno de estos factores no existe sujeto responsable alguno. Pero la expresión da cuenta de otra cosa. Si bien la necesidad se puede ubicar por el lado del mandato materno, de la situación política de España, etc. El azar estaría más del lado de haberse cruzado con este maestro. Y es justamente Don Gregorio el que encarna para el pequeño Monso una figura paterna. Es él Quien le otorga un margen de libertad para la exogamia. Es partir del encuentro con este que el niño empieza a vislumbrar ideas de ir un poco más allá. Tanto en los libros que este le regala, en las lecciones sobre la naturaleza y en la posición en que se ubica su maestro ante él. (Su gran temor queda destituido; el maestro no le pega). Así Monso comienza a descubrir el mundo ya no como amenazante, sino como fascinante. Más de una vez escucharemos al niño hablar sobre un futuro en América. El pequeño gorrión comienza a pensar en volar y abandonar el nido.
Su padre biológico en cambio, se ubica en una posición sumisa frente a la ley materna. Es ateo pero va misa, esconde una hija ilegitima, etc. Las polleras de su mujer le sirven de escondijo de un doble discurso. De hecho al final los insultos proclamados por este parecieran estar más dirigidos a él mismo que al maestro. Asesino, Ateo, Hijo de puta! son las palabras que rojo de furia y con lágrimas en los ojos se le vuelcan encima, poniendo en escena de manera contundente una de las figuras de la culpa, la proyección. Sin embargo no deja de sorprende la rapidez con que Monso acata la orden materna sin vacilar . Se podría decir que mas allá de la necesidad impuesta por la madre y en relación a ella, está el deseo del pequeño de matar al padre. Sin embargo, su fallido muestra que lo ama, develando una ambivalencia. Un Sujeto Responsable es el que da una respuesta a la castración “(…)y cada quien responde con su síntoma a la castración estructural, al agujero en la estructura(…)” . Hay dos tipos de respuesta una es respuesta responsable del sujeto o respuesta del síntoma para completar al Otro, esta última vertiente es la que está ligada a la culpa. El fallido de Monso da cuenta del primer tipo de respuesta, sin embargo su padre biológico estaría más del lado del segundo tipo .
Dentro de este circuito de la responsabilidad en el niño, no podríamos hablar de un tercer tiempo, ya que la película culmina con el fallido. Si, gracias a este, el sujeto cambiara su posición se podría hablar de algo nuevo.
En un escenario muy parecido se desarrolla otra historia en dónde se explícita dicho circuito de responsabilidad. Hablamos del cuento de Jean Paul Sartre “El Muro”. Aquí el protagonista, Ibietta, atraviesa los tres tiempos del circuito de manera muy marcada. Al igual que Monso, Ibbieta comete un fallido, el cual culmina con la muerte de su amigo Gris. La muerte, la responsabilidad, lo fallido y la apertura a nuevas posibilidades unen a estos dos personajes. Según Jinkis “(...) Responsable: aquel de quien es esperable una respuesta. No digo consciente de lo que hace ni que se hace cargo de lo que dice, sino culpable de lo que hace y dice.(...)” . Sin embargo, ambas situaciones plantean diferencias. Mientras un fallido habla de la voluntad de libertad y posibilidad de exogamia, el otro habla de un deseo de vivir o sobrevivir. Mientras en uno el sujeto tiene que cargar con lo real de la culpa o su responsabilidad , sin traicionar a su deseo; en el otro deja al Sujeto frente a la posibilidad de comenzar con el viaje que será su razón de ser, como el pato salvaje que cita el maestro en una escena de la película.
Otro punto que los une, y quizás el más importante, es que en estos 2 personajes se presentan dos opciones frente a una situación determinada: Delatar al amigo/Hacer la jugarreta o bien Salvar a la familia/Desobedecer el mandato materno por amor al maestro; emergiendo un deseo que se abre paso entre estos polos, dando margen al surgimiento de un sujeto libre enfrentado con su soledad. Haciendo aparecer el eje singular-universal por sobre el particularismo de estas dicotomías. La ética como suplemento de la moral se despliega en un acto creativo que da cuenta de un sujeto libre. Un sujeto que se mueve en una línea delgada y enroscada como el muelle de un reloj y que de repente se extiende para alcanzar el néctar de la flor de la libertad.

BIBLIOGRAFÍA

Freud, S. Psicopatología de la vida cotidiana. “Determinismo, creencia en el azar y superstición: puntos de vista” Tomo VI. Amorrortu Editores. Buenos Aires.

Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.

Lacan, J.. Seminario 7 “La ética del Psicoanálisis”.Paidós.

Mosca, J. C. “Una lectura de El Muro. La elección del sujeto” En Responsabilidad: otro nombre del sujeto. Ética, un horizonte en quiebra. Eudeba.

Mosca, J. C. “Azar y determinación. Ética, responsabilidad y culpa” En Responsabilidad: otro nombre del sujeto. Ética, un horizonte en quiebra. Eudeba.

Salomone, G. y Domínguez, M. H. “Los carriles de la responsabilidad: el circuito de un análisis” En La transmisión de la ética, clínica y deontología, Volumen I. Cuarta edición. Letra Viva.

Salomone, G. y Domínguez, M. H. “El sujeto dividido y la responsabilidad” En La transmisión de la ética, clínica y deontología, Volumen I. Cuarta edición. Letra Viva.

D´Amore, O. “Responsabilidad subjetiva y culpa” En La transmisión de la ética, clínica y deontología, Volumen I. Cuarta edición. Letra Viva.

Ormart, E. Comentario: La lengua de las mariposas. Ética y cine.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: