Inicio > Acceso Docentes > cuatrimestre 2010 > La memoria de los muertos >

por 

Psicología, Ética y Derechos Humanos
• Profesora: Brunetti, Marcela

• I CUATRIMESTRE 2010

• COMISIÓN 14

• INTEGRANTE:
 Kozlowski, Florencia

07/06/10

“Uno sólo es responsable en la medida de su saber hacer”.
Jaques Lacan.

1-Tomando en cuenta el comentario de Galiussi Romina sobre el film “La memoria de los muertos”, no observo un análisis centrado en un personaje sobre la responsabilidad subjetiva. Ésta se asienta en la noción de sujeto del inconsciente, sujeto no autónomo y no dueño de su voluntad e intención. Tal responsabilidad se distingue de la responsabilidad jurídica y moral. Asimismo, la responsabilidad subjetiva, llama al sujeto a responder, produciéndolo; éste es imputable en términos éticos y se lo responsabiliza de aquello que desconoce de sí mismo. La responsabilidad interpela a un sujeto, quien debe, o puede responder por su acto, por lo tanto “la responsabilidad es la singularidad de un sujeto en acto”. A su vez, la responsabilidad del sujeto se produce cuando existe una grieta entre necesidad y azar.
Luego de ver la película en la cual se plantea la existencia de algunos sujetos privilegiados que tienen inserto en sus cerebros un chip llamado ZOE, es un implante de memoria, que registra absolutamente todo lo vivido. Cuando los sujetos mueren, dicho chip va dirigido al mejor editor del mercado, llamado Alan Hackman (Robin Williams), para abstraer los pecados de sus clientes. Es muy demandado en la profesión de ser el editor final de los recuerdos. Alan Hackman es el personaje sobre el cual me centraré para analizar el circuito de responsabilidad subjetiva. Tras un suceso ocurrido en su infancia, él se siente culpable por la muerte de su amigo, es un recuerdo que lo ha perseguido toda su vida, por lo tanto se puede afirmar que no hay responsabilidad subjetiva sin culpa. Finalmente decide insertarse el chip para poder borrar ese recuerdo de su infancia.
Galiussi Romina sostiene que la evasión y la responsabilidad, es decir, entre la forclusión del sujeto al suprimir sus recuerdos y el “despertar” en el advenimiento del mismo como efecto de un trabajo que no es una mera repetición del recuerdo sino que constituye, al mismo tiempo, una singular invención. No se trata de un borramiento científico sino de un “saber hacer” con esos recuerdos.
2- El circuito de responsabilidad se forma a partir de tres tiempos lógicos, no cronológicos sino con una lógica de retroacción, es decir, volver sobre una acción que ya sucedió.
En un primer tiempo se lleva a cabo una acción que se agota en los fines para los que fue realizada. En un segundo tiempo, el de la interpelación subjetiva, es la puesta en marcha del circuito ya que se funda una resignificación del tiempo uno, la cual facilita una respuesta. Pueden abrirse como respuesta a la interpelación: el sentimiento de culpa, la proyección, la negación, la intelectualización. La interpelación, es anterior al tiempo uno ya que frente a ésta, el sujeto resignifica sus olvidos y ahora adquieren un significado para él y genera un movimiento retroactivo desde el tiempo dos a la constitución del tiempo uno. . Por último, el tercer tiempo, el de la responsabilidad subjetiva, es el momento de la implicación del sujeto con su deseo, es decir, una respuesta diferenciada respecto al primer tiempo. El sentimiento de culpa se diluye en el efecto sujeto y es una respuesta de dimensión ética. Se podría ubicar en dicho circuito de responsabilidad el personaje de Alan, en el cual el primer tiempo es someterse a la implantación del chip para borrar ese recuerdo de su infancia. Un segundo tiempo donde se da una respuesta a la interpelación que sería el sentimiento de culpa ante la supuesta muerte de su amigo, como algo inconsciente que lo interpela.
Dando lugar así a un tercer tiempo, el de la responsabilidad subjetiva. En el cual se disuelve el sentimiento de culpa tras observar en el momento que quiere borrar ese recuerdo, que no era sangre sino tras esos nervios que lo atormentaban tira un tacho de pintura del mismo color, y escucha la respiración de su amigo por lo tanto no había muerto. Esa culpa se diluye en el acto ético, siente un alivio muy grande después de haber visto ese recuerdo, por lo cual hay un cambio de posición. Luego de esta situación marca un antes y un después en su vida.

La historia es un caos de azares, de voluntades y de determinismos. El azar es la oportunidad fortuita en que una conjunción de fuerzas, en principio exteriores unas a otras, confluyen en un punto del espacio y del tiempo donde ocurre algo a consecuencia de ese encuentro.
F. Nietzsche.

3- “Cuando rige por completo la Necesidad y el Azar, o una combinación de ambos, no es pertinente la pregunta por la responsabilidad” . Por lo tanto el azar implica incertidumbre, lo no determinado, que borra al sujeto de toda responsabilidad, borrando su acto. Y el determinismo, necesidad, es una categoría físico-matemática, es decir fenómenos por fuera de la voluntad humana. Se podrían ubicar elementos de azar y necesidad en la escena en la cual Alan Hackman trabaja en editar los recuerdos de un caso muy importante el cuál le fue encomendado, tras ver unas imágenes reproduciéndose en su guillotina en la cual se encarga de editar los recuerdos de las personas, observa a un hombre de su misma edad, mirando una foto de una niña, con un detalle muy significativo, lentes con el mismo marco que utilizaba su amigo de la infancia que tuvo ese grave y tormentoso accidente y realizando un gesto muy particular al limpiar los cristales de los mismos. Tras ver una y otra ves esa imagen, comienza a dudar si su amigo habría muerto realmente ese día. Luego comienza su búsqueda, averiguaciones y confirma que su amigo murió muchos años después.
4- En la hipótesis que analicé la responsabilidad subjetiva, la figura de la culpa podría ubicarse en el rol de Alan, quien ante la interpelación provocada por una imagen de su infancia que le ha perseguido toda su vida. La interpelación subjetiva es la puesta en marcha del circuito, luego la culpa obliga a una respuesta, es decir dado el tiempo 2, que es el de la interpelación en el circuito, se funda en su resignificación el tiempo 1, facilita una respuesta que aunque todavía no es el tiempo 3, responde a la interpelación.
La culpa hace a la retroacción, hace que se retorne sobre la acción por la que se debe responder. Y es así como a través de esa culpa, revive ese momento después de haberse colocado el chip zoe, y vuelve a ese día, revive esa escena, y ve que no fue así que su amigo no murió, así responde ante esa culpa tan grande que sentía y siente un alivio muy grande.
Por lo tanto es el llamado a responder para volver al surco de la moral. “No hay singularidad en la vuelta al surco moral porque la respuesta resulta un taponamiento de la dimensión ética”
Al no encontrar, en esta escena, relación alguna con la responsabilidad jurídica planteada en función de la noción de sujeto autónomo, la cual restringe la responsabilidad al ámbito de la intencionalidad consciente, el sujeto de la voluntad y la intención, tomaré la escena donde Alan siendo montador y teniendo códigos dentro de la gente que trabaja con él, se implantó el chip, sabiendo que su profesión corría riesgos y no podría ejercerla más. Pero a pesar de esto decidió implantárselo para poder volver a vivenciar la escena y así dejar el montaje tras esta desición. Son juzgados como sujetos autónomos aquellos capaces de hacerse responsable, no solo por sus acciones sino también por sus elecciones y decisiones.
5- Entre el caso presentado y el de Ibbieta (cuento “El muro” J.P.Sartre) se ve que en el cuento El muro, el primer tiempo, corresponde a una frase afirmativa, “en el cementerio”, el azar quiso que su elección de un lugar falso terminara, sin saberlo, diciendo la verdad. El segundo tiempo lógico atañe a la comunicación que Gris fue asesinado en el cementerio, provocando la interrogación “¿en el cementerio?”. En el tercer momento lógico; Ibbieta admirado pronuncia: “¡en el cementerio!” riendo tan fuerte que los ojos se le llenaron de lágrimas.
En cambio en el caso presentado, el azar hizo que pudiera descubrir que su amigo realmente no había muerto, lo cual lo atormentó por muchos años. Así se desprende del sentimiento de culpa que aparece en el tiempo lógico 2, en el caso de Ibbieta el cual es responsable de haber salvado su vida, es responsable de ese acto. Carga con lo real de la culpa como precio del deseo. Pero en el caso de Alan ese sentimiento de culpa se disuelve o mejor dicho se minimiza tras saber que su amigo no murió ese día, en cambio en Ibbieta no.

Bibliografía
• D’Amore, O.: Responsabilidad y culpa. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.
• Fariña, J.J.M: “Responsabilidad entre necesidad y azar”.
• Jinkis, J. (1987). Vergüenza y responsabilidad. Conjetural, número 13. Editorial Sitio. Buenos Aires.
• Michel Fariña, J. & Gutiérrez, C. (1996). Veinte años son nada. Causas y azares. Número 3. Buenos Aires.
• Mosca, J. C. (1998). Responsabilidad, otro nombre del sujeto. En Ética: un horizonte en quiebra. Eudeba, Buenos Aires.
• Salomone, G. Z.: El sujeto dividido y la responsabilidad. En La transmisión de la ética. Clínica y deontología. Vol. I: Fundamentos. Letra Viva, 2006.



NOTAS

Película:

Titulo Original:

Director:

Año:

Pais:

Otros comentarios del mismo autor: